martes, 1 de febrero de 2011

Rabietas

Leo con espanto en el periódico que han detenido a un buen hombre por encerrar a su hija de 4 años en un trastero. Digo con espanto, no porque me parezca espantoso lo que ha hecho ese hombre, sino por pensar que el día menos pensado lo mismo me detienen a mí, una de esas veces en que al borde de la desesperación con alguno de mis cachorros hago algo como sacarlo al descansillo en pijama. Antesdeayer sin ir más lejos lo hice con el mediano (cuatro años, debe de ser la edad) a la hora del desayuno por el escándalo que montó. Estaba en pijama, y creo recordar que descalzo. Y chilló que lo debieron de oir todos los vecinos de nuestro piso. No me siento orgullosa de haberlo hecho, pero es que hay momentos que no sé qué hacer con estas rabietas, y menos aún a esas horas intempestivas cuando casi ni me he despertado. Oí el otro día decir e una psicóloga que no hay que contradecir ni castigar a los niños cuando tienen rabietas porque es una manera de reivindicar su independencia. Pues eso, que la reivindique en el descansillo. Y si me detienen pediré a mi abogado que me dejen conectarme a Internet para contároslo.

45 comentarios:

  1. QUE RISA! yo me autodefino en esas ocasiones como mamá siciliana(perdón por las de allí). Grito, me desespero, y eso que intento mantener el control! a veces lo consigo, no les hago caso, mantengo la calma y sobretodo,sobretodo lo que mejor me funciona es no subir el tono de voz. No solo por ellos, si no por mi, consigo así no encenderme más. Aunque más de uno pasaríamos alguna noche en un calabozo por gritos intempestivos... Un ABRAZO!

    ResponderEliminar
  2. ayyy si nos detuvieran a todas no tendrian sitio en las carceles para los verdaderos delincuentes... mi marido se parte de risa porque me dice que me cambia la voz... y es que les queremos mucho pero a veces... en el descansillo u otro lugar lejos de mi es donde mejor estan....

    ResponderEliminar
  3. juas, juas, yo no tengo descansillo, tengo jardin y allí lo saco en plena noche cuando todas las demás tácticas no han hecho efecto.

    ResponderEliminar
  4. Me hace gracia porque yo hago todo lo contrario!! Me voy yo!!

    ResponderEliminar
  5. jajajjaja! genial! si es que cuando se ponen perros es desesperante! yo lo castigo en la cuna o trona de donde no sabe bajar y me voy al otro lado del pisito! se hace lo que se puede! un beso Isabel!

    ResponderEliminar
  6. Bufff me veo ya en esas....los mios tienen 20 meses y ya he tenido más de una vez la tentación.

    ResponderEliminar
  7. Jajajaja, yo a veces tampoco sé qué hacer! Sé que lo mejor es ignorarla, pero es tannn desesperante. A veces hago lo que etiketa, me voy yo, a respirar hondo. Y otras, la encierro en la habitación. Lo del descansillo... lo tendré en cuenta, jajajaja

    ResponderEliminar
  8. Has pensado que eso es humillante para él?. Quizá sea mejor que te retires tú un ratito a descansar como ha dicho alguien ya. Cuando uno siente que su propia madre lo humilla, pues ya a partir de ahí, podemos seguir pensando.

    Ojo!, que entiendo la situación y que a mí tb me dan ganas de lo más grande. Pero los adultos somos nosotros.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Yo suelo aguantar bien las rabietas, le vigilo para que no se haga daño (porque a veces se tira al suelo), pero dejo que se le pase. A veces le hago preguntas para que tenga que pensar y a base de hacerselas ya no se acuerda de la rabieta. Otras veces no funciona nada y tengo que inventarme alguna cosa. Pero yo creo que le echo al descansillo (bueno yo no tengo, al jardín) y se va. Creo que ese método todavía le haría rabiar más.

    ResponderEliminar
  10. Qué risa, hacía tiempo que no reía tanto leyendo un comentario tuyo. De verdad, muy bueno.
    En cuanto a algún comentario que se lee sobre quién humilla a quien, bueno, si nuestros hijos se sienten humillados porque se les saque al descansillo o se les ponga a mirar la pared o se les encierre en el cuarto hasta que se calmen, muchas cosas hemos hecho mal no sólo esa.

