martes, 22 de noviembre de 2011

Hay días que no son días cualquiera

Hay días que la madre imperfecta teme abrir la puerta por si es un asistente social, o un agente de policía o la supernanny contratada por la comunidad de vecinos. Hay días que si alguien escuchara los gritos y alaridos provenientes de la casa de la madre imperfecta llamaría sin dudarlo a un asistente social, a un agente de policía o a la supernanny. Hay días que la madre imperfecta está tentada ella misma de llamar a un asistente social, a un agente de la policía, para entregarse antes de que la denuncien por escándalo público o por presunto maltrato a la infancia, o suplicar a la supernanny que haga una visita urgente a su hogar. Hay días -generalmente en un fin de semana lluvioso- que la madre imperfecta desearía que alguien, quienquiera que fuese, se presentara en su casa y pusiera orden en su jauría, y convenciera al mediano de que no puede tirarse a matar a la pequeña cada vez que le toca sus juguetes, o a la pequeña de que no puede ponerse la falda rosa encima del pijama, o al mayor de que tiene que ponerse él solito a hacer sus deberes, y a los tres de que no pueden gritar al mismo tiempo, ni tirarle cada uno de un brazo porque para empezar solo tiene dos brazos y una sola boca, así que solo puede hablar a uno cada vez. Hay días en los que la madre imperfecta, que por lo general suele tener la situación bajo control, no logra imponerse y le dan ganas de encerrarse en el baño bajo llave o unirse ella a sus hijos y tirarse al suelo y llorar y patalear y decir que no quiere comer la comida, ni ponerse la ropa, ni hacer caso, ni obedecer, ni nada de nada.

21 comentarios:

  1. Qué largo es el invierno a veces con niños en casa!!!

    ResponderEliminar
  2. ya te digo...yo cualquier dia lo hago ( lo de tirarme yo al suelo y patalear)

    ResponderEliminar
  3. ¿Lo has intentado (lo de tirarte al suelo y llorar y patalear, etc.)? Igual hasta funciona. A mí es lo que me queda por probar.
    Pepa.

    ResponderEliminar
  4. Ais! algunos días son frustrantes sí.
    Mi padre utilizaba lo de tirarse al suelo y patalear...y funcionaba!!!
    Yo todavía no he tenido que utilizarlo, pero si llega el momento no lo dudare! XD

    Ánimo!

    ResponderEliminar
  5. ¡Te comprendo! Como los míos son relativamente mayores, a veces lo del baño lo hago.

    ResponderEliminar
  6. impresionante... ¡¡¡ cada articulo tuyo que leo es la vida misma ¡¡¡¡¡
    YO (QUE ODIO COCINAR) TERMINE HACIENDO GALLETAS....

    ResponderEliminar
  7. Ánimo guapa! Me encata tu blog y es que me parto por la forma que tienes tan real y graciosa de contar las cosas. Te admiro con 3 niños, el segundo mio viene de camino y cuando te leo....me lo pienso!

    ResponderEliminar
  8. Las madres imperfectas somos legión, seguro. Gracias de nuevo por poner en palabras todo lo que sentimos.

    ResponderEliminar
  9. ¿Dónde estaba el papá imperfecto? Eso si es que para tirarse al suelo y patalear...

    ResponderEliminar
  10. Pues yo a veces también me tiro al suelo a patalear y se quedan tan a cuadros que a veces se callan!

    ResponderEliminar
  11. esta mañana hemos bajado en el ascensor con la vecina. Hace poco tiempo que vive en el piso de al lado.
    Le pregunta al pequeño: ¿Eres tú el que hace enfadar a mamá?
    Sonrojada le digo: ¿Nos oyes gritar mucho?
    Me contesta: Ahora ya no tanto

    Lo que yo no sé, es si ya se ha acostumbrado a mis gritos o es que realmente ya no gritamos tanto... me gustaría pensar esto último...

    ResponderEliminar
  12. lo del baño me ha parecido una idea buena de cullons que lo sepas.

    yo con 1 tengo dias de esos, tu con 3.....se me da la vuelta la cabeza de pensarlo

    ResponderEliminar
  13. ¿...y la de veces que te has tenido que contener la mano en posición colleja y te ha venido a la cabeza la imagen de esa madre que escandalizó a media España y casi la meten en la cárcel porque no se pudo contener?
    Yo me contengo casi a diario.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  14. pues eso, al baño, a mi me sirve, te metes en el baño, lloras y sales como nueva, a mi me sirve!!!!

    ResponderEliminar
  15. Y lo peor es que siempre pasan estas cosas cuando estás sola con los enanos...que luego viene el padre, cuando está todo medio controlado, se lo cuentas y te sale con un: no habrá sido para tanto...arggg!!! pataleta que me viene!!

    ResponderEliminar
  16. Yo lo del baño lo he hecho un par de veces y funciona!!! eso si, no puedes tardar mucho en salir porque te tiran la puerta abajo...

    ResponderEliminar
  17. ¡Hola! No hemos visto la opción mandar un mensaje privado, por eso comentamos en este post.

    Como blog de madres creemos que os puede interesar 'Navidades Sorprendentes', para sorprender a vuestros hijos en estas fechas tan señaladas.

    ¿Te imaginas que Papá Noel y los Reyes Magos pudieran felicitar a los niños de forma personalizada? ¡Con 'Navidades Sorprendentes' es posible! Los niños recibirán vídeos de estos entrañables personajes dirigiéndose a ellos con su foto, edad, nombre,…

    Encuentra todo esto en http://on.fb.me/NavidadesSorprendentes

    ResponderEliminar
  18. El muy @#~#@ de mi hijo pequeño hubo una temporada que cada vez que yo pretendía vestirlo salía corriendo por el pasillo chillando como un poseso "MAMÁ, NO, MAMÁ, SOCORROOOOO, SOCORROOOOOOO" Así que a veces salíamos en pijama con anorak a la calle, total no pasa nada, los pijamas de ahora son muy bonitos. Tenía miedo de que me denunciaran, de verdad.
    Y cada vez que me encuentro a mi vecina de arriba le hago algún comentario del estilo "estos niños me van a matar, de verdad que lo siento mucho, menudo escándalo tenemos siempre..."
    Y ella, que es una santa, con tres hijos, me contesta algo del estilo "pero tú crees que con la banda sonora que yo tengo cada día en mi casa puedo oir algo de lo que pasa en la tuya??"
    Ahora entiendo que cuando nació mi primer hijo y no paraba literalmente de llorar nunca me dijo de todo corazón: "No, si tú no sabes lo que yo me alegro de que por fin se oiga en el edificio a alguien que no seamos yo y mis hijos"
    Y por fin la entiendo: yo sólo oigo a los de abajo o a los de arriba cuando mis hijos están durmiendo, y realmente me alegro mucho cuando oigo a alguna de las dos chillar como posesas: el que no se consuela es porque no quiere!!
    Ánimo, que mi abuelo siempre decía: "Cuando pasas por una casa y oyes a una mujer chillar, o está loca o está criando"
    Nosotras es lo segundo...

    ResponderEliminar
  19. Hola guapa:
    desde hoy te sigo en tu blog y te invito a conocer e l mío...
    http://todoeldiadecompras.blogspot.com
    Un saludo

    ResponderEliminar
  20. Isabel, días así hay en la vida de toda madre al menos una o dos veces por semana ( y por ahí más). Quien diga lo contrario creo que miente.
    Mal de muchos, consuelo de tontos... pero creéme que nos pasa a todas. Besos y ánimo!

    (www.madreinargentina.blogspot.com)

    ResponderEliminar

Compártelo