lunes, 18 de abril de 2011

Sin ruedines

Uno de los hitos de la infancia es el momento en el que se aprende a montar en bici sin ruedines. Digo de la infancia aunque en algunos casos, como el mío, sea más bien la adolescencia. A los 13 años, con la misma altura que tengo en la actualidad, aprendió servidora a montar en bicicleta. Menos mal que mis hijos en eso no salen a mí. El mayor se lanzó cuando le faltaban dos meses para cumplir cinco años. Todo un prodigio de precocidad. Y no hizo falta dejarse los riñones llevando por detrás. Se lanzó él solito. El mediano hizo lo propio este fin de semana (en un día de campo maravilloso, bajo un sol preveraniego y una temperatura ideal que me ha congraciado con el mundo y sus habitantes). Y, con cuatro años y medio, superó la marca de su hermano. También lo hizo solo. Sin hipotecar los riñones de sus padres. Dijo con voz decidida: 'papá, que me quites los ruedines'. El padre, un tanto dudoso, se los quitó. Y el aguerrido ciclista se lanzó al mundo con esa alegría que dan los grandes descubrimientos. Ni él mismo se creía que iba ya tan solo y tan rápido. Pero allí que iba. Gritando: "Ez bellízimo". La verdad que no nos lo esperábamos y nos sorprendió tanta determinación. Al día siguiente, sin embargo, él mismo nos dio su explicación del gran avance: "Poz quería ir zin ruedinez para que M. (su hermanita) no me coja la bicicleta. Ezcondez los ruedinez". Ahí lo entendimos todo.

11 comentarios:

  1. Enhorabuena, nosotros seguimos con los ruedines.

    ResponderEliminar
  2. Momento mágico, sin duda. Mi hija mayor aprendió a los cuatro años recién cumplidos con un grito mucho menos poético que el de tu mediano. Cuando se vio lanzada a toda pastilla por la calle principal del pueblo sin ruedines, soltó a grito pelado, "soy el terremoto de Haitíiiii". Aún me da que pensar.

    ResponderEliminar
  3. Ja, ja, ja, bellísimo!
    Enhorabuena, aunque sea para que no le fastidie la hermanita es un gran avance.
    Ahora aprenden sin ruedines, es curioso.
    Feliz semana!

    ResponderEliminar
  4. Motivación, siempre se necesita una buena motivación. La peli de "Rio" que vi este finde tiene una escena que explica esto muy bien.

    ResponderEliminar
  5. Jajajajajaja, me encanta. Es un chavalín de lo más listo.
    Un besote y feliz días con niños!!!!

    ResponderEliminar
  6. jajajajaja
    que divertido! existen unas bicicletas en el mercado para pequeñines sin pedales... si,si, sin pedales. Solo con 2 ruedas. Asi de pequeños aprenden perfectamente a aguantar el equilibrio y no les cuesta nada el paso a la bici sin "ruedines". No se lo cuentes a la hermanita pequeña....

    ResponderEliminar
  7. Jajaja, menos mal que tus hijos no se llevan solo dos añitos, eso si que hubiera sido un superrecord... Mi hijo este año cumple ocho, y todavía no se ha lanzado, aunque la verdad, es que no son muchas las ocasiones en las que puede disfrutar de la bici.

    ResponderEliminar
  8. jajaja lo que hace la competencia, que gracioso el con sus pensamientos
    besos grandes!

    ResponderEliminar
  9. Además de las bicis sin pedales (bastantes caras y que sólo sirven unos meses) le puedes desmontar los pedales a las de D.... (esa tienda de deportes que tiene bicis a menos de 80€) y así le sirve desde los 3 (con ruedines), pasando por los 4 (sin ruedines ni pedales) y tras un par de días/semanas/meses, según lo que practique le vuelves a poner los pedales, sin los ruedines y aguanta hasta los 6-7... Muy costo-efectivo.

    ResponderEliminar
  10. A nosotros nos recomendaron las bicicletas sin pedales desde bien pequeños. Ayudan al desarrollo psicomotriz de los niños y ocupan muy poco espacio (que también es importante) Ni siquiera tuvimos que utilizar ruedines con el mayor. El pequeño acaba de estrenar su bicicleta berg y está encantado, así que no intenta coger la de su hermano.

    Un saludo!

    ResponderEliminar

Compártelo