lunes, 6 de septiembre de 2010

Nueva apología del colecho

Aprovechando la ausencia de la figura paterna -el padre está fuera por trabajo, y va a tardar un par de semanitas en regresar- , la madre imperfectísima, que cada día que pasa es más consciente aún de sus múltiples imperfecciones y de sus límites, decide unilateralmente, por su cuenta y riesgo, retomar el colecho con su hija menor. En descarga suya sólo cabe decir que las primeras noches se resistió, mantuvo a la criatura en su cuna, en su propia habitación, y cada una de las veces que se despertaba llorando -una media de seis veces por noche-, la madre, imperfecta pero paciente, se levantaba amorosa de su cama e iba a la otra habitación a calmar a la desconsolada criatura. Ya digo, una media de seis veces por noche, eso en un día de suerte, porque hubo una noche, que la séptima vez que se levantó miró el reloj para ver con espanto que eran todavía las dos menos cuarto. Tras cuatro noches de peregrinación de cuarto en cuarto, varios intentos de dejarla llorar, sólo para constatar por enésima que nunca nunca nunca iba a lograr aplicar el método Estivil y que su hija iba a manipularla vilmente con cuatro llantos, la madre decidió traerse a la niña a su cama. Con premeditación, nocturnidad y alevosía. Y planificación, porque para evitar que la niña se cayera de la cama, le colocó una de esas barreras protectoras. Y desde entonces, ahí duermen las dos tranquilas y felices noche tras noche. La niña sigue con sus crisis de llanto, pero se calma en cuanto rueda un poco y se topa con su madre. Y esta, por lo menos logra pasar la noche sin levantarse, que no es poco. Y ya le ha ido insinuando al padre, por teléfono y por mail, que alguien ha usurpado su puesto.

23 comentarios:

  1. Muy buena la solución.
    Yo en verano también duermo bastantes días sin la costi y mi cama parece el camarote de los hermanos Max, suele venir la mediana (2.5 años) y cuando la mayor (4.5 años) se despierta hace la misma operación. El peque (1 año) casi nunca porque duerme bastante bien.
    Eso si cuando está la costi, la mayor dice que se va a su cama porque la aplastamos!!

    ResponderEliminar
  2. ¡¡¡¡Que viva el colecho!!!!! Yo duermo del tirón desde que decidí que la niña dormía con nosotros. La otra opción era pasarme la noche de su cama a la mia y de la mía a la suya..... mi marido no estaba muy por la labor, pero claro, él no se levantaba....
    Como ya no cabemos en la cama le he puesto un colchón que meto y saco de debajo de mi cama para ella. Juntas pero no revueltas.

    ResponderEliminar
  3. jeje tu marido lo que está es de vacaciones! ;)

    ResponderEliminar
  4. menos mal que no soy la unica!!! mi niña tambien se despierta no se ni cuantas veces por la noche, y eso que su cama esta pegada a la mia! en 15 dias mas o menos nos mudamos de casa y alli tendra su habitacion aunque tengo sospechas de que seguira en mi cama... menos mal que me compre una cama de 1.50 porque mi espalda se resiente de no tener espacio para descansar... viva el colecho!es la unica manera que podemos dormir

    ResponderEliminar
  5. A mí me encantaría el colecho cuando tenga un hijo, pero creo que el padre no está por la labor... jeje. El pediatra Carlos González dice que hay que hacerles caso a los niños cuando lloran, que lo de Estivil no es bueno; el colecho, etc. Pero es bastante complicado hacer todas esas cosas...

    ResponderEliminar
  6. yo esta noche hice lo mismo con mi mediana..., no se lo cuentes a nadie, shhh!!

    ResponderEliminar
  7. pues me parece genial, no por la niña que también sino por tu salud mental, jajajja

    ResponderEliminar
  8. viva el colecho!!!

    mi pequeño (4) últimamente nos visita cada noche, con su almohada... a veces nos despertamos también junto al mayor (8)

    si papá no está, nos acostamos directamente los 3 juntos, así nos ahorramos paseos nocturnos jijiji

    ResponderEliminar
  9. Desde el punto de vista de la biología todos los seres humanos estamos programados para estar y vivir acompañados, día y noche, más los bebés y niños porque necesitan sentirse seguros y protegidos, día y noche. Somos seres muy sociales. Sólo en ciertas culturas occidentales está mal visto por prejuicios culturales y sólo desde épocas recientes. El 85% de la población mundial duerme acompañada, niños y adultos, y además quiere hacerlo, ¿por qué negárselo a nuestros niños?, ¿es que tienen menos derechos que un adulto?.
    Felicidades por una decisión que no sólo sale desde el corazón y del instinto, sino que está justificada con datos científicos sobre el desarrollo evolutivo infantil.

    ResponderEliminar
  10. Yo nunca lo hice, aunque mi hija jamás durmió más de 30 minutos seguidos hasta los 3 años... El Estevill ni lo intenté porque sabía que yo no podía aguantar más de dos llantos y luego madrugar para el trabajo... En fin, me alegro de que hayas podido descansar.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Yo tampoco lo hice nunca, peregriné noche a noche de habitación en habitación durante 3 años. La primera noche que durmió del tirón mi hija, la mas extrañada fui yo y también la que esa noche no consiguió dormir nada.De esa noche se acuerdan hasta mis vecinos jejejejeje.

    ResponderEliminar
  12. El Estivil no me gusta, miren que obligar a un bebé a que aprenda a dormir solo . Por qué! si ya crecerán. Yo si fuera bebé no querría estar solita, je.
    Yo dormí con mi primer hijo, y cuando fue el momento ya más grandecito, pum, se fue a su cama y ningún problema. Ahora colechamos con mi enano de 1 año. Es que si no, uf. Se despierta a cada rato.