    ResponderEliminar
  11. Estoy con yomisma. Para mí echar al niño fuera de casa es humillante y le das la sensación de que no lo quieres. Entiendo perfectamente este tipo de comportamientos, porque estas situaciones son horribles, pero hay que pensar en el niño, en porqué se comporta así y pensar que nosotros somos los adultos.

    Yo todavía me acuerdo de una vez que mis padres, en plena rabieta mía, me amenazaron (también un poco fuera de sí) con que me echarían de casa si seguía comportándome así y del pánico que me entró a que lo hicieran. Es un miedo que cuesta quitarse y que no deseo a nadie.

    ResponderEliminar
  12. Normalmente tus entradas me hacen gracia, pero la de hoy no me ha hecho ninguna. La he tenido que releer para ver si lo había entendido bien. ¿Mandaste a tu hijo de 4 años al descansillo? ¿Y si le pasa algo? ¿Y si se hace daño? ¿No tienes más habitaciones en tu casa, algún sitio donde lo puedas mandar? Momentos de deseperación los tenemos todas, pero yo creo que nunca se me ocurriría echar a mi hijo a la calle, y menos con 4 años. Es que me parece delictivo, de verdad.
    Siento ser tan dura pero me has dejado helada.

    ResponderEliminar
  13. yo tb he sacado al mediano alguna vez al descansillo: de hecho lo saque con mesa y sillita para q acabara los deberes... no creo q el niño se sintiera humillado ni muchísimo menos simplemente se calmó y acabó los deberes en 2 minutos... y a mi me sentó de maravilla.

    ResponderEliminar
  14. La verdad es que coincido con algunas de vosotras, me parece muy feo que tengas esa salida con un niño de 4 años por mucha rabieta que tenga, deberias de ser mas empatica con el y mantener la calma aunque sea dificil, que para eso eres su madre y el espejo en el que se mira....

    ResponderEliminar
  15. Yo lo de sacar a los peques al descansillo no me parece bien. yo lo que hago es ignorarlos y dejarlos llrar retirandome yo a otra habitacion,los llevo a su cuarto e incluso me he tirado al suelo imitandolos...nunca echarlos de casa.Aunque se pase por la cabeza,que pasan muchas cosas en esos momentos...jjj

    ResponderEliminar
  16. A esas madres que les parece humillante sacar al niño al descansillo les deseo suerte con sus hijos. A mi misma me sacaron alguna vez, me amenazaron con la zapatilla y me obligaron a estar delante del plato hasta terminar. Nunca me he sentido humillada por mis padres, al contrario, siempre me he sentido inmensamente querida. Ahora tengo 2 hijos y pienso educarlos como me educaron a mi. Lo humillante son los malos tratos que reciben algunos niños, tanto físicos como psicológicos. No confundamos!!

    ResponderEliminar
  17. Me parece que muchos de los comentarios no son nada afortunados, la verdad es q a este paso no se a donde iremos a parar. Pues yo, leyendolo, me he partido de la risa. En mi caso cuando cojen rabietas paso de ellos olimpicamente, pero creo q si los tuviera q dejar en el descansillo por "unos segundos, noooooooo toda la vida" seguro q la SANGRE NO LLEGARIA AL RIO... hay q tomarse la vida de otra manera.

    ResponderEliminar
  18. Muy bien Julieta, yo pienso lo mismo.

    ResponderEliminar
  19. En mi colegio un padre discutió con la orientadora porque ella le decía que los niños debían tener normas y límites y él (o ella) le decía que eso traumaba a los niños.

    Puaf.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  20. Al final, con todos estos rollos de que los niños se autoregulan solos y sobre todo que todo les traumatiza no se a donde llegaremos! A mi me parece lo más normal del mundo poner normas y limites, y sinceramente me ha hecho mucha gracia tu post!
    Precisamente porque los padres somos la parte adulta debemos poner las normas y no hacer que nuestros hijos acostumbrados a hacer lo que les de la gana no sean capaces de vivir en sociedad cuando sean adultos!
    Ánimo con las rabietas!

    ResponderEliminar
  21. Mis dos tortuguitas mayores entre los dos y tres años me montaron varias rabietas, y siempre en algún sitio público, que es donde más vergüenza da. Me he dado cuenta que fue todo por la edad, todo pasa. Por cierto, acabo de leer tu libro y me ha encantado, lo he comentado en mi blog, pasate.

