viernes, 3 de diciembre de 2010

De puente

Nos vamos de puente. A Italia, a ver la familia paterna. Qué apetecible, ¿verdad? irse de escapadita a Italia. Pues os diré que estoy con taquicardia, me tiemblan las manos del stress. Elegimos esta fecha por no ir en Navidades, entrado el invierno, para que no nos pasara como las navidades pasadas cuando una ola de frio polar sacudió Europa y de paso nuestro avión que tuvo unas turbulencias que aún me quitan el sueño. Pues bien, la ola de frio polar se ha adelantado y está ya sobre nosotros. Y volamos esta noche. Si la nieve nos deja. Aún tengo que salir del trabajo, correr a casa, terminar las maletas, vestir a los niños, preparar todo para el vuelo (biberón, pañales, bocadillos, chuches, toallitas, billetes, documentos.... por dios, me están entrando sudores frios) e iniciar el desplazamiento al aeropuerto (en dos tandas, porque no cabemos todos en un taxi, ni el coche de mi santo hermano que se ha ofrecido a llevarnos). Y allí vigilar para que no se nos pierda ningún niño, que es lo que me dice siempre mi madre cada vez que vamos al aeropuerto (cada vez menos, ya os digo que casi no viajamos), 'por dios, que no se te pierda un niño'.
Os aseguro que cuando por fin me siento en el avión, comprimida en el asiento con la niña encima me tiemblan las piernas del stress y experimento un alivio incomensurable de haber logrado llegar hasta allí con los tres niños, todas las bolsas.... Y eso que el viaje no ha hecho más que empezar en ese momento. Pero de verdad que hasta que no me siento en el avión no respiro. Me tomaría un tranquilizante, pero entonces sí que se me perdería un niño en el aeropuerto.
Ala, buen puente a todo el mundo. Y que no se os pierda nadie. O mejor aún, perdeos vosotros.

9 comentarios:

  1. Hola Isabel,
    A mi me pasa algo parecido, solo tengo un niño pero el malabarismo ha sido conseguir el dinero (y solo voy a Malaga a ver a la familia), pero te vas 4 días, la ropa del niño que no para de crecer,el frio fuerte que me pilló de golpe, zapatos, chaquetas, el avion de los tres,en fin, un agobio.
    Al final mi marido, por suerte mas práctico, me dijo oye,no tenemos una tarjeta del BBVA que puedes pagar una cuota fija al mes? Solucionado, no me acordaba porque no solemos usarla, pero recorde que no pagamos comisiones, seguro que por eso no me acordaba!!
    Nos vamos mañana a las 7.00, aunque con frio y con nervios por el viaje, ya he solucionado mi mayor agobio...y se respira de otro modo!!

    ResponderEliminar
  2. A LOS PEQUES ESCRIBELES SU NOMBRE Y UN NUMERO DE MOVIL en el brazo, PARA QUE TE LOCALICEN CUANTO ANTES........ A NO SER QUE DECIDAS PERDERTE TU MEJOR, DEJAR A LOS NIÑOS CON TU HERMANO E IROS EL MATRIMONIO DE PUENTE, QUE LA VIDA CON HIJOS TAMBIEN NECESITA UN DESCANSO.......... JAJAJ, FELIZ PUENTE

    ResponderEliminar
  3. je,je, qué estrés sólo de escucharte. Tranquila, que aunque a veces parece que no llegamos, siempre llegamos. Y a descansar. Y a disfrutar. ¡Buen viaje!

    ResponderEliminar
  4. Acababa de leerte y a continuación he visto en las noticias el caos de Barajas ...
    Uff !!! Paciencia , mucha paciencia !
    Besos

    Arancha + Nicolás

    ResponderEliminar
  5. Acabo de llegar de Barajas agotada con mi peque tras horas de caos... y yo sólo llevaba una!!! Que descanséis y a ver si se soluciona pronto y que algunos afortunados sí puedan irse...

    ResponderEliminar
  6. Isabel, no sabes cómo lo siento. Ha debido de ser horrible lo de Barajas, y todavía hoy sin solucionar. Lo de escribirles el número del móvil en el brazo a mis hijos, yo lo he hecho siempre, hasta que ya más mayores han sido capaces de aprendérselo. Primero intenté un método menos radical, que era ponérselo en una pulserita como la de las maletas, pero las perdían, y digo yo que ¡el brazo no lo irán a perder!.

    ResponderEliminar
  7. ¡Ostras! pues leyéndote ahora...te ha debido tocar todo el marrón de los controladores...ya nos contarás!

    ResponderEliminar
  8. dios, ojalá no hayas pillado el caos aeroportuario...

    ResponderEliminar

Compártelo