    ResponderEliminar
  13. Jajaja, en esas exactamente me encuentro yo, marido ausente, hija a vuelto a "cama grande" como lo llama ella. Las peregrinaciones las dejo para cuando las podamos compartir y turnarlas que yo necesito mantener el buen rollo post vacacional y la buena cara con morenete incluido!

    ResponderEliminar
  14. Nosotros con nuestro único niño practicamos el colecho hasta que tuvo cuatro años después de intentar en vano que durmiese en su cuna. Además para las tomas nocturnas era más cómodo. Cuando cumplió cuatro años nos fuimos los tres a Ikea y eligió una camita, desde ese día duerme en su habitación, pero aunque tiene ya siete años, uno de los dos se queda con él leyéndole un cuento hasta que se duerme. Le da miedo la oscuridad y estar solo. De madrugada, como a las seis, se viene a nuestra cama y vuelve a dormirse hasta que sea la hora de levantarse. Nos va bien a todos y todos dormimos felizmente.

    ResponderEliminar
  15. Nosotros esta noche hemos sido 5 en el momento de máxima afluencia, 4 en la cama de 1,50 y la pequeña en la de 90, que está permanentemente como una extensión de la nuestra, hasta que el padre decidió irse a una de sus camas.

    El mediano de 5 hasta antes del verano venía todas todas todas las noches a nuestra cama, ahora la mayoría de las noches somos solo tres.

    ResponderEliminar
  16. Pues yo como amiga tuya te recomiendo que vuelvas a intentar el método Estivill tal y como lo explican en el libro. Al cabo de muy poco, todos dormiréis de un tirón, cada uno en su cama y en su habitación. Un abrazo, me encanta tu blog.

    ResponderEliminar
  17. Cuidadin con abusar del colecho!!!! Conozco un caso de una niña que usurpó el puesto de su padre para siempre y el padre acabó durmiendo en la habitación de la hija. Y lo peor es que con 7 años, la niña es incapaz de dormir sin su madre al lado, no puede pasar una noche fuera de casa ni ir de campamentos con la escuela.

    ResponderEliminar
  18. No hagas lo que nadie te recomiende sino lo que te diga tu instinto (de madre o de supervivencia, cualquiera de los dos vale). Si te pide colechar, colecha hija colecha y que cada uno críe a sus hijos como le parece sin entrometerse (que casos hay de todo tipo).

    ResponderEliminar
  19. Pues según mi experiencia, cuando un niño se "pega" a la cama de los padres hasta los 7 u 8 años, porque le aterra dormir solo, pues eso es un problema que no tiene que ver necesariamente con el colecho. Según dicen, debe haber una mecánica en la familia que le produce inseguridad, con o sin colecho.

    Mira que conozco muchos casos de colecho (incluyendo el mío) en que cuando crecen, pues a su habitación sin problemas, pues quieren ser "grandes".

    Y, casos hay de todos los sabores en realidad. Haz lo que te haga feliz, sigue tu instinto que lo que importa es que nuestros enanos estén felices.

    ResponderEliminar
  20. Para mí el colecho ha sido la mejor forma de pasar la noche con mis hijos. No sólo porque te ahorras todos esos paseos de los que habláis sino porque yo personalmente me sentía más tranquila teniéndoles muy muy cerquita.

    La pequeña de casi dos años duerme con nosotros desde q nació. El mayor tiene casi 4 y desde hace casi un año duerme sólo, en su habitación, luz apagada, sin miedos ni nada...

    Cuando su padre está de viaje, el mayor elige si se viene a dormir con nosotras o no, que para mi decepción, muchas veces prefiere dormir sólo.

    Mi caso no es único, tengo amigas cercanas que han tenido la misma buena experiencia con el colecho, vamos que eso de que dice la gente de "no le vas a sacar de la cama hasta los 15" es una tontería como un piano.

    Tú disfruta de tus hijos...y de dormir!

    ResponderEliminar
  21. Cada ninño es un mundo,jamas se tiene que imponer nada si eso causa sufrimiento tanto al niño o a la madre,los hay que duermen solitos y otros mejor acurrucados,las madres que sigan el instinto y se dejen de teorias .(no me fio de las teorias ni de alguien que pretenda decir como se tienen que hacer las cosas)no se puede siempre pretender hacer lo mejor,los seres humanos no tenemos manual de instrucciones...

    ResponderEliminar
  22. hola... yo tengo un pedugo de tres años que durmio hasta que tenia un año conmigo bueno con nosotros opero en mi mitad... el de 5 practicamente nunca queire dormir conmigo dice que le doy mucho calor y que esta mejor en su cama. Ahora el peque duerme en su cama sin miedos y sin fobias pero he de reconocer que me encanta dormir con ellos... mis niños ademas el pequeño cuando duerme la siesta conmigo siempre es cogido de la mano... es un amor... NO NO NO y No no pienso renunciar a eso hasta que él lo decida....

    ResponderEliminar
  23. Me encanta!!!!

    Viva!!!!

    A mi no me dejan, pero mas de una noche lo duermo conmigo y luego mi marido lo lleva para su cama. He de confesar que su compañía es una pasada!!! también que mi pequeño no duerme demasiado bien la noche entera con nosotros que se va a los pies que le molesta su padre, le empuja, pobre!!! así que entiendo que luego me lo lleven a su cama.

    ResponderEliminar

Compártelo