miércoles, 2 de marzo de 2011

Un día tan tonto como otro cualquiera

El disfraz de Carnaval de uno para este viernes, que todavía le falta la varita mágica para ser un perfecto mago capaz de hacer mucha magia. El disfraz de Carnaval para el otro, que tiene que ser de hombre de Neardental por indicación de los profesores, que supongo quieren dotar de coherencia a esta fiesta integrándola dentro del programa de este curso, pero sinceramente tampoco pasaba nada porque no estuviera la fiesta integrada en el temario y los niños fuera de superhéroes o de piratas como el 90% de los niños del planeta, porque a ver cómo disfrazo yo a este de austrolopiteco en pleno invierno. El disfraz de mariquita que usó el mediano en la guardería y que se lo tengo que prestar a una amiga, así que ya puedo subirme a los altillos a buscarlo antes de que venga a por él. La tarjeta sanitaria de la chica, que le caduca, y también el pasaporte, y tiene que irse una mañana de gestiones, y a ver con quién y cuándo dejo yo a la niña. La cita con el dentista del mayor. La tos de la niña, que sigue tosiendo -aunque menos- a pesar de los consejos de toda la blogosfera (desde aquí millones de gracias, me ha emocionado vuestra respuesta masiva, y efectivamente, la cebolla es eficaz y qué peste, no voy a hacer sofrito de cebolla en varios meses). La megafactura de luz y de agua que acaba de llegar, tan altas que a partir de ahora vamos a hacer una ducha colectiva una vez a la semana, y todos juntos, y a oscuras, y a ver si tengo tiempo de compararla con otras facturas anteriores para ver si de verdad consumimos más o es que ha subido tanto. La tarifa de ADSL que tenemos contratada, que expira a finales de este mes, y que seguro que si no la renovamos nos duplican lo que pagamos. El pescado azul fresco y recién comprado que deberíamos comer una vez a la semana dentro de mi autoimpuesta dieta sanísima y que no logro cumplir porque no logro encontrar el momento de ir a comprarlo. Esto así para empezar es lo que me pasa por la cabeza ahora que he parado de currar para comer. Y de verdad que casi me entra taquicardia. Y no voy a entrar en líos del trabajo, que los tengo y muchos, pero ahora quedan eclipsados por todo el resto (por dios, como me oiga mi jefa...). Y os confieso que hay días, como hoy, que el trabajo casi me sirve de relajación y de distracción. En fin, qué día tan tonto tengo. A ver si se me pasa.

29 comentarios:

  1. Claro, luego se nos olvidan los pañales de uno y ya nos dicen que "la maternidad nos atonta"... JA! Si contabilizasen lo que SÍ hacemos...

    ResponderEliminar
  2. Pero ¿qué es esto? el mío tiene que ir de limón!!

    ResponderEliminar
  3. Ja, con eso de los disfraces alternativos se nos multiplica el trabajo. En la guarde de mi peque no hay que llevar disfraz sino " gorras, pelucas, gafas, telas, colgantes, lo que se os ocurra...." Y en el cole de la mayor el disfraz era " secreto" puesto que se supone que lo hacen ellos, pero un día salieron con instrucciones detalladas sobre como coser hojas de arbol ( naturales o artificiales) en un jersey o chaqueta. Las instrucciones eran para las sufridas madres, claro(y/ o sufridos padres). Pues nada, que yo prefiero que me digan " van de tal o de cual" que es más facil.

    ResponderEliminar
  4. Te doy toda la razón: Yo tambien llego al trabajo y DESCANSO, LITERALMENTE y eso que NO PARO tampoco allí, pero es otro tipo de cansancio y, en mi caso, mucho menos agotador y si algo sale mal no me siento culpable PARA NADA, ya se solucionará....

    ResponderEliminar
  5. Aissss es que con tanto en la cabeza hay días que parece que te va a explotar, anímo!!