    ResponderEliminar
  22. Encantada Isabel !!!
    Un placer haberte encontrado, me meo de la risa, juro no volverme a perderme ni uno de tus capitulos...
    También tengo family numerosa y en muchas de tus historias, me veo reflejada. La última publicada hoy El Clicle maravillo invento jajaja k podrás ver en mi blog, Diario de Mam@ al k kon mucho gusto estas invitada...
    Un saludo de una nueva seguidora, ah y me voy a por el libro de cabeza...
    Un saludo !!!

    ResponderEliminar
  23. Bueno, creo que esto daría para un debate o como terapia de grupo.
    Muchas de nosotras hemos pasado por muchas rabietas de nuestros niños y para criticarlas habría que conocer las circunstancia de cada una de ellas. Porque creo yo, que nadie a la primera de cambio abra la puerta para sacar a su hijo al descansillo. Y estoy segurísima que nos traumatiza más la situación a nosotras que a ellos mismos, en esos momentos o quizás minutos más tarde la mente se invade de dudas, preguntas, remordimientos... ¿seré mala madre?¿debería tener más paciencia?¿seré la única madre?...en cambio, a los renacuajos estos cuando se les pasa la rabieta se les olvida todo.
    Yo no considero que sea humillante, y lo digo yo que tengo un recuerdo similar: mi edad entre 6 y 8, mi madre, muy hartica la debíamos tener ese día para que actuara de esa manera, nos sacó al descansillo a mi hermano y a mi. Para nada lo recuerdo como algo humillante, todo lo contrario, encima tuvimos la cara dura de reirnos.
    Otra se dio en casa de unos amigos de mis padres, el motivo no lo recuerdo pero me dio por decirle a mi madre que no me quería, y que no me quería... recuerdo a mi padre, ya en casa, pedirme que me disculpara ante mi madre que estaba muy dolida por mi comportamiento, yo si que la humillé a ella!!!!!!!! Pobreta mi madre lo que ha tenido que aguantar. Me siento orgullosa de la educación recibida.
    Y ahora me toca a mi pasar por ahí!!!
    Por cierto, a mi me gustó el artículo.

    ResponderEliminar
  24. ¿Pero qué hacen tantas madres perfectas leyendo el blog de alguien tan... humano?

    ResponderEliminar
  25. totalmente de acuerdo con Metafrastida.. mi hija está a punto de hacer cuatro y no me atrevo a contar aquí un par de detalles de estos días porque sospecho que a alguien le gustaría denunciarme...

    lo que es humillante es lo que estamos haciendo los padres hoy en día sin enseñarle a nuestros hijos que "así,no" que para no traumatizar todo es "sí, mi amo" y convertirlos en dictadores de su mundo.. que es el nuestro

    Y me imagino perfectamente tu situación... para llegar a ese punto... (enhorabuena, has encontrado el rincón de castigos perfecto... el de mi hija es su cuarto y acaba jugando bbrrrrrr)

    besos

    ResponderEliminar
  26. Pues a mi me ha encantado el post, porque yo también saqué a la mía una vez, y no llegué ni a cerrar la puerta!!! Se acabó la llantera ipso facto. Me encanta tu estilo, y a todos los pánfilos que creen que a un niño de menos de tes años hay que decirle "no molestes" y "vete a pensar", les deseo suerte, porque cuando esos niños crezcan, la van a necesitar. Gracias a pusilánimes de estos que además legislan, tenemos el sistema educativo que tenemos, y así nos va. POrque ahora están llegando a los 25 las primeras víctimas de este sistema, y son una panda de inútiles.....

    ResponderEliminar
  27. A los hijos hay que educarlos, no contemplarlos, Mamás-de-libro!!!
    Isabel, cada día me gusta más tu blog, es como mirarme al espejo!!

    ResponderEliminar
  28. Después de leer este blog durante un tiempo, llego a la conclusión de que mamá contra corriente no haría nada que humillara o dañara a sus cachorros. Simplemente ha compartido uno de esos momentos de desesperación que todas hemos pasado (al menos las que tenemos niños moviditos). Sobre el papel tal vez no quede muy bien, pero es "humano". No creo que vivas en un descansillo peligroso, ¿verdad? Anoche mismo yo tuve que encerrarme en el baño, aborrecida porque era la una de la mañana y el niño (2 años) no quería dormirse ni de coña. Me superaba mi propio enfado. Después de estar ridículamente escondida de mi propio hijo, tomé la decisión de inventarme una historia para "convencerlo" con el miedo. Nunca hubiera pensado que llegaría a hacer una cosa así. Pero la historia del Monstruo de la Escalera que se lleva a los niños que no se duermen funcionó. No veas cómo se agarraba a la puerta de la habiación. "A la escalera o a la cama a dormir". Y se durmió...

