viernes, 4 de febrero de 2011

Rabietas. II.

Lo mejor de mi trabajo es que conozco a mucha gente interesante, y eso sin duda me ayuda a paliar los efectos embrutecedores y alienantes de la crianza (seguro que al leer esto ya hay alguna que agarra el teléfono para denunciarme, que con ganas se han quedado después de mi confesión sobre el descansillo, pero si alguien se atreve a negarme que la crianza embrutece, que se venga una semanita a mi casa, que hasta un premio Nobel saldría embrutecido después de soportar esa marabunta y encima sin dormir). Pero a lo que iba, que el otro día tuve la suerte de conocer a la psicóloga Rosa Jové, autora del libro Dormir sin Lágrimas, y del próximo lanzamiento Rabietas. 'El destino la ha puesto en mi camino', pensé yo antes de lanzarme a por ella, y decirle: 'Rosa, tengo una consulta que hacerte, ¿cómo me enfrento a las rabietas de mi hioj de 4 años?' (y si esto no es ser una madre dialogante, comprensiva y deseosa de entablar una relación de confianza con sus retoños, que baje Dios y lo vea). Y esto me contó la experta (trataré de transcribir sus palabras con la máxima fidelidad posible):
- Muy sencillo. Tienes que seguir la regla de los tres pasos: El paso 1, darle siempre la razón. Que está, por ejemplo, acogotando a su hermanita, tú le dices, normal que te enfades con ella porque trata siempre de quitarte tus juguetes. El paso 2 es tratar de razonar con él, no ves que no es buena idea pegarle, mejor que te vayas tú con tus cosas a tu cuarto. Y el tercer paso, dejarle que él elija. Y si sigues esta sencilla regla, las rabietas desaparecen en el 80% de los casos.
'Así que sacarle al descansillo no es buena idea, ¿verdad que no, Rosa?, dije yo, sabiendo ya la respuesta. 'Claro que no, ¿se lo harías a tu marido?' Y os confieso que ahí dudé.
Pero bueno, a lo que iba, que prometo que voy a intentar seguir la regla de los tres pasos. Voy a armarme de paciencia, que para eso se la he pedido a los Reyes Magos, y trataré de razonar con la fiera. Aunque sea en el descansillo.... Le daré la razón, sea lo que sea que esté haciendo, para luego, una vez ganada su confianza, tratar de llevarlo para mi terreno, y lograr que sea él mismo el que elija por sí solo lo que yo trato de imponerle. Pero mucho me temo que me voy a encontrar en ese 20% al que no le funciona la sencilla regla de los tres pasos...
Continuará.

28 comentarios:

  1. Estás haciendo mucho más de lo que muchas podríamos confesar. ¡Qué suerte encontrarte con Rosa Jové en esta época!

    La verdad que lo del marido en la escalera... también es para pensárselo.

    Bueno, la verdad es que a veces va bien contrastar ideas con más gente para verlo de otra manera. Un saludo y que vaya todo bien.

    ResponderEliminar
  2. Uff, te deseo suerte..porque paciencia vas a necesitar un rato...yo me sigo partiendo de la risa y cada un@ hacemos lo mejor q podemos con nuestros hijos y no me extraña las salidas de muchos niños con sus padres, viendo los comentarios de algunos.
    Ninguna ve el programa de HERMANO MAYOR???

    ResponderEliminar
  3. Ya verás cómo esta regla sí te da resultado, mujer. Ten confianza!! Ya nos contarás.

    ResponderEliminar
  4. He descubierto tu blog hace poco y menudo hallazgo!!! Me encanta ver que hay gente que habla de la maternidad y los niños de forma natural. A veces parece que tenemos que ser perfectas en todas las facetas de nuestra vida y con tantos métodos para todo, la verdad, una ya se pierde...

    Felicidades por el blog!!!

