lunes, 29 de noviembre de 2010

Contra el encimonismo

Es muy probable que ya lo hayais leido ayer en El País. Pero por si acaso os lo perdisteis porque no tiene desperdicio: Elvira Lindo arremetiendo contra las madres perfectas y el encimonismo (que mi hermano, mucho más avispado que yo, ha deducido que es la manía de estar siempre encima del hijo). Pues eso ¡todos contra el encimonismo!


http://www.elpais.com/articulo/opinion/Madres/perfectas/elpepusocdgm/20101128elpdmgpan_2/Tes

15 comentarios:

  1. creo que no has entendido bien el artículo, yo lo veo más bien como lo ve una mama contracorrinete en http://blog.mamacontracorriente.com/
    échale un vistazo, yo creo que es una manera encubierta, no muy bien disimulada, de ahcer apología contra la crianza con apego.

    Me encanta tu blog, bss

    ResponderEliminar
  2. yo lo he leído hoy en otro blog!...vaya Elvirita!!

    ResponderEliminar
  3. Bueno, para mi Elvira Lindo acaba de meter la pata hasta el fondo. Yo creo en la crianza con apego y desde luego para nada soy una madre perfecta, pero al igual que me gusta respetar la personalidad de mis hijos me gusta respetar las opiniones y puntos de vista de los demás, cada uno hace las cosas según cree, según su personalidad y según sus principios, pero sobre todo respetando al resto, y yo, como madre que defiende la crianza con apego, no me he sentido respetada. Por lo que no entro a discutir si la forma de criar a mis hijos es mejor o peor, simplemente es la forna que yo he elegido y exijo que se respete, sin mas.

    ResponderEliminar
  4. Vaya que revuelo, yo también he leído el otro blog. Hay que ser respetuoso con la manera de criar de cada uno. El problema viene cuando unos creen que lo hacen mejor que los otros. No hay que menospreciar a nadie. Criar es muy difícil y aunque yo no practico colecho, porteo, lactancia a demanda...respeto esa manera de criar siempre que no piensen que soy mala madre por no practicar el apego. Mi pequeña tiene toda mi atención, cariño y paciencia.

    ResponderEliminar
  5. ¿Y quien eres tú o Elvira Lindo para decirme cómo tengo que criar a mis hijos? ¿tal vez os considerais las madres perfectas y por eso os atreveis a criticar y juzgar al resto?. Ya me cansa las guerras entre formas de criar a los hijos, simplemente se necesita RESPETO entre las madres, supongo que todas harán lo que creen mejor para ellas y sus hijos, pero lo que no se puede tolerar es que nadie critique a nadie ni le diga lo que tiene que hacer. Una falta de respeto por parte de Elvira Lindo y todo el que lo aplauda. Un respeto por todas las madres, da igual si dan el pecho, el biberón, si tienen una estupenda carrera laboral o se quedan en casa, si llevan carritos o mochilas, cada madre es libre de educar a sus hijos sin tener que pedir perdón al resto ni tener que justificarse. Viva la libertad y el respeto.

    ResponderEliminar
  6. En mi opinión, lo que aquí se comenta es algo que está ocurriendo y va a más en ese sector de la población donde la edad de la maternidad ha ido subiendo. Mujeres y hombres que tras haber luchado por un trabajo, unos estudios y una vida propia, creen sentirse vacíos y deciden ser padres. Volcando en el futuro hijo o hija todas sus obsesiones y no dejándoles crecer como niños, sino como pequeños "minimés".
    En cambio, cuando la edad de ser madre no es tan alta, esta obsesión por los hijos es inferior, se vive la maternidad como un proceso más, para una vez pasado los años donde los bebés dependen tanto de los padres, estos mismos padres comienzan también a disfrutar de su vida propia, sin sentimientos de culpabilidad.
    Quizás, hay que sentir lástima por esos padres que vivieron siendo hijos escuchando a sus padres cuánto tenían que luchar por autoafirmarse individualmente, pero que cuando han pensado de haberlo conseguido, se han sentido vacíos. Ser padres es una opción personal, que te cambia la vida pero no la considero fundamental para sentirse realizada como estos padres encimonomistas quieren hacer creer.
    Dejemos que los niños vivan como niños....

