miércoles, 19 de octubre de 2011

La ingente tarea del cambio de armario

Dentro de todas las tareas, obligaciones, deberes y cargas que tiene una madre o un padre de familia numerosa hay una que me da una pereza tremenda por encima de todas las cosas. Y seguro que muchos/as estaréis de acuerdo conmigo: se trata del cambio de la ropa con la llegada de una nueva temporada. De verdad que tiemblo cuando se acerca el verano o el invierno. Tiemblo con temblores de verdad. Y voy demorando la tarea hasta que la meterología se me echa encima y ya me arriesgo a que me quiten la custodia por mandar a los niños con pantalón de pana y 30 grados de temperatura, o con pantalón corto y camiseta con los primeros frios. Y es que no se trata solo de encaramarse a los armarios para recuperar la ropa de la otra temporada, que eso sería casi lo de menos. No, lo peor es todo lo que eso conlleva: hay que probar, que ya es toda una proeza lograr que se dejen probar más de dos prendas seguidas, ver si aún puede seguir usándolo ('a ver, bájate un poco el pantalón, que si te lo bajas yo creo que aún lo puedes usar un poco más'), y si ya le queda pequeño, pues el proceso continua, porque hay que comprar algo nuevo, y lo usado introducirlo en la cadena del reciclaje perpetuo que tanto nos ayuda a las madres de familia numerosa (desde aquí mis gracias encarecidas a todas mis proveedoras, por cierto, que la niña me ha crecido mucho este verano, y ha superado en altura a las dos hijas de amigas que me pasaban ropa, con lo cual estoy considerando someterla a alguna técnica china para que le crezcan menos por lo menos los pies...). Vamos, que es una tarea titánica, que en el caso de una familia numerosa puede llevar varios días de ingente trabajo y negociaciones ('anda, si te pruebas estos cuatro pantalones más, te doy dos pastillas de chocolate y te pongo la tele'), hasta el final de los cuales la familia andará vestida de aquella manera, o pasando frio o pasando calor. Este año debo confesar que este verano tardío que estamos viviendo me ha facilitado mucho la tarea, porque nos ha dado más margen de tiempo para hacer el cambio de armario. Pero me ha pasado lo contrario, que el otro día saqué a los niños al parque vestidos acordes con la estación, o sea, otoño, y se me cocinaron. Pero ya no hay marcha atrás. Así que a ver si llega de una vez ese dichoso primer temporal del otoño, que haga lo que haga yo ya no me subo al armario a buscar pantalones cortos.

24 comentarios:

  1. Yo la semana que comenzó el cole, me guardé la mayoría de ropa de verano de las niñas, faldas, pantalones cortitos, camisetas de tirantes.....nos hemos estado vistiendo hasta antes de ayer, con la ropa que estaba ya guardada en cajas bajo las camas! eso si, tenemos los armarios colocaditos y cerrados!

    ResponderEliminar
  2. Totalmente identificada solo que en mi caso nadie me deja ropa, he tenido la suerte o la descgracia de tener niña y luego niño y no me ha coincidido ni los sexos ni las estaciones, luego las tiendas parece que se les va la olla y pasas de los tirantes al plumifero y con el verano tardío mi pobre nene iba apretadico en sus bodies de manga corta o cocido en los de manga larga y mi hija que ha pegao otro estirón apurando las mallas en plan tobillero...

    ResponderEliminar
  3. Amén... estoy de acuerdo al cien por cien, un rollo el cambio de estación, pero es lo que toca.
    Lo bueno es que ya se ha pasado y según he visto, ya va llegando el otoño...
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Y lo de quedares sin zapatos de un día para otro... Eso cómo se come??

    ResponderEliminar
  5. Bufff el cambio de armario!!! Qué pereza!!! Yo sólo tengo un retoño y me da repelús con que no imagino lidiar esa ardua tarea con tres...

    ResponderEliminar
  6. es una pesadilllllllllllllllaaaaaaaaaaaaaa

    ResponderEliminar
  7. MI estrategia: busco un pantalón y una camiseta que le quede la talla "clavada" y lo utilizo para comparar el resto. Mucho menos estresante!

    ResponderEliminar
  8. Es el cambio de talla lo que da pereza. En mi caso la mayor lo soluciona mirando la etiqueta, si pone menos de 6 años seguro que no la vale -no sabe que cada fabricante es un mundo-.
    También me da pereza el rebuscar en maletas, cajas y cajones la ropa de hace cuatro años de la mayor y ver qué le sirve a la pequeña, teniendo en cuenta que son de temporadas del año diferentes; sin contar con que habrá cosas que lavar, planchar....

    ResponderEliminar
  9. Yo iba a empezar esta tarde... pero de leerte no sé si me he quedado sin fuerzas... Sólo tengo una niña, pero mo toca el suyo, le mío y el del papi...que si no, por no hacerlo él, iría en agosto con abrigo o en enero en bermudas...

    ResponderEliminar
  10. Identificada totalmente contigo. Ya le he organizado el armario a mi niña pero además de la ropa para ponerse, la de pasar a las primas y la que tengo guardada porque me han pasado pero le queda todavía grande, está el montoncito de ropa que hay que coser, que si a este le cojo el dobladillo, que si le saco a los botones, etc. En fin, una historia cada temporada.

    ResponderEliminar
  11. Y además, ¿no os da mucha pena abandonar la ropa de verano por tantos meses?

