viernes, 30 de diciembre de 2011

Comeduras de tarro de servidora Reina Maga

Antes de tener hijos yo estaba convencida de que era perfectamente factible darles una educación no sexista, igualitaria, vamos, que los niños no tenían necesariamente que estar siempre jugando con objetos rodantes u arrojadizos, ni las niñas con muñecas y objetos rosas. Pensaba yo que era todo cuestión de educarles en un entorno carente de estereotipos sexistas, tal como iba a ser mi futuro hogar (amén de armónico y civilizado). Como con tantas otras cosas de esto de la vida adulta, y ya van tantas, no tardé mucho en caerme del guindo. Con mi primer hijo comprobé que el universo para él se dividía en objetos que podían ser lanzados cual pelota o rodados cual coche, algo que pude constatar con mi segundo hijo. Daba igual lo que les comprara de juguetes, ellos se ocupaban de transformarlo y darle el uso que ellos querían. Y con la niña me he quedado de piedra al ver que, a pesar de que está creciendo al lado de dos chicotes, se pirra por el rosa y sueña con ser una pinchecha, mientras que ellos solo piensan en superhéroes. La verdad que no sé muy bien cuanto hay de innato en esto y cuanto de adquirido a través del entorno social, mucho me gustaría que alguien con cabeza me ilustrara sobre esto. Yo por de pronto me he tragado con patatas todos mis principios y teorías sobre el tema. Pero aún así no tiro la toalla del todo en mi empeño de educarles de manera igualitaria, trato de reconducir sus preferencias de regalos, o de darles otras posibilidades -que por lo general ignoran, debo decir- y a la niña pues evito vestirla de rosa a todas horas como ella desearía, y trato de que juegue a algo más que no sea pasear a su bebé o hacerle comiditas. Por eso me quedé de piedra el otro día cuando me di cuenta de que estaba en la cola de la juguetería, haciendo de reina maga, con un fuerte de indios y vaqueros en una mano para el mediano en una mano, un juego de ninjas para el mayor en la otra, y dilucidando con el padre de las criaturas si a la niña le comprábamos una cocinita o un coche para sus muñecas! Solté las cajas y me fui sin comprar. Hemos estado varios días dilucidando la cuestión, largas charlas hemos tenido el padre y yo. Y al final les caerá el fuerte, los ninjas y a la niña, en esto sí hemos hallado una alternativa de lo más adecuada, una bici sin pedales. Pero os diré que no estoy muy convencida. Qué complicado es esto de la maternidad, por dios. ¿Dónde se perdió el manual de los hijos?

15 comentarios:

  1. Yo tengo dos hijos y el mayor hasta el año pasado cada año pidió algo estereotipado como "de niña" (una cocina, un bebé con su cuna, ropa para el bebé) aunque por otro lado tenemos un recibidor lleno de espadas y escudos ya que es super "caballero medieval" (lo que no le tiran son los coches). Este año ha sido el primero, con 5 años, que se ha pasado de largo las páginas rosas de los catálogos porque en la clase le han dicho que eso es de niñas... Yo creo que aunque en casa hagamos mucho trabajo al respeto, sus amigos ganan la batalla.
    El peque tiene un año y medio y va todo el día con el cochecito del bebé y para reyes le pedimos un conjunto de escoba y fregona porque todo el día quiere los de verdad. Ya veremos cuanto dura esta educación no sexista... hasta la guardería o hasta P3/4? A SABER!

    ResponderEliminar
  2. Es..complicado, complicado!! Mi hija tambien tiene dos hermanos, asi que tenemos la casa llena de camiones, gruas, coches, legos...la realidad es que ella esta encantada y juega a lo que sea con sus hermanos, asi que soy yo la que tiene que hacer el esfuerzo de acordarse de las muñecas, del carrito, y todo esto le encanta tambien! asi que, si que debe de haber algo genetico...porque el rosa tira! Y yo no soy de rosa, de hecho con mi hermana bromeamos porque si nuestra madre no nos enseño lo de "las armas de mujer", como se lo voy a enseñar yo a mi hija??? Y son utiles, eh? que yo no las tengo, pero por lo que veo por ahi...que bien me vendrian!! En mi casa las mujeres siempre han sido fuertes, independientes, y muy trabajadoras. Nos falta algun "truco femenino", asi que sigo buscando algun cursillo acelerado por ahi...pero en lo que afecta a mi hija..al final no creo que hombres y mujeres seamos iguales. Somos igual de inteligentes, trabajadores, independientes, libres, responsables...pero yo le voy a dejar que vaya de rosa, a ver si cuando sea mas mayor se pinta mas las uñas que su madre! tambien esas cosas son utiles, aunque yo me haya enterado despues de los 30...Feliz Año!!!

