viernes, 26 de noviembre de 2010

A esos padres

Este post es mi modesto homenaje a ese 7% de los padres españoles que pasan tanto tiempo con sus hijos como el que pasamos las madres. Sólo un 7% de los padres le echa las mismas horas a la crianza que nosotras, las sufridas madres. Las cifras las revelaba ayer un estudio de la Fundación La Caixa, y no sé si decir que superan mis peores expectativas. Eso quiere decir que en el 93% de las familias españolas somos las madres las que echamos horas, robándonoslas a nosotras mismas y a nuestro trabajo, para estar con los niños, llevarlos de una actividad a otra, comprarles ropa, hacer deberes, leer cuentos, bañar y peinar, cortar las uñas y preparar meriendas y cenas.
El informe muestra que el tiempo que dedican diariamente los padres a sus hijos es el mismo tanto si su mujer trabaja fuera de casa, como si no lo hace. Es decir, si la madre sale de casa, el padre no entra a suplir ese vacío o no entra lo suficiente. En muchos casos (salvo en ese honrosísimo 7% al que hoy rindo homenaje) ellos siguen llegando a una hora a la que los niños ya han ido al médico, a sus actividades extraescolares, ya han hecho deberes, leido cuentos, han merendado y a veces hasta cenado, y ya están bañaditos, peinados y con las uñas cortadas, y con el pijama puesto, e incluso a veces hasta remendado porque se le había roto en un codo. Y eso explique quizás por qué las madres vamos casi siempre corriendo, saludándonos a la carrera a la puerta del cole, arrastrando niños por la calle para que caminen más rápido, llamando al trabajo desde la cola del médico, o respondiendo mails mientras tomamos la lección de ciencia.
Y hoy el post me ha salido muy serio. Y eso que os aseguro estoy de muy buen humor, contenta y feliz con mividaconhijos, que es ya la única vida que sabría vivir. Pero es que hay veces que no puedo evitarlo y me toca ponerme seria.

14 comentarios:

  1. me encanta tu blog y lo leo siempre que puedo. soy madre de un niño de 3 años y una bebe de 7 meses y he de decir con orgullo y satisfaccion(mas satisfaccion que el mismisimo rey) que mi marido es uno de los del 7% y he de decir que gracias a dios... porque si no desde que nacieron nuestros hijos en especial desde nuestra pequeña no lo habria superado sin su ayuda. desde aqui doy las gracias a esos padres que nos ayudan a vivir

    ResponderEliminar
  2. Mi marido es de ese 1%, dentro del 7%, que prepara meriendas, recoge en el cole, baña, seca pelo, explica Soci o Mates -nunca Inglés o Natu-... hace tanto que yo pude irme a trabajar un año fuera de mi ciudad... seguro que tiene mérito? nacieron sus hijas al mismo que tiempo que las mías, En fin, si tiene mérito, yo no se lo doy, porque no podría vivir con alguien que no fuera así.
    Pero claro, hoy no puedo contaros todos sus inconvenientes, que también los tiene y muchos, verdad? Está bien, lo dejaré para el día que les deis caña por algún motivo al 93% restante jaja

    ResponderEliminar
  3. Mi pareja me ayuda bastante y aunque a veces prefiera hacerlo yo, me obligo a no abasallar y fomentar su interes, que luego no se valora nada... Soy de las que piensa que muchas veces nosotras tenemos la culpa de su desinteres, y si a eso le añadimos que tienden a pasar del tema... pues sale el 7 o el 93%. Feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  4. Yo tambien tengo que decir que el mio es de ese 7%, y la verdad me da bastante pena que no sea asi en todas las familias, no se disfruta de la misma manera cuando las cosas son compartidas que cuando son solo para una.

    ResponderEliminar
  5. Yo, que tengo 3 hijos de 4 y 2 años y 6 meses, y trabajo fuera de casa, te entiendo, ay... no sábes cómo te entiendo. Pero prefiero ver el vaso medio lleno, y ver que, según el mismo estudio, "Más de la mitad de los padres varones (el 51 por ciento) con hijos de 5 a 10 años están altamente implicados en su crianza", lo cual era IMPENSABLE hace no tantos años. Así que sólo espero que cuando mis hijos sean padres, ese 7% se haya convertido en, al menos, un 80%.
    Sigue escribiendo tu blog, que nos encanta.
    Por cierto, yo ya tampoco sabría vivir de otra manera, y a veces me pregunto ¿qué demonios hacía con mi tiempo cuando no tenía niños?

    ResponderEliminar
  6. Pues estamos peor de lo que yo pensaba la verdad. Anda que no nos queda camino por recorrer...

    ResponderEliminar
  7. Ah, yo ya sospechaba esa estadística. Hace tiempo me tocaba llevar al bebé a la salacuna (guardería), y recuerdo que le preparaba un jugo extra (adicional a lo que le daban allá).

    Después comenzé a trabajar desde más temprano, y entonces mi esposo debía llevarlo en la mañana. Siempre olvidaba el juguito, o no le alcanzaba el tiempo, etc.

