miércoles, 2 de noviembre de 2011

Mamá no se va

Llevo varios días, semanas, y hasta meses, aguantando sin contarlo. Esperando que iba a ser una cosa pasajera, sin importancia. Pero hoy ya no aguanto más y os lo tengo que contar porque sino reviento: todas las mañanas de lunes a viernes, en cuanto me levanto y me empiezo a vestir, la niña empieza a seguirme por toda la casa repitiendo como un mantra: "Mamá no se va, mamá no se va". Y mamá, que con todo el dolor de su corazón sí que se va, se lava, desayuna y se viste con el corazón aconjogado. Mañana tras mañana. Desde hace varios meses me lo dice todos los días. Supongo que desde que empezó a decir algo inteligible, y seguro que antes lo decía llorando.
Y os aseguro que no hay mañana que no me pregunte si estoy haciendo bien, me repito a mí misma que tengo que ir a trabajar, que no es posible hacerlo de otra manera, que la niña está bien cuidada. Y me consuelo recordando alguna encuesta que he leido que dice que los hijos de madres trabajadoras son más felices (el que no se consuela es porque no quiere), y pensando que estoy dando a mi hija un modelo de mujer independiente y autónoma (y atormentada por la culpa y las contradicciones), y que es mejor que tenga una madre realizada y satisfecha a una madre en casa insastifecha (estaría insatisfecha?). Y así me voy pintando y arreglando, con ese mico siguiéndome como una sombra repitiendo su mantra. Y para que se tranquilice un poco le explico que mamá se tiene que ir a ganar el dinerín para comprar chocolate ('tate', en su media lengua) y madalenas. Pero ni por esas se calma. Eso sí, cuando vuelvo del trabajo, viene corriendo a la puerta a recibirme y lo primero que me pregunta es "¿Y el 'tate'?"

42 comentarios:

  1. Iria también me lo decia hace unos meses, y es de las peores sensaciones que he tenido en mi vida... pero hacemos bien estoy segura, para ellas y para nosotras mismas. También te digo que lleva dos semanas diciendo "mama al curro, Iria a jugar jajaja" Creo que va con cachondeito pero lo prefiero. Todo pasa

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Isabel.. siento el dolor que sientes como si fuera mio.. No tengo este tipo de problemas porque acalladamente tuve que renunciar a mi vida profesional. Las madres hoy en día la tenemos muy, pero muy difícil.. pero esto tienen que cambiar, tenemos que poder disfrutar de nuestros hijos y de nuestros trabajos en la justa medida.. utopía o no, pero debemos seguir luchando. Desde ConciliaciónRealYa estamos trabajando por mejorar esto, aunque a madres como a ti o como a mí, ya no nos toque.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  3. Hola.

    Me encanta tu blog.

    Hoy quería decirte que no tienes por qué sentirte culpable. Si tienes que ir a trabajar, tienes que ir a trabajar.

    Por otro lado, es importante que tu hija empiece a enfrentarse con la frustración de que no todo es como queremos que sea. Tu labor como madre es ayudarla a que aprenda a manejar este tipo de situaciones (de las que la vida, desafortunadamente, está llena) ya desde pequeña. Con amor, con ternura. Ánimo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Ains!! esa etapa es muy difícil. Con el mío me pasó lo mismo, duró un tiempo y lo bueno es que se fue...luego vuelve el día menos pensado, pero ya como algo puntual...Y yo también le decía lo mismo: tengo que trabajar para comprar cosas, para pagar la casa...y él me decía: pues no quiero cosas, sólo que te quedes...Y se te parte el corazón. Y más cuando en la guarde te dicen que a los 2 segundos está tan pancho...¡¡qué niños!! Y yo son las 10 y sigo mal recordándolo.

    ResponderEliminar
  5. Ánimo y con esto no quiero generalizar, supongo que de todo habrá en la viña del señor pero a mi alrededor tengo amigas que no trabajan fuera de casa (en casa curran horrores) y amigas que si lo hacen, las segundas son más felices, quizás porque como tu dices están más satisfechas.
    Ojo que sé que hay muchas que trabajan en casa que están felices pero conozco menos.

    Personalmente yo ya sé que si estaría insatisfecha, pero a mi mi trabajo me encanta y hay mucha gente que no...

    Bueno eso que mucho ánimo que ella estará bien, a mi me crió una madre trabajadora con jornada partida y no le fue mal! ÁNIMO!

