martes, 18 de enero de 2011

El himno de la madre tigresa

Parece ser que en Estados Unidos está causando gran revuelo el libro escrito por una madre de origen chino (o quizás debería asio-americana conforme a las normas de corrección política estadounidenses), El himno de la madre tigresa. En él, Amy Chuan, una exitosa profesora de Derecho en la prestigiosa universidad de Yale, cuenta su manera de educar a la china, con sus trucos para tratar de convertir a sus hijas en verdaderas triunfadoras. Entre ellos, amenazar con quemar su peluche favorito si no logran dominar una complicada pieza de piano, vetar las visitas a casas de amigos durante toda la enseñanza obligatoria, o tirarles a la cara una felicitación de cumpleaños hecha en el colegio a los 4 años. Vamos, mano de hierro de la de antes, nada de concesiones al sentimentalismo ni a la educación enrollada y confraternizadora de los últimos años. No me definiría yo a mí ni mucho menos como una madre tigresa (en realidad, no sé cómo me definiría, supongo que depende mucho del día y del humor que tenga). Pero reconozco que alguna idea me está dando. Que tiemblen esos enanos imberbes.

19 comentarios:

  1. Pobres tirarles a la cara una felicitación hecha con 4 años!!!!! Menos mal q mi madre no siguió esa regla si no me habría tirado a ka cara el espejo pintado horroroso q le hice. Un besote

    http://masarmariosymasperchas.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Educación Nazi donde la haya!

    ResponderEliminar
  3. Jajajajajaja. Ni tanto ni tan calvo. Digo yo. En mi caso no me considero ni madre tigresa ni madre que otorga todo lo que le piden.
    Creo que hay que educarles con respeto pero en muchas ocasiones con mano firme. Todos necesitamos unas normas para convivir y se puede hacer con cariño.
    Hay que educarles para vivir y para que sean felices dentro de lo posible.
    Yo no quiero cerebritos, quiero que se puedan ganar la vida y que disfruten de ella. Ufffff, es mucho... verdad...

    ResponderEliminar
  4. ayyyy, como me gustaria a mi que algun dia, ante alguna amenaza asi mi hija me hiciera caso... pero dudo que aun asi lo logre...

    jajajajaj

    voy a investigar sobre ese libro, jejeje

    ResponderEliminar
  5. Miedo me da a mi esos trigretones. Yo es que soy más de educar en valores y crear una buena persona. Veremos que tal lo hago.
    Bicos

    ResponderEliminar
  6. Que barbaridad!
    Si a la niña no se le da bien tocar el piano ¿ adiós peluches?
    Pues mejor no comprarles mas peluches a mis hijos mi blog http://historiasdeunamadretrabajadora.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  7. Jo... con la madre tigresa!. Yo me considero bastante dura, soy de la que cuando lo merecen (por no obedecer ni a la décima, hacer algo que descaradamente saben que está mal, engañar con los deberes), les castigo, sin TV, sin Nintendo, o lo que haga falta. Pero cortar sus posibilidades de relaciones sociales, amenazarles con quemar el peluche (que yo si he "confiscado" en varias ocasiones, pero siempre con vuelta), me parece pasarse un pelín. Siempre recordaré, cuando unos meses antes de los JJOO, me mandaron un correo en el que se veían los "perfectos" ensayos de las ceremonias. La verdad es que era una gozada verles, pero yo siempre pensaba, "pobres niños, seguramente de que no se muevan ni un milímetro de lo que les marcan, dependerá el que coman durante una temporada". No creo que eso sea educación, sino PÁNICO.

    ResponderEliminar
  8. El equilibrio es lo correcto,esta madre no esta buscando como objetivo el crear cerebritos como comenta la ignorancia de la persona de arriba,creo que lo que pretende es formar caracter. En U.S.A COMO EN MUCHAS PARTES DEL MUNDO ,vemos a nuestra juventud siendo esclavos de muchas cosas, como la droga, la musica,el alcohol,el sexo,la moda y muchas otras cosas.DIOS en su palabra tiene la perfecta instruccion para todo en la vida. Lo que nosotros escribamos y no este de acuerdo con su santa palabra ,es pura arrogancia. vea Deuteronomio capitulo 6 ,como para empezar . Si desean mas comentarios con gusto los hare.