    ResponderEliminar
  29. Por Dios!!! humillante??? Madre mía!!! Humillante es que un niño levante la mano a su padre, o pegue en el colegio, o trate mal al prójimo o a su mascota. Para mí eso si que es humillante.
    No está mal que se deje al niño para que recapacite en el descansillo o en su habitación o en el jardín. Por favor!!! que es para que recapacite o piense que lo que está haciendo no está bien.
    Yo nunca les he sacado fuera pero se han quedado alguna vez para pensar y centrarse antes de entrar.
    A los niños hay que educarles y para eso estamos sus padres. Quiero hijos educados y no mimados y tontos!!!
    Gracias!!! me ha encantado este post. Si encuentras un buen abogado, pásamelo

    ResponderEliminar
  30. Acabo de descubrir tu blog y este post me ha encantado!!!! (qué risa al leerlo!)
    Yo no he llegado a dejar a ninguna (tengo 3) en el descansillo, pero porque sólo con la amenaza de hacerlo tienen bastante!!
    Estoy completamnete de acuerdo con los últimos comentarios.... si dejamos que estos pequeños "déspotas" se salgan con la suya a los 4 años, vamos apañados cuando sean adolescentes. A todas esas super madres perfectas les deseo muchísima suerte cuando sus retoñit@s crezcan.
    Isabel, acabas de ganar otra seguidora !!

    ResponderEliminar
  31. Reitero lo dicho por Maba y por Australia...

    A mi hermana y a mi, mis padres nos mandaban castigadas al cuarto de baño ( una para cada baño). Os puedo asegurar que yo no me sentia humillada/traumatizada...

    Lo que me sentia era cabreada por que no haberme salido con la mia.

    ResponderEliminar
  32. Bueno, he vuelto para ver qué más comentarios había y alucino. No soy una mamá de libro, ni una mamá perfecta, ni mucho menos. Riño a mi hijo, me enfado con él, a veces hasta le grito y le castigo en su habitación. Pero no es lo mismo castigar en la habitación o en un baño que echarlo a la calle. Sí, al descansillo, o al jardín, pero fuera de su casa al fin y al cabo. A mi mis padres no me lo hiceron nunca, igual por eso ni se me había ocurrido que haya gente que lo haga..... es que no tengo palabras para describir lo que me parece.
    En fin, como decís, pobre mi niño, sí.... pobre porque tendrá que convivir con los vuestros.

    ResponderEliminar
  33. Ánimo Isabel!, y espero que el descansillo esté "a salvo". Yo una vez dejé al niño "solo" en casa (su padre estaba escondido), por no terminar de vestirse nuuuuuuuuuuunca, y no llegué ni a dos metros del portal. Los gritos eran tales (el muy cuco encima se asomó a la terraza a chillar, que por la puerta de la calle le oían menos), que mi marido no aguantó ni mi trayecto en ascensor, y cuando llegué al bajo el niño ya no chillaba... porque le habían sacado de allí. ¡Qué vergüenza!. Pero algo aprendió. Y todavía no me lo ha echado en cara.

    ResponderEliminar
  34. Yo tambien he vuelto a mirar los comentarios y despues de leer el comentario de Cris, solo puedo decir que no me parece correcto el comentario que hace al final relativo a la convivencia de su hijo con "los nuestros".
    Estoy segura de que su hijo es un niño estupendo y que afortunadamente tiene una madre que tiene un gran sentido del humor ( la prueba es que lee este blog)y se preocupa mucho por él.
    Pero tambien estoy segura que otros niños cuyas madres utilizen unos metodos mas rigidos tambien se preocupan por sus hijos.
    Respetemos la forma de educar de cada madre ,que al fin y al cabo cada una sabe lo que tiene en casa y cuales son sus circunstancias. De esa manera vuestros hijos, nuestros hijos y en definitiva todos los niños podran convivir en armonia.

