lunes, 18 de octubre de 2010

Coches y muñecas. Superhéroes y princesas

Cuando se tienen hijos uno va corrigiendo sobre la marcha las ideas que tenía previamente. Antes de ser madre (o padre) siempre se piensa que se puede hacer mejor de lo que han hecho contigo, o de cómo lo hacen los demás. Te crees que tú vas a ser un padre (o una madre) diferente y le pones muchas ganas a la tarea. Y ya digo, la realidad luego se va imponiendo y, en más ocasiones de las que te gustaría, cuando te quieres dar cuenta, ya estás haciéndolo de la mismita manera que querías evitar. Yo, por ejemplo, tenía clarísimo que no le iba a dar una educación sexista a mis hijos. Antes de tenerlos estaba convencida de que eso de que los niños jugaran con pelotas y coches, y las niñas con muñecas y cocinitas era una imposición cultural, consecuencia de una educación destinada a perpetuar los roles tradicionales. Y naturalmente mis hijos no iban a reproducir esos roles porque para eso su madre iba a ir contracorriente y darles una educación moderna y liberadora. Ja! No sé cuanto tardé en darme cuenta, pero debieron ser pocos meses, de que mi hijo mayor sólo estaba interesado en cosas que rodaran, a ser posible esféricas. Perseguía balones, y convertía lo que no lo era en una improvisada pelota. Todo servía para darle patadas y correr detrás. Su mundo entero era un partido de futbol. De ahí pasó a hacer rodar las cosas, todo se convirtió en un objeto motor. De poco sirvió que tratáramos de incorporar otros juguetes menos ‘clásicos’: todo, fuera lo que fuera, era susceptible de rodar o de botar. Con mi segundo hijo, también varón, no hice más que constatar que su cerebro estaba programado para jugar con balones y vehículos de ruedas.
Y ahora que ya tengo algo de rodaje en esto de la maternidad he constatado connotable estupor que vivimos -sí, en el 2010- en un mundo dividido en compartimentos estancos: los niños llevan estuches, juguetes, camisetas y calzoncillos de superhéroes y las niñas de princesas. El mundo sigue dividido en azul y rosa, y de poco sirve que tú te empeñes en vestir a tus hijos de naranja y verde. El otro día me quedé helada al preguntarle a mi hijo mediano a qué jugaba en el recreo del cole, y me dijo “Poz a la lucha”. ¿Y las niñas también? “No, las niñas juegan a princezas”. Resulta que cada vez nos alejamos más de ese ideal igualitario sin distinciones de roles. ¿Existió alguna vez ese ideal en algún sitio más que nuestras cabezas?
A estas alturas os diré que el tema de las preferencias de los niños me lo tengo ya bastante trillado, y casi hasta he tirado la toalla, y compro coches, balones y horribles camisetas de superhéroes feísimos. Y con la niña (19 deliciosos mesecitos) estoy estrenándome en los gustos femeninos, ahora es cuando tendré la oportunidad de comprobar si eso del instinto de cuidar muñecas es algo cultural o aprendido. Por de pronto me ha demostrado que el interés por los vehículos es algo genético, determinado por la biología: el otro día estaba hojeando ella solita un libro de esos de páginas gruesas con dibujos de la granja, iba pasando lentamente página a página deteniéndose en los diferentes animales. Y cuando llegó a la página en la que se veían tractores, que hubiera hecho las delicias de sus hermanos, la pasó como si estuviera en blanco.
Así que ayer me emocioné cuando en el parque mi hijo mediano se puso, en medio de un montón de hojas secas, a jugar a las ‘cocinitas’. Ahora tengo que conseguir que la niña juegue un rato con un coche.Por de pronto le he escondido el bebé que tenía en la sillita de paseo, y va por toda la casa paseando un unicornio. Algo es algo.

P.S. Agradezco el interés mostrado por todos los lectores/as que se quejan porque mis posts son cada vez más infrecuentes y más cortos. Y qué queréis que os diga, que no me da la vida.