    ResponderEliminar
  7. pues Isabel, esta vez no estoy de acuerdo contigo... si he aprendido una cosa con la maternidad es que cada uno hace lo que puede y lo que le sale del alma (creí que tú también pensabas asi). Yo por ejemplo no alimento a mi hijo con verduras orgánicas, pero respeto al 100% a las mamás que lo hacen... mi hijo es lo más bonito que tengo y me encanta pasar todo mi tiempo con él. No estoy de acuerdo con esta señora que aunque diga lo contrario sí cree en una sola manera de criar a un niño.

    ResponderEliminar
  8. Creo que por encima de todo está la libertad de cada persona, y a su lado, un modo de vivir. Y creo que a ciertas alturas de la vida, todos sabemos que hacemos no sólo lo que queremos, sino también, como podemos hacerlo, que no siempre es el estilo deseado. A cada opción le corresponde el mismo nivel de respeto. No es cuestión de ofender al diferente, que bastante tenemos ya con los propios errores y limitaciones.

    Yo sí que pienso que hemos endiosado a los niños. Son el eje de muchísimas cosas de las que no debieran serlo. Así, muchas veces te tienes que tragar las "monerìas" de un niño porque los padres están encantados... aunque a tí te parezca un monito ridículo de feria. Sí, señoras, sí; su hijo es una maravilla de ustedes, pero a los demás nos es indiferente. Totalmente.

    Los niños, son una circunstancia vital que te acompaña, que acontece en un momento de tu vida y que lo hace maravillosamente, pero en el sentir actual, lo que hoy se palpa, es que los niños son dioses para sus padres. Y aunque es cierto que se necesita cambiar muchas cosas ante su presencia, y que se cambian con una enorme satisfacción, y que son lo mejor que nos ha ocurrido, también es cierto que no se les debe hacer sentir los principales protagonistas de nuestra vida, aunque es cierto que lo son. Y que nuestros hijos, evidentemente no son lo mejor que les ha ocurrido a los demás. A los demás, nuestro hijo, les importa un bledo, e incluso a veces, a veces, les molesta.

    No les hagamos a nuestros hijos esa faena, la de hacerles sentir dioses, no por nosotros, no, sino por ellos. Ellos se merecen su libertad, y pienso certeramente, que al lado de un "encimonismo", todo lo que crece lo hace rotundamente, menos su libertad. El niño es poderoso, pero no tiene la libertad esencial que como niño merece. Y para crecer, se necesita el espacio de la indiferencia, de la soledad, de estar sólo aburridito; procurarles un espacio en el que el niño se enfrenta solo ante sí mismo y ante los demás. Los padres estamos para cubrir necesidades, para estar siempre que lo necesiten, pero dejemos primero que nazca la necesidad, que crezca el niño que realmente es. Vayamos soltando amarras.

    Yo sí estoy de acuerdo con lo que he leído. Y mucho. Las mamás podemos ser muy cansinas cuando lo único que nos preocupa son nuestros hijos. Y este, el endiosamiento de los hijos, es el primer paso para construir su atontamiento. Es el paso que más les coarta la vida. A los hijos les ahogamos, de esto no me cabe duda... y si los convertimos en el eje de nuestros días, les amargaremos. Y de seguir así, estoy convencida de que oiremos de su boca estas palabras; ¡¡¡dejarme un poco en paz!!!

    Supongo que cuando tienes en las manos a un bebé lactante... es difícil de ver con perspectiva. Pero conforme cumplen años, lo que deseas, más que nada, es su libertad. Que ya pedirán ayuda... El reto más importante ante un hijo es precisamente ese; la comunicación.

    La maternidad necesaria y equilibrada, bajo mi perspectiva, es esa capacidad que tenmos de estar siempre localizables, de estar a mano... y no esa otra que es estar obligatoriamente encima, ahogando y solucionándoles la vida.