    ResponderEliminar
  5. Ánimo Isabel, espero que te funcione porque yo también lo voy a seguir haciendo. Ya me habían contado la regla de los tres pasos, aunque por desgracia son muchas las ocasiones que tengo que recurrir al cuarto.... encerrona en un cuarto a oscuras para que se calme.
    Buen fin de semana.
    María

    ResponderEliminar
  6. Pues hija, yo tengo una niña de 2 años con muchíííísimo carácter. (Sí, suena heavy decirlo, pero de verdad que es alucinante). Y cuando se me ha puesto en plan rabieta, hasta temiendo por su seguridad (porque se tira al suelo, no la puedes ni agarrar, etc.) la he metido en su habitación, y he esperado un ratito (por supuesto al otro lado de la puerta por si oigo algo sospechoso entrar rápidamente). Sin gritos, sin pegarle, sin nada. Al ratito está como una malva.
    Lo único que le digo es "te quedas ahí y piensas un ratín en lo que estás haciendo".
    Y ale, como una malva.
    De hecho, se le están pasando las rabietas.
    Sinceramente, lo de "dialogar" en medio de un ataque... esa señora será muy docta en lo suyo, pero... o mi hija es especial, o esa señora no ha vivido muchas rabietas. Yo con la niña puedo dialogar genial, pero cuando está tranquilita, pero en medio de un show (que encima lo suele hacer cuando está cansadina...) Muy complicado. Eso sí, su habitación, pensar un ratín... Y como una malva.
    Si le sirve a alguien...
    Isabel

    ResponderEliminar
  7. Hola Isabel. Soy nueva seguidora oficial tuya, aunque te vengo siguiendo desde hace tiempo, pero en secreto.
    Yo sólo tengo una niña de 6 años que tiene rabietas desde que nació y que aún las tiene. Cuando la recogía de la guardería empezaba el show a las 17h. y había días que no conseguía llegar a casa antes de las 20h y el trayecto en coche tan sólo duraba 15 min.!!!!. Me la ha montado en todos los sitios que te puedas imaginar de todas las formas imaginables, incluso un día en un ataque de furia me mordió la pierna, atravesó los vaqueros y consiguió hacerme sangre y un precioso cardenal. Ese día hubiera sido capaz de cualquier cosa, pero sólo me salió llorar y llorar y llorar por lo mal que pensaba que lo estaba haciendo con ella.
    Por supuesto, no te juzgo por lo del descansillo ni se me ocurriría juzgarte por nada, ni a tí ni a ninguna otra madre.
    Yo no sé en el resto de los partos, pero en el de mi hija, no venía con libro de instrucciones, y puesto que era la primera vez y única que soy madre, voy aprendiendo por el camino.
    He leído y aún leo casi todo lo que cae en mis manos, pensando que esos señores que escriben libros saben más que yo, y es así, pero nadie conoce mejor que yo a mi hija.
    Al fin y al cabo, calculo que hasta sus 15 años, edad en la que te echan en cara desde el primer pañal hasta el último castigo que la hayas impuesto el día anterior, tengo tiempo suficiente para seguir aprendiendo a ser madre y a educar, y confío en que para sus 20 años (edad en la que más o menos volvemos a idolatrar a nuestras madres)ya me haya perdonado lo mala madre que he sido.
    Ánimo Isabel, seguro que lo estás haciendo lo mejor que puedes y que sabes. Eso siempre debería ser suficiente.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. jjajajjajajaJAJAJJAJAJAJA! yo al mio (el marido) sí que lo tendría que sacar al descansillo! que idea me has dado! jajajajaj que risa!

    ResponderEliminar
  9. Creo que te funcionará. Cuanta más resistencia encuentran en nosotros más será su insistencia en repetir todo aquello que saben qu nos llama la atención. Suerte!!!!

    ResponderEliminar
  10. En la teoria el consejo parece bueno, ya nos contaras como va en la practica. Un beso

    http://masarmariosymasperchas.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  11. ánimo guapa, que tu puedes!...lo que no sé es si podré yo ;)

    ResponderEliminar
  12. ¡¡Ostras!!! Acabo de escribir sobre las rabietas de mi hijo de 4 años, lo que ahora llaman la crisis de los 4 años!!! Ainssss lo que sabe Rosa Jové. Confieso que yo también le saco al pasillo, o donde haga falta. Es que a estas alturas paciencia no me queda.
    Me apunto los consejos de mi querida Rosa Jové y si no te importa los llevo a mi blog con la correspondiente mención a tu sitio, que me parece estupendo, por otro lado.