    ResponderEliminar
  35. Me encanta tu blog.No sólo me siento identificada sino que me rio muchísimo yo sola en el sofá mientras los demás están haciendo los deberes o viendo la tele, a veces miro por encima del portátil y todos me están mirando incrédulos.
    Respecto a la anécdota del descansillo, sólo es eso, una anécdota, no creo que le traumatice al menos no lo hizo con mi hija de 8 años que pasó por la misma experiencia a la misma edad quel tuyo, solo que yo la saqué al descansillo en mitad de la comida de Navidad con 25 personas comiendo en mi casa mirándome como si fuera una degenerada. Pero sirvió para 2 cosas: nunca más me montó una escena igual y se dió cuenta de que la gente no le servía de coartada porque si tenía que castigarla me daba igual que hubiera más gente.
    Bss y ánimo. Yo también tengo 3 hijos y encima de edades muy diversas ,tengo los problemas del de 21, las tonterías de la de 8 y las ravietas del de 5. No leo periódicos
    leo libros de autoayuda...
    Eso sí, la experiencia es insustituible por ninguna otra cosa del mundo

    ResponderEliminar
  36. Yo tengo una niña de cuatro años y no se me ocurriría hacer lo mismo. Hay que ponerse en su pellejo. Sé que se le pasaría la rabieta de golpe, sí, pero de puro terror. Nosotros sabemos que vamos a abrir la puerta en seguida, que les vemos por la mirilla... que tenemos la situación controlada. Pero ellos a su edad no saben ponerse en nuestra piel, no saben cómo pensamos y piensan que les echamos de casa.
    No me parece bien, ya sé que todas perdemos los nervios, yo la primera, pero hay que medir bien lo que se hace.
    Yo soy tu vecina y me pensaría llamar a la policía para darte un aviso como tú a tu hijo.

    ResponderEliminar
  37. Me parece silvia que con tu comentario "MEAS FUERA DE TIESTO" llamar a la Policia!!!!!! si hombre lo q me faltaba por oir, si piensas asi deberias buscar otro blog.

    ResponderEliminar
  38. Yo es que creo que no se entienden bien las cosas o no nos explicamos bien. Las que no estamos de acuerdo en que se saque a un niño al descansillo no es que dejemos hacer al niño lo que quiera, sino que intentamos llevar sus rabietas de otra forma. Por eso no entiendo los comentarios de Mònica o Australia que dicen que nuestros hijos serán unos déspotas. ¿Por qué? ¿Por no sacarlos al descansillo cuando tienen una rabieta y en su lugar intentar dialogar con ellos, comprenderlos, ponernos en su lugar, dejar que se desahoguen...?

    No sé, no entiendo cómo intentar dialogar con una persona, que nos dé sus motivos, pueda hacer que esa persona se convierta en déspota. Y sé, porque lo he vivido, que muchas veces es imposible dialogar y razonar con los niños cuando están así, pero también se les puede dar tiempo a que se desahoguen y después, cuando estén calmados, hablar del tema.

    Ah, y que una cosa funcione no quiere decir que esté bien. Si a un niño cuando estuviera con la rabieta le das descargas eléctricas o le quemas con el cigarro seguro que no lo vuelve a hacer y va más suave que la seda, pero todas estaríamos de acuerdo en que esa no es la solución, no? Pues lo mismo, que funcione no quiere decir nada.

    Y en cuanto a lo que ha explicado una mamá que le ha funcionado darle miedo a su hijo contándole no sé qué historias de monstruos para que se vaya a la cama, que luego no se queje de que su hijo tiene pesadillas.

    Y todo esto lo dice una mamá de lo más imperfecta, que muchísimas veces (más de las que quisiera) grita, que a veces (más de las que quisiera también) amenaza y que muchas veces (más de las que quisiera) le salen unos instintos agresivos contra sus hijos que, por suerte, puede reprimir.

    Y, por cierto, Isabel, a mí me encanta tu blog, porque me siento identificada en muchas de las historias que explicas, porque me gusta cómo las cuentas, porque son situaciones reales y porque me gusta ver diferentes puntos de vista, debatir, etc. y porque creo que todas queremos lo mejor para nuestros hijos.

