lunes, 12 de septiembre de 2011

Ya hemos vuelto todos al cole

Ya he dejado a mis dos fieras grandes en el cole (la pequeña, por razones de ingeniería doméstica, sigue en casa un año más), y os confesaré que lo he hecho con alivio por una parte, pero con pena por otra, y este año, no sé por qué, casi con más pena que alivio. Pena porque se acaba el verano y nos toca ponernos serios, porque se hacen mayores... Y sobre todo pena porque me toca de nuevo convertirme en la madre sargento que vela por los horarios día y noche, que impone rutinas, y porque me toca sacar los aperos de arriero para llevarlos cada mañana de casa al cole!
Y en un día como hoy, mi solidaridad y mi apoyo a todos esos infatigables y admirables profesionales que bregan cada día con nuestros cachorros.

7 comentarios:

  1. Y así andamos las madres por la vida... con sentimientos totalmente contradictorios, para variar. Besos! y buen comienzo del año escolar.
    (madreinargentina.blogspot.com)

    ResponderEliminar
  2. Mis tres fierecillas comenzaron el viernes, y sólo puedo decir de mi experiencia de dos días que: "ODIO DESPERTAR A LA GENTE". Dos meses de vacaciones y había olvidado lo espantos que es tener que ir cama por cama llamándolos porque aunque a las diez ya estaban en la cama se han pasado la noche despertándose unos a otro y a mi por descontado, al final voy a tener que dar las gracias por estar en el paro.

    ResponderEliminar
  3. ¡Gracias!por ese recuerdo a los que bregamos todos los dias con esas fierecillas.

    ResponderEliminar
  4. Cómo te entiendo, esta mañana ha sido dura tanto para ellos como para nosotros...tu te conviertes en sargento y yo en ogro...y cómo crecen.

    ResponderEliminar
  5. A mí siempre me da un poco de penita cuando entra a clases mi hijo mayor (9), me encanta verlo en vacaciones todo "desparramado", o jugando como cachorros con el menor (2).

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias por tu solidaridad y tu apoyo. Me alegro de ver que no todo el mundo piensa que somos unos jetas que solo trabajamos 20 horas (tal y como dice Doña Esperanza Aguirre)

    ResponderEliminar

Compártelo