27 comentarios:

  1. definitivamente va en los genes, mi hija de 3 años el otro dia le daba 'tetita' a su muñeca,y yo ni siquiera le di el pecho a su hermano¡¡¡

    ResponderEliminar
  2. Y si, hay una gran parte que viene con nosotros. Por otro lado estoy muy de acuerdo con eso de que una antes de ser mamá imagina que va a poder hacer todo mejor que como lo han hecho los otros. Yo todavía no soy mamá... y en el fondo me da un poco de miedito!!

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Pues yo creo también que va en los genes, mi niña de 4 años siempre ha tenido muñecas, pues bien, mi hijo de 2 que no ha ido a guardería y que sólo ha visto los juguetes de su hermana, el día que le regalaron un coche parecía que había jugado siempre con él.

    ResponderEliminar
  4. Es inútil ir contracorriente, yo también lo he visto: niños que sólo muestran un interés muy puntual en juguetes "de niñas" y al revés, niñas interesadas en un camión, pero sólo 5 minutos, no les va la vida en tenerlo.

    En todo caso hay un trato desigual: cuando yo me disfrazaba de azafata-florero-promotora en mis tiempos, y recomendaba juguetes, un padre no tenía inconveniente en comprar un camión o coche a su hija si lo deseaba; pero....jamás, y digo bien JAMÁS DE LOS JAMASES ninguno aceptó comprar una muñeca de pelo rosa si el encaprichado era su niño varón.

    ¿Y tú, qué harías? ¿le compraste muñecas a los niños cuando aún no tenías a la niña?

    Abrazos

    ResponderEliminar
  5. Ay, que te entiendo por tus post infrecuentes. No te preocupes, que la espera hace que me ponga más contenta cuando escribes, jeje. Como yo que lo único que quiero hace 4 meses es teñirme las canas. Hasta tengo comprada la tintura, pero....

    ResponderEliminar
  6. Bueno pues mira yo me propuse que a mi hija jamás la vestiría de rosa, y aquí estoy comprándole pijamas y zapatillas del color más cursi del mundo, que le vamos a hacer si le hace feliz. Eso no lo voy a luchar, tengo otros frentes abiertos.

    ResponderEliminar
  7. Mi niña de 5 años siempre ha sido muy "rosita" le encanta maquillarse y los vestidos y tacones, cosa que yo no uso nunca! jajaja mi hijo de 3 años solo quiere saber de coches camiones aviones y motos! desde pequeño, claroq ue a todo el mundo el hace gracia y solo le regalan cosas con ruedas. La pequeña de 1 año a veces hace rodar l coches de su hermano pero lo que le encanta ahora que está soltándose a andar es pasearse por la casa con al sillita y el nenuco, le tienes que ver cómo le sonríe y los ienta en la sillita. El otro día en Redes de Punset hablaband e esto, y dijeron que es genético, lo chimpancés machos juegan con coches y las hembras con muñecas. La psicóloga decía que todo su feminismo se fue a la porra cuando su hijo rechazó las muñecas que le ofrecía y se iba como loco a por los coches jajajajaja

    ResponderEliminar
  8. Te leería si mi niña me dejara hacerlo! Espero que este blog dure 15 años mas.... pues supongo que en ese momento tendré tiempo para leerlo.
    Soy madre de un niño de 4 y un par de gemelas de 2 y hay veces, como hoy, en que sólo quiero arrancar

    ResponderEliminar
  9. Yo de momento solo tengo un niño, pero he llegado ya a la misma conclusión. Amén.

    ResponderEliminar
  10. Lo confirmo 100%, no habia nada rosa en mi casa hasta que llegó mi hija. La propia Lucía Etxeberría y alguna otra feminista reconocida ha tenido que claudicar y hasta comprar ¡Barbies! a su hija. Mi hijo, que es el segundo, rebuscó entre los juguetes de su hermana hasta que encontró pelotas y coches. Yo también digo lo mismo: Amén :-)

    ResponderEliminar
  11. Las mias al ser todas niñas es dificil encontrar luchadores y batallas...aunque la mediana es más de eso que de carrito y muñeca, no hay manera de que coja una!!jajaja

    ResponderEliminar
  12. con patatas he tenido que comerme mis propias palabras... una vez hablándolo con mi suegro le solté un discurso sobre las diferencias sexistas de la sociedad etc.etc. Le dije que las diferencias eran sociales y no genéticas, que las inculcábamos nosotros...

