viernes, 10 de diciembre de 2010

Volare, oh oh oh

Decididamente volar se ha puesto cada vez más difícil. Y con niños es ya toda una proeza. Lo es en circunstancias normales, no te digo ya cuando concurren circunstancias sobrevenidas como la dichosita huelga de los controladores. La próxima vez que vuelva a hacer la locura de acometer un vuelo con la familia numerosa voy a necesitar apoyo psiquiátrico previo. Sólo me consuela pensar que esto ha sido todo un hecho histórico, sin precedentes, de esos que se recordarán "cuando ibamos de puente a venecia nos cerraron el espacio aéreo". En nuestras narices nos lo cerraron, vamos, y con las maletas en la bodega del avión. Siete horas tuvo que esperar el paciente padre de las criaturas para recuperarlas. Una se volvió a casa con la tropa llorosa. Y esperamos todo el sábado en casa, sin saber qué hacer, si deshacer maletas, si ir a comprar comida... Hasta que logramos que nos dieran un vuelo para el domingo por la mañana. Al amanecer prácticamente, y encima dando gracias porque salvábamos el puente. Cola de dos horas para facturar equipaje y de ahí al control de seguridad. 'Señora, tienen que quitarse las botas y los cinturones, los dos niños también". Y tú, como un autómata ya a estas alturas, te quitas botas, cinturón, las pones en una bandeja, con las botas de los dos niños y sus cinturones. Y coges a la niña en brazos porque toca doblar la sillita para pasarla también por los rayos X. Y la niña como ve que sus hermanos van descalzos se quita ella también sus botitas moradas y las lanza contra una señora. Y tú las vas a buscar, pides perdón a la señora, mientras el padre va metiendo los cinco abrigos por la cinta. Y las bufandas. Y las mochilas. Y pasas por el arco de rayos X con los niños. Primero uno. Luego otro. Y luego tú con la niña en brazos. Y el mediano pita al pasar. Y vaya susto que se lleva. Y le tienen que cachear. Sí, al de cuatro años. Que una cosa es que yo le llame terrorista cuando me enfado y otra cosa es esto, que le cachee un guarda de seguridad. El pobre lívido con sus bracitos en alto. Y ala, a ponerse todos las botas, y los cinturones. Y recuperas todo. Y a los tres niños. Y ala al avión (con una pausa de rigor en el parque de juegos de la T4, el único reducto agradable de todo el proceso de volar, desde aquí, gracias AENA). Y cuando llegamos por fin al avión estoy ya tan agotada que no me tengo casi en pie, me duelen ya los brazos de cargar a la niña y arrastrar bultos. Pero estamos felices de haber logrado llegar hasta allí. Y suspiro al sentarme en mi asiento. Y entonces se nos acerca el sobrecargo del avión y le dice a mi hijo mayor: "Tú no tienes padres, tienes héroes, porque hoy en día para llevar de viaje en avión a tres niños pequeños hay que ser un héroe". Casi me se salieron las lágrimas, de verdad.

20 comentarios:

  1. Pues si son ganas, mi enhorabuena! pero la ilusión que les hace? eso lo paga todo. Y qué tal en venecia?
    por cierto, que quiero reivindicar que lo de los controladores no fue una huelga (para eso hay que pedir permiso) si no, abandono del puesto de trabajo!

    ResponderEliminar
  2. Buf! Te acompaño en el sentimiento... menos mal que yo, no salí... ¡ Campeones !

    ResponderEliminar
  3. Suscribo las palabras del sobrecargo ¡heroes!

    ResponderEliminar
  4. qué majo el sobrecargo, con unos cuantos como él todos sonreiríamos más veces al dia.

    ResponderEliminar
  5. madre mia, por lo q has tenido q pasar. Pero al fin y al cabo lograron viajar y que mejor saber q tus peques viajan con HEROES!

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué majete el sobrecargo! Y cuánta razón tiene...
    Mamises

    ResponderEliminar
  7. qué moral, viajar con los tres en avión!!!

    ResponderEliminar
  8. ¡Ya te digo! Yo no me vería capaz, de verdad te lo digo

    ResponderEliminar
  9. Hola soy de Chile me encantó jajajaja
    en mayo pensamos viajar con mi esposo y mis dos pequeñas, lo que me espera jajajajaja
    Te dejo mi blog. saludos!
    http://historiasdemisprincecitasgemelas.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  10. Desde luego el comentario merece mención especial; lo que no la merece precisamente, es que encima "dando gracias" de haber podido volar el domingo. Después de todo lo que hayáis tenido que pasar...

    ResponderEliminar
  11. Madre en Malasaña (y sobreviviendo)11 de diciembre de 2010, 18:15

    Hola Isabel, cuando lei tu post del viernes pasado, contando que este año habías decidido adelantar el vuelo a ver a la familia paterna para evitarte problemas por posibles heladas... y luego pasó todo el jaleo de los controladores... viendo en la televisión a toda la gente en el aeropuerto, me acordé de tí y tu tropa, pensé que alomejor estábais ahí. Menos mal que te fuiste con los niños a casa (tú sola?... cómo conseguiste taxi?), porque si encima os tenéis que quedar todos hasta que os devolvieron las maletas... En fin, que visto lo visto, entre que te da pereza viajar con 3 niños, y lo difícil que nos lo ponen estos controladores, o los pilotos, o los que toquen... vamos, que a este paso ya te esperas a que los niños sean más mayorcitos y se hagan el Interrail para ir a ver a su familia, no?

    ResponderEliminar
  12. Hola soy Marta y estreno blog! Si te apetece ven a dar una vuelta por Madre de Mellizos. !Eres bien recidida!

    ResponderEliminar
  13. Qué suerte que alguien que no te conoce haya valorado la proeza en la que os embarcasteis...

    ResponderEliminar
  14. Estoy de acuerdo con el sobrecargo: sois unos héroes!!

    ResponderEliminar
  15. estoy absolutamente de acuerdo con el sobrecargo del avión... una proeza lo vuestro... yo la última vez que volé sólo llevaba a uno pero iba sola y embarazada de seis meses y me tuve que pelear con toda la tripulación para que me trajeran el carrito a la puerta del avión, a la ida y otra vez a la vuelta, la zorra de la azafata aún me recriminó que muchos padres salían sin carrito y no pasaba nada... zorra, y embarazadas con esta barriga y que viajan solas con un niño de dos años también has visto muchas sin carrito gilipollas? le dije que si tenía algún problema por cargar con el niño demandaría a la compañía, y sólo ahí obtuve el puto carrito, con perdón... me dijo que las cosas no se conseguían con amenazas, entonces cómo zorra??? en fin, luego nos acordaremos y se lo contaremos a nuestros hijos cuando sean más mayores y nos mirarán como diciendo 'ya está mamá con sus rollos otra vez...'

    ResponderEliminar
  16. ¡Heroes sin duda!!
    me encanta tu blog....
    me atrevo a darte un consejín.... un portabebés ergonómico (mochila, meitai...) para estos menesteres no veas lo que alivia los brazos...
    besines

    ResponderEliminar
  17. de verdad que cuando vi lo de la huelga me acordé de ti y eso que no te conozco¡¡¡

    ResponderEliminar
  18. Me ha encantado Isabel, que ameno es leerte.Y como me identifico al l.eerte muchas veces.Me alegra que al menos la historia tuviera un final feliz.Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Yo no me atrevo a ir en avión con mis tres fierillas!, enhorabuena!

    ResponderEliminar

Compártelo