jueves, 14 de julio de 2011

Esos recibimientos al llegar a casa

No creo que dure más de dos años. A lo sumo tres. Desde que empiezan a andar, y son autónomos para desplazarse por la casa, hasta que alcanzan los cuatro años y ya tienen otros intereses, y están en su habitación jugando a su bola. Pero durante esos años maravillosos, en ese tiempo (que pasa rápido, vuela, ya lo he comprobado con mis dos hijos mayores) una abre la puerta de casa al volver del trabajo y le reciben con un alarido de felicidad, y unos pasos atolondrados que corren hacia la puerta para recibirte como si fueras una estrella de hollywood. Pero no dura. Son solo unos años. Por eso hay que disfrutarlo. Yo lo hago cada día que llego a casa y abro la puerta presurosa para encontrarme lo antes posible con mi niña, que se me tira al cuello como un koala.

22 comentarios:

  1. Yo adoro el momento en que llego a la guardería y mi hijo me ve de lejos y corre hacia mí para tirarse en mis brazos como si hiciera mil años que no me ve!!!

    ResponderEliminar
  2. Pues mi hija la mayor, cumplirá seis años en diciembre, aún sigue recibiéndonos así de bien y despedirse también. Si la dejamos una semana con los abuelos, cuando volvemos ya si que se vuelve como loca de contenta de volver a vernos y eso que con los yayos se lo pasa muy bien ;)

    ResponderEliminar
  3. A mi esa sensancion me encanta, mis tres niñas me reciben cual actriz en su mejor debut cada tarde, me encanta!!!!! la bebe cuando ve a sus hermanas corriendo hacia la puerta al verse ella en el carrito o en el parquecito llora hasta que llego a ella y me la como a besos, ojala esta sensacion dure, muchos muchos años pues me hace sentir la mujer mas feliz del mundo

    ResponderEliminar
  4. Por si te sirve de consuelo, el mío a punto de cumplir los 8, todavía lo hace... y no se me cae la baba, es que ya no me queda más para derramar :))

    ResponderEliminar
  5. Mi peke grita desde el patio de la guarderia, cuando me ve llegar... ¡ mamaaaaa ! El pobre, debe de pensar que me voy a ir sin el??

    ResponderEliminar
  6. A mí me sigue pasando con mi hijo de casi siete (los cumple mañana); con el de ocho y medio ya no es tan habitual...
    Pepa.

    ResponderEliminar
  7. No me digas que solo dura unos años. Parece que todo lo bonito de la maternidad dura poco. En fin espero que en mi caso te equivoques.

    ResponderEliminar
  8. tienes razón... es una sensación maravillosa.

    ResponderEliminar
  9. El mío tiene 2 años y medio y me recibe con un ¡¡¡mami....!!! y una sonrisa de pícaro que me desarma por completo.
    Son esos momentillos los que compensan los sinsabores de la maternidad...como las rabietas de olé...(que también estamos en esa fase, por cierto)

    ResponderEliminar
  10. Joe que suerte tenéis. Mi hija tiene 19 meses y cuando voy a por ella a la guarde me recibe enseñándome cositas, me señala el columpio, dibujos que están por la pared o lo que sea... pero no corre donde mi ni me llama ni nada!!! Es más, muchas veces se da la vuelta y sigue jugando. En fin....
    Jope......

    ResponderEliminar
  11. En mi caso, siguen recibiéndome así a pesar de los años. Salvo que justo cuando llegue estén sentadas a la compu. Ahí cambia todo...
    Besos! (madreinargentina.blogspot.com)

    ResponderEliminar
  12. Síiiiii!!!

    Como unas lapas durante un cuarto de hora y no te dejan ni cambiarte de zapatos ni hacer pisssss!!

    Lo bueno es que no dicen nada, se quedan ahí agarradas como si hubieses faltado un año...

    Jaja!!

    ResponderEliminar
  13. Como es mi marido quien habitualmente llega por la tarde a casa mientras yo estoy con ellos, los recibimientos maravillosos se los suele llevar el, y a veces tengo q reconocer q me ha dado un poco de envidia verlos lanzarse hacia el, que se agachaba para abrazarlos y ellos se tiraban a su cuello gritando y como locos de felicidad... Pero algunas veces he sido yo quien ha llegado mas tarde, y el recibimiento de los niños ha sido increíble, y nos hemos abrazado tan fuerte y han llegado a mi con tanto ímpetu, q alguna vez me han tirado al suelo y hemos acabado los 3 por el suelo muertos de risa... Benditos recibimientos q acaban con el cansancio de los papis y nos llenan de felicidad. Deberían durar toda la vida... Por ley! ;-)

    ResponderEliminar
  14. Mi hijo de 5 años todavía me abraza y se cuelga
    "estilo mono" en mí. Me encanta y de me cae la baba...

    ResponderEliminar
  15. Es uno de los mejores momentos del día...

    ResponderEliminar
  16. Ay!... yo me muero sólo de la sonrisota con la que me recibe mi peque en la cuna cuando subo las persianas y le digo "Buenos díiiiiiiiiiiias!!"

    Hay que disfrutar cada momento, que está claro que pasan muy rápido :-)

    ResponderEliminar
  17. bueno, que puedo decir... tengo dos varones de 12 y 16 años y aunque ya no son unos bebes de igual manera me reciben al llegar a casa con un gran beso y un abrazo y eso no tiene precio, tanto mis hijos como mi marido se desviven en atenciones me siento una reina.

    ResponderEliminar
  18. Tienes razon, hay que disfrutar esos momentos como si fuera el ultimo dia de tu vida. La primera vez que llegué a casa y nadie llegó corriendo para agarrarme por la cintura, para casi hacerme perder el equilibrió, fué una bofetada sin mano, que me hizo quedarme unos tres segundos sin respiración. Pequeña desolación.

    Me quité los zapatos, colgué el bolso...

    ResponderEliminar
  19. Yo creo que para las madres trabajadoras este momento vale más que el salario que ganamos...

    ResponderEliminar
  20. mi marido hacía lo mismo cuando se vino a vivir conmigo!!! ahora lo hace mi hijo de tres...

    manuelassecret.blogspot.com

    ResponderEliminar
  21. Mi chikitin de 19 meses, cuando llego a casa no viene a abrazarme pero si que se pone a hacer tonterias y a tirarse por el suelo,a saltar y a chillar como un loco totalmente nervioso y sin parar de reirse, supongo q cada uno tiene su forma de expresar sus emociones.jeje, yo me parto cuando lo veo.

    ResponderEliminar
  22. habla un padre que parece que no somos los habituales. y si luchamos aunque sean un poco mas mayores porque sigan haciendolo? y si somos nosotros los que corremos a sus brazos nada mas entrar en casa, y dejamos el resto de cosas, y problemas que solemos traer a casa, para solo entrar y alimentarnos con su sonrisa? no hay mayor estimulante ni mayor carga de "pilas" que su abrazo y su beso

    ResponderEliminar

Compártelo