    De momento tengo 2 niñOs a los que he intentado educar asexuadamente y que no han sido de los más NIÑOS-NIÑOS de la clase (no se si me explico, hay niños a los que las niñas no dejan jugar con ellas... a los míos si, porque también se saben entretener con un puzzle o memory o unos playmobil...) y que me han pedido una muñeca uno y un cochecito para llevar a la muñeca el otro (etapa de juego simbólico), también hemos tenido una cocinita... pero llega un momento en que el fútbol, los [asquerosos] gormiti y los hot wheels son lo único en lo que piensan y juegan y que se miran a las niñas como cosas raras con sus historias de muñecas y princesas...
    quizá si haya una parte social, pero también hay otra que sale del estómago...

    Yo, que no había visto un partido de fútbol en mi vida, ahora tengo que explicarle a mis hijos qué es un fuera de juego... mientras lo vemos por la tele y coreamos los goles del barça...(porque mi marido todavía sabe menos)

    que le vamos a hacer...

    besos

    ResponderEliminar
  13. Marta de la Iglesia19 de octubre de 2010, 5:07

    Yo con mi hijo, al principio era de las que creía que no era genético, porque su regalo favorito con año y medio años fue una aspiradora. Ahora comprendo que solamente era por imitación de lo que veía en casa. Luego pasó a los superhéroes y muñecos horribles tipo "Gormiti" y "Bacugan". Mi teoría cambió radicalmente cuando apareció mi hija. En casa no había juguetes de niñas, pero ella solo buscaba jugar a ser "mamás" y pronto empezaron los bebés, los cochecitos los biberones ( que por cierto hay que ver con qué arte se los da a sus muñecos,¡ya querrían muchos padres hacerlo igual de bien!) y ahora estamos en todo rosa, todo el día intentando pintarse ( yo salgo de casa con la cara lavada, por lo que no se de donde lo ha sacado) disfrazándose de princesa o de Hanna Montana, o con cualquier trapillo que encunetra por ahí, y sólo tiene 4 años!.
    100% convencida que es genético.

    ResponderEliminar
  14. Exacto! A mi hija le hemos comprado no solo munecas y cocinitas, tambien coches y camiones. Pues bien, los coches los pone a dormir, les da de comer, rara vez juega con ellos como se supone, haciendolos rodar de un lado a otro.

    ResponderEliminar
  15. Algo va en los genes indudablemente y me pasó cómo a tí que no quería creerlo.
    Mi hija mayor ha tenido todo tipo de juguetes y creo que lo he notado menos. Pero lo de mi hijo pequeño es la bomba!!!!. Él paseaba a las muñecas de mi hija en el carrito y yo pensaba mira que bien!!! va tomando nota.
    Pues cuál ha sido mi asombroso descubrimiento!!! Que lo pasea porque tiene unas ruedas fantásticas!!!! jajajaja.
    Todos nos sentamos a cenar con el telediario, que es el único momento para poder enterarnos de lo que pasa en el mundo y atención, a ninguno de mis hijos les interesa demasiado pero... ¡¡¡DEPORTES!!! Mi chiquitín de dos años y medio nos manda callar a todos!!!! y bueno... si ya es fin de semana y ha habido motos o coches... entonces hasta se enfada si alguién le molesta y no le deja ver u oir.
    Es la pera!!!!
    Sobre la ropa, yo acabé harta de la obsesión de todo el mundo por regalarte todo en rosa o en azul. Así que mis hijos no llevan nada en esos colores salvo que haya sido regalado.
    Ahora estoy descubriendo que mi niño rubito de gris, morado, negro está ¡¡¡Superguapo!!! Así que por la zona en la que vivimos todo el mundo se gira a mirarles. Porque van diferentes pero ¡¡¡Guapísimos!!!. Que voy a decir... si soy una madre completamente enamorada de sus vástagos.
    Un besote gigante,

    ResponderEliminar
  16. Voy a comprar una bici, una pelota o una moto correpasillos, o un patin o una bolsa de aseo o cualquier artículo que considero unisex, a tiendas de juguetes que se consideran adaptadas a las necesidades de la infancia y tengo que elegir entre dos modelos: rosas, de hadas o de princesas o azules-verdes de motivos espaciales o selváticos.
    Me puede alguien explicar que hago si no le quiero comprar a mis niñas los artículos rosas??? y ellas no quieren artículos de niños??. En mi epoca, la bici era roja, la misma para mis hermanos y para mi, la pelota,no se decir el color, pero la misma partodos la ropa interior blanco universal....
    No se porque la discusión linguistica ELLOS/ELLAS, parece que se ha terminado por cargar el NOSOTROS, y conseguir todo los contrario: NOSOTROS/NOSOTRAS, AZULES Y ROSAS!!!

