martes, 12 de julio de 2011

Se sortean manguitos de última generación

No os haceis ni idea de las propuestas tan delirantes que me llegan a través del blog. Menos tirarme de un paracaidas con mi bebé (pero todo llegará), prácticamente me han propuesto de todo. Yo, por lo general, no hago mucho caso. Cierto es que de momento nadie me ha ofrecido nada que me retire de mi trabajo habitual ni convierta este blog en una mina de oro. Con frecuencia me mandan productos relacionados con el mundo infantil para que los pruebe y, de paso, os bombardee con publicidad. Yo de momento, como nadie me retira, pues hago oidos sordos, bien lo sabeis. Pero ahora, será que el verano y la inminencia de las vacaciones me han pillado más débil, y han logrado convencerme para que os hable de las excelencias de un chisme que me han mandado. Se trata de unos manguitos de última generación, llamados Puddle jumpers. Son una especie de manguitos con un flotador delantero. A mi niña de dos años le flipa nadar con ellos en la piscina, y la verdad que sí dan mucha seguridad. ¿Quereis unos para vuestros enanos? Pues la marca va a regalar uno entre los lectores /as de este blog. Así que ya sabeis, mandadme la anécdota más divertida que os haya pasado en la piscina con vuestros enanos, y la mejor, se lleva los manguitos. Que gane el mejor.

15 comentarios:

  1. ¡Hola, Isabel! no sé si dejar los comentarios aquí valdrá para entrar en el sorteo. Pero yo, por si acaso, te cuento mi anécdota...
    Este invierno me dejé una fortuna en clases de natación con mi hijo que por entonces tenía 9 meses. Le encantaban y me pasé meses hablando de las excelencias de mi hijo nadando y lo feliz que era. Y ahora que ha llegado el verano, cada vez que le meto en la piscina se pone a llorar y se me agarra como un desesperado al cuello. Yo digo que es porque el agua está muy fría en comparación con la de la piscina de las clases, Pero la verdad es que no tengo ni idea de a qué se debe el cambio y me estoy teniendo que comer mis palabras ante mis amigos y familia...
    ¡Niños!

    ResponderEliminar
  2. Anécdota divertida....ahora lo es, claro. En nuestras primeras vacaciones " en condiciones" despues del nacimiento de mi hija mayor, que contaba ya con dos años y medio, fuimos a isla de La Palma, a un hotel estupendo, con una piscina espectacular, rodeada de palmeras, preciosa. Pues mi hija, ni corta ni perezosa, y por supuesto, sin ningun tipo de temor, se dirigió con paso firme hacia la piscina, vestida y calzada, y no detuvo su paso cuando llegó al borde...pese a los gritos detrás de sus padres detrás de ella ( para, paraaaaaa). Quedó de pie, totalmente sumergida ¿ quién se metió dentro, vestida y calzada, a sacarla? Pues su madre que escibe estas líneas, ante la horrorizada mirada del socorrista, poco acostumbrado a dejar la cháchara con las jóvenes turistas en bikini, para atender las tareas propias de su cargo. En fin serafin, la niña, pelin apabilada se quedó, pero bueno, todo quedó en anécdota.

    Con la pequeña, que es un par de meses mayor que la tuya ( la mayor tiene ya casi 7 años) , Isabel, tambien hay alguna anécdota últimamente, pero yo no he sido testigo. Creo que nos ha quedado claro porqué se desaconseja el uso de flotadores de " los de toda la vida", creo que ha agotado todas las posibilidades de vuelcos, deslizarse por el flotador y demás.

    ResponderEliminar
  3. La anécdota pues este verano hemos alquilado in apartamento y mi hija de 2 añitos se mete en la pisci pequeña y a la q s va a meter otro niño le pone cara de niña del exorcista y le suelta es mioo haber quien tiene h... De meterse de verdad q la cara da miedo jijij

    ResponderEliminar
  4. Soy de Argentina, así que del sorteo paso. X acá tenemos una bloguera que vendió los derechos de su blog para una novela que se emitió por televisión y tuvo mucho éxito.

    ResponderEliminar
  5. Ejem, vale la "anécdota" que se me "escurrió" el peque con un añito en la piscina de adultos. Estaba con él en la piscina y tenía un año recién cumplido y ni pensaba yo que le irían los manguitos, así que mamá toda chula se metió con el en la piscina grande, para refrescarse ella y el peque, pues en un momento dado, en la zona que menos cubre el peque se me resbaló literalmente de las manos y para el fondo (no llegó al fondo, que conste). Una y no más. Al día siguiente, manguitos al canto. Ahora tengo otro pequeñajo y he descubierto un flotador cuadrado para él y el mayor ahí sigue con sus manguitos.

