martes, 8 de marzo de 2011

Sobre la culpa

A la madre imperfecta le gusta su trabajo. Le gusta viajar. Le encanta conocer sitios nuevos, nuevas personas. Le gusta ir al cine. Y de compras, le gusta comprarse ropa. Y zapatos, y elegirlos bien, disfruta acechando sus tiendas favoritas. Le encanta quedar con sus amigas. Ver gente. Salir. Escuchar música. Hacer senderismo. Nadar. Y sin embargo, sin embargo, no hay vez que se disponga a hacer algo de cualquier esto (robando media hora a la comida, o escapándose un sábado por la mañana) que no se plantee si, ahora que ha terminado por fin de trabajar, no debería mejor quedarse con los niños, que no piense si es verdaderamente imprescindible salir ahora. No hay vez que la culpabilidad no le atormente. Y le fastidia, y mucho, pero no puede evitarlo. Y así trata de pasar con sus hijos todo pero todito el tiempo libre que le deja su trabajo. Casi no va al cine. Casi no viaja. Casi no va de compras. Queda poquísimo con sus amigas. Rechaza cualquier viaje no obligatorio que le surja en el trabajo. Ha dejado prácticamente de hacer ejercicio. Se compra ropa dos veces al año, deprisa, a tiro hecho, sin mirar más de una tienda.
Y sabe que debería vencer ese sentimiento de culpa (¿dónde y cómo se lo inocularon? ¿será un efecto secundario de la epidural?) por 'abandonar' a sus cachorros durante un rato, que tampoco pasa nada. Debería vencerlo y salir. Y hacer más cosas. Y cuidarse más. Y hacer más ejercicio, porque una madre en forma es una madre mejor. Y lo intenta, pero le cuesta mucho.
Y luego, claro, no le ayuda nada que caigan en sus manos artículos que fomentan justamente esa culpabilidad como uno que leyó hace unas semanas y que aún rumia en su interior, un reportaje en elq ue se hablaba de las consecuencias que puede tener para los hijos el que sus padres, atareados con sus trabajos, no pasen suficiente tiempo con ellos.
http://www.elpais.com/articulo/sociedad/tienen/todo/excepto/padres/elpepisoc/20110214elpepisoc_1/Tes
El típico artículo que si lo lee un hombre comenta, 'vaya, pobres chicos'. Y que si lo lee una madre deja de salir de compras o de quedar con las amigas como poco en lo que queda de año...

29 comentarios:

  1. Me pasa exactamente lo mismo que a tí, pero después de un año y medio, mi marido y yo hemos decidido dejar al niño un día a la semana con alguien para poder hacer algo juntos, tranquilos, aunque sólo sea para ir al cine un par de horas o para salir de compras sin agobios.
    Me ha costado mucho, porque es verdad que se crea una especie de "dependencia" de los hijos que te hace sentirte la única responsable de ellos, y no pensamos en delegar o en tener algo de tiempo sin ellos.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo contigo y el sentimiento de culpabilidad. Y sobre el artículo, pues que es la triste realidad. En mi caso, dado que el trabajo de mi marido (autónomo) es muy absorbente, hemos decidido que yo solamente trabaje a tiempo parcial. Con tres hijos menores de 8 años no hay otra opción. Y si las vacaciones son más cortas, y si tienen que heredar ropa, y si no tenemos ni Wii, ni Iphone ni MP4 ni nada de eso....pues no pasa nada, y somos tan felices. Pero estoy harta de oir a madres en el cole decir lo del "tiempo de calidad", que se reduce a llegar a las 8:30 a diario y dedicarles un rato el sábado por la tarde (y no es que estén fregando escaleras para alimentar a sus hijos, que esa es otra historia y yo también lo haría si me hiciera falta....). Enhorabuena por tu blog

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo, como tu, pienso que debe de ser un efecto secundario de la epidural, a mi me cuesta la misma vida cada vez que planeamos algo sin mi pequeña, tanto que la mayoria de las veces cambiamos los planes para hacer algo juntos los tres, mi marido es igual que yo, su frase es "nos vamos a gastar x euros los dos solos en salir a cenar y si lo dejamos y el domingo nos vamos a almolzar con la peque", en fin poco mas que añadir, un saludo y me encanta tu blog

    ResponderEliminar
  4. Pues mi madre solía decir "mejor egoista y feliz que altruista y amargada"... si el tiempo que pasas con tus hijos no es tiempo en el que estés contenta mejor coger el portante e irte a dar una vuelta. Cuesta, sí, pero es lo mejor... yo lo intento (claro que yo tengo un niño y no tres, entiendo que tu situación es más complicada) pero cuando vuelvo de ir al cine con una amiga o de dar una vuelta sola el enano me echa un poquito de menos y se me achucha como un peluchín... Ánimo Isabel! un beso

