lunes, 20 de septiembre de 2010

La fiera de mi niña

El decodificador de la tele. La pantalla de una lámpara antigua, concretamente, de mi lámpara favorita, uno de esos caprichos que llevas empaquetadísimos en la maleta de un continente a otro. Un par de pintalabios, -uno de ellos de los caros, que parece que ya distingue- que aplastó contra la pared. Dos vasos. Un plato. Un bol. Innumerables periódicos y revistas. Varias piezas de fruta.
Esto es lo que lleva destrozado mi niña en el mes y medio que lleva correteando. Y lo que nos queda. No hay manera de detenerla, se nos escapa continuamente y se lanza a hacer el mal, como un comando suicida cargado de explosivos, sólo que en diminuto y con ricillos. Y cuando vas a por ella, y sabe que vas a agarrarla, ahí es cuando da el golpe fatal, en cuestión de segundos, fracciones incluso de segundo diría yo, tira la lámpara al suelo, empuja el decodificador o arranca los cables de la tele. Y mirándote a la cara, plenamente consciente de lo que está haciendo.
Yo siempre había pensado que las niñas eran mas tranquilas que los niños, pero veo que voy a tener que cambiar completamente de opinión.

13 comentarios:

  1. jiji, las niñas son más tranquilitas que los niños en general pero 1 de cada X especímenes sale muy loca, jaja y me parece que te ha tocado premio!!! consejo práctico: pon la caja donde tengas el maquillaje muy muy muy alto, fuera del alcance y la vista de la individua en cuestión, porque, como toda mujer, sabrá distinguir un colorete cutre de uno de "chanelmevoyadaruncaprichoquemelomerezco" y ese será el que destripará! a la voz d "mía, mami, que buapa a pinssessa"... como verás hablo desde la experiencia propia! jaja.
    saluditos desde tenerife, mucha suerte con tus retoñ@s y felicidades x el blog que me encanta!

    ResponderEliminar
  2. ¡¡te compadezco!! y suerte con tus pertenencias!

    ResponderEliminar
  3. Puff mi hija fue de esas y la verdad me acuerdo de esa época y me da estress. Mi hijo sin embargo es santo, así que sí, puedes cambiar de opinión.

    ResponderEliminar
  4. Oye, revisa tu póliza del seguro de la casa. Hay cosas que cubren, que nunca pensaste que lo harían ¡muy útiles!

    ¡Animo, en unos meses tendrá conocimiento! jajajaja

    ResponderEliminar
  5. has descrito a mi hija menor hace unos 6-8 meses ( lo que se debe llevar con la tuya). Consejo: bloquea los teléfonos inalambricos, si el ordenador no es portátil mal asunto, si tienes animales en casa pobrecillos y en fin, estoy poco inspirada ahora para recordar los mil desmanes. Ah, y tus hijos mayores, tambien protégelos, sobre todo de los mordiscos. En todo caso, quien dijo que la niñas eran más tranquilas solo debía tener hijos varones ( yo tengo 2 " nenas")

    ResponderEliminar
  6. Yo no lo sabré nunca... :((((

    Me planto en 3 y todos chicos...

    ResponderEliminar
  7. las niñas tranquilas?? por lo que me vienen avisando son peores!! la mia con 17meses es puro polvorin, no camina pero oye en cuanto te despistas ya no esta a tu lado! d momento no lamento perdidas pero cuando va a liar algo te pone una cara de bicho que no veas...

    ResponderEliminar
  8. Pues sí, yo también tengo un niño q es lo más bueno, cariñoso, amoroso y obediente del mundo, y la peque, es lo más trasto q te puedas imaginar y encima le gusta mirarte retadoramente, con ojos de desafío enmarcados en unos rizos de maravilla, y sonriendo socarronamente enseñando todas las paletas: ¡¡menuda locura de niña, bendito genio q tiene!!... aunque da gusto castigarla solo para verla venir corriendo a tus brazos con una sonrisa conciliadora cuando le levantas el castigo (apenas un minuto mirando a la pared :-) para abrazarte y darte besitos... y eso sin llegar a los 2 añitos... ¡¡pues no sabe ná!!

    ResponderEliminar
  9. Mi hijo, al que apodamos el hooligan (o como se escriba) porque no deja nada sano, lo peor que ha roto es mi e-book. Después de tener dos niñas normales, confirmo que los niños son más borricotes

    ResponderEliminar
  10. vaya, yo también confiaba en las niñas porque voy a tener una... dios!!!

    ResponderEliminar
  11. Llevo una hora leyendo tu blog y me ha encantado, no te preocupes por lo que rompa la niña, mientras no se rompa ella...
    He leido sobre tu hijo el "mediano", yo soy la 3ª de 4, o sea, ni la mayor ni la pequeña ni el chico. Curiosamente mis amigas tambien son la mediana, esto es una "raza" especial.
    Disfruta de esas noches que aunque te levantes 20 veces los ves en la cama, preparate para la adolescencia que te seguirás levantando para ver si han vuelto ya.
    Felicidades por el blog, escribes muchas cosas que todos pensamos...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Jajaja, mira, como mi pequeña, porque yo tengo otra niña y no era así... Nosotros ya llevamos una garrafa de aceite un la cocina, una botella de Martini en el salón, y una niña sentada encima de la mesa de la cocina con un bote de nesquick entre las piernas comiéndolo a cucharadas y diciendo "abua abua" como quien pide socorro.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Compártelo