martes, 8 de febrero de 2011

Perseverando en mis objetivos para el 2011

Trataré de ser más paciente y no perder los nervios a la primera de cambio (y a ser posible, tampoco a la segunda, ni a la tercera, ni a la cuarta, ni a la quinta vez que me repitan que no se va a comer el desayuno, ni se va a vestir y se va a poner el disfraz de Spiderman, al mismo tiempo que pega a su hermana que pasaba casualmente por ahí).
Trataré de ser más paciente y no perder los nervios a la primera de cambio (y a ser posible, tampoco a la segunda, ni a la tercera, ni a la cuarta, ni a la quinta vez que me repitan que no se va a comer el desayuno, ni se va a vestir y se va a poner el disfraz de Spiderman, al mismo tiempo que pega a su hermana que pasaba casualmente por ahí).
Trataré de ser más paciente y no perder los nervios a la primera de cambio (y a ser posible, tampoco a la segunda, ni a la tercera, ni a la cuarta, ni a la quinta vez que me repitan que no se va a comer el desayuno, ni se va a vestir y se va a poner el disfraz de Spiderman, al mismo tiempo que pega a su hermana que pasaba casualmente por ahí).
Trataré de ser más paciente y no perder los nervios a la primera de cambio (y a ser posible, tampoco a la segunda, ni a la tercera, ni a la cuarta, ni a la quinta vez que me repitan que no se va a comer el desayuno, ni se va a vestir y se va a poner el disfraz de Spiderman, al mismo tiempo que pega a su hermana que pasaba por ahí).
Trataré de ser más paciente y no perder los nervios a la primera de cambio (y a ser posible, tampoco a la segunda, ni a la tercera, ni a la cuarta, ni a la quinta vez que me repitan que no se va a comer el desayuno, ni se va a vestir y se va a poner el disfraz de Spiderman, al mismo tiempo que pega a su hermana que pasaba por ahí)
Trataré de ser más paciente y no perder los nervios a la primera de cambio (y a ser posible, tampoco a la segunda, ni a la tercera, ni a la cuarta, ni a la quinta vez que me repitan que no se va a comer el desayuno, ni se va a vestir y se va a poner el disfraz de Spiderman, al mismo tiempo que pega a su hermana que pasaba por ahí).
Trataré de ser más paciente y no perder los nervios a la primera de cambio (y a ser posible, tampoco a la segunda, ni a la tercera, ni a la cuarta, ni a la quinta vez que me repitan que no se va a comer el desayuno, ni se va a vestir y se va a poner el disfraz de Spiderman, al tiempo que pega a su hermana que pasaba casualmente por ahí).
Trataré de ser más paciente y no perder los nervios a la primera de cambio (y a ser posible, tampoco a la segunda, ni a la tercera, ni a la cuarta, ni a la quinta vez que me repitan que no se va a comer el desayuno, ni se va a vestir y se va a poner el disfraz de Spiderman, al mismo tiempo que pega a su hermana que pasaba por ahí).

Pues eso, que, como imaginaréis, me he autocastigado. Y eso, que a ser pacientes.

14 comentarios:

  1. ja,ja,ja buenisimo. Se paciente, lo has pensado ya???? ;-)

    ResponderEliminar
  2. Uffff.......me sumo a tu castigo y a tus buenas intenciones. Tienes razón cuando dices que las rabietas embrutecen. La regla de los tres pasos me parece digna, veremos si puedo ponerla en práctica :-)

    ResponderEliminar
  3. Pues yo sigo sin entender eso de que el niño DECIDA!! Debe ser que soy de la vieja escuela. Premio el buen comportamiento y dependiendo de la gravedad de la falta, ignoro o castigo.

    ResponderEliminar
  4. Jajajaja, lo tienes que repetir 100 veces! Y aún así, seguiremos perdiendo la paciencia... que al contrario que la esperanza debe ser lo primero que se pierde ;)Pufffff, paciencia!!!

    ResponderEliminar
  5. Un momento, esto es trampa: a mí cuando de pequeña me castigaban a escribir una frase muchas veces ("No voy a pegar a mi primo", etc), la tenía que escribir yo todas las veces, y me apuesto el cuello que lo has hecho con "copiar" y "pegar". Así no se interioriza!

    Ánimo.

    ResponderEliminar
  6. Estoy con el anónimo de más arriba, seguro que has hecho trampa y has hecho un copiar y pegar y así no vale... ;-)

    Ánimo, yo también tengo el mismo propósito, a ver si lo conseguimos!!

    ResponderEliminar
  7. Hola Isabel. La semana pasada me compré tu libro Diario de una madre imperfecta y tengo a confesar q lo he devorado en 4 días a pesar de tener una pequeñina de mes y veinte días.
    Me he sentido muy identificada y me ha encantado.
    Mil gracias y enhorabuena!!!!
    Mil besos
    Danzayalgomasentre.blogspot.com

    ResponderEliminar
  8. ISabel, acabo de descubrir tu blog y mañana corro a por el liro! jajajajaja me has arrancado carcajadas!
    Tus objetivos los veo tan mios que yo en mi curricuum he añadido "madre de dos niñas, una preadolescente, lo cual significa, capacidad para dialogar increible, dominio de las técnicas disuatorias de alto nivel, paciencia....infinita!"
    A ver quien supera esto!

    ResponderEliminar
  9. A mi tampoco me entra en la cabeza que el nene "maneje" o "decida" lo que quiere hacer, pero viendo a mis sobrinos y como son con mis cuñadas, casi que hasta me entra miedo que ellos "decidan" cuando apagar el televisor o dejar d ejugar con la play.

    Supongo que ya me tocara pasar mis rabietas con mi bebe

    ResponderEliminar
  10. Bueno, mejor eso, que la idea del descansillo de la casa ;-)

    ResponderEliminar
  11. Yo era, por definición, una persona con muy poquita paciencia.
    Con la maternidad curiosamente estoy ejercitando la virtud del Santo Job a diario. Consigo más cosas de mi pequeño siendo paciente que perdiendo la paciencia. Y mira que me pone a prueba....

    ResponderEliminar
  12. A Elena Verdandi...yo también pensaba así antes de ser madre. Pero luego ves lo perseverantes y pesados que pueden ser los niños, y los dias son muy largos y tú llegas cansada de currar...total que al final, a veces, no siempre, pero a veces....cedes...otras les concedes algo aunque no sea lo que piden...al final se trata de negociar.

    ResponderEliminar

Compártelo