    ResponderEliminar
  5. Chorradas!!! leemos y escuchamos cantidad a diario. Por experiencia propia te digo que todo en la vida no es cuestión de cantidad sino de calidad.
    Mis hijos no se plantean esas tonterias, saben que mamá trabaja mucho y que está con ellos siempre que puede pero que mamá también tiene derecho a sus ratitos de intimidad y de ocio como cualquier persona, cómo ellos mismos. Igual que les llevo al cine, también mamá puede ir a comprar lo que necesita para ella misma. Y a cenar con papá, aunque sea muy de vez en cuando.
    La educación de los hijos debe ser sana y acorde con la vida. El único pero que pongo a esto es que me hubiese gustado contar con la posibilidad de dejar de trabajar en sus dos primeros años de vida. Para disfrutar más de ellos y cuidarme un poquito más. Si mamá está bien y descansada es mucho mejor para ellos. No creeis??? evidentemente cuesta dejarlos para hacer algo "nuestro" pero porque trabajamos demasiado y siempre parece muy corto el día para estar con ellos. Que realmente son, por lo menos en mi caso, lo más importante de mi vida.
    Un besote,

    ResponderEliminar
  6. Yo creo que hay un término medio entre lo que señala el artículo y lo que comentas tú de irte a nadar de vez en cuando, irte de tiendas, o salir a cenar con tu marido.
    Desde luego, a algo hay que renunciar siempre.
    No se puede ser profesional de súper éxito y ver a tus hijos toda la tarde. No en esta sociedad.
    Así que, la vida, como siempre, nos obliga a elegir.
    Injusto? Sí. Pero cuestión de prioridades.

    ResponderEliminar
  7. Sí y no. Yo al principio era de la opinión de que los niños deberían encontrarse a su madre cuando vuelven del cole en vez de estar en manos de una tata. Y corría, y casi me mataba en la moto para llegar de una parte de la ciudad (trabajo) a la otra (casa y cole) para llegar a recogerlos. Mi marido y yo sólo nos veníamos entre tareas: que si llegas del trabajo y sacas al perro mientras yo vengo del futbol con los dos pequeños antes de recoger a la mayor de clase de Fagot. Pero un día me senté y ese día comí con las dos manos, sin tener que ir abrochando unos zapatos mientras mezclaba la pasta y la salsa. Hemos buscado una chica que está con ellos dos días desde la salida del cole hasta las 8, sólo dos días, y soy otra persona. Soy mejor madre, mejor mujer, mejor amante...

    ResponderEliminar
  8. No es efecto secundario por la epidural, que yo en mis dos últimos partos no la tuve (pero porque no dio tiempo, eh!) y me pasa lo mismo. Y eso que no trabajo fuera de casa y me paso tooooooodo el día con ellos.

    En fin, el artículo creo que tiene razón, pero presentan casos un poco extremos y, claro, se nos pone la piel de gallina. Pero esos padres del artículo me parece a mí que de culpa poca, así que no te atormentes, que no es tu caso ;)

    ResponderEliminar
  9. Tienes mucha razón en lo que cuentas pero es muy necesario que las madres nos demos esos momentos de "dispersión productiva". A la vuelta estamos de mejor humor y los niños lo agradecen. Yo hago una horita de ejercicio a la semana (sólo una hora consigo arañar en mi tiempo libre) y a pesar de que el enano me dice "mamá no te vayas" sé que es bueno para mi espalda, para mi psiquis, para reducir mi estrés, para mi paz interior. El resto de las tardes son para él. No se puede quejar.

    ResponderEliminar
  10. También es verdad que cuando son más pequeños demandan más nuestra presencia y conforme van creciendo van conquistando sus espacios de independencia de mamá y de papá. Y sospecho que entonces (que ya tendremos más tiempo para tiendas, deporte y vida social) echaremos este tiempo en que querían estar sólo con nosotros.

    ResponderEliminar
  11. Me pasa exactamente igual. Cuando no estoy en el trabajo (gracias a Dios sólo de mañana), estoy con los niños, pero cuando 1 vez al semestre voy a la pelu, o a depilarme, siento que los estoy abandonando... y como tengo el mismo sentimiento de culpa si los dejo con una niñera para ir al gimnasio 2 horas a la semana, pues no voy, y como no puedo ir de compras, pues no compro, o recurro a las tiendas on-line. Y siempre hay que aguantar a alguien insufrible de los que tienen que dar lecciones al mundo de todo lo que hacen bien y una hace mal... qué cruz, señor...

