miércoles, 21 de julio de 2010

Estampas del veraneo o Gimkana estival

- La primera prueba a superar obviamente es el traslado hasta el lugar elegido para el veraneo (gracias a la lectora –Baballa, eres grande- que agudamente sugirió este encantador y sugerente vocablo para designar ese periodo que transcurre fuera de la residencia habitual durante el que se realiza un trabajo no remunerado y del que se regresa mucho pero mucho más cansado de lo que se llegó). En nuestro caso fue el Levante, que dicen ante es la playa más cercana a Madrid, pero os aseguro que a mí se me antojó tan lejano y exótico como el Mar Caspio después del inenarrable viaje.
- Ritual del embadurnamiento: todas las mañanas después del desayuno y antes de bajar a la playa hay que untar de crema a la prole, que en el caso de una familia numerosa (aunque sea de categoría general con ‘sólo’ tres miembros) es mucha piel por cubrir de ungüento. Y digo yo, ahora que hay tanta diversidad de productos, ¿por qué no inventan una crema que dure una semana, que proteja durante siete días? O que por lo menos repela a la arena y evite que los menores se conviertan en croquetas apenas pisen la playa. Señores de la industria cosmética, póngase ustedes las pilas, que el primero que patente una crema de duración semanal antiarena se forra.
- Prueba de capacidad pulmonar: Una vez superado el ritual de las cremas, y el subsiguiente acarreo de criaturas y aperos de playa hasta la orilla del mar (que en determinados momentos se antoja lejana y remota como la tierra prometida) hay que proceder a hinchar toda suerte de artilugios flotadores. Algunos tienen un tamaño razonable, como los dichosos manguitos, pero hay otros, como los flotadores para bebés o los coches flotantes, que ya rozan peligrosamente lo saludable. Y cómo vas a dejar al niño sin su delfín flotador.
- Regreso a casa con la prole agotada, rebozada en arena y hambrienta. Tan agotada, tan hambrienta y tan pero tan rebozada en arena que no sabes si darles de comer con toda la arena encima, si bañarles primero arriesgándote a que te muerdan un dedo, o ponerlos directamente a dormir, con arena y sin comer. Y hagas lo que hagas, da igual el orden, no acertarás y así uno se te desvelará y ya no lograrás que duerma siesta, al otro se le pasará el hambre del cansancio y otro llorará sin parar durante las próximas tres horas.
- El milagro de la siesta. Como iba contando es prácticamente imposible sincronizar las siestas, lo más probable es que se vayan durmiendo –eso en el hipotético caso de que aún duerman por el día- uno al despertar otro. Pero hay veces que se produce una inaudita conjunción cósmica y se duermen todos juntos, y entonces puedes echarte junto a uno de ellos, en el borde de su cama, y unirte a su respiración pesada, oliendo su cuerpo sudado y besando su nuca peludita, que sabe todavía a salado.

15 comentarios:

  1. Que buena eres... en cuanto a lo de las cremas... usa los spray, al menos no pringan tanto! Bss

    ResponderEliminar
  2. genial!!!! nunca estuvo tan bien explicado el veraneo de una familia numerosa en la playa, se lo paso a mi marido YA se va a morir de risa!!!!

    ResponderEliminar
  3. pero qué buena idea, si sale esa crema semanal antiarena yo compro pa to el veraneo! ay pero cuánta razón tienes... que disfrutes de esas siestas maravillosas y tan infrecuentes...

    ResponderEliminar
  4. Oh! parece que me has leído el pensamiento!!...si por algo odio la playa es porque traemos más arena de la que se puede o debe...menos mal que no nos cuentan la arena que traemos sinó nos arruinaríamos, si tan sólo nos dieran unos centimos por grano, hasta saldría rentable ir a la playa!!...pero lo mejor es lo relajadita que se queda uno en ese silencio de siesta, con padre incluído! :D

    ResponderEliminar
  5. en verdad que me rio a carcajadas con tu blog!
    y me encantó verte "en la tele" ponerte cara!!
    Que vivan las madres imperfectas!

    PD: donde puedo comprar tu libro? soy de Chile.

    ResponderEliminar
  6. Ni que hubieses tenido una cámara en nuestro apartamento...
    Eso si ver sus sonrisas cuando hacías un castillo o ver gatear al enano por toda la playa con la boca llena de tierra, o ver a la grande-pequeña (mi mediana) tiritando y con una sonrisa de oreja a oreja es impagable.
    Lo de descansar lo dejaremos para un futuro

    ResponderEliminar
  7. Calla, calla, que esto es como el síndrome de Estocolmo. Me voy a pasar el verano trabajando y no sabes cómo echo de menos todo eso (aunque luego vuelva más cansada).

    ResponderEliminar
  8. Y a eso, únele un esposo hipocondriaco que te persigue por toda la playa con un bote de crema mientras te dice: "Nena ponte crema que tu eres muy blanca"...
    De todos modos, viva el verano y el veraneo...

    ResponderEliminar
  9. ¿Y yo, con hija única, temo mi llegada estelar a la playa a lo Paco Martínez Soria? Y eso que en mi casa la siesta se acabó hace más de un año...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. ¡Un resumen genial! Me he reído mucho...

    ResponderEliminar
  11. Hola. Me encanta tu blog. Yo también soy mami numerosa y sé bien de lo que hablas acerca de la sincronicidad de la siesta. De momento, lo voy consiguiendo. Te enlazo, si no te importa. Un saludo desde Toletum.

    ResponderEliminar
  12. Acabo de descubrir tu blog y me siento muy identificada con todo lo que escribes!!!
    Yo también soy madre de 2 niños, de 8 y 6 años y una niña de casi 4 que ocupan todo mi tiempo y me llenan de felicidad.
    Me gusto muchísimo el post del mediano, casi como si hablaras del mio!!!
    Te seguiré leyendo, saludos.

    ResponderEliminar
  13. Yo todavia no me he ido y ya estoy temiendo el momento y eso q solo tengo dos. Menos mal q previsora de mi me he dejado una semana despues de la playa para recuperarnos antes de volver al trabajo.

    ResponderEliminar
  14. acabo de descubrir tu blog y la verdad estoy fascinada, solo tengo dos pero se llevan 20 meses...y algo muy importante vivo sola con m iesposo en un pais osea españa a km del mio..soy madre de dos chicos y un blog donde como tu desahogo mis dias, gracias por existir en este mundo bloggero aqui te estaré leyendo un abrazo y enhorabuena por tu blog !!

    ResponderEliminar

Compártelo