    Pero cada uno, como ya dije, hacemos lo que podemos. Y sinceramente, después de años observando corrillos de madres, mi rotunda conclusión es: ¡¡¡¡pobres criaturas!!!!

    Desgraciadamente he conocido corrillos absolutamente adoradores de sus hijos, hagan lo que hagan, sean como sean, son los dioses. He visto a veces que las madres tienen tal vacío existencial que sólo son capaces de enocntrar sentido a su tiempo si lo relacionan conla vida de su hijo, y lo que hacen es anularlo, completamente. Esto es aterrador, y lo digo pensando en las criaturas, no en las madres.

    En fin... que daría mucho de sí el debate madres. Pero que mucho de sí. Es una enorme piedra de toque que se te puede echar encima... y creo que esto, ya no lo dudas.
    ;)

    Gracias por este estupendo debate.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. suscribo las palabras de Ana, del anterior comentario -bueno no sé en qué orden saldrá- y quería añadir que no hay que tomar tan en serio la crónica de Elvira Lindo, dios mio, es una crónica en clave de humor que escribe cada domingo en la misma línea y no ridiculiza a personas sino a ciertas actitudes, y nadie tiene porqué sentirse aludida, precisamente lo que proclama Elvira Lindo es que tengamos libertad para criar a nuestros hijos cada uno a nuestro estilo, habrá quien quiera -y pueda- dejar de trabajar para ello, y habrá quien prefiera -o necesite- seguir trabajando, habrá quien no quiera dejarles ni un solo minuto con extraños y habrá quien considere que es bueno que vayan al cole y se relacionen lo antes posible, habrá quien les dé hamburguesas del caprabo y quien las compre en tiendas especiales -y más caras- porque priorice su alimentación orgánica, yo qué sé... pero es verdad que muchos se han convertido en dioses, y me gusta mucho lo que dice ANA de que tienen que tener tiempo también de sentirse solos y de sentirse aburridos, y que no pasa nada si en algún momento tienen que jugar solitos, al contrario eso les estimula y les prepara, oye yo de pequeña era hija única y me inventaba los juegos porque tampoco mis padres estaban todo el día jugando conmigo, qué remedio, y ahora lidio con la soledad de maravilla... en fin, que cada uno a su aire y Elvira Lindo sólo hace que exagerar una postura de las mamás perfectas como podría haberlo hecho con los ecologistas perfectos o con cualquier otra tendencia actual, pero no creo que haya que tomarlo tan a lo personal, no hay una educación perfecta ni una crianza perfecta, al contrario hay diversos modos de entender la maternidad y todos son válidos mientras nos ocupemos de los niños y sepamos que son lo más importante -no lo único- de nuestras vidas, especialmente cuando son muy pequeños... vaya revuelo! incluso he escuchado que hay quien le dice a Elvira Lindo que quién es ella para hablar de la maternidad, bueno pues es una madre más, como yo o como tú, cualquiera que haya tenido un hijo puede hablar de su experiencia, digo yo, que no hay que tener un master...

    ResponderEliminar
  10. Yo estoy con "Una mamá contracorriente". Y también con la libertad de educar cada uno a sus hijos como crea que debe hacerlo.
    No voy criticando a nadie que decida no educarlos en el apego y por lo tanto no me gusta que me digan a mí como debo hacerlo.
    Sobre la edad, es muy fácil decir que una mujer con 40 años es mayor para tener hijos y que se le va la cabeza por ello.
    Hoy una mujer con 40 años es una persona joven, muy joven. Más de lo que lo era mi madre a esa edad. Señores!!!! hemos progresado. La medicina ha avanzado y tenemos otra calidad de vida. Afortunadamente.
    Y no. NO LEO EL PAIS. Soy de escuchar la radio. Y leer la prensa en internet.