    ResponderEliminar
  6. ¿Qué me decís del trauma que supone mirarte al espejo por la mañana y encontrarte con que ese Gremlin que te mira fijamente eres tú?
    Te duchas, te vuelves a mirar y decides que lo mejor va a ser darte una capa de Titanlux, a ver si aquello mejora. Y no, no mejora. Sigues siendo un Gremlin, pero así como churruscao.
    Una vez churrascada, te diriges a despertar a tus niños. Aquí siempre ocurre algo.
    Supongamos que el niño tiene fiebre. Pero no pasa nada ¡¡¡Tú eres una mujer con recursos!!!
    ....recurres a la súplica....y suplicas a la suegra, que se quede con el niño hasta que llegue la canguro,
    ....a la canguro, que venga un poco antes para que se vaya la suegra,
    ....al cielo, que la seguridad social deje de comunicar,
    ....a la 'encantadora enfermera' que te dé cita tarde para no pedir permiso
    ....a tu jefe que te dé permiso porque la encantadora enfermera ha pasado de ti y entre súplica y súplica tú sigues trabajando, así como haciéndote la relajada.
    Y al final del día, nunca antes, te llama tu ocupadísimo marido, y te pregunta ¿qué tal cariño?.
    Cuando te oye rugir como un rinoceronte en celo, recuerda que el niño estaba enfermo y hace ver que no se le había olvidado y te cagas en 'to' lo que se menea...
    Y sales corriendo al pediatra, y llegas por los pelos, y te dice lo del virus, y te manda no se qué medicina, y cuando llegas a la farmacia han cerrado, y llamas a tu marido y le suplicas que cuando salga de trabajar, si no le supone mucha molestia, se pase por una farmacia de guardia, y entonces él te dice 'no voy a poder, es que tengo una reunión', que yo creo que mi marido no vive, ¡¡se reúne!!
    Y le matarías, pero por teléfono no puedes así que decides arrastrarte hasta la farmacia de guardia, y allí que llegas tú con todo colgando:
    - al pequeño que le cuelgan los mocos, el mayor que se cuelga literalmente de tu manga
    - De la sillita cuelga tu bolso, la bolsa del bebe, la bolsa de gimnasia, la bolsa del trabajo, y la mochila del mayor, que ya quisiera Pérez de Tudela, que yo creo que este niño no crece porque la mochila se lo impide.
    Parecemos unos 'sin-techo'.

    ResponderEliminar
  7. Entras en la farmacia y el espejo del fondo te enseña al Gremlin churruscao pero como a trozos porque el maquillaje también se ha 'descolgao' y te suda el bigote como una foca, y te la encuentras a ella…la SUPER-ORGANIZADA.
    La super-organizada es esa mamá del colegio de tus hijos que siempre quisiste ser. Lleva a sus nenes a alemán, a judo, a pintura, al foníatra, a fútbol y a natación.
    ......Y es de las que comen y no engordan, y es delgada.
    ......Y en los cumpleaños del nene, lleva a toda su clase 'un güevo Kinder', que son tres deseos a la vez, y tu niño con su bolsa de sugus, que yo creo que le estoy creando un trauma,...y además prepara la bechamel de las croquetas.
    ......Yo hace tiempo que descongelo las famosas croquetas ¡que le den por culo a la bechamel!.
    ......Y todo esto sin movérsele ni una de las siempre perfectas mechas; porque a este tipo de mujer no le crece el pelo. Yo creo que tampoco 'sudan', pero de esto no estoy segura.
    ......Y tú que intentas recolocar todo lo que te cuelga, y ella y su perfecta hilera de dientes que te sonríe y te suelta:
    'Chica, es que no te organizas, ¿por qué no pides reducción de jornada..?'
    Aquí es donde le soltarías una leche por cada euro reducido por reducir tu jornada.
    Superada la prueba, tus colgajos y tú regresáis a casa. La autoestima decidió quedarse en la farmacia.
    Y bañas a los niños, haces los deberes del mayor, le das la medicina al pequeño, les preparas la cena, se la das y les acuestas y te tiras en el sofá.
    Y para rematar el día, al cabo de un rato, llega tu marido a casa con cara de agotamiento y te dice que no ha parado en todo el día de reunión en reunión en la oficina (ha tenido tres reuniones) y que ha tenido que comer con los compañeros en un restaurante de aúpa y te pregunta 'que qué hay de cena' y que si no te importa preparar a ti la mesa porque él está muy cansado.
    Y ni siquiera te pregunta por el niño, tu trabajo, la suegra, la canguro, el jefe, la enfermera, el médico, la farmacéutica y la super-organizada, y remata diciendo que 'vaya pinta de Gremlin churruscada que tienes con el maquillaje descolocado'; que 'a ver si te cuidas un poco, con la cantidad de tiempo libre que tienes'.
    Y al encender la tele aparece otra super-organizada que te dice:

    'Ausonia, hoy me gusta ser mujer'

    ResponderEliminar
  8. jejeje el mio va de rana, porque el tema es "EL bosque animado", y bueno, es bastante amplio el tema... y el quería ir de rana o de hormiga, al final la rana ha ganado...
    A mi también me pasa, hay dias que cuando me siento en la silla del trabajo y suspiro, ains ya he llegado, hoy por ejemplo.
    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Esto de disfraces en una familia numerosa es mortal!!!, te lo digo yo, menos mal que en el cole este año lo han echo allí y con llevar alguna cosilla ya está, que si no me muero!

