jueves, 14 de abril de 2011

La gota que colmó el vaso

El amor de una madre no tiene límites. Es algo universalmente conocido. Algo muy aceptado en nuestro saber colectivo. Pero el de una madre imperfecta (y más aún de una imperfecta confesa) sí. Es limitado. Y se agota. Y con él, la paciencia. Y el aguante. Tiene que haber (y de hecho, hay) un límite a la cantidad de veces que un ser humano (aunque sea una madre amorosa) puede mediar cada día entre dos fieras, a la cantidad de colacaos derramados que limpia cada día, a las veces que arrastra niños al cole, que viste niños que se resisten a ser vestidos, que se resisten a ser alimentados, a ser lavados o dormidos. No sé, serán doscientas, trescientas, quinientas. en un trimestre. Pero tiene que haber un límite. Y yo lo he rebasado. Lo confieso públicamente. La gota que colmó el vaso fue esta mañana, último día del trimestre escolar más largo de la historia de la escolarización, cuando el mediano se negó a desayunar y a vestirse, como ha hecho todas y cada una de las mañanas de este curso escolar.
Será que este año las vacaciones de Semana Santa llegan más tarde. Y ya estamos todos muy cansados. Del mundo exterior. Y de nosotros mismos. Pero a mí se me ha colmado el vaso. Y se ha derramado el agua. Como el colacao.

26 comentarios:

  1. Uff, la verdad es que si...estamos algo delicados ya!

    ResponderEliminar
  2. Ánimo Isabel! a todas nos pasa, es que son terriblemente agotadores...! un beso!!!

    ResponderEliminar
  3. Isabel, me siento tan comprendida cuando te leo. Un beso.
    Rebeca Rus

    ResponderEliminar
  4. Y tanto que hay límites en nuestra paciencia, justo hace pocos días me quejaba de lo mismo.

    ResponderEliminar
  5. Cómo te entiendo. Es que sale una ya cansada de casa, tan tempranito y ya agotada ( sueño a parte) por haber batallado para que se vistan, se laven lo dientes, etc. etc....En fin...

    ResponderEliminar
  6. No lo podias haber explicado mejor! Animo, sientete comprendida! Ya veras como para la hora de ir a recojerlos ya se te ha pasado! ;-)
    http://yoymisminiyos.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  7. Uff no me hables.... ayer después de aguantar dsicusiones, lloros, etc... le dejé jugar a la maquinita (prohibido entre semana) pero no podía más!! vaya trimestre más largoooooooooooooo estamos agotados ellos y nosotros, así que me he cogido la semana santa para volver todos a nuestro seer!
    Besos y ánimo

    ResponderEliminar
  8. Lo que hay que hacer es llevarlo un día al colegio en pijama y sin desayunar. Por un día no le va a pasar nada y el hambre es buena maestra.

    ResponderEliminar
  9. ¡¡¡Animo, Isabel!!! Quedan 4 días para descansar otros 4, ¿o para cansarnos más? Tienes que estar agotada... Yo lo estoy, embarazada de 36 semanas y con una rebelde de 3 años, que está en la primera adolescencia y me tiene desesperada!!! La que me viene encimaaaaa. Pero fuerza, ¡we can! ;) Besos

    ResponderEliminar
  10. ¿Largo? Enero, febrero, marzo, casi toooooooodo abril.

    Esto no ha sido largo, ha sido un dolor!!!

    ¿le has dejado irse sin desayunar? recuerda que por un pienso, no se muere el borriquillo.

    Y mañana vacaciones ¿Qué será peor? jajajajajjajaja

    ResponderEliminar
  11. Es que de vez en cuando se necesita un descanso, y con eso no cuenta un fin de semana en el que al final terminas trabajando el doble, en casa y con los niños. Sino un fin de semana con la pareja, o una tarde sola en un spa, o de compras, o en la pelu, o simplemente tirada en el sofá, pero sola!
    Tranquila guapa, hay temporadas mejores, seguro.

    ResponderEliminar
  12. Ja ja, pues lo peor es que en dos meses verano y tendremos un par de meses para derramar colacaos por la mañana, por la tarde, y antes de acostarse. Tu hijo de tres años no quiere vestirse... El mio de tres años me enteré ayer por la profe que sabe vestirse solo pero en casa parece que YO no le dejo practicar. ¡Ay! madres imperfectas.
    Creamomentos.

    ResponderEliminar
  13. Pero no nos dejes con la intriga! Y qué has hecho?? Porque a mí me gustaría saber qué hacer!