    ResponderEliminar
  17. Pues yo voy a ser la nota discordante, tengo tres hijos, niña, niño y niña-bebé, mi hijo mediano siempre ha jugado con los juguetes de su hermana mayor, aunque ha tenido a su disposición pelotas, coches y cosas "de niño", su interés por ellas siempre ha sido y sigue siendo anecdótico. Vamos, que las barbies, bratz y polly pockets en mi casa se reparten entre los dos.... Eso sí, he descubierto que la gente en general sigue llena de prejuicios, pese a que defendamos la educación y los juguetes no sexistas, hay muchos que siguen viendo mal que mi hijo vaya con su barbie por la calle y le pregunten cómo es que le ha cogido la muñeca a su hermana cuando es suya....

    Así que sí, irá en los genes, pero no en todos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Que sentido me hace leer que cuándo nos encontramos con la "realidad" de ser madres hacemos en nuestras cabezas una idealización de nosotras mismas. Lo primero que se me vino a mí fué que no haría lo que mi madre hizo, que no diría lo que dijo, que no llevaría a mi hijo y blabalbalbala....Y a veces me encuentro haciendo lo mismo o peor. A veces, suelo preguntarme, que hice, que dije mal? Mi hijo es una especie de hombre rudo pequeño a los ocho años, es luchador,superhéroe, luchador, robin hood,y mi defensor eterno. Y es imposible quitarle eso de encima. Alguna vez pensé que podría universalizar sus gustos, pero no, finalmente se impuso el azul, el verde, los monitos de acción y los cochecitos. Y bueno, es mi pequeño hombrecito. Creo que si alguna vez tengo una nenita, me vestiré hasta de rosa yo tambien!! jajaja...

    ResponderEliminar
  19. Hola, yo tengo un niño de 6 años, es la cosa mas linda y tierna del mundo, pero esta aferrado en que hay juegos de niños y juegos de niñas, lo que nunca se le ha inculcado en la casa, el otro día compre una película de princesa para hacer tarde de cine en casa y lo invite a ver, me respondió "esas son cosas de chicas,guacala!!! (puso cara de repugnancia)... vela tú con la Ianara (mi sobrina) yo voy a jugar a la pelota". Como no estaba mi sobrina, no la vi. Pero cuando lo invite a ver Ben 10 le faltaron patitas para sentarse a mi lado y ver la peli.

    ResponderEliminar
  20. ¡Uy! nunca he escrito en un blog, pero me he reído un montón, y he tomado buena nota de los comentarios y la lectura de la escritora. Yo estoy divorciada y tengo una nena que acaba de hacer 6 añitos. Yo sí que creo que soy sexista, por la educación que recibí, y no me importa, pero valoro que mi niña jugase con muñecas a hacer como si fuese mamá, acunarles, mimarles, etc, y ahora va más también por las pelotas, juega con todo el mundo en el parque, aunque no los conozca, es supersociable, le encantan cosas típicas de hombres (veís ahí si que ya se me nota) tipo maquinitas DS que le acaban de regalar, juegos en el ordenador, pero juega a todo, pintar, maquillar, vestir, jugar a carreras (lo típico que también a mí me encantaba de pequeña), y veo que es, y no por ser pasión de madre, muy espabilada, que lo saca solita y lo pilla todo en un "pis pas", así que me da gusto verla, aunque a la pobre sólo le dejo 5 minutillos antes de salir de casa, se las tengo supercontroladas, porque he visto el vicio que puede llegar a coger o adicción, y aunque mi cuñado me diga que son juegos de habilidad, estrategia y tal, no me gustaría que de mayor se enganche a internet, y mirar por donde, ahora me acababa de desvelar, he ido a taparla, y como no había tu tía de dormirme, digo, pues voy a meterme en el blog y me ha encantado. Os seguiré la pista. Buenas noches y gracias. Lo compartiré con mis amigas en facebook.