    ResponderEliminar
  6. Cuando tienes más de un niño pequeño, los manguitos son imprescindibles para el verano y la piscina... con mis 2 peques de 5 y 2 añitos, a cada cual más terremoto, tengo que reconocer que sin manguitos, la piscina sería un intento suicida... así que cuando mami está solita con ellos, manguitos a los dos, aunque el mayor ya se defiende un poquito nadando sólo, ¡¡pero no seré yo la que se arriesgue a que vaya sin ellos!!... y precisamente el mayor, nos hizo casi morir de la risa a todos los que disfrutábamos el año pasado en la piscina del hotel... estaba yo intentando darle las primeras nociones para tirarse de cabeza a la piscina, y papi, en plan gracioso, le grita desde el borde, "¡¡Curro, yo de bomba!!" y pataplof, papi que se tira al agua de bomba como si fuera él el que tuviera 4 años... y raudo y veloz sale el peque y como si se hubiera tragado en ese mismo momento un megáfono, nos grita "¡MAMÁ, PAPÁ, MIRAD....¡¡DE ARBOL!!!".... y antes de poder decir "¿quéeeee?!!!", nuestro pequeño kamikaze se dejó caer con los brazos en cruz a la piscina, como si fuera un árbol recién talado.... en la categoría de PANZAZOS, aquello fue de matrícula... y lo mejor: que el niño salió del agua más feliz que una perdiz, riendo a carcajada limpia, cuando ya me imaginaba yo corriendo a urgencias con la cara del niño destrozada con tal considerable 'panzazo-carazo' ;-)

    ResponderEliminar
  7. No sé si va a ser la más divertida, pero te aseguro que mi hijo de 3 años los necesita, porque de tres días que ha ido a la piscina dos de ellos se ha sacado el flotador de aro y se ha tirado al agua sin nada. Suerte que no le quitamos el ojo de encima ni un segundo!!.

    ResponderEliminar
  8. Al horror de que se te hunda un niño en el agua, que creo que quien más o quien menos ha pasado por eso alguna vez, se une el pánico de que el entusiasmo que experimentan tus hijos (5, 3 y 1 año) cuando te metes con ellos en el agua, haga que no te des cuenta de que la mediana, con su miedo a hundirse- a pesar de los manguitos-- y el bebé, que esté donde esté quiere vivir pegado a tu piel y se agarra a ti por donde sea, han logrado bajarte el bañador hasta la cintura y tú estás ahí feliz, babeando con la alegría de tus hijos acuáticos,
    cual madre vaca, rodeada de niños que se agarran a tu cuerpo por cualquier parte. Y cuando saludas a los vecinos que entran en la piscina, orgullosa de tu prole, y ves en su respuesta una cierto tono cómico, bajas la vista y horror, allí tienes a tus pechos flotando también en el agua, como dos cachorros más, carne de tu carne, que están encantados de que también a ellos les hayas sacado a nadar....

    ResponderEliminar
  9. Pues no tengo anécdotas porque mi peque nacerá en septiembre, pero si haces el concurso el año que viene seguro que gano ya que estoy convencido de que nacerá con aletas y gafas de bucear porque su madre prácticamente no ha salido de la piscina en todo el embarazo.

    ResponderEliminar
  10. Hay unos chalecos estupendos en decatlón que los niños no pueden quitarse. Yo tengo cuatro niños, todos varones, cada cuál con más energía que el anterior, los dos mayores (7 y 6 años) nadan perfecto, los dos pequeños (4 años y 20 meses) nadan con el chaleco estupendamente, y van libre y alegremente por la piscina grande mientras yo me limito a contar hijos desde el bordillo.
    Seguro que los manguitos que comentas son geniales, no lo dudo, pero bueno, que yo ya llevo tres años usando estos chalecos y son geniales.

    ResponderEliminar
  11. Isabel, no sé si servirá de anécdota, pero mi hija de 1 año y medio, me tiene loca, sabe subir por las escaleras de la piscina y camina por el borde como si nada, y encima pretende quitarse el flotador y saltar sola. Si la coges, los gritos se oyen desde todo el edificio, así que cada vez que voy a la piscina acabo estresada. Menos mal que el mayor de 3 años y medio es más tranquilo y más miedoso.

