jueves, 31 de marzo de 2011

Cosas que siguen pasando

Me cuenta una amiga, madre de tres hijos pequeños como yo, que en el centro de la gran ciudad a eso de las siete de la tarde (hora en la que día tras día, prácticamente sin excepción, servidora se arremanga y se dispone a iniciar la dura faena vespertina) la gente sigue saliendo del trabajo y se sigue yendo a tomar algo, normalmente alcohólico, en uno de esos lugares que han proliferado bajo el nombre de afterwork, y que a mí se me antoja una marcianada total porque para mí no hay afterwork que valga, o entra en una tienda a echar un vistazo de la ropa que toca llevar esta primavera, o tiene reuniones de trabajo en hoteles, o pasea por las calles abarrotadas. Y me asegura que sí, que hay mucha gente. Y qué quereis que os diga, que estas noticias del mundo exterior no dejan de sorprenderme, porque a veces, metida como estoy en mi burbuja o en mi túnel de la crianza, pienso que el mundo se ha detenido, y por eso me sorprende que sigue girando, y que a esas horas críticas del atardecer haya vida más allá de los pañales, los baños y los purés.

25 comentarios:

  1. Hace poco descubri que despues de las 9 , sigue habiendo gente en la calle!!!

    ResponderEliminar
  2. uff, yo no recuerdo el ultimo dia q fui de tiendas tranquilamente....

    ResponderEliminar
  3. E incluso gente que va al cine...

    ResponderEliminar
  4. Es crudo... pero es cierto... la vida sigue igual (para otras) como decia aquel papá de tropecientos hijos ;o) animo chicas... cuando crezcan y sean independientes...aún seremos jóvenes jajajajajajaja.

    ResponderEliminar
  5. Ja ja, yo tambien tengo tres niños de 5, 3 y 11 meses y amigas solteras. lo que significa que pensar en las veces q quedan a tomar un bocadillo, jugar al padel (qué es eso), estreno de un corto(?????) me hace morirme de la envidia, buena, epro envidia al fin y al cabo.

    ResponderEliminar
  6. Ay Isabel, ¡como te entiendo! Estos niños nos absorben, y mira que hago lo posible por que no pase pero... hay cosas que son irremediablles.

    ResponderEliminar
  7. Antes de tener hijos después de trabajar hasta las 8 de la noche te podías ir a tomar algo con los amigos, comprar o sentarte tranquilamente a ver la tele en casa hasta la hora de la cena.
    Ahora salgo antes (7:30 h.) y ya voy de cabeza con baños y cenas y aún así no conseguimos que se duerman antes de las 22:00 h.
    Todo pasa, a pesar de todo disfrutar de ese tiempo tb porque no vuelve y lo echaremos de menos aunque no tengamos vida social.

    ResponderEliminar
  8. Hace unos meses salimos mi marido y yo un sábado a chueca, al cumple de un amigo. Según íbamos por la calle, yo iba alucinada ¡mira cariño, qué de gente! ¿¡habrá algo especial hoy?!, "no cielo", me dijo " es que es viernes, el mundo no ha dejado de funcionar porque nosotros tengamos niños". Me quedé anonadada, yo que tanto he salido de marcha por Madrid, parecía sacada de una peli de Paco martínez Soria...

    ResponderEliminar
  9. El otro día mi marido y yo pasamos por delante de un restaurante al que solíamos ir cuando no teníamos niños, y que siempre estaba abarrotado: "Fíjate como se nota la crisis, que no hay nadie cenando" le dije yo, a lo que él respondió: "Cariño, SÓLO SON LAS OCHO"... ¡Y nosotros ya volvíamos tarde a casa para bañar a los niños!
    A veces me siento de otro mundo...

    ResponderEliminar
  10. El otro día salí a cenar con unos amigos y aluciné con la cantidad de gente que hay en la calle y lloviendo!jajajajaj a las de la noche!!!

    ResponderEliminar
  11. ains, eso dicen... la gente hace sus cosas y ahora que ha llegado el buen tiempo da mas envidia todavía! el otro día mis suegros nos invitaron a cenar a una feria de la cerveza y me pareció LO MAS!!!! jajajaj antes no hubiese pisado eso ni muerta pero necesitaba tomarme una cerve aunque fuera con suegros y niño,
    besos grandes!

    ResponderEliminar
  12. Es cierto, es una etapa absorbente,,, pero creo necesario que durante este trayecto por el "túnel de mama de 3 pequeños" existan huequitos de luz, que me recuerden que soy mujer, esposa, amiga, hermana e hija.. así que a darnos un poquito de tiempo... se escribe fácil,, en la práctica es casi un parto!

    ResponderEliminar
  13. Jajaja!!! Eso cuentan, eso dicen, pero yo tampoco no me creo que haya vida más allá de las ocho de la tarde...

