miércoles, 23 de marzo de 2011

Visiones infantiles de la guerra

Una vez más la televisión vuelve a traernos la guerra hasta nuestros salones. Al mediano de momento prefiero mantenerlo alejado del mundo real, pero al mayor, ocho años y medio, hemos decidido, poco a poco, irle abriendo los ojos al mundo en el que le ha tocado vivir. Y antesdeayer le expliqué, con palabras muy medidas para que lo entienda, lo que está ocurriendo en Libia. Y estas han sido sus reflexiones:
"¿Y por qué la gente hace la guerra, mamá, si es muy mala? ¿Por qué se disparan cohetes?
"Mamá, ¿verdad que llevar escopeta es de muy mala educación?"

Qué pena que toda esta sensatez se pierda cuando nos hacemos mayores...

11 comentarios:

  1. A nosotros nuestra hija mayor nos ha preguntado que cuando se va a acabar esta guerra.

    Buena pregunta, uno sabe cuando empiezan, pero no cuando acaban...

    Se quedó igual la pobre. Bienvenidos al mundo real....snif

    ResponderEliminar
  2. Qué duro! Afortunadamente mi nene tiene 4 años,..., aún podemos apartarle de todo lo que ocurre.

    ResponderEliminar
  3. Lo duro fue contestar la verdad cuando mi hijo de 7 años me pregunto: "Pero, a lo niños no le dejan ir a la guerra ¿verdad?"

    ResponderEliminar
  4. Mi pequeño de recién cumplidos 5 años, ya me ha preguntado varias veces y aún no sé por qué: "¿verdad que la paz es mucho mejor que la guerra? ¿verdad que la paz es mucho más fuerte y vence a la guerra?"... y claro, le respondo que sí, lástima que no todos los adultos piensen igual...

    ResponderEliminar
  5. Que bonito eso que haces... hay cosas que a veces damos por sentado, y que es mejor explicar... me gusta eso que hicisteis, decidir abrir sus pequeños ojos, a este gran mundo...

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  6. tu pequeño tiene toda la razón del mundo... que pena no poder mantenerlos siempre en la ignorancia verdad?
    besos y sigue así me encanta tu blog!

    ResponderEliminar
  7. Encantada !!!
    Me encantó el blog :D
    K dificil verdad ???

    ResponderEliminar

Compártelo