    ResponderEliminar
  12. Mis anécdotas Isabel,
    1ª Cuando acabamos la piscina en casa, Dani (entonces casi 3 años) dijo en pleno otoño, “¿Mami puedo probar el submarino?” Le dije, sí pero con cuidado. Entonces se subió a la moto ésta de plástico, cogió carrerilla y se precipitó con moto y ropa al fondo en el centro de la piscina. La bocina eléctrica nunca volvió a funcionar y Dani cuando salió al ver que no funcionaba dijo tan campante: “Este submarino no es bueno.”
    2ª Decidimos apuntar a Dani a un curso de natación para no morir prematuramente de un infarto. En el vestuario había una mamá que no llegaría al 1.50m y Dani me dijo delante de ella: “¿Mami a que esta señora es enana porque no se ha comido la sopa?”
    3º Decidimos vallar la piscina con estas mallas de seguridad que hacen 1m de altura. David el peque de dos años, el otro día cogió una silla, la encaró a un murete de 1 m de altura, anduvo sobre sus 15 cm de anchura unos 10 metros y consiguió zafarse de la valla. Total que salgo al jardín y le veo encerrado en el recinto de la piscina gritando “Quieo salí”. Segundo infarto eludido.
    4º Tras la experiencia, decido apuntar al escalador este último trimestre a un curso de piscina con padres. Los dos primeros sábados le lleva mi marido y todo bien, al tercero, después de una noche de interminables lloros y de levantarme definitivamente con él a las 5:00, le llevo a la piscina agotada y dice el profe: “Llevamos ya casi un año y sois unos profesionales, así que hoy curso en la piscina grande con el niño en brazos y sin material”. Me tuvieron 45 min con un niño que nos es capaz de estar de la mano de su mamá, en brazos queriéndose zafar de mí, mientras yo hacía largos y más largos con él en una piscina en la que no hacíamos pie. Acabé para urgencias. El sábado siguiente fue igual y al siguiente le dije a mi marido: “Cariño ¿Puedes ir al curso de SOCORRISMO por mí?”. Cuando volvió me dijo: “Problema solucionado, he hablado seriamente con el monitor y hemos vuelto todos a la piscina pequeña”. ¡Agg hombres!
    Bueno gracias a Dios ahora Dani a punto de cumplir los cuatro es un submarinista increíble que va y viene sin manguitos, y el escalador peligroso es un imprudente saltador con manguitos que se pasa el rato hundiéndose y saliendo, además de acercarse al borde bajarse el bañador e iminar al “Manneken pis” mientras le miro horrorizada desde la hamaca. Tanto sufrimiento ha servido de algo. Besitos. Creamomentos.

    ResponderEliminar
  13. Pues ahí va nuestra anécdota que empezó en invierno. Adrià no se en que dibujos animados debió ver a alguien nadando y empezó a practicar en el suelo del salón, todo lo largo que es a sus dos años y medio dando brazos y piernas a toda velocidad, - mírame mamaaaa!!! eztoy nadandooooo!!!, hasta caminando iba haciendo natación tipo "perrito" -Me encanta nadar!! nada conmigo mami!! y los dos venga nadar por el salón. Pues amiga....llega el verano y la piscina no le debe parecer el medio idóneo, el tío me dice que ahí no se puede nadar, que él quiere nadar en el salón de casa!!!! Besitos medio acuáticos de Cristina y Adrià. rderaso@yahoo.es

    ResponderEliminar
  14. Ay, que bonitos son estos manguitos-chaleco salvavidas, los he visto en su web y me han parecido muy seguros y eficaces. Yo voy a pensar en comprárselos, porque mi hijo lo ha probado todo y todo se lo quiere quitar, no le gusta llevar nada pero no puede ser porque solo tiene 2 años.
    A mi lo que más me gusta de él y todos sus compañeros en clase de natación es que el profesor los sumerge, les hace todo tipo de inmersiones; les hemos hecho hasta fotos debajo del agua y salen todos con los ojos y la boca abiertos de par en par (¿no tragan agua?), y luego en la ducha protesta porque le cae el agua en los ojos (y no será por el champú, que no irrita nada). Que selectivos son!.

    ResponderEliminar
  15. Me disculpareis la tardanza en hacer público el fallo del concurso, pero debido a las vacaciones he descuidado un poco mis obligaciones blogueras. Gracias a todas por compartir vuestras experiencias acuáticas. La ganadora ha sido Gimletmum, que recibirá unos manguitos para sus retoños. Enhorabuena!

    ResponderEliminar

Compártelo