    ResponderEliminar
  6. Pobrecita!! A mi también se me partiría el alma....tan pequeñitos y ya empiezan a entender lo dura que es la vida.
    ¡Ánimo tu puedes!

    ResponderEliminar
  7. A mi me pasaba lo mismo, lo he "resuelto" levantándome 15 minutos antes para no coincidir. Prefiero darle un beso en la cuna. No sé si es la solución, pero él no se queda llorando y yo no me quedo con el corazón encogido.

    ResponderEliminar
  8. A mi me pasaba lo mismo, pero este año como también ella va a la guardería es la primera en ponerse en la puerta, con su mochila llena de baberos y camisetas por si se mancha y una sonrisa de oreja a oreja, porque ella también se va. Y así me marcho cada mañana con los dos peques... si bien a veces les miro y pienso... qué peques que son, me iría con ellos...
    Pero si bien lo sentimientos de culpabilidad te hacen daño, si a una le gusta trabajar y ser independiente, es mejor intentar seguir haciéndolo, porque luego podremos echarles las culpas de lo que no pudimos hacer y eso no es bueno. suerte, que como dice Naiara todo pasa.

    ResponderEliminar
  9. te leo desde hace mucho tiempo y para mi aplico lo de "mal de muchos consuelo de tontos", pq mi niña de 2 años se parece mucho a la tuya, cuando tenia 1 lloraba pq la dejaba con su "nanny" y ahora, después de 2 meses de guarde sigue llorando igual (o más) durmiendo peor (y mira q es difícil) y cada día me dice noo la mamá no se va a "cabajar"!! Y yo vivo sin vivir en mi de tanto remordimiento...y tanto sueño...

    ResponderEliminar
  10. - y si no trabajaras, mama, ¿nos vendrías a buscar para comer en casa, como la mamá de A.?

    se te parte el corazón, pero es la vida... (y la hipoteca...)

    ResponderEliminar
  11. yo tengo uno de 2 años y otra en camino, y sólo voy a contar el caso de mi tía, que en su día optó libremente por quedarse a cuidar de sus hijos y ser ama de casa. Cdo mis primos tenían 12 y 8 años, falleció mi tío de enfermedad repentina, y entonces corre corre, a ver dónde encuentro yo trabajo con 45 años para ver cómo mantengo a mis niños. Y a pasarlas canutas, a depender de la ayuda de la familia y amigos... A mí me han educado para sacarme yo mis castañas y las de mis hijos, que la otra parte algún día puede faltar. Y ésa es la educación que pienso darles a los 2, chico y chica. Decir tb que mi madre y mi padre han trabajado durante toda mi infancia y adolescencia (y mi madre aún lo está haciendo), y no sólo no he sido desgraciada, sino que me siento requeteorgullosa. A todo te haces, que la vida es dura. ¡Ánimo!!

    ResponderEliminar
  12. Hola, acabo de descubrir tu blog y me quedo!
    Qué complicado tiene que ser vivir lo que cuentas... Yo, por suerte o por desgracia no tengo trabajo y llevo ocupándome íntegramente de mi hijo desde que nació pero creo que llegado el momento de incorporarme tendré las mismas dudas y angustia que tú sientes

    ResponderEliminar
  13. Hola. No dudes de que hacemos bien, aunque cueste. Tal y como están las cosas, no podemos renunciar a trabajar. Pero sinceramente yo he estado 15 meses sin trabajar despues de tener a mi ultima hija (tercera) y he sido FELIZ, a mas no poder. Mi trabajo me gusta. Pero mis hijos más. Y pienso que estos años no vuelven nunca, no se pueden revivir, volver atrás... Lo que hace felices a los niños es que sus madres y padres sean felices... si son felices trabajando fuera, estupendo, si lo son trabajando en casa, pues también. Y ahora ando comoloca, para poder ir a buscarles tres dias a la semana y traerlos a comer a casa y dejarles solo dos en el cole... volver a llevarles por la tarde, irme de nuevo a trabajar cuando llega mi marido... Pero todo el tiempo que estamos con ellos (su padre o yo) es ORO. A mi también se me ha partdio el corazon con el mediano, llorando en el cole todos los días, mas de un mes sin comer en condiciones... ahora parece que está mas contento... Muchos besos y mucho ánimo... se le pasará. Y es muy feliz según sales por la puerta, seguro que no se pasa el día diciendo mama no se va. Solo piensa en el chocolate!