    ResponderEliminar
  14. me siento totalmente identificada.. mi pequeño todas pero todas las mañanas tiene problemas con la leche, con la ropa, con lavarse la cara... dios mio.. y a veces pienso son las 7 de la mañana queda mucho dia que lidiar con ellos.. hay dias que pierdes la paciencia, los papeles...y aun por encima después me siento absolutamente fustrada por haberlos perdido....

    ResponderEliminar
  15. Quien ha dicho que las madres tenemos que aguantarlo todo??
    Los hijos tambien tienen que saber que no pueden hacer todo lo que quieran, la disciplina es buena.
    No te agobies, todo pasa, no lo estas haciendo mal. Besos.

    ResponderEliminar
  16. Quien ha dicho que las madres tienen que aguantarlo todo???
    Los hijos tambien tienen que saber que no pueden hacer todo lo que quieran, la disciplina es imprescindible, aunque suene a antiguo.
    No te agobies, no lo estas haciendo mal, todo pasa y mas deprisa de lo que quisieras a veces. Besos.

    ResponderEliminar
  17. isabel....¡miedo me das!...pero ¿que ha pasado?...no te preocupes mujer. A mi hijo le ha dado por ir pegando mocos por las paredes y a mi niña..después de un año sin pañales le ha dado también por hacerse pis encima y gritar: ¡MAMI SE ME HA ESCAPAO EL PIPI CINCO MINUTOS!...tú entiendes algo?? pues eso

    Por cierto, estoy leyendo tu libro y me encanta.

    ResponderEliminar
  18. Bueno, mi transformación en Hulk ya debe haberme hecho famosa entre mis vecin@s....
    Bufff es que lo del lado zen hay dias que cuesta encontrarlo....

    ResponderEliminar
  19. Mucho ánimo, gracias a ti por ser una madre imperfecta confesa muchas de nosotras nos sentimos comprendidas, yo tengo un niño de 3 y una niña de 5 y es la niña que aún se resiste a vestirse sola(el de 3 aún le visto yo),hasta que un día la paciencia se acabe, la gota colme el vaso...porque el día que eso suceda la llevo en pijama seguro!!!

    ResponderEliminar
  20. Nunca me he sentido más identificada con nadie como contigo al acabar de leer esto.Yo soy las dos cosas, madre y maestra y confieso que ahora mismo es tal el agotamiento que necesito descansar aunque sólo sean diez minutos mientras ven "Gemelas en la cancha" en la tele que debe ser la americanada peor que se haya hecho pero es que hoy hasta me da igual.¡¡¡¡Animoooooooooo!!!! y pa´lante.

    ResponderEliminar
  21. Lo normal es que te pase, pienso yo. Sino serías de otra especie. Las madres tenemos un límite... ¿Será el ya tan conocido "hasta la coronilla"? Besos!!!

    ResponderEliminar
  22. Hola, tengo el mismo problema en casa.... recientemente estoy llevando a mi hijo a una psicóloga y me está yendo muy bien. Déjame una dirección de mail y te escribo ahí y te cuento las recomendaciones. Yo llevo dos semanitas en prácticas....

    ResponderEliminar
  23. Me encanta leer este tipo de post...porque son lo más reconfortante para una que solo recibe lecciones por parte de todo el mundo en plan "no tienes paciencia" "son niños" "es que hay que tener mano izquierda" y bla, bla, bla.
    En estos post, me siento YO, me siento comprendida e integrada. Pero ¿de que planeta es el resto del mundo, entonces? Yo, del mundo madre imperfecta confesa y orgullosa de serlo.

    ResponderEliminar
  24. Je, je... yo las mañanas las llevo bien. Lo peor la hora del baño/cena/dientes/cuento y oraciones.....
    Miro el reloj y pienso que nunca va llegar la hora del "toque de queda".....
    En mi casa el toque de queda es a las 9´15 y es la hora en la que esten como esten se meten en la cama, se apagan las luces y se cierra la puerta...
    Tenias que verlas correr por el pasillo con el cuento en una mano y el cepillo de dientes en la otra para que les de tiempo...

    ResponderEliminar
  25. PERO SON UNAS TERNURAS A PESAR DE TODO,
    UN ABRAZO DE MI HIJITA BASTA PARA QUE SE ME LLENE OTRA VEZ EL VASO DE LA PACIENCIA

    ResponderEliminar
  26. os entiendo muy bien, como madre y maestra. Y para vuestra tranquilidad os dirés que si lo hacéis (llevarlos al cole en pijama) no será la primera vez que lo ven en el cole!! En mi clase una mamá deseperada lo hizo... y muchas se lo agradecieron por el ejemplo (no sé si el ejemplo de la niña que servía para los otros, o el de la madre!)

    ResponderEliminar

Compártelo