    ResponderEliminar
  13. Hablando de los efectos ebrutecedores de la crianza... cuando fui con mi crio de 3 años a Madrid para Reyes este año, lo primero que meti en la bolsa de mano para el avion fue el lector portatil de DVDs, para (y no me encojo al afirmarlo!) enchufar al nano un buen rato y que vea una peli de dibujos de esas que tanto le gustan y yo poder descansar un ratillo. Pues bien, habia un par de mamas con bebes de no mas de tres meses en el avion, dando paseitos a sus retoños que me echaron un par de malas miradas cuando vieron que mi hjo estaba enchufado al DVD. Lo unico que me vino a la cabeza fue 'si me echas la misma mirada justiciera dentro de unos tres años mas, a lo mejor lo entiendo, pero hasta que no hayas intentado volar con un crio de 2-3 años tu solita unas dos o tres veces al año no me mires asi'... alguien por ahi con la misma experiencia????

    ResponderEliminar
  14. Ja, ja, me encanta tu adaptación de la reglita ésa. Porque tal y como te la proponen me río yo de ese 80% de éxitos. Una cifra muy redonda ¿no? ¿Y por qué no un 82,3% de aciertos, por ejemplo?

    ResponderEliminar
  15. A mí lo que mejor me funciona es el método "supernanny": cuando se pone en plan rabieta, le digo: cuando dejes de hacer el bruto, entonces te haré caso. Y automáticamente le ignoro, como si no existiera. Cuando se le pasa un poco la rabieta, él solito viene a pedirme las cosas de otra manera. Es fantástico. Sólo hay que ver un par de capítulos de supernanny para pillarlo.

    ResponderEliminar
  16. Sinceramente me parece increible la respuesta de esta supuesta profesional, osea que por ejemplo yo con mi hija de 2 años tengo que intentar razonar.... me parece que estamos perdiendo el rumbo, que lo unico que esto va a conseguir es una generación de futuros adultos acostumbrados a tener y conseguir todo lo que quieren y la verdad es que asi no hay sociedad que resista....

    ResponderEliminar
  17. Leídos así de simples los tres pasos parecen pan comido, pero ante un ataque de histeria y rabia contenida de tu retoño vamos los veo complicados de aplicar, aunque es como todo imagino, cuestión de paciencia!

    ResponderEliminar
  18. ¿Y si elige que es más divertido molestar a su hermana que cualquier juguete?
    Yo he encontrado un filón en los cumpleaños de los amiguitos de mis hijos,como todas las semanas la de 8 y el de 5 años tienen uno o dos, los utilizo para que se porten bien: pongo en la nevera 2 folios, uno para cada uno. Hago divisiones para todos los días de la semana y al final del día antes del cumpleaños pongo la invitación. he pactado con ellos los gomets rojos o verdes que les doy según hagan o no sus tareas, obedezcan a la primera o no, etc.. si al llegar a la invitación el balance es favorable a los verdes, van. si no no van se pongan como se pongan. Siempre van,es alucinante, la prespectiva de que les pongas un gomet rojo les molesta como si fuera lo peor del mundo y al tener los folios uno al lado del otro, hacen cualquier cosa para tener más verdes que su hermano/a.Una vez el pequeño que ya es un negociador nato me quería comprar gomets verdes por !besos!
    Para las escasas semanas en que no tienen "vida social" planeo para el fin de semana una salida al cine, zoo, circo etc..eso también valdrá para los más pequeños que aún no sufren la esclavitud de los cumpleaños.
    Espero que a tí te sirva, por intentarlo. . .

    ResponderEliminar
  19. ¿Dialogar con un pequeño de 4 años? Yo creo que va a ver el cielo abierto...

    ResponderEliminar
  20. ¡Lo conseguirás con constancia, seguro! Lo más difícil de todo yo creo que es la última, hay que saber darle las dos únicas opciones ¡¡sólo dos!! a elegir de forma que no le quede más remedio que elegir la correcta, la que tú quieres.

    No es una amenaza, ni un castigo...es una consecuencia, la alternativa al otro comportamiento, al correcto ¡elegirá el bueno seguro, y si no lo hace, tendrás que ser muuuuuuy fuerte y aplicar la otra elección! por eso...él elige. Está en su mano, no en la tuya

    ¡Suerte y besos!