    ResponderEliminar
  14. Da mucha penita cuando te despides de tus peques y se quedan llorando.
    Por qué una mamá que se queda en casa tiene que estar insatisfecha y mal? no comparto esa opinión. Tengo tres hijos pequeños (niña 3 años y melliz@s 18 meses)y estoy en casa por voluntad propia cuidando de ellos (la mayor ya va al cole)y estoy encantada de poderlo hacer, me considero una privilegiada por compartir con ellos el mayor tiempo posible y lo volvería a hacer con los ojos cerrados.

    ResponderEliminar
  15. Uf, vaya que lo siento... Sea como sea, espero que le puedas dar tiempo de calidad, ya que no siempre puede ser en toda la cantidad que nos gustaría.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Has pensado en llevarla a una guarderia? Mis tres hijos empezaron desde bebes y les encantaba ir. Asi son ellos los que hacen algo diferente y ven normal que tu te vayas tambien.

    ResponderEliminar
  17. Como anónima yo tampoco trabajo, por que lo he preferido así, me he dado cuenta de que para mí la familia es lo primero, me siento realizada y no necesito trabajar, tengo hobbys y tiempo para mí. Y mi marido trabaja de 8 a 3 y pasamos toda la tarde los 4 juntos todos los días.
    Además ser ama de casa no significa no poner un pié en la calle, a mi me encanta coser y voy a clase varios días a la semana, tengo amigas que pintan o que van a talleres de escritura, si te sabes organizar y puedes permitírtelo no está nada mal.
    En cuanto lo del tiempo eso de que sea de calidad para mi no cuela, di en el trabajo que en vez de trabajar 8 horas trabajas 4 pero de calidad, a ver que dice el jefe...
    Otra cosa, es que te guste más trabajar que estar en casa o que necesites dos sueldos y no puedas ni pensarlo.
    Creo que todo está bien siempre que no sea impuesto y que se haga a gusto.

    ResponderEliminar
  18. Es muy duro... No Lo tenemos nada fácil, en ese sentido a veces parece q nos hayan timado... Pero yo sé q tampoco sería feliz en casa únicamente...
    Yo ahora estoy pasando otra fase: mi hija de dos años no quiere ni verme, ni q la recoja yo de la guarde, ni estar conmigo...llora desconsolada hasta q aparece Su padre. No sé si es por mi embarazo,pero Lo llevo francamente mal...

    ResponderEliminar
  19. Yo también tengo a uno de dos que se agarra a mi cuello todas las mañanas y me dice que él también al "coque". Y los lunes, después de haberlo pasado pipón durante todo el fin de semana, es lo peor...

    ResponderEliminar
  20. Yo he estado en las dos veredas:
    Con el primero trabajé desde que él tenía 1 año, y lo llevé a la guardería. Corría como loca para llegar temprano a buscarlo, y nunca fui completamente feliz por la culpa y todo eso (lo peor son esos pocos días en que se quedaba penoso, snif).
    Con el segundo estoy en casa (ya tiene 2 año), y corro como loca en la casa que a veces me abruma (¡gracias Roomba!), y también él me abruma cuando tiene uno de "esos días".
    En resumen, nunca estas 100% conforme, así es la vida, pero ahora siento que lo que dejo de lado es menos importante, como que en la cuenta final me compensa mucho más.
    Saludos! y haz lo mejor que puedas, que ellos lo notarán.

    ResponderEliminar
  21. Me muero de la pena, y me siento muy identificada con lo que cuentas hoy, porque mi nena mayor hasta que fue al cole me lo preguntaba cada dia ¿hoy tambien te vas?

    Y ahora lo siento con la bebe igual...ella llora, y al tiempo que me lo diga como la tuya...

    Y yo me pregunto lo mismo que tu, y no encuentro respuesta.

    ResponderEliminar
  22. yo tambien trabajo, mi condena que lo llamo yo, desde que nacio mi hijo me dejo el corazon en casa cada vez que salgo a trabajar, me he reducido la jornada todo lo que la hipoteca me lo permite, pero ni aun asi es suficiente....

    Alguna vez me he sorprendido en el trabajo o al bajar las escaleras dejandome al nano malito y llorando en casa (eso solo lo sabe la que lo pasa) cagandome en la liberacion femenina y envidiando a mi madre con su delantal y su mesa camilla.