    ResponderEliminar
  3. Yo me he visto en la misma y el otro día, cuando comentaba con el padre lo sexistas que nos habíamos vuelto en la compra de regalos le pregunté si él, desde el fondo fondo fondo de su corazón preferiría que la muñeca la hubiera pedido el machote y la moto la princesa de casa.
    Ese es mi gran dilema ahora, que la pregunta nos incomodó muchísimo a los dos!
    María

    ResponderEliminar
  4. Ayer se me ocurrió hacerle una foto a los regalitos que le han traído a la recién llegada. En cuestión de armario: 9 vestidos rosas y uno gris (con lazos rosas, por supuesto).
    El condicionamiento tengo claro que es desde la cuna, pero realmente creo que el alma de princesa hay que nacer con ella. Yo jamás la tuve y mira que se empeñó mi madre...

    ResponderEliminar
  5. Es...complicado, complicado! Mi hija tambien tiene dos hermanos, por lo que la casa esta llena de camiones, gruas, coches, legos..y ella esta encantada de jugar a lo que sea con sus hermanos. Soy yo la que tiene que hacer el esfuerzo de acordarse de las muñecas, el carrito...que luego le encantan! El rosa tira, y como dices debe de ser algo genetico, porque yo no soy de rosa! En mi familia las mujeres siempre han sido fuertes, independientes, trabajadoras..hasta el punto en que con mi hermana bromeamos porque a mi madre se le olvido enseñarnos lo de las "armas de mujer"!! y por lo que veo por ahi...estas tambien son muy utiles! Asi que mientras busco un curso acelerado para ponerme al dia..de momento voy a dejar que mi hija sea "de rosa" y juegue con muñecas...eso si por lo de la cocinita no paso!! (broma) La cuestion es que al final, no creo que seamos iguales. Hombres y mujeres somos igual de inteligentes, trabajadores, libres, fuertes, responsables..pero iguales, no. Asi que aunque no tengo los instrumentos para enseñarle los "trucos femeninos" a mi hija, de momento no voy a insistir demasiado con los juguetes..dejaremos que la naturaleza siga su curso y si a la niña le gusta pintarse las uñas antes de los 30...pues tampoco hace falta que se parezca tanto a su madre!!

    ResponderEliminar
  6. si a la niña le gusta el cochecito ¿porqué no comprarlo? no tiene los niños un fuerte? mi hija no tenia cuna para sus muñecos, las acostaba en cajas de zapatos y ahora tiene cuna y es feliz. Le gustan los disfrazes de princesas (es de la edad de tu hija...) y para ella todo es rosa pero tb le gusta jugar con Buzz LigthYear y Buddy, hacer plastilina pintar y bailar con su traje de gitana je je . creo que no hay que darle mas vueltas al asunto, que cada niño juegue con lo que le guste

    ResponderEliminar
  7. jajaja, ese es el problema, no vienen con manual y garantia...
    Yo creo que es algo más complicado que simplemente cambiar de juguetes estereotipados. Yo sufrí lo que tu dices, pero mira, ahora no me preocupo. Compro lo que se que disfrutaran. Después, para asombro de todos, se los intercambian. No pasa nada. Este año al niño de 4 años le traerán una Bratz porque quiere jugar con la que le traeran a su hermana.. .pues no pasa nada. El resto de juguetes son cosas "típicas" de niños. Pues tampoco pasa nada. Lo importante, en mi humilde opinión, es el trato diario, que vean que la mujer es igual en derechos y obligaciones, independientemente si le gusta pintarse los labios y llevar taconazos o no... Mil besos.

    ResponderEliminar
  8. Eso es innato Isabel. Recuerdo un año que en el cole, le dijeron a los niños que fabricaran algún juguete no violento. Dicho y hecho. La campaña siguió con decirles que no debían jugar ni pedir espadas, pistolas, etc. Dicho y hecho. Todos muy concienciados. Y un día después (por decir algo), le encuentro, sin armas eso si, con los Gormiti y sus poderes "asesinando" playmobil y demás objeto "viviente" que encontraban a su paso. Visto y hecho: desistí. Luego leí en alguna parte que, los niños deben liberar su agresividad a través del juego, por si te sirve de consuelo...
    Por cierto, ¡Feliz Año Nuevo!

