lunes, 23 de agosto de 2010

Sobre la primogenitura (y 2)

Que no le diga a mi hijo primogénito que dé ejemplo, que para eso es el mayor, no quiere decir, sin embargo, que no le pida mucho más de lo que debería, y de lo que sería exigible para su edad (sieteañoscasiocho). Cosas como "Échale un vistazo a tu hermana un segundo, que voy al baño". "Anda, no te enfades porque tu hermano te haya pintado tu libro nuevo, que él es pequeño y no lo ha hecho adrede". "Recoga tu ropa y mira a ver si la metes en tu cajón del armario". "Ayuda a tu hermano a recoger los juguetes que acaba de tirar". " Por favor, no le devuelvas el puñetazo a tu hermano, ni tampoco la patada, que tú eres mayor". A eso se une el que no le puedo dedicar todo el tiempo que necesitaría/se merecería, y eso lleva a que le acabe diciendo cosas como "vete leyéndolo tu el cuento que voy acostando a tu hermana". Y claro, le va pesando al pobre la primogenitura.
El otro día estabamos de vacaciones en el campo y vino mi hermana con sus dos hijos pequeños (dos años el niño, cinco meses la niña), y cuando salimos a pasear las dos con las cinco criaturas, que aquello parecía "el quinto de infantería", el mayor, el pobre al ver aquello, me preguntó con voz angustiada: "Mamá, ¿y y no viene nadie a ayudarnos?. Que estamos sólo tres adultos con todos los niños". Y le pegué un abrazo fortísimo a mi adultito de sieteaños-casiocho, y me he jurado a mí misma no volver a pedirle nada que no sea adecuado para su edad. (por cierto, ¿alguien me puede decir por favor qué es adecuado para un niño que va a hacer ocho años???????).

14 comentarios:

  1. A mi me pasa lo mismo con mi hija mayor, siempre le estoy diciendo que cuide a sus hermanas, que les deje hacer una cosa que a lo mejor no está bien hecho pero son pequeñas...es demasiada responsabilidad, pero ¿que haces?, haber si alguien responde a esa pregunta

    ResponderEliminar
  2. Para comérselo! Sé firme en tu propósito, aunque creo que con tres fierecillas es inevitable ver al mayor como si ya fuera todo un hombretón.

    ResponderEliminar
  3. Mi primogénito cumple 8 años este sábado. Y tiene algunas responsabilidades, porque tiene casi ocho años, no porque sea el mayor. Yo creo que tener algún cargo y fomentar al máximo su independencia es positivo para él. Y si eso incluye cuidar de los pequeños, está bien.
    Yo procuro que, al menos recoja lo que tira, no por su edad, sino porque yo no soy su criada. Si está en la cocina cuando vacío el lavavajillas, le doy los cubiertos para que los ponga en su sitio... y al peque, de 4, los platos y vasos de plástico. Querida, ¡mierda para todos!. Faltaría más.

    ResponderEliminar
  4. Mi hijo mayor tiene la misma edad, 8 años, y mi pequeño 1 año 2 meses. Y sí, nada que hacer, le toca ser babysitter.
    Pero con respecto a sus juguetes favoritos, libros, etc. trato de ser muuy cuidadosa. Esos tesoros si que el chico no los puede usar, y si algo se llega a dañar hasta le pido disculpas. Con eso trato de compensar en algo que tenga que aguantar golpes, gritos, y qué se yo de parte del chico.
    Pero tu hijo es un tesoro!!

    ResponderEliminar
  5. Tu primogénito tiene 7 casi 8 pero mis primogénitas tienes 3 y medio y les estoy diciendo continuamente mirad/ vigilad a la pequeña por favor, dejad jugar a la hermana, ese carrito es de la pequeña (cuando la pequeña tiene el resto de los carritos)... y es que mis mayores, son muy mayores y la pequeña es una aprovechada, mimada que cuando no tiene lo que quiere llora como si la estuvieran matando... pero es que... es tan pequeña (15 meses)

    ResponderEliminar
  6. Comprendo a tu hijo mayor perfectamente. Enséñale que él sigue siendo un niño para tí de vez en cuando... Pobre...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. puesss, yo, como primogénita acosada por la responsabilidad durante mi infancia (mis padres hasta me pedían que hiciera las tareas escolares de mis hermanos porque "ellos eran pequeños y no sabían, y por una vez...") creo que el truco está en hacer a los mayores disfrutar de privilegios precisamente porque son mayores, es decir, además que esas responsabilidades que inevitablemente les cargamos, hacerles ver que ser mayor también tiene ventajas, por ejemplo "tú puedes quedarte un ratito más levantado por la noche porque eres mayor que tu hermano" ó "quieres venir conmigo a comprar, o a la biblioteca? tú puedes porque eres mayor que tu hermano, él es todavía muy pequeño"...
    algo así, yo lo eché mucho de menos, ya que a la hora de las obligaciones yo era la mayor, pero cuando se trataba de privilegios o disfrute, todos los hermanos éramos iguales...

