lunes, 11 de abril de 2011

Test de estrés para padres

Mucho se está hablando de someter a tests de estrés a las centrales nucleares. Yo creo que también habría que someter a los padres a estas pruebas y al que no lo pase alejarle por un tiempo de sus retoños. Por el bien de todos. Os voy a proponer una. Algo sencillo y cotidiano. Se trata de llevar a uno de los niños, al mediano por ejemplo, al cumpleaños de un amiguito. En el otro extremo de la ciudad. Deberás convencer al padre de la criatura, por lo general reacio a usar el coche en ciudad, de que vayais todos en coche, para luego ir a dar un paseo al campo. Hay que salir de casa media hora antes de la cita del cumpleaños con los tres niños vestidos y el regalo. Parece fácil, verdad? Pues aquí empezamos con los obstáculos, que en una prueba de estrés lo que se valora es la capacidad de hacer frente a los imprevistos (sean tsunamis o rabietas):

  • La Castellana está cortada por una manifestación contra ETA. Eso obliga a dar vueltas por todo el centro de Madrid sorteando las masas. Lo que iba a ser un trayecto sencillo de un cuarto de hora se convierte en un periplo de casi 60 minutos.

  • A los cinco minutos de salir de casa vomita el mediano. A los diez minutos se une el mayor (tan solidario él).

  • Cuando habeis logrado dejar atrás a los manifestantes os dais cuenta de que os habeis olvidado el regalo en casa. Y a un cumpleaños no se puede ir sin regalo, así que dais un par de vueltas por la zona para ver si hay algún sitio donde comprar algo. A los diez minutos, con los niños cubiertos de vómito y el mediano llorando porque él quiere llevarle el regalo que ha elegido él mismo para su amiguito y no otro cualquiera, desistís de la idea.

  • Desecharás la tentación de darte a la fuga, porque lo que realmente te pide el cuerpo es echarte a correr en un semáforo en rojo.

  • Finalmente decidireis agarrar el toro por los cuernos y llevar al niño al cumple sin regalo.

  • Subirás a la casa del cumpleaños con el niño sucio y sin regalo. Y, aquí va la última etapa de la prueba de estrés, te tocará pedirle un cubo de agua y una bayeta a alguien completamente inesperado, pongamos por ejemplo a una ministra, amiga de la madre del festejado, que te abrirá la puerta y te dará un par de bayetas bien escurridas mientras tú no sabes si llorar o aparentar normalidad a pesar de todo.

  • Limpiareis el coche en la calle y subireis todos a la fiesta de cumpleaños como si no hubiera pasado nada. Evitareis daros a la bebida, que sería lo suyo.

13 comentarios:

  1. Dichosa tú, que al menos tienes la "compañía" de tu marido. A mí esas cosas siempre me toca hacerlas sola, porque está trabajando, y cuando después de esos cien mil obstáculos llegas a casa por la noche reventada, encima te dicen, "pero si lo que has hecho es estar por ahí, con tus amigas en el cumple, ¿no?". Y en esos momentos es mejor callarse y no contestar, porque no sabe una lo que le puede salir por la boca...

    ResponderEliminar
  2. Madre mia! Con semejante panorama creo que me doy la vuelta sin más.
    Menos mal que has superado la prueba!

    ResponderEliminar
  3. divertidisima! y si encima, después del esfuerzo, a la media hora tus hijos están en un rincón , les preguntas, y te dicen que se aburren....

    ResponderEliminar
  4. Eres una gran madre. Yo seguro que hubiera salido corriendo en ese semáforo!!!

    ¿A quien le pediste el agua? ¿A Carme Chacón? ¿A Bibiana Aido? ¿A super Leire?

    ResponderEliminar
  5. ¡Por dios! ¡Qué mal lo he pasado! A mí me da algo...

    ¿Alguna pista para la ministra...?

    ResponderEliminar
  6. Bueno, el regalo con decir que le cayó vómito listo. La ministra como está al servicio del ciudadano perfecto. Una pregunta, en el manual del niño que me dieron al nacer pone que en algún momento se empiezan a vestir solos, pero no pone cuando. Esto me empieza a preocupar...
    El jueves mi marido estaba en Amsterdam, yo en el parque con el de 2 y el 3.5 años. El pequeño sale disparado a la carretera yo me lanzo en plancha y me piso un cordón. Me pegué un lechugazo... hasta me mareé. La mano morada e hinchada como un botijo, heridas en brazos y barbilla. Subo a la fiera al coche como mal puedo. Pizza para cenar (abrir ay ay ay pupa y al horno). Hoy tampoco hay bañera, el gel no es de la talla de mi nueva mano... ¡¡¡He sobrevivido un dia más!!!

    ResponderEliminar
  7. Pero a qué fiestas de cumpleaños vas tú con ministras y todo xddd!!!

    ResponderEliminar
  8. Dchosa tu que tienes marido.. yo estoy divorciada... y estos periplos ya los pase alguna vez...y aqui sigo, no soy alcoholica aunque algunas veces es pa hacerse jejejeje
    Y luego preguntan de donde sacamos la energia, para en el trabajo, rendir tanto... en mi caso necesito trabajar y no solo para dar de comer a mis retoños, sino para tener la mente ocupada con otras cosas... pero esto te da la leccion de luego, en el trabajo, no hacer montañas de trivialidades verdad?? :)) y encima echarlos tanto de menos como para estar desdde una hora antes, deseando salir para estar con ellos...
    Besitos

    ResponderEliminar
  9. Eso lo he vivido yo en numerosas ocasiones, con regalos diferentes,cumples distintos y una adolescente dentro del coche, que eso siempre sube nota.

    ResponderEliminar
  10. Como?? no tienes ropa de recambio y regalito de urgencia en tu coche??? Vaya madre perfecta!! Podrias haber hecho un bizcocho casero para ese cumple!

    ResponderEliminar
  11. Esta vida de madres (im)perfecta es como para escribir una novela.. aún no me ha tocado lo de los cumples pero ya estoy sufriendo con el 1er cumple de Sara...de que motivo hacerlo? A quien invitar?, a quién no invitar?, Que ofrecer para los niños? y que ofrecer para los papás de los niños?... a veces creo que simplemente no le voy a hacer nada de nada...pero después me arrepiento..

    ResponderEliminar
  12. Efectivamente es de esos momentos en los que te dan ganas de llorar pero luego cuando lo recuerdas con el tiempo te dan ganas de reirte. Yo tengo dos hijas de 8 y 5 años, las adoro pero a veces te ponen en unas situaciones bastante dificiles y en las que parece que dios te pone a prueba hasta el límite como tú dices. Yo una de las cosas que recuerdo de cuando la mayor era bebé y me quedaba sola en casa cuidándola despues de una cesarea muy dolorosa y en la que me costó mucho recuperarme en todos los sentidos, fue un dia que le tocaba tomar el biberón YA y yo tenía que ir urgentemente al baño. El cuadro era para verlo, yo sentada en el bater con la niña en brazos y dándole el biberón allí! jajajaja

    Beso grande

    ResponderEliminar

Compártelo