    ResponderEliminar
  21. Es el segundo blog que leo que cuenta rabietas de niños de 4 años. Yo pensaba que esto se acababa con los horribles 2 años, pero ya veo que cuando salga de ésta me espera otra y supongo que peor porque con 4 años ya tienen más idea. Ya nos contarás como sigues los 3 pasos, no lo veo yo muy eficaz, pero si funciona, lo pruebo.

    ResponderEliminar
  22. Tengo que decir que soy madre primeriza, mi bebé tiene sólo 7 meses y aunque aún no me he visto en las situaciones que tu has vivido...si que las he protagonizado!! Soy la menor de tres hermanas y en mi casa surtía bastante efecto el tema de los castigos, ya fueran cara a la pared, no ir a los cumpleaños de amigos, no salir al parque en fin de semana o incluso encerrada en tu habitación sin ver la tele en una semana....
    Teníamos muy claro que los castigos se nos imponían cuando no obedecíamos a la primera, nos han dado más capones que otra cosa e incluso alguna vez nos han dado un bofetón con caracter de soplamocos y hemos crecido sin traumas.
    Creo que lo natural es lo normal, es decir a un niño pequeño es difícil hacerle razonar determinadas cosas y cuando encima no es uno, sino varios los hijos a los que atender, cada uno con su caracter, sus virtudes y necesidades.....pues sinceramente creo que cada madre siempre hará lo que crea que es mejor.
    No entiendo las críticas de algunas personas, no todos los niños son iguales, ni pienso que poner a un nano cara a la pared o sacarlo al descansillo " a pensar" sea algo humillante.

    Bueno, no me quiero despedir sin darte la enhorabuena por tu blog del que me confieso como auténtica fan. No sabes la de veces que te he leido de madrugada y me he reido con mi marido mientras nuestro enano dormia enroscadito entre toma y toma. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  23. pues yo hoy mismo he dejado que mi hijo de casi dos años pataleara y rodara por el suelo en la calle, me he jugado una denuncia porque además me he encendido un cigarro

    ResponderEliminar
  24. Pues te funcionará según el dia. Yo lo utilizo con mi hija de 6 años cuando se enrabia con su hermano de 3. Pero no siempre razona. A veces me funciona darle lástima, decirle, a ti no te gustaría que cuando tengas una hija te lo haga...ostras y funciona! dice, mami, pobreta, lo siento... en fin, cada maestrillo tiene su librillo!

    ResponderEliminar
  25. Yo ni me planteo poner eso en práctica. Ánimo

    ResponderEliminar
  26. Vaya, pues hay que poner ojo en que estos consejos se los dieron a Isabel para un niño de 4 años. Cuatro. Así que no los descarten diciendo "yo con mi niño de 2 no puedo razonar durante una rabieta". Pues claro que no! Son etapas diferentes, obvio!
    Las que tengan enanos de 4 años y más que cuenten cómo les va.

    ResponderEliminar
  27. En la misma línea de lo que te recomienda Rosa Jové, me estoy leyendo el libro "Cómo hablar para que sus hijos le escuchen y cómo escuchar para que sus hijos le hablen". Me está encantando, porque tiene todo mucho sentido. Sirve hasta para entender a los maridos...
    http://www.linksole.com/i4ks7p
    Aquí te lo puedes descargar gratis, es de licencia libre (eso creo). De verdad que merece la pena, porque a ninguna madre nos gusta tener que lidiar con los niños cuando se ponen como energúmenos.

    ResponderEliminar
  28. Tengo una hija de 2 años y medio,es mi segundo hijo,tengo otro de 6 años.mi hija desde que nacio esta llorando pero del llanto paso a las rabietas.Algunas de estas rabietas son demasiado,no ve el peligro.Ella tiene mucho caracter y ya me tiene agotada por que depende de mi dia me da hasta verguenza salir por si acaso se le ocurre montarla en la calle.Creo los 3 metodos imposible.yo la ignoro.que hago?paciencia a veces se me agotaaaaaaa.Espe

    ResponderEliminar

Compártelo