    ResponderEliminar
  23. El fin de semana pasado, cuando me iba a trabajar, mi pequeño preguntó dónde iba. "Mamá se va al hospital, a cuidar a los enfermitos" Su respuesta fue "me voy contigo, que yo también estoy malito" Se me parte el corazón, pero a veces el trabajo también hace de terapia y desintoxicación materno-filial :-D

    ResponderEliminar
  24. Mucho animo, se perfectamente lo que es eso. Mi hijo mayor tiene 11 y mi nena 6, he trabajado toda sus vidas hasta hace unos meses que me quedé en paro. Tengo que decir, que aparte de la necesidad que tengo de encontrar trabajo, no veo el momento de volver a pasar por lo mismo. Me aterra. De verdad que no sé como puede estar una "insatisfecha", la vida de mis hijos ha cambiado por completo, y para mejor. Mama está a la hora de comer, esta para recogerme del cole, esta para hacer los deberes... MAMA ESTÁ, y me parte el alma volver a desaparecer.

    ResponderEliminar
  25. no es por ser cliché, pero a los hombres no les pasan estas cosas!!! hay algo en nuestros genes... aunque yo hay días que, más que irme, huyo!!!

    ResponderEliminar
  26. No te preocupes de nada, yo siempre he trabajado fuera de casa (y dentro) y ahora tengo mis dos trabajos dentro y aunque pase todo el dia con mis hijos siempre saben como tocarte la fibra sensible para que les hagas mil casos.Seguro que lo haces para que tenga un futuro feliz.
    Un beso
    Paloma
    www.chocolatmalaga.blogspot.com

    ResponderEliminar
  27. Yo tuve la suerte tras los tres embarazos de poder quedarme en casa hasta que cumplieron 8 meses: tiempo suficiente para "hartarlos" de teta, y para estar deseando volver al trabajo y ser otra cosa además de "mamá". Ni mi marido ni yo hemos renunciado a nuestros trabajos, pero es cierto que SIEMPRE, uno de los dos (o los dos) los recogemos del cole (por fin los tres, se acabó el cole unos guarde otros, con horarios diferentes) y pasamos todas las tardes con ellos (hay quien piensa que verlos jugar juntos en el parque es perder el tiempo..... ignorantes). Lo más difícil de cuadrar son las guardias, que no nos coincidan....

    ResponderEliminar
  28. Pues yo trabajo por dinero. Si no.... de que iba yo a dejar a mis poyuelos, planchar a las 10 y media de la noche...

    ResponderEliminar
  29. Bueno, llevo mucho tiempo leyendo este blog,q me parece fantástico puesto que refleja todo lo q yo siento, todo lo que sentimos todas. me emociono de leer todos los comentarios.
    mi peque tb llora cuando me voy, y llora cuando lo dejo en la guarde y yo me voy con el corazon partido, luego me alegra saber q a los dos minutos se le pasó el berrinche. yo no quiero dejar de trabajar porq me agobiaría mucho todo el día en casa con el niño pero si q daria lo q fuera por trabajar menos horas y poder disfrutar mas de él, os envídio a las q podeis. para mi lo peor de no poder pasar todo el dia con ellos es q el ratito q estoy con el procuro q este todo bien y q nos divartamos y ello conlleva consentirlo, por lo q luego me siento tb mal porq no creo q lo este educando bien si le consiento comer en el sofa en lugar de su trona o dormirse con mami en lugar de su cuna, pero es q me siento tan mal si lo veo llorando y diciendo !!mami polfa!!, eso para mi es lo peor, q siempre me digo q lo tengo q cambiar. tienen q aprender como lo hemos echo todos.

    ResponderEliminar
  30. El mio tiene 4 años y casi es peor cuando saben hablar, empezar ya a las 7 de la mañana con tortura psicológica es horrible, dice "te voy a echar taaaaaantooooo de menos", "yo quiedo que etes siempe en casa", "la mamá de fulanita la lleva a la fila, yo quiero id a la fila y que me digas tu adios". Es una mierda ser una madre trabajadora, te lo digo yo

    ResponderEliminar
  31. Que dificil es la conciliacion familiar!animo, en cuanto crezca un poco lo entendera mejor.

