miércoles, 17 de agosto de 2011

LA CRUDA REALIDAD DE LA NATURALEZA

Hace unos días mis dos hijos encontraron un pajarito en el jardín. Se había caído del nido y no sabía volar. Probaron a darle miguitas. Como no las comía, intentaron con leche de un platito. Le hicieron un pseudonidito para que estuviera calentito. Acudieron a pedirle consejo a un vecino conocido en la zona por su amor a los animales. Todo el día giró en función del pajarito. Que si come. Que si duerme. Que si camina. Que si trata de volar. Por la tarde decidieron dejarlo en una zona más a la vista para ver si venían sus papás a buscarlo. ¿Cómo puede ser que los papás pajaritos no busquen a su hijito? Seguro que si lo dejamos a la vista vienen sus papás a por él. La vigilancia del pajarito sólo decayó a la hora de comer helado. Ya se sabe que un helado de chocolate distrae del resto del mundo. Después del helado era ya hora de ir a la piscina. Y al volver –ya sin distracciones- lo primero que hicieron fue ir a ver cómo seguía el pajarito abandonado. Y oh, qué desolación, en el lugar dónde lo habían dejado sólo encontraron un par de plumas. Con un hilo de voz, el mayor comunicó a los presentes que no está el pajarito, sólo hay plumas, se lo han comido. Los padres dudaron de si darle la razón, o tratar de engañarle. Al final optaron por la vía más sencilla, es decir el engaño, porque enfrentar a los niños a la dura realidad es difícil y da mucha pereza en una tarde de verano. Que no hombre, que no, que seguro que lo han venido a buscar sus padres y ha perdido unas pocas plumas cuando se lo han llevado. El mayor miraba con cara de no creérselo, y el otro escuchaba paralizado por el terror. Y no dijeron nada más sobre el tema. Pero al día siguiente, lo primero que hicieron fue preparar cada uno un cubo con piedras para tirárselo “a los pájaros malos que comen pajaritos”. Toda una lección de vida.

10 comentarios:

  1. Que niños mas listos que tienes, y has visto que protectores con los pajaritos jaja, que majos,.....los niños cada vez nos dan mas lecciones... que listos

    ResponderEliminar
  2. Hace un par de años, mi hijo y unos amigos encontraron un pajarito muerto durante una comida en el campo. Visto que ya no tenía solución, decidieron enterrarlo, con Padre Nuestro incluído y su crucecita para enterrarlo debajo. Lo mejor fue que, al cabo del rato, volvieron a ver si se había ido ya al cielo... Bendita inocencia.

    ResponderEliminar
  3. Que bonitos son los niños. Como dice Sara, bendita inocencia.

    ResponderEliminar
  4. jo, que lindos, pobrecillos... y que listos son, a veces por mas que queremos proteger la inocencia acaban siendo ellos los que intentgan protegernos a nosotros haciendo creer que no pasa nada... son una dulzura...

    ResponderEliminar
  5. Ay! esos momentos donde no sabemos si decir la verdad, negarla o disfrazarla. Yo también pasé por muchas situaciones similares y qué difícil resulta! De chiquitas opté por adornar un poco las cosas, pero ya con 8 y 10 se me volvio absolutamente imposible! Besos.
    (madreinargentina.blogspot.com)

    ResponderEliminar
  6. Que bonitos tus niños, ojalá fueramos niños siempre así creeríamos en hadas y duendes...

    ResponderEliminar
  7. A mi me pasó lo mismo de camino a la piscina, había un pajarito maltrecho, le llevamos pan con agua, pan seco, pan con leche, y con la pena de "por qué no nos lo llevamos a casa????" yo lo ví tan mal que dije, si me lo llevo va a ser un drama....así que confié en que se fuera...el pajarito murió, y allí lo vimos al día siguiente, y mis hijas empezaron a preguntarme y yo les dije lo que se me ocurrió para que no sufrierna...."se ha muerto, chicas, se ha ido al cielo, no pasa nada, esta noche lo veremos en el cielo como si fuera una estrella" y ellas me miraron y como a los 5 minutos me dicen, "Mami, no se ha ido al cielo, está ahí" y durante 4 noches una de ellas se despertaba diciendo que no se quería morir, y que tampoco quería irse al cielo, ni ver ángeles y que si se moría, quería irse con su perro que tiene desde el día que nació........total: DRAMA!!!, leí y releí qué contarles sobre la muerte, y encontré un cuento buenísimo "Para siempre", parece que se quedaron más tranquilas....eso sí....el cuento....es de llorar, mientras se lo leía cada noche, los ojos se me empañaban de lágrimas....qué triste es esto de tener que explicar la muerte desde el dolor, no????

    ResponderEliminar
  8. Este verano se murió una perra en casa de mis suegros. Mi marido no quiso engañar a nuestra hija de 4 años y le dijo que estaba muy enferma, que era muy mayor y se había muerto. Ella le empezó a preguntar que qué tenía, que porqué no se había curado, que dónde estaba ahora, que si iba a volver... Cuando se le acabaron las preguntas para ese momento, yo creo que empezó a pensar más, porque ha estado preguntando cosas de la perra, de la enfermedad, y de la vejez durante una semana.

    ResponderEliminar
  9. mi hijo el otro dia me pregunto comiendose una pechuga de pollo que como mataban al pollo...yo por supuesto le dije la verdad : "de un susto hijo, de un susto, le hacen BU! y se muere del susto"......me pillo de sorpresa y no me dio para mas la improvisacion

    ResponderEliminar
  10. ¡Vaya lecciones para la vida nos dan nuestros pequeños! Ojalá las mades también seamos capaces, a veces, de ver el mundo que nos rodea desde la óptica de un niño. Abrazos y gracias por el post.

    ResponderEliminar

Compártelo