    ResponderEliminar
  10. El problema es que las madres hacemos muchas cosas pero a veces muchas son de las que no se notan. Un par de semanas de huelga en casa pondría de manifiesto todo ese hacer silencioso.

    ResponderEliminar
  11. Yo también vengo a la oficina a descansar. Son un millón de pequeñas cosas, pero a veces creo que me va a estallar la cabeza. Y luego, hacer de secretaria también del papi, que me pide que le recuerde ésto y aquello. A nuestras "tonterías" encima no le dan importancia, y eso que "sólo" le dejo los temas de banco y coche. Habría que verle preparando la mochila, pensando en comidas para toda la semana, en citas de médicos, en coser esto, o no sé qué manualidad... Agggghhhhh. Y que nos quede tiempo para depilarnos o hacernos las uñas. Me encantaaaa ser mujer!

    ResponderEliminar
  12. Ay que me he reído con lo del Gremlin!! Esa es la cara que me miraba!

    Y lo de los disfraces es un gran tema. Al mío (al mayor) una vez se le ocurrió ir de Astérix (¿dónde lo conseguiré??? ¿no prefieres ir de Spartacus??). Obvio que se lo tuvimos que hacer en la casa, quedo de pelos y hasta ganó un premio. Tuvo visión el pequeño.

    ResponderEliminar
  13. oyyy! lo que me he reido con tu texto Isabel y con el de la anónima churruscada con todos sus colgajos y súplicas! gracias a las dos!!!

    ResponderEliminar
  14. la "anónima churruscada" es un texto que "circula" hace tiempo. Yo lo leí por primera vez ( creo) en el blog de Sandra Faginas ¿ Tú concilias? ( muy recomendable por cierto) pero tampoco lo escribió ella misma. Creo que pertenece al prólogo o al inicio de algun libro pero no puedo recordar de quien.

    ResponderEliminar
  15. De los disfraces no hablo, que me encabrono. No por carnaval, sino por fin de curso, en el que hay que preparar tantos, como actividades tienen!!!

    Oye, con el pescado azul...el congelado es buenísimo, sale fenomenal y lo compras con la compra normal sin tener que salir de excursión: atún, salmón, pez espada

    ¡Suerte!

    ResponderEliminar
  16. ¡Cómo os admiro! Desde lugo que ser mamá es un trabajo mucho más estresante que cualquiera de los remunerados. Ánimo y pensad en los contentos que van a estar con sus disfraces!!!

    Gracias por el buen rato que me habéis hecho pasar, me he reido un montón!!!

    ResponderEliminar
  17. Días tontos seguramente tendrás todos los días, día arriba, día abajo...

    ResponderEliminar
  18. Muy buenos los post, el tuyo Isabel y el de la anónima que si tiene blog, ya nos podría ir pasando la dirección. Real como la vida misma.
    Y después de todo lo que hacemos cada día, encima nos queda tiempo para preguntarnos: ¿A que huelen las nubes?

    ResponderEliminar
  19. Buenísimo...
    Yo vengo al trabajo a descansar, y que no me lea mi jefe.
    Marta.
    P.D: El mío tiene un cofre con disfrazes de super héroes, pero el tema era el bosque, así que de rana, como otro comentario que he visto. Eso sí, comprado, si me mandan coser me muero, pasado el nivel de botones, estoy suspendida total.

    ResponderEliminar
  20. Efectivamente el texto del Gremlin churruscado circula por Internet pero no sé de quién es aunque lo cierto es que venía al pelo sobre lo comentado por Isabel.