    ResponderEliminar
  11. tengo 41 años y estoy embarazada de mi segundo hijo, y sigo pensando que esto nada tiene que ver con la edad, hay madres que, como yo, parimos tarde -biológicamente hablando- pero en ese caso sabemos que hemos salido y viajado todo lo que queríamos antes así que nos sentimos igualmente plenas, pero eso no significa que cuando llevas muchas noches sin dormir y has cancelado varios viajes porque tus niños se han puesto malitos en el último momento y además has dejado de tener nombre propio para ser 'la mamá de...' pues por un lado te llenas de orgullo pero por otro lado ansías un poquito de espacio para ti, para ser tú, para pensar por ti misma y tener una charla con amigos sin tener un ojo en el jarrón que se va a cargar tu hijo de un momento a otro, y en eso somos perfectamente humanas e imperfectas, como dice Elvira, en fin yo me sentí muy identificada... y creo que ni unas ni otras son mejores o peores madres, en cuanto al apego, pues claro que tengo apego a mis hijos, pero eso no significa que les quiera dar de mamar hasta que me muerdan con sus dientes ni quiera que duerman en mi cama todas las noches del año, no señor, yo quiero que duerman en su cama y que beban leche de biberón cuando yo vuelva a trabajar, porque a mí, es que me gusta trabajar, y no creo que eso sea ser mala madre ni todo lo contrario, simplemente cada uno es como es y ya está... igual que me gusta salir con mi marido a cenar un día por semana y dejar a los niños con alguien de confianza y tener algo de vida de pareja, en fin son manías que tiene una...

    ResponderEliminar
  12. Totalmente de acuerdo con Ana, ¡genial comentario, excelente exposición! y también con Manuela.

    Dicen que cuando el demonio nada tiene que hacer, con el rabo mata moscas. Quiero decir, que en otros sitios los niños siguen siendo maltratados y abandonados por sus padres, o no comen, o no tienen techo, o están trabajando a los 4 años o siendo esclavos sexuales a los 7.

    Y nosotros aquí, discutiendo por si eres peor madre por trabajar, por colechar, por no hacerlo, por dar el bibe o por seguir con la teta

    Qué gilipollas somos.

    ResponderEliminar
  13. Pues como han dicho otras madres, en principio de acuerdo con el artículo, no literalmente, y con Ana. Para mi el problema empieza cuando por la "perfección" de algunos de estos niños, se acaba con la libertad de otros (claro ejemplo de niño en el parque al que pega otro, y a la madre del agredido poco le falta para llamar a la policía y poner una denuncia, porque "a mi niño nadie me lo toca"; yo creo que los problemas de los niños los deben solucionar ellos solos, a no ser que la cosa vaya a mayores). Y por cierto, también estoy un poco harta del "nada, encerrados en casa porque Jeromín tiene unas décimas...", o sea, 36,9, pero vaya a ser que la criatura pase por ese horrible trago que es tener fiebre, inmunizarse y pegar un estirón. Y no sigo que si no no hay quien me pare...

    ResponderEliminar
  14. En nuestra casa decimos que las niñas ( dos y cinco años) son un miembro ( que no miembra) mas de la familia. Ello implica que , aunque hacemos todo lo posible por atenderlas e intentar que sean felices, los padres tambien somos personas, trabajadores, tenemos aficiones, amigos...

    En mi entorno muchas conocidas vuelcan su vida - literalmente hablando - sobre sus hijos. Sólo saben hablar de si ya tienen dientes, de si comen o no comen, de si no durmieron.. No se, pero a mi ese "encimonismo" me parece un reflejo de lo poco que les gusta su vida para tener que volcar todas sus expectativas, ilusiones y conversaciones en los hijos.

    Ya se que con estas palabras voy a levantar criticas pero revindico mi derecho a ser al mismo tiempo: mujer, amante, amiga, trabajadora, y por supuesto buena madre.

    ResponderEliminar
  15. Tengo 26 años, y una hija de dos meses y medio. Hace tiempo que sigo este blog y solo ahora he necesitado hacer un comentario. A mi me dan frío las palabras de Elvira. Y me lo quita mi hija cuando duerme conmigo.. No practico el colecho porque esté de moda, ni porque piense que así ella duerme mucho mejor (aunque estoy convencida de ello). Lo hago porque es de las cosas que mas me gustan de ser madre y porque me es mucho mas cómodo.

    ResponderEliminar

Compártelo