    ResponderEliminar
  8. Mi primogénito de casi 9 años tiene un hermano de casi 7 y una hermana de 4. El pobrecito mio tiene tan incorporado todo lo que tiene que hacer que si su hermana no puede abrocharse los cordones ni espera a que yo se lo diga... me dice: no te preocupes que ya lo hago yo mama!!!!
    De los 3 es el mas responsable, pero su hermano colabora también muchísimo y la niña es una consentida!!! por ellos claro!!!! Me dicen: no la regañes que es pequeña!!!!!
    A mi también me tocó ser la mayor, pero no recuerdo que me dieran responsabilidades como cuidar a mi hermano. Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Mi primogénita de 3 años y 7 meses me ha dicho hoy que cuando nazca el bebé (será para MArzo 2011) quiere que duerma en la habitación nueva con ella, que para eso es más grande que la que tiene ahora y que si se despierta por la noche ella le prestará su osito que es pequeño y cogerá el nuevo elefante que le han regalado. Y así seguro que no da guerra.
    Con estas reflexiones ... qué hago? (A parte de comérmela a besos, claro)

    Yo también soy "la mayor" y cuidaba del resto. Ahora, sí que tengo que aclarar que me llevo 8 años con mi hermana y 12 con mi hermano. Según mi madre, era suficientemente mayor para eso.

    ResponderEliminar
  10. Mi hijo tiene 9 años y esperamos una niña de Etiopia de 3, ya desde antes de que venga el está asumiendo ese papel de hermano mayor. Está bien darles ciertas responsabilidades pero no hay que quitarles los años de infancia con preocupaciones paternales que solo nos corresponden a los mayores, eso es lo que me digo ya veremos cuando esté aquí su hermana si consigo cumplirlo.
    Me ha encantado tu entrada y el comentario de tu hijo me ha recordado mucho al mío que se siente responsable de los niños pequeños cuando están con él.

    ResponderEliminar
  11. No sé dónde poner este comentario porque no veo un item para hablar de tu libro.
    Magnífico, me ha encantado!!! Unos buenos ratos y muchas risas este Agosto gracias a él (aunque se me ha hecho muy pero que muy corto).
    Se lo pienso recomendar a todas mis amigas para que echen unas buenas carcajadas...eso sí, no comparto ni una pizca de admiración hacia el Dr. Estivill pero ese es otro tema...

    Genial, en serio. Si alguna vez vuelvo a ir a un restaurante con matel y varias copas en la mesa no podré evitar acordarme de "tu vida SIN hijos".
    Vanessa.

    ResponderEliminar
  12. Ay, no, pobrecito. ¡Qué ternura! Me pareció excelente el comentario anterior sobre darle algún privilegio al hermano mayor en compensación por las responsabilidades que él asume y los menores no. En todo caso, por suerte, a pesar de ser la mayor, a mí eso no me tocó. Y trato de que no le pase a mi hija tampoco, aunque mi esposo (que es un hermano del medio) no entiende mucho el punto, pero ya lo convenceré.

    ResponderEliminar
  13. A mí me gustaba ser la mayor, por eso, xq a pesar de la responsabilidad (q nos marca la personalidad hasta de mayor) mi madre me daba pequeños privilegios precisamente por eso, como llevarme de compras y quedarme con ella a comer por ahí, me encantaba!!!!

    ResponderEliminar
  14. ¡El pobre! Mi hijo tiene siete años y, de momento, sus obligaciones consisten en poner y quitar la mesa, recoger su cuarto, llevar su ropa al cesto de la ropa sucia cuando se ducha, poner comida y agua a la gata y, ocasionalmente, regar las plantas... y eso ya nos cuesta repetir dos docenas de veces al día: "Y ahora, ¿qué te toca hacer?".

    ResponderEliminar

Compártelo