    ResponderEliminar
  9. Que pena!!! Para que después la hija se enamore de un motero melenudo y se escape de su casa con 18 años... Jejeje. Ya en serio, a mi personalmente me parece un horror. Un beso

    ResponderEliminar
  10. Pobrecitos... ja ja ja. A mi me acaba de llegar un correo con la educación que recibieron los nacidos antes de 1975 y es muy bueno.
    Será que últimamente los padres de ahora después de haber criticado los modelos educativos con los que hemos crecido o crecieron nuestros abuelos ahora los aprobamos después de ver que con tanto consentimiento y libertad sin tener la capacidad de tener responsabilidad la juventud ha logrado más bien poco.
    Yo prefiero quedarme con El rey León...

    ResponderEliminar
  11. Pues yo a veces me defino como madre Siciliana (dado los gritos que puedo llegar a pegar) y madre Super Nany (cuando me da por la vena comprensiva o por el castigo "ordenado") pero eso de tigresa no va conmigo. Que bestia la tia! Saludos. http://kirapermanyer.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  12. Ale otra Sra. iluminada! Me encanta lo de tener hijos "triunfadores", ¿qué es ser triunfador? tener mucho dinero, salir en el gran hermano, ...
    Quiero que mis hijos desarrollen sus capacidades, que disfruten con lo que hagan y que sean capaces de construirse una vida que les guste y a mí me gustaría acompañarles y disfrutar del proceso y ayudarles en lo posible.

    ResponderEliminar
  13. uy...no.. por aquí si que no paso... el tema de la autoestima para mí es fundamental.. y ya bastante desequilibro a mi hija con mis arrebatos, mi cansancio, mi mal genio.. con ser humana, como para encima ser una especie de "ogro".. además a estas alturas.. no creo que mi hija me creyera jajajaja

    besos

    ResponderEliminar
  14. Te concedí un premio, puedes pasar por mi blog a buscarlo.

    ResponderEliminar
  15. Ya había oído algo sobre el tema, a mí me parece que en el equilibrio está lo correcto. Ni mucho, ni poco :D. Eso es...demasiada mano dura. Me gusta tu blog, te sigo

    Un besito!

    ResponderEliminar
  16. Yo soy una madre gallina como se dice en Francia.. todo lo contrario de una tigresa. Educo a mi hijo pero con mimo..

    ResponderEliminar
  17. Si me identifico con algún comentario, es exactamente con el de maba; "y ya bastante desequilibro a mi hija con mis arrebatos, mi cansancio, mi mal genio.. con ser humana, como para encima ser una especie de ogro..."

    No creo que sea una opción adecuada esta de la madre tigresa; el temor y el miedo no dan lugar a un equilibrio emocional sólido, y supongo que como lastre, dejará cierta incapacidad para querer, para saber querer y saber demostrarlo. Eso no es querer a una persona, eso es maltrato y manipulación. Nada que ver con la verdadera motivación. Y lo confieso; educar es dificilísimo, y hay muchas cosas que por supuesto yo no sé hacer bien, pero esa crueldad me parece hasta cierto punto gratuita y dañina. No me parece una opción mínimamente honesta ni coherente con la palabra madre, le pega más a un internado.

    La educación férrea es lamentable, esa es mi opinión. Y quitarse de encima sus consecuencias luego no será fácil; la baja autoestima y la incapacidad para amar que conlleva. Casi diría que se muere con ello... y es lamentable.

    Me quedo mil veces en mi posición de madre leona; mimosa y sólida, con arrebatos de genio y defectos, por supuesto, pero sobretodo, con un amor y un cariño incombustibles que traspasean y traspasarán todas las fronteras posibles y/o futuras (incomunicación, incomprensión, y desencuentros, que desde luego hay y habrá , pues eso no es ni más ni menos que crecer, el desapego y diferencia para con nuestros padres). Al menos eso espero, que mi amor sea más grande que mis errores.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. a mi me parece que es maltrato infantil y me he preguntado si la puta vieja esa es tan triunfadora para yo amenazarle con quitarle a los hijos (ya que ella amenaza con quemarles los peluches) para ver si se vuelve gimnasta olimpica y no admito que gane mas que el oro!!!

    Con este tipo de horror solo crea panico y al contrario no apuntalan la confianza si no que bajan el autoestima, si tu propia madre te falta el respeto, te amenaza y te da esos castigos desproporcionados que puedes esperar de los demas?

    Por mi ese libro se pudre!!!

    ResponderEliminar

Compártelo