    ResponderEliminar
  12. Yo he renunciado a todo eso y mas! No quedo con mis amigos, me vienen (venian) a buscar al trabajo y yo me voy corriendo a casa dejandoles plantados! te sientes doblemente culpable! No pasas bastante tiempo con tu(S) hijo(S) y además dejas de lado a tus amigos!!sin hablar del resto!

    ResponderEliminar
  13. Acabo de leer el articulo!! Parece que los padres trabajamos para mantener un buen nivel de vida cuando en realidad muchos de nosotros trabajamos mucho para sobrevivir , no ganamos para mas y pasando todo el dia fuera de casa!

    ResponderEliminar
  14. El articulo de El Pais, tremendo... historias que te hacen plentearte muchas cosas y que te achuchan un sentimiento de culpabilidad enorme. Isabel, tu articulo ha dado en el clavo - ya ni me acuerdo cuando fue la ultima vez que fui de compras para mi sin prisas ni agobios. Internet, bendito internet con el que que encuentras la talla que te va bien en la tienda 'x' y te lo llevan a casa, ole! Yo tengo la suerte de tener a los suegros muy cerquita y se pueden quedar con el peque por la noche - le metemos en la cama y aprovechamos a salir al cine o a cenar los dos solos.

    ResponderEliminar
  15. A mi me resultaba más fácil cuanto más pequeños eran.Ahora con 5 y 7 años me acribillan a preguntas cuando los dejo, bien sea por trabajo o por cena romántica( como yo les digo cuando me voy)Y eso que intento compaginar el trabajo con buscarlos al cole, actv. extraescolares, cumples, etc...Pero hoy en día es inevitable y a veces hasta aconsejable tenerlos que dejar un ratito (solo un ratito) en manos de abus, o tíos, o nana...

    ResponderEliminar
  16. Es cuestión de organizarse...diría la SUPERORGANIZADA

    ResponderEliminar
  17. Me gusta mucho tu blog, no dejo de leerte aunque casi nunca comente.

    ¿La culpa? Es muy normal. Lo que pasa es que en nuestra sociedad el tema del feminismo nos echó encima la carga de ser profesionales exitosas pero sin dejar a un lado las obligaciones maternales y del hogar, entonces ¿cómo no sentirnos culpables?

    Personalmente cuando empiezan a aflorar esos sentimientos me pongo a pensar que antes de casarme y tener hijos fui soltera, salía de rumba, compraba ropa tranquilamente, iba al gimnasio. Ahora con dos hijos y pensando en un tercero, sé que mi labor principal es educarlos bien y acompañarlos el máximo tiempo posible. ¿Qué es bueno y necesario sacar tiempo para uno? Claro, pero de vez en cuando y sin remordimientos.

    ResponderEliminar
  18. Hay una serie de gente que si no haces lo que ellos consideran correcto buscan la manera de culpabilizarte: si no estás todo el día con los hijos, debes pertenecer a ese otro extremo que trabaja por placer y lleva los hijos a internados y si no duermes con ellos y los llevas en brazos todo el día, debes ser de las que los dejas llorando hasta que se desgañitan.
    ¿Por qué cuesta tanto situarnos en un punto medio?
    Por cierto, eso del cine, ¿qué era?

    ResponderEliminar
  19. No me he leido el artículo ni pienso hacerlo! porque ya tengo bastante con atormentarme yo solita para que encima me lo confirmen de alguna manera!
    No salgo, si voy de compras, lo hago de 3 a 4 de la tarde y luego como en 5 min como un pato, vamos sin masticar, pero no es que vaya de tiendas... noooo voy al super, y mil cosas mas que para que te voy a contar si ya las sabes de sobra, y me encanta mi trabajo, y lo hago bien pero no puedo evitar TODOS los días cuando salgo por la puerta si no sería mejor quedarme en casa con el??o irnos en plan hippie a un campo, o yo que se!
    Bueno, que deliro ;)
    Besos!