    ResponderEliminar
  21. yo agradezco que no escribas más porque no tendría tiempo de leerte y no me gusta perderme nada de lo que cuentas!!! mi hijo tiene dos años y medio y juega con super héroes y quiere ver a Batman y a Superman en la tele, yo he sucumbido y le he regalado un pijama de superhéroes y es feliz sabiendo quién es quién, cosa que le tiene que explicar su padre porque yo no paso de los clásicos... aunque he de decir que las cocinitas también le apasionan, y en cuanto a las muñecas he de confesar que no le he regalado nunca ninguna pero sí le he visto pasear algún carrito con muñeca u osito en el parque cuando pilla uno que se 'toma prestado', creo que sobretodo porque es algo que no tiene en casa... eso sí, los dibujos que yo quiero ver en la tele, tipo piolín y similares, no le interesan lo más mínimo, él quiere Superman o Gormitis, unos monstruos horrorosos... veremos qué tal sale la niña cuando nazca... yo creo que hay algo genético pero también algo cultural, porque ya te digo que a mi hijo nunca le he regalado una muñeca, no sé, no me veo... me da igual que juegue con las que encuentre por ahí, pero a mí no ha nacido comprarla... eso sí, espero que para las tareas del hogar sean igualitos el uno que la otra, faltaría plus, con lo que he criticado esas casas de primos y amigos donde las niñas recogían la mesa y los chicos se quedaban conversando...

    ResponderEliminar
  22. Yo opinaba como tú; no iba a encasillarles por ser chico o chica. Pero bien prontito el mayor se decantó por el fútbol y los superhéroes y la pequeña(2 años y medio) es lo más femenino que he visto en mi vida. ¡Hasta le he comprado una barbie porque la tiene su prima y ella quería y quería mami pofavossss!!!

    ResponderEliminar
  23. Yo pensaba lo mismo que tú, pero la genética es la genética :). Mi hijo que no tiene aún 3 años se pirra por conducir el coche familiar y se pone a correr detrás de las pelotas o los globos, a los peluches solo les hizo caso muy de bebé, pero nunca ha jugado realmente con ninguno, excepto para para lanzarlos por los aires...

    ResponderEliminar
  24. Yo lo sigo intentando! Sólo tengo hijas, y la verdad es que no juegan con superhéroes, pero sí con pelotas, algún coche y sobre todo juguetes neutros. Muñecas y cocinitas también, pero no me parece malo. Creo que cuando lleguen las princesas me dará un ataque de nervios y me convertiré en una madre insoportable, no lo entendí ni cuando tocaba. Y a pesar de todo, en cuanto me descuido, las llamo princesas para expresar lo preciosas que me parecen. Y es que hay errores que no se pueden evitar!

    ResponderEliminar
  25. Yo voy a ser mamá de un varón dentro de poco, y lo que escribiste me pareció interesante. Tambien tengo esa mentalidad de "no enseñarle que los varones juegan con pelotas y las nenas con muñecas" pero la veo difícil, más aun leyendo tu experiencia :P Apun así haré el intento.
    Hermoso blog!

    ResponderEliminar
  26. En mi casa, tanto la niña como el niño han jugado con carritos de muñecas, casitas, peluches, coches, trenes y superhéroes. En general hemos intentado que no hubiera juguetes sexistas, y mayormente lo hemos conseguido buscando siempre en tiendas como eurekakids, donde los juguetes se basan no tanto en las modas o preferencias, sino en el valor educativo. De todas formas, tengo que decir que es difícil cumplir todas estas decisiones al 100%, dependiendo de las circunstancias y de cada niño. No te preocupes si te ha pasado esto de la afición por los juguetes de rodar y botar :) es totalmente normal!
    Laia

    ResponderEliminar
  27. Es genético. Hay estudios y documentales sobre el tema. No sé por qué se empeñan algunos en que los niños jueguen con lo que quieren ellos en vez de dejarlos jugar con lo que les de la real gana.

    ResponderEliminar

Compártelo