    ResponderEliminar
  14. Fantástico fantástico fantástico blog...Quiero añadir otra perspectiva: respecto al post de hoy debo admitir que me dais cierta envidia. Acabo de empezar un trabajo nuevo. Llevo un mes y me encanta, pero aún no organizo mis horarios como quiero y me doy on un canto en los dientes cuando llego al baño de Jaimito que tiene un año. juegos baño masaje y Jesusito de mi vida son un momentazo!

    ResponderEliminar
  15. Maternidad. Sust.Fem. Dícese de ese estado de la mujer en el que se trastoca radicalmente el funcionamiento del cuerpo y mente de tal forma que las ocho de la tarde se convierten en madrugada profunda.

    ResponderEliminar
  16. ¿¿¿¿eso que cuentas es verdad????? ;)

    ResponderEliminar
  17. Yo es que ya ni de tiendas voy, ni siquiera para la ropa de la nina. Por suerte todo se puede comprar por internet, despues de las 10 de la noche :)

    ResponderEliminar
  18. que bueno! que verdad! yo, que era cosmopolita hasta la medula, ahora parezco Paco Martinez Soria en la ciudad, cuando quedo una vez al mes con mis amigas en Barcelona para cenar... pero si parece Paris o N.York! cuanta vida, cuanta gente, cuanto sitio cool y fashion! pero luego vuelvo al dia siguiente a la realidad de baños ,cenas y a veces gritos de madre siciliana... je,je es lo que toca!

    ResponderEliminar
  19. Tampoco hay que pasarse, a mi me encanta salir con mi hijo con el que, por cierto, me dejan entrar en todos los sitios donde normalmente me apetece ir, ya que los niños no son animales sino personas. Por supuesto que ya no puedes ir supertranquila pero igual que tampoco lo estás en tu casa, siempre hay que estar atenta a ellos pero os puedo asegurar que no me provoca ninguna envidia la gente que sale de copas después del trabajo porque me parece mucho más placentero irme a casa a bañar y dar de cenar a mi hijo y verlo como se duerme abrazadito a mi. La envidia debe ser hacia nosotras que debíamos demostrar que la maternidad es maravillosa y no un lastre, que así nos va. Lo siento si alguien se ofende pero a veces me ofendo yo con tantas quejas.

    ResponderEliminar
  20. yo reconozco que desde que tengo al enano las 9 de la tarde se han convertido en la medianoche de antes, el cuerpo igual de destrozado que si me hubiera bebido hasta el agua de los floreros, y si bien es cierto que el renacuajo me llena mogollón y adoro volverme majareta con y por él, también lo es que echo de menos la espontaneidad de antes para hacer cualquier cosa, ya sean unas copas improvisadas o tocarme las tetas a dos manos en el sofá.
    Pero como dice una buena amiga: "¡pos no haberte acostao!" ;o)

    ResponderEliminar
  21. jajaja,pues ya somos dos!
    me gusta tu blog! me uno a tus seguidoras!
    Te invito
    a conocernos un poquito:
    http://kanguret.blogspot.com

    ResponderEliminar
  22. Me ha encantado lo del "túnel de la crianza", muy gráfico! :-D. Pero tú alguna vez que te vas de viaje de trabajo podrás hacer un afterwork, no?. Los que no viajamos no tenemos escapatoria!.

    ResponderEliminar
  23. A mi el sábado pasado me dijeron:" Hay una fiesta buenisiiiima esta noche!!" Mirada a mi hija colgada en su fular, a mi jersey con olor a potadita y sonrisa de medio lado..." bueno tu de fiesta nada no???
    Ains que tristeza mas grande?..

    ResponderEliminar
  24. Pienso que toda mujer-madre necesita un hueco para ser ella misma, simplemente una mujer con ganas de vivir y de pasarlo bien. Pero también es cierto que a estas alturas de mi vida, aunque ya no tengo que cambiar pañales a día de hoy, estoy tan cansada de todo que llega el viernes y yo sueño con pedir la cena al Foster y ver una peli tranquilamente en mi maravilloso sofá de Ikea y no eso de salir por ahí, maquillarme, tener el pelo perfecto y ponerme tacones que luego odiaré porque me matan los pies, la última vez que salí hasta tarde fue por mi aniversario de boda y lo de tomarnos luego una copita quedó en...vamonos a casa que me explota la barriga (despues de la suculenta cena romántica) en los vaqueros y ya tengo sueño.

    ResponderEliminar
  25. un día nos preocuparemos porque nos piden permiso para volver tarde, entonces será nuestro momento "no vuelvas después que yo" y volveremos a las calles,o a esperar medio dormidos hasta que lleguen.

    ResponderEliminar

Compártelo