    ResponderEliminar
  20. Estoy con mis hij@s (3)todo el tiempo salvo el del cole, 5 horas, tienen jornada continua que coincide con la mía laboral.
    Así que intento hacer cosas cuando el autónomo padre de mis hijos puede encargarse de ellos, ir al teatro, cenar con amigas,... Y eso me revitaliza para enfrentarme a los momentos en los que creo que no puedo más.
    Ah no todo es perfecto, mi carrera profesional ja, ja está en el subsuelo, mi título universitario en un cajón y mis posibilidades a futuro....
    Pero bueno ser padres es replantearse la vida con otras prioridades y las mías las tengo claras mis hijos y mi pareja. Lo otro digo yo que antes de la jubilación a los 67 igual me da tiempo a hacer algo más

    ResponderEliminar
  21. Cuanta verdad en todos estos comentarios. Yo tengo dos peques, que como para todos, son lo mejor que me ha pasado en la vida. Pedí excedencia con la mayor y ahora con la peque que tiene 10 meses también, pues bien a pesar de estar todo este tiempo dedicada plenamente a ellas me sigue pareciendo poco y como muchas comentais, siempre que salgo sóla para hacer alguna cosa me siento como si las abandonase y no estuvies haciendo lo correcto. Desde hace un mes voy a jugar una o dos horas al padel y el otro día me sorprendí a mi misma pensando si la gente me juzgaría mal por hacerlo, tremendo........... Yo creo que desde que eres madre ese sentimiento no te abandona, dediques el tiempo que dediques pues siempre nos parece poco. Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. Ese es el mal de todas la mujeres: la culpa, en especial en las madres, que si trabajas te sientes culpable por no pasar demasiado tiempo con los hijos, y que si no trabajas y estas con ellos, te sientes cumpable por no aportar economicamente al hogar o bien cumplable por postergarte profesionalmente.... A veces creo que las madres tenemos la culpabilidad en el adn...

    saludos

    ResponderEliminar
  23. Si eres una mujer feliz seras una mama mas feliz. Esa es mi consigna. Mi trabajo, ver a mis amigos de vez en cuando, salir de compras y salir con mi marido me hacen una mujer feliz y en el tiempo que dedico a mis hijos me siento feliz y plena y ellos lo disfrutan doblemente. Calidad antes que cantidad.

    ResponderEliminar
  24. Que razón tienes!!

    yo también me siento culpable, muy a menudo! soy una madre imperfecta, y aún así, como cuesta sacudirse de encima la culpabilidad...

    Me ha encantado tu blog!

    Seguiré leyéndote!

    un saludo,

    Marta

    ResponderEliminar
  25. ay yo aprovecho cuando su padre se puede quedar con ellos.
    Y entonces pues quedo con amigas para tomar un café o unas cervezas, o me voy de compras, y me voy tranquila porque están en las mejores manos y se quedan encantados de la vida.
    Algunas no tienen ni esa suerte porque sus parejas trabajan hasta muy tarde o porque son ellos los q se cogen todo el tiempo del mundo.
    Y ya no es por egoismo, es por el bien de mis hijos, q el otro día el mediano (6 años), me dijo: "mamá ¿por qué no te das una vueltecita? (así me vería de quemada el pobre).

    ResponderEliminar
  26. ¡Uff! Conozco muy bien esa sensación de culpa. De hecho llevaba mil años sin ir a la peluquería... Pero curiosamente, no sé si también les pasa, esa sensación a veces se mezcla con una de madre extremadamente protectora. Con mi segunda hija cogí una excedencia larga y al incorporarme tengo media jornada. Y noto que muchas veces, parece que me tengo que disculpar por pasar tanto tiempo con mis hijos. Y me pasa sobre todo con otras mujeres. Alguna compañera de trabajo me dice: pues yo fui a trabajar con contracciones... y cosas de ese estilo. Tenemos mucho que aprender de otros paises...

    ResponderEliminar
  27. Coincido contigo plenamente. También dejo todo por estar con ellos y si no lo hago me siento maaaalll, no encuentro horario para hacer gimnasia, ni para la peluqueria, ni para un ratito con amigas, incluso mañana me operan y me siento re culpable de no poder estar con ellos, quizas ellos tengan unas vacaciones cuando no estoy jajaja

    ResponderEliminar
  28. Así somos muchas mujeres, no todas, nos sentimos culpables por todo, yo diría que es también exceso de responsabilidad y perfeccionismo. Y que brutalmente cierto es lo que alguien ha escrito sobre "Egoista=feliz y Sacrificada=amargada". Hagamos lo que hagamos, seamos coherentes con nosotras mismas y felices con nuestras decisiones!.

    ResponderEliminar
  29. Me ha encantado el post, por desgracia está lleno de realidad... Maldita culpabilidad ... Si es que aunque nos pensemos que la sociedad ha avanzado mucho en realidad para lo importante lo ha hecho bien poco.

    Mil besos guapa!

    Laura
    MY WELLNESS LAB
    www.mywellnesslab.blogspot.com

    ResponderEliminar

Compártelo