viernes, 27 de mayo de 2011

El discreto encanto de las repeticiones, o porqué me gusta jugar a La nena no está.

Es bien sabido que a los niños les encantan las repeticiones. Hacer las cosas una y otra vez. Cuantas más veces, más les gusta. Y tengo que confesar que a mí también me gusta -de vez en cuando- sumergirme en ese bucle. Qué mejor manera de romper con la lógica, con la realidad, con el ritmo frenético en el que estamos inmersos que ponerse a repetir una y otra vez cómo hacen los animales (por cierto, ¿alguien sabe cómo hace el cocodrilo o la jirafa?). O a mostrar dónde están todas y cada una de las partes del cuerpo. Que no me canso de verselas señalar a la niña de mis ojos. Y sus ojitos se señala cada vez que le pregunto donde los tienes. Y luego me señala los mios, y casi me saca uno con su dedo regordete. O a jugar a 'La nena no está'. Para que se tape la cara con sus manos rechonchas y morenetas. Y se parta de risa con la cara medio tapada mientras yo finjo que la busco por la habitación. Y luego chille 'tas' con su lengua de trapo y 'reaparezca' ante mí como por arte de magia. Y de verdad que no me canso de hacerlo.

13 comentarios:

  1. A mi me encanta cuando jugamos al fútbol y al meterme un gol me abraza como si hubiéramos ganado el mundial. Me derrito vamos, es que me arrodillo para que el abrazo sea más fuerte

    ResponderEliminar
  2. Lo cierto es que esos son los pequeños momentos de disfrutar con ellos. Como cuando te pones a dar besos sin parar "ahora te toca a ti... ahora yo" y así hasta que dice "ya vale mamá" ;)

    ResponderEliminar
  3. Son esos pequeños momentos únicos que se disfrutan un montón. Como cuando nos damos tanda de besos sin parar y "ahora te toca a ti... ahora yo" y así hasta que dice: "ya vale mamá" ;)

    ResponderEliminar
  4. Es que mira que es bonito¡¡¡
    ;D

    http://lascosasdemipitufo.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  5. Mis cocodrilos hacen clap-clap y a la girafa la he convertido en un caballo estiloso (así que "galopa")... en fin... después de haber tenido que poner sonidos a los cangrejos, ya paso del realismo educativo ;)

    A mí lo de que repitan las cosas 50 veces me encanta, sobre todo cuando lo que repiten es tirarse por el tobogán y yo me puedo sentar... 5 minutos? :)

    ResponderEliminar
  6. Mis bucles preferidos con mi chiquitina de 2 añitos consisten en que ella se señala un ojito, luego el otro, la frente, una oreja, la otra, la boquita, el cuello, un moflete y el otro... y cada vez mami le da un besito en el sitio que se señala, y vuelta a empezar... son los bucles más maravillosos del universo!!

    ResponderEliminar
  7. Precioso. Debe de ser del gen humano je je...

    ResponderEliminar
  8. Ayyyyy, aprovechemos ahora que son dos días.... qué rápido se hacen mayores.

    ResponderEliminar
  9. Esos momentos son tan maravillosos verdad??

    ResponderEliminar
  10. Yo tampoco me canso.. pensar que los momentos mas alegres no necesitan dinero sólo amor y tranquilidad

    ResponderEliminar
  11. Si es curioso como pueden pasar una hora entera escondiendose justo delante de ti... A mi tambien me gusta.
    Por cierto la jirafa, diria que es el unico, pero no he revisado pero es de los unicos mamiferos que no emiten ningun sonido. Esto de debe a la su cuello, si tuviesen cuerdas vocales (que probablemente las tengan) es muy dificil hacerlas vibrar. Mis clases de zoologia no detallaron este animal ;)

    En cuanto al cocodrilo, "gruaur" vamos como el oso, el leon, el tigre y un largo etc Aunque para nosotros el cocodrilo son las manos imitando las fauces (juntando las manos a la altura de las muñecas y abriendo los dedo como si fuera una boca...)

    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Estupendos esos momentos...

    ResponderEliminar

Compártelo