    Finalmente, a pesar de mis reclamos, terminé haciéndolo yo antes de irme, aún antes que ellos se despertaran. ¿Por qué ellos no pueden correr, ni a hacer un pequeño vaso de jugo?

    ResponderEliminar
  8. Pués mi marido está dentro del 93%, y sí, tengo tres hijos, tuve que reducirme la jornada al principio, y dejar de trabajar después; les llevo y les recojo del cole, preparo meriendas, comidas y cenas, tomo lecciones y controlo deberes, lucho con ellos en la hora del baño, vuelvo a luchar en la hora de la cena, y les acuesto. Remiendo uniformes y babis, me invento los disfraces, les llevo al médico y les doy las medicinas... y no sigo, que voy a parecer madre soltera.
    Debe ser que es lo que nos toca vivir.... Muchas cosas tienen que cambiar para que algo de esto cambie...

    ResponderEliminar
  9. Lamentablemente, mi experiencia está fuera de ese 7%. Me rodeo de mujeres trabajadoras, y puedo dar testimonio de que en sus casa, salvo cuatro meriendas, una cena, y algún que otro cuento que otro leído la noche de un sábado, son ellas las que hacen todo. Y todo es todo.

    Con semejante panorama es normal que la proyección profesional de una "vida con hijos" se vea ralentizada, que uno no sea capaz de desarrollar todo eso que bulle en la cabeza, y para lo que estás perfectamente capacitada, pero te dices; tiempo al tiempo. Yo personalmente lo tengo asumido, he sabido ceder, parar, sobretodo porque como bien comentas, a estas alturas sería incapaz de imaginarme mi vida sin diminuta. Eso no quita que la realidad sea candente, que a veces escueza y que en este tema toca ponerse serios. Muy serios. El futuro habrá de ir cambiando este panorama, y esa realidad se construye con los pasos de hoy.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. No era necesario hacer un estudio sesudo para saber eso, solo es necesario mirar alrededor para darse cuenta. Hablo con mis amigas y son ellas las que dirigen el tema, médicos, extraescolares, Ampas, cumples, regalos,... luego ellos colaboran más o menos o directamente se escaquean.
    Yo tengo 3 (5,3 y 1 año), y aunque esté en el 93%, tengo que decir en el descargo del papi de las criaturas que es bastante apañado y que cuando está en casa (es autónomo) hace muy bien su parte.
    Una cosa que me sigue llamando la atención que si un padre sale un día sin la family nadie le pregunta quien cuida a sus hijos y si es al contrario (yo por ejemplo) todo el mundo te dice que con quien has dejado, con su padre y la pregunta es ¿se atreve solo? eh!!! Mi costi se indigna cuando se lo dicen.
    Espero que nuestros hijos e hijas vean como cambian esos porcentajes.
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. A mi realmente ese 93% me da pena! Ellos se pierden los mejores momentos de sus hijos, sus risas y sonrisas, sus juegos y hazañas, sus descubrimientos e inquietudes...y hasta el poder de consolarlos cantándoles el "curasana"!

    He descubierto hace poco tu blog, me encanta y me siento muy identificada contigo. Yo acabo de estrenar mi blog, y te he linkeado así que me pasaré con frecuencia por aquí.

    ResponderEliminar
  12. las estadísticas no mienten, ya se sabe, yo miro a mi alrededor y exactamente eso es lo que veo, un 7% y nada más... hoy te dediqué mi post a ti y a Elvira Lindo con su genial artículo ayer en El País sobre Madres perfectas, gracias por estar ahí, me salvas de muchos traumas!!!

    ResponderEliminar
  13. Soy arquitecta autónoma (autónoma de pacotilla, con todas las obligaciones de una asalariada y ninguna de sus ventajas). Tengo un niño de dos años y estoy embarazada de tres meses. Y pese a que tengo un horario complicado, soy yo la que lo ha modificado cuatrocientas veces en estos dos años primero para salir antes y disfrutar más del nene, después para adaptarme al horario del cole.El NUNCA puede. Siempre hay una reunión a las 8 de la mañana, u otra a las 6 de la tarde, o tiempo al mediodia para jugar a frontenis. Mi trabajo es de responsabilidad, y yo SI que consigo modificar horarios, eso sí, ya no ejerzo freelance. Y eso que se involucra mucho, pero hoy por hoy, no se puede ni comparar. Me parece a mi que nos han metido un gol con la emancipación....por no tocar de la diferencia entre abuelos maternos y paternos, pero eso ya es otra historia....Un privilegio leer tu blog, me siento muy identificada....

    ResponderEliminar
  14. No hay que hacer un estudio, vete a cualquier sitio donde haya peques y quien esta limpiando mocos, sujetando la manita para cruzar la calle,o corriendo como una posesa para el tobogan por que lo ves estrellado en el suelo, ellos ayudan si pero en su justa medida, y que conste que en mi caso ayuda pero seamos sinceras no se mata, si puede escaquearse lo hace, y la culpa es nuestra, hace falta mucho mucho..a ver la proxima generacion... un saludo

    ResponderEliminar

Compártelo