    ResponderEliminar
  32. Te entiendo, es durisimo,pero no comparto la opinión de que es una mierda ser mama trabajadora. Porque somos algo más que mamas. Duele dejarlos ,responder a sus requerimientos sin defraudarles, pero la vida es eso, entender que no todo puede estar ahi siempre... seguro que después te dedicas a tu peque. Yo si lo hago. Cuando vuelvo del trabajo hacemos la cena juntos, o nos bañamos, o preparamos la ropa del dia siguiente, y me los como literalmente a besos y achuchones. No son niños infelices. Si pudieran elegir estarian 24 horas enganchados a mi, pero la vida tiene que seguir.

    ResponderEliminar
  33. Seguro que en un tiempo, corto, se le pasa. Lo bueno de estas cosas es que sabes que tienen un final en el tiempo, si no serían insoportables.

    ResponderEliminar
  34. Mi Iria ahora me dice que por qué no se puede venir al trabajo conmigo, que por qué tarda tanto en ser mayor (tiene 3), la verdad da mucha pena, pero yo sólo en casa me agobiaría seguro, y bueno, con 3 hijos tampoco nos lo podemos permitir, vamos.

    ResponderEliminar
  35. Pues no lo sé..yo a días lo veo de diferente manera...
    Hay veces que cuando he pasado mala noche, no he dormido nada..toy deseando irme, pero a las 2 horas de haberles dejado en la guarde...me acuerdo mucho de ellos...
    Otros días no quiero dejarles...
    No lo sé...qué difícil es esto..bueno igual hoy me toca el sorteo 11/11/11 y puedo decidir qué hacer...

    ResponderEliminar
  36. Termino de leer tu entrada y Siento ganas de llorar

    ResponderEliminar
  37. TEngo dos hijas que son lo primero , pero tambien tengo muy claro que ademas de madre soy profesional. Me ha costado mucho esfuerzo llegar a mi puesto y no creo que renunciar a ello, les beneficie a ellas o a mi. Yo me siento feliz cuando me voy a trabajar y nunca me he sentido culpable de cerrar la puerta. Mis niñas estan aprendiendo a que las cosas no caen del cielo, que es necesario trabajar duro y sobre todo a no depender de nadie...

    ResponderEliminar
  38. Cada situación es un mundo. Soy mamá de 2: niña de 5 y niño de 3 y medio. Dejé de trabajar cuando nació la primera xq descubrí que no podía separarme de ella y como pensaba tener más y seguidos decidí tomarme un tiempo. No soy mejor madre por ello. Mi madre ha trabajado siempre y la he tenido al 100% para mi. Yo simplemente no me creía niñera pero cuando tuve a mi hija descubrí lo que quería hacer de verdad.
    He tenido la suerte de poder tomarme 5 años sabáticos. He trabajado mucho en casa y me he ocupado de ellos personalmente con dedicación absoluta. A veces es duro y frustrante, sobre todo cuando tu entorno te dice "te has vuelto una maruja", pero vamos, sinceramente más duro es conciliar lo de casa y lo de fuera porque no te queda otra...
    Ahora me voy a reincorporar a la vida laboral, a otro ritmo es cierto, pero a pesar de que mis hijos ahora protesten creo que es bueno para todos el que yo vuelva a estar activa.
    En cualquier caso, lo ideal, es poder elegir. Obvio, pero dificil en la mayoría de los casos.

    Besos

    ResponderEliminar
  39. Tengo 2 niñas de 7 y 3 años respectivamente. Desde los 4 meses han tenido que ir a la guardería ya que no disponemos de manos de ayuda en casa más que las nuestras propias.
    Para que se les haga más llevadero el tema del cole y que no nos ven hasta las 16:30h cada día preparamos las cosas del cole de todos los de casa (incluidas las nuestras: tuppers de comida, bolsa con las botas de agua y los paraguas,...). Así que ellas se van convencidas al cole porque saben que nosotros también vamos a nuestros coles y tenemos "profesores" más severos que los suyos y no hacemos cosas tan divertidas como en su cole.

    ResponderEliminar
  40. Isabel eres genial no sufras, sabes que cuando crezca un poquillo lo entenderá, lo que pasa que es verdad que a veces nos queda la duda de si estaremos haciendo lo mejor y te aseguro que sí o al menos no queda más remedio, odio la conciliación que hay en nuestro país si es que la podemos llamar conciliación.Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  41. Cuando la profesión se ama, y es una pasión, puede que no se arrepienta nadie en su lecho de muerte del tiempo escatimado a los hijos. Yo no correré el riesgo, porque de lo que estoy segurísima es de no me arrepentiré del tiempo pasado con el mío.

    ResponderEliminar

Compártelo