    ResponderEliminar
  9. La verdad es muy complicado, mi niño mayor (4 años camino de 5) hasta ahora nunca hablaba de esto es de niñas esto de chicos.. y el siempre iba por pelotas/coches/legos asi que nada nosotros le dejabamos.. ahora el pequeño (3 para 4 años)le gustan "cosas de chicas" y pidio a los reyes una casa de muñecas, una cocinita y le gustan las cosas de princesas, blancanieves... yo concienciando a su abuelo materno para que no le dijese que eso eran cosas de niñas, que habia que dejar que el niño jugase con lo que el quisiera y cual es mi sorpresa cuando me encuentro al mayor viendo el catalogo del corte con el pequeño y diciendole "anton eso es de niñas" alucinada!!! y creo que como comentaron antes por mucho que hagamos en casa en algunas cosas ganan los estereotipos que marcan los amiguitos.. Feliz año 2012 y paciencia que aun nos quedan muchas batallas por lidiar ;-)

    ResponderEliminar
  10. Yo tengo un peque de 3 años y esa inocencia de jugar con lo que quieren la pierden en P3, al menos el mío... estos años atrás le han traído un juego de escoba y fregona, un carrito de bebé porque le pirraba pasearlos y jugar con ellos y este año en cuanto ve el color rosa me dice "eso no que es de chicas" y te prometo que yo no le he dicho nada.
    Hasta hace unos meses cuando me veía maquillarme me pedía que a él también y yo le ponía un poco de brillo en los labios, se ponía mis collares y mis zapatos de tacón y ahora me dice "que eso no porque son cosas de chicas y el es un machote", así que supongo que el entorno fuera de la familia también cuenta porque yo nunca le he dado importancia a querer maquillarse o ponerse tacones simplemente imitaba lo que hacía su mami y ahora... sólo quiere luchar, matar, espadas, pistolas y nada de color rosa.

    Aiss

    ResponderEliminar
  11. Para mi, que esto de emperrarse en que no usen "juguetes sexistas" es como de "las miembras" de la ilustre ministra... es ganas de diferenciarnos, cuando en realidad somos iguales... y hacerles la faena a los niños de que jueguen con muñecas cuando quieres camiones, o con pelotas cuando quieren jugar a los bebés, es ganas de fastidiar a los más pequeños; hay que dejarlos vivir, disfrutar con lo que les guste, y educarlos para que sean personas honradas, dignas, trabajadoras y responsables... Estoy harta de machistas, tanto o más que de las feministas...

    ResponderEliminar
  12. No te preocupes! Desde que Lucia Etxebarria ha reconocido públicamente que le ha tenido que comprar una Barbie a su hija, yo ya me siento mucho mejor, y ni lo dudo al ir a comprar con la lista en mano lo que me pidan mis niñ@s!.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  13. Hay un estudio bastante reciente, sobre el juego en los chimpancés. Les dejaban en el recinto pelotas, coches y muñecas, para que cada uno de los cachorros jugara con lo que quisiera. La mayoría de los machos eligió los coches y las pelotas, las hembras jugaban más con los muñecos. Vamos, que existe una tendencia genética clara. Y hormonal, diría yo, porque yo odié el rosa hasta que me quedé embarazada, y antes de darme cuenta ¡había comprado todos los peleles rosa!

    ResponderEliminar
  14. Mira, por razones que no vienen al caso, mi santo tiene una habitación (de friki) llena de muñequillos y cosas de coleccionista, vamos, de chicos. Mi hija mayor se ha criado entre eso, la gusta, la llama la atención, se ha disfrazado de "superégoe" mientras sus amigas iban de princesas peeeeeeeeeeeeeeeeero, si puede ir de rosa riguroso, lo hará.

    Ayer pasamos por los pasillos de juguetes del Alcampo. Al dar la vuelta a uno ¡horror! era todo de muñequillos de esos de chicos, todos tan iguales.

    Creo que fue al unísono el ¡ouch, qué feo! de las dos, ¡cosas de chicos!

    Algo que no entiendo, cuando colecciona de la misma manera cromos de pokemon y de las Monster...(y los chicos del cole, igual, de ambos)

    ResponderEliminar
  15. Los niños no están condicionados socialmente como los adultos, y aún asi vemos que la mayoría de niños quieren jugar con espadas, pelotas o coches, mientras que las niñas prefieren bailar (aunque mi hijo de 13 meses también está encantado con el baile) o vestirse de princesas. Los machistas y los feministas son una misma cosa, lo que tenemso que intetar es que nuestros hijos respeten al prójimo y no tengan comportamientos sexistas en otros ámbitos, el juego es simplemente su manera de experimentar el mundo adulto, con vigilar algunos comportamientos es suficiente. Luego, a la hora de hacerse mayores y compartir las tareas de la casa sí que hay que poner más empeño. Yo tengo he visto que a mi hijo le gustan más determinados juegos, pero tambíen le encanta abrazar peluches y bebés y cogerme la escoba, todo me parece bien. Ahora que ha nacido mi hija (el día 28 de diciembre!!!) veré qué le interesa a ella...
    Feliz año a todas!

    ResponderEliminar

Compártelo