jueves, 23 de diciembre de 2010

La emoción de la Navidad




Ocho años llevo ya metida en la crianza. Ocho años siendo madre, que eso sí que te cambia la vida, llevando niños de aquí para allá, al parque, al cole, preparando comidas, papillas, biberones, poniendo termómetros, cambiando pañales... Vamos, que no soy una novata en el tema, y aún así, lo que más me ha impresionado de todo este negocio, la vez que más me he sentido una verdadera madre de familia ha sido el otro día cuando vi a mis hijos poniendo por primera vez el belén (que este año, con casa nueva hemos puesto un belén de verdad con todas sus figuras, su serrín y su musgo). Me impresionó verme a un lado del belén y que fueran ellos los que colocaban las figuritas. "Ahora eres tú responsable de sus ilusiones", me explicaba una prima mía muy sabia y sensata. Y será por eso, pero me emocionó verlos. Y me sentí madre de familia, de las de verdad, como si lo anterior no contara... Que tonta es una.


Pues todavía con la emoción os deseo a todos Feliz Navidad! Y lo hago con la obra de arte del mediano (os traduzco porque escribe en su propio alfabeto: en la parte superior pone Que seais muy felices!').


















6 comentarios:

  1. Que lindo lo que escribiste... y que sabia tu prima.
    Feliz Navidad desde este lado del mundo para ti y toda tu familia :)

    ResponderEliminar
  2. Qué emocionante verles hacer cosas con ilusión, eh? A mí también me pasa, que me emociono con verlos a ellos con ilusión y me la contagian. Para mí ahora las Navidades son realmente una fiesta y puedo decir que desde que tengo hijos siento lo que cursimente se llama "el espíritu navideño".

    Feliz Navidad también para ti y los tuyos!!

    ResponderEliminar
  3. Feliz navidad¡¡¡¡ ha sido una entrada preciosa

    ResponderEliminar
  4. Feliz Navidad también para ti. Aunque te diré que mi casa no tiene espíritu navideño: no puedo poner ni árbol ni nacimiento (belén para los que viven en España) porque mi hijo pequeño lo destrozaría por completo. De hecho, el año pasado me rompió una rama del árbol y bajó todas las bolas que estaban a su altura para usarlas como pelotas. Igual lo quiero. Besos y Feliz Navidad.

    ResponderEliminar
  5. Ay, que bonito. Felicidades y Felices Fiestas

    ResponderEliminar
  6. Feliz navidad, Isabel. Te entiendo. Siempre he sido muy pro-navidad, pero no hay nada comparable a la ilusión de los enanos y a lo "rentables" que son estas fiestas: adornos caseros para el árbol: una tarde entretenidos. Galletas de navidad con decoración de ellos: otra tarde. Carta a los reyes con dibujos propios: otra. Decorar la casa: otra.
    El Terro casi se muere del soponcio ayer al encontrarse en el balcón una carta de Papá Noel. Me encanta.

    ResponderEliminar

Compártelo