    ResponderEliminar
  21. jajaja que bueno lo del gremlin, todas hemos tenido un dia de esos, mi peque toda la semana pasada malita, con la de cosas que tengo en la cabeza ni me acorde del disfraz y esta mañana su profe me lo recuerda, y quiere ir de princesa, de donde saco un disfraz de princesa, pues nada cuando salga del trabajo dejo la compra para mañana y salgo pitando para el juguetilandia, toma ya otra gasto extra, en fin todo sea por ver su carita un saludo

    ResponderEliminar
  22. en el cole de la mía .. ¡¡¡pirata!!!! es para comerse a besos a toda la dirección a qué sí???

    lo de la luz.. llegó ayer la nuestra.. y ahora, de verdad que sí... algo quiero hacer.. porque es imposible, no hay sueldo que resista esa cantidad... sobre todo, cuando aún así, pasas frío, tienes relojes en toda la casa para no pasarte de tarifa y el resto lo haces en horas de tarifa pero es que, claro, vivir..en mi casa tenemos la mala costumbre de hacerlo las 24 horas!! no solo en la reducida!

    besos

    ResponderEliminar
  23. Voy a aplaudir al cole y a la guardería de mis hijos.
    En el cole, tengo dos niñas, los disfraces los hacen las profes con los niños, utiliza bolsas de basura y pegatinas, cada año un tema,este año tocan los cuentos, así que tendré dos dálmatas.
    Y en la guarde, un niño, el AMPA proporciona el material y algunas madres que pueden los hacen allí para todos (niños y profesoras), este año también toca de Dálmata.
    Gracias, gracias, una mami a la que le resulta dificil llegar a todo.
    P.D. Los dos centros son públicos ¿Tendrá algo que ver?

    ResponderEliminar
  24. Ayyyy, qué alegría me acabo de llevar!!!! Yo que te seguía siempre por YoDona y como lo han cambiado ya no te encontraba, no veas el disgusto que tenía!! Por aquí me quedo a seguir tus aventuras, y más ahora, que estoy embarazada y así me voy mentalizando para lo que se me viene encima, jejeje. El otro día hice leer a mi marido el post de Heroicidades Paternas, para que vaya familiarizándose con sus futuras tareas, y nos tronchábamos de la risa.
    En fin, que me ha alegrado el día encontrarte de nuevo por la blogosfera!!!
    Besos.

    ResponderEliminar
  25. Dios mío, me he pillado con cara de muerta de la risa en el trabajo, no sé si se me ha escapado alguna carcajada.....lo que me he reido con lo de la cara de gremlin, me alegra saber que nos pasa a todas casi lo mismo, eso que yo tengo sólo una y un marido que vale por otros dos. A él, le da por ordenar (como yo no lo hago), pero su orden es desocupo esto y todo lo dejo en otro sitio para que llegue la "mua" y lo coloque, así que aparte del trabajo remunerado y el de casa se me juntan las ordenanzas de mi maridito....reconozco que también vengo al trabajo a descansar. En fin, con respecto al disfraz, en el cole de mi hija van a hacer una careta de payaso, ella esta enfadada, porque quería de zorro.....siempre quiere de zorro, ya le llevaré una para la salida......una que tiene en casa.
    Un abrazo y suerte a todas con los disfraces.

    ResponderEliminar
  26. En el cole y en la guarde de mis hijas tambien hacen los disfraces entre los niños y los profes... Este año toca Bob Sponja para la mayor y bruja para la pequeña. Los dos son centros privados, asi que creo que depende mas del centro o del profesor que del tipo de colegio.

    ResponderEliminar
  27. Por fin pasó el carnaval.
    ¡ A relajarse todo el mundo!.

    ResponderEliminar
  28. Aparte de reírme muchísimo con tus posts, y el famoso gremlinquenosabemosdedondehasalido, ¿no sabéis lo del bono social para la luz?. No es que te ahorres mucho, pero para familias numerosas sirve, y lo mejor es que por lo menos no te aplican las subidas. Lo que no sé es si no te las aplican desde la fecha en que se aprobó, o desde que tú lo solicitas...

    ResponderEliminar
  29. Mucho me temo que todas las mamis que también trabajamos fuera de casa, estamos deseando llegar al trabajo para descansar... aún así no se termina de desconectar del todo, porque o tienes a los peques malos, o estás pensando en la compra que tienes que hacer luego, o en la de lavadoras y planchas que tienes pendientes, o en los disfraces que tienes que preparar, o en los cumples a los que tienen que asistir los peques y en su ajetreada vida social... Y luego alguien se extraña de que se te olvide el móvil o se pasen los días sin tiempo de ponerte el tinte y arregarte un poco... o de que no hayas ido de rebajas.. o de que cuando llegue la hora de ir al gimnasio estés tan agotada que sólo quieras ir a dormir y que le den al gimnasio...

    ¡¡Pero qué felicidad de niños!! No los cambiaría por nada del mundo, no hay nada mejor que ver sus caras de ilusión.

    ResponderEliminar

Compártelo