lunes, 4 de junio de 2012

Atracón de cultura

El otro día hablábamos de devorar fruta, y hoy vamos a hablar de devorar cultura, que es algo que también se inocula desde pequeños, la pasión por el arte, por la lectura.... Ayer cumplimos con un delicioso ritual de temporada: la visita a la Feria del Libro de Madrid. Me encanta llevar a los niños para estimular su voracidad por los libros, dejar que se den un verdadero atracón, que vayan de caseta a caseta atraídos por las portadas multicolores, para que vayan adquiriendo ese vicio irrefrenable por la lectura, esa necesidad de poseer un determinado libro, y una vez leído, otro más, y otro.... En esta ocasión hemos recorrido la Feria buscando libros de dragones buenos, de murciélagos superhéroes y de princesas valientes. Y al final acabamos con un manual para amaestrar dragones, un libro de zombies simpáticos y otro de una particular rebelión en la granja. Y volvimos a casa cada uno con su bolsa, como quien lleva un tesoro, deseosos todos de ponernos a leer las novedades.
Y por la tarde, para completar uno de esos días maravillosos en los que da gusto vivir en una gran ciudad (hay días que no da tanto....), fuimos a un taller de pintura en la Fundación Mapfre, que organiza los mejores talleres para niños de Madrid. Y ahí estuvimos aprendiendo cómo usaban el color los expresionistas alemanes. Una delicia.


2 comentarios:

  1. Esto es lo que yo llamo un día perfecto de paseo con los hijos. Me encanta lo del lugar hostil para criar hijos, creo que el DF es aún más hostil!! Abrazo desde el otro lado del charco.
    Alejandra

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la recomendación, tiene muy buena pinta, la verdad.
    Te recomiendo ir a ver la exposicion "Aventura en el espacio" en la Casa de Campo, todos alucinamos con los trajes de astronauta, réplicas de naves espaciales, estaciones espaciales, comida que se llevan etc. Muy interesante, la verdad.

    ResponderEliminar

Compártelo