    ResponderEliminar
  12. Diría que no sólo me da pereza el tema de la ropa de ellas, la mía también! Y aunque no dispongo de mucho espacio, tengo casi todas las temporadas juntas... es que el tiempo está tan loco! y yo aprovecho. En el caso de mis hijas, no puedo probarles nada, porque siempre creen que todo les va bien, aunque hayan crecido unos cuantos cm. Es que no les gusta desprenderse de nada. Así que al tun tun, tengo que decidir qué va y qué no, y lo que no, esconderlo muy escondido de ellas.
    Besos! Y que te sea leve...

    ResponderEliminar
  13. Yo estoy con Ana la princesa del guisante, ni de casualidad intento una sesión de pruebas: les cojo algo que les quede bien y mido lo demás, y me lo llevo a las tiendas para seguir midiendo. Claro que son niños, me imagino que las nenas tendrán más dificultad.
    ¿Y qué me dices del almacenaje hasta que le venga al hermano? A mí cualquier día de estos me revientan los altillos.
    Eso sí, yo hice el cambio la semana pasada y van con ropa otoñal y cocidos todos estos días, que no va a estar una rebuscando y desordenado lo ya colocado!! Menos mal que aquí parece que ya ha llegado oficialmente el otoño!

    ResponderEliminar
  14. Soy de las que heredan la mayoría de las cositas que pongo a mis niñ@s y también de las que me pongo yo. Tengo amigas con muy buen gusto, con niñas y/o niños que sacan 2 años a l@s mí@s y que además son generosísimas. Y lo que no heredo, me lo regala alguna de las santas tías de las criaturas.
    Es un periodo que estremece a cualquiera que pase de 2 hijos, en mi caso son 10. Échale poder y paciencia a la tarea. De momento no he empezado, será que me da más pereza que el año pasado y me he escudado en las buenas temperaturas de Octubre.
    La verdad es que no encuentro momento.
    Lo que peor llevo es que tengo mi habitación con un montón de bolsones que me han ido pasando para revisar y ver si son útiles para los míos, y la estética del dormitorio es horrible.
    Pero me pondré en breve, aunque creo que este finde los niños se ponen de nuevo los vaqueros , el polo y el jersey rosa ellas y azul ellos, no me va a dar tiempo.

    ResponderEliminar
  15. Yo tengo tres niñas de 9, 6 y 2 años y ya hice el cambio el pasado fin de semana. Al terminar la temporada lo meto todo en cajas y para organizarlo de nuevo lo que hago es: colocar un colgador de esos desmontables, saco toda la ropa, coloco tres cajas en el suelo y empiezo. Pruebo a la mayor si le queda pequeño se lo pruebo a la mediana, que le queda bien pues venga al armario, si le queda grande a la caja con su nombre para el año que viene. Y asi con las tres. Pasamos un fin de semana "estupendo" pero ya lo tengo todo colocado.Suerte para todas. Lo mejor no pensarlo.

    ResponderEliminar
  16. siempre aciertas con las tareas que compartes!!! esta mañana pensé lo mismo, en los cambios de armario porque hoy por fin hace frío en Barcelona!!!

    ResponderEliminar
  17. estoy totalmente de acuerdo contigo, es como si estuvieras leyendo el pensamiento!!
    tengo cajas por medio de la habitación, ropa por encima de la cama para probar, ....
    y aquí el frío sigue sin venir!!!
    aunque dicen que mañana POR FIN llega la lluvia (después de meses sin que caiga ni gota)...
    saludos
    inés
    http://menudoszapatos.blogspot.com

    ResponderEliminar
  18. Pues yo les tengo toda su ropa metida en cajas de Ikea en los altillos, con bolsitas perfumadas de Mercadona. Todo muy bien colocado, así que, la verdad, si en cualquier época del año necesito otra cosa, la tengo muy a mano. El rollo este año es el tiempo. ¡Tengo todos los uniformes y toooooooda la ropa de verano aún por medio!. Porque no sé vosotras, pero en mi caso mis hijos tienen más ropa en verano. De todas formas, lo que peor llevo es lo de mi ropa: peor acceso, y si ya contamos con el par de kilos de más que te hacen cambiar de talla, para llorar :(((

    ResponderEliminar
  19. llevo hoy media tarde en ello...el frio nos ha cogido desprevenidos??
    nita
    www.intrendswetrust.com

    ResponderEliminar
  20. No quiero darte envidia... pero yo ya lo he hecho. Un día me levanté y dije ¡ahora o nunca! y fue "ahora"

    ResponderEliminar
  21. Yo cojo toda la ropa que me dan, mi peque siempre lleva ropa 6 meses más gande y tan moderna...y guardo poquita del mayor, pantalones cortos y camisetas de tirantes. Las de manga corta las dejo a mano que luego le pongo debajo una de manga larga y apañado...Y algo inventarán algún día para no tener que probarles, ¡qué infierno! ¿de verdad hay algún niño que se deja? Sin sobornos, me refiero

    ResponderEliminar
  22. completamente identificada y eso que yo solo tengo uno! En lo único que difiero es en lo de que es una "tarea que tiene una madre o un padre de familia numerosa": yo en la vida he visto a un hombre capaz de llevar a cabo semejante proeza!

    ResponderEliminar
  23. Ufff, lo del cambio de ropa es de suicidio ya en mi caso solo con un niño, no quiero ni pensar en más, una heroina me pareces

    ResponderEliminar

Compártelo