lunes, 13 de septiembre de 2010

Vuelta al cole

Han empezado el cole, uno con la mochila repleta (que hasta diccionario tiene que llevar la criaturita), otro con su nuevo reloj pokemon, que se lo han regalado ayer por su cumpleaños y no se lo quiere quitar ni para dormir. Uno con muchas ganas de ver a sus amigos, de contarse el verano, de salir al recreo...; otro, con algo de pereza por el madrugón, que aún iba dormido, menos mal que el fantástico e inigualable reloj pokemon hace ruido y tiene luces y eso le iba despertando por el camino. Uno, preocupado por si ha hecho bien todos los deberes, otro, con la tranquilidad que da el haber jugado a todo lo que se puede jugar cuando no hay deberes. Y los dos, más altos, más morenos, y mucho pero mucho más mayores.
Y yo, cuando los he dejado allí, cada uno en su clase, con sus amigos del año pasado, sólo puedo decir una cosa: ¡Aleluya!

14 comentarios:

  1. jajaja, aleluya, ya podemos limpiar algo la casa y poner orden!

    ResponderEliminar
  2. Ja,ja,ja... pobres, (ellos y nosotras, claro)...
    P.D. - Hay sorteo en mi blog. Pasaté y participa. Bss

    ResponderEliminar
  3. A mí me ha dado pena verlos desaparecer por la puerta del cole... y alegría por poder normalizar la vida.

    ResponderEliminar
  4. jajaja ALELUYA! un poco de respiro y tiempo "libre" viene muy bien

    besos

    ResponderEliminar
  5. Acabo de encontrar tu blog y me encanta! En cuanto al cole, mi primer día fue el jueves... y sinceramente, me dio mucha penita... snifff

    ResponderEliminar
  6. Anda que no jajajajaja. Yo siempre he deseado de que llegara la vuelta al cole. Pero desde que mi hijo empezó a ir al instituto, no tengo ni chispa de ganas de que empiece la vuelta al cole. Debido al cambio tan grande y responsabilidades se me hace muy cuesta arriba todo esto. Pero tu disfruta mientras tanto besitos

    ResponderEliminar
  7. jajajajja, benditos sean los colegios. no sólo nos permiten deshacernos de los niños por varias horas al día, sino que además es la única instancia en que eso nos hace buenas madres.

    ResponderEliminar
  8. Sí la vuelta al colegio mueve ciudades. Yo soy profesora de educación primaria y pasar tiempo con mis peques es encantador, son tiernos, ocurrentes, llenos de energía, sinceros, cariñosos, me hacen reir, en fin, los gozo mucho. Esa es la otra cara de la moneda desde el colegio, por lo menos para mí que me encanta mi labor. Un abrazo desde la Ciudad de México.

    ResponderEliminar
  9. Habia que dar el premio Nobel a los profes, yo que no trabajo (fuera de casa...) los he tenido colgados a la chepa desde junio y al dejarlos en el cole el primer día no he mirado ni para atrás (mala madreeeee). Te invito a mi blog que ahora estará más actualizado ya que podré por fin hacer mis cosas.

    Un beso, lulú.

    http://lulusemuablog.blogspot.com

    ResponderEliminar
  10. Recojo el premio Nobel que nos quiere dar Lulusémuá ;-)

    Mi hija empezó ayer su segundo año de colegio y salió diciendo que al día siguiente quería volver.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Lulusémuá leer tu comentario me alegra. Gracias. Ser profesora no es un trabajo sencillo, requiere mucho temple, buen carácter, ganas, alegría, paciencia y mucho cariño para estar con los tesoros de otras mamás. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Hola!!

    Que chulo tu blog!! lo acabo de conocer!!

    A ver si saco un ratito y me pongo al día!

    Un saludo.

    ResponderEliminar

Compártelo