    ResponderEliminar
  39. A mi me parece un poco exagerado lo del descansillo, sinceramente...sobre todo si hay escaleras cerca. A mi me daría miedo. Pero es verdad que lo de las rabietas es desesperante. Yo con el mio suelo ofrecerle algo que le guste mucho y a lo que sé que no me va a decir que no. Creo que ante una rabieta hay que preguntarse ¿se lo puedo conceder? NO, pues vamos a engañarlo con otra cosa rápidamente. SÍ, pues aleluya si deja de berrear.

    ResponderEliminar
  40. Dice mi madre que nada hay más castigado que la boca, y la crianza es muy muy larga, hay situaciones para todos los gustos, y nos pondrán a prueba millones de veces, incluso a las zen-perfectas.

    Yo sólo digo una cosa a los que lo ven "humillante" ¿qué pasa cuando un niñato se pone gilipollas en clase?

    Que lo echan de la clase

    ¿Y cuando se pone super gilipollas?

    Que lo expulsan del colegio

    ¿Y cuando es un niñato mimado y consentido transformado en un adolescente insoportable? que le condenan al ostracismo y como mucho solo tendrá algún "colega" tan insoportable o inadaptado a la vida social como él

    A veces, y con la mesura que da el amor de las que tienen la valentía de declararse (nos) madres IMPERFECTAS, este tipo de escarmientos les va situando en la linea de las consecuencias de la vida real...que no olvidemos que es a donde les mandamos, a la vida real.

    Y como alguien dijo muy bien arriba ¡dejemos de contemplarles y eduquémosles!

    ResponderEliminar
  41. Va para Cris: creo q x ahí dijeron pobrecita de tí no pobre de tu hijo.
    a todas esas q se rasgan las vestiduras x todas aqllas q no viven en los mundos de "oh-dios-mio-la-maternidad-es casi-vivir-en-un-orgasmo-continuo" o sois unas falsas, u os engañais a vosotras mismas o el dia q pongais los pies en la tierra vais a pegaros una leche del copon.

    ResponderEliminar
  42. Leo estos post y me entra mucha tristeza. Porque las mujeres seguimos empeñadas en formar bandos y enfrentarnos. Una cosa es decir "yo no haría eso, prueba esto otro que a mí me funciona", y otra criticar como si se hubiera cometido una abominación. ¿Qué madre no se ha equivocado nunca? Yo sufro (un poco) pensando en que mi hijo vaya a tener pesadillas con la historia del monstruo, pero hace falta tener un niño hipermovido para entenderlo. Creo que hay que respetar, ante todo, aunque se pueda opinar. Tampoco creo que esas madres vayan a tener unos niños déspotas ni mucho menos. En todo caso tienen suerte por tener niños menos tozudos y seguramente más paciencia que yo.

    ResponderEliminar
  43. hola!

    yo no tengo hijos, sino sobrinos. el otro día al mayor (8años) le agarró una rabieta de impresión (la primera que tenía conmigo) sin motivo aparente alguno. y, sinceramente, yo lo pasé mucho peor que él, que al rato se calmó, y yo me tuve que hacer una tila.

    no sé cómo será cuando sea madre, pero a mí la mía me amenazó toda la vida con el cuarto de las ratas (sí, como zipi y zape) y con eso sacaba de mí lo que quería, y de momento aún no tengo antecedentes penales.

    en mi opinión, es básico ponerle límites a un niño, y si sacándole al descansillo consigues no desgañitarte viva (que luego encima te sientes peor tú), pues ale, al descansillo.

    un saludo y enhorabuena por tu blog.

    ResponderEliminar
  44. La verdad, creo que se ha salido un poco de madre el contexto, por favor si es un blog la mar de divertido y realista, porque buscarle la 5ª pata al gato, yo no creo que sea para tanto lo del descansillo, yo a mi hija no la mando, de momento, porque me da resultado lo de su habitación y lo de que no grite mucho que despierta a la vecinita pequeña, como digo eso me funciona....de momento....tiene 5 años y va creciendo y tratando de ganar terreno y creo que para eso estamos los padres para enseñarles hasta donde pueden llegar.
    Me parece que las que leemos este blog deberíamos disfrutar compartiendo el diario vivir con nuestros hijos y no escandalizarnos tanto y además criticar mal....vamos es mi opinión... deberíamos ser más tolerantes.

    Un saludo y me encantan tus relatos.

    ResponderEliminar

Compártelo