lunes, 14 de junio de 2010

Sábado negro

De entre todas las combinaciones fatales, todas las coyunturas trágicas que pueden ocurrir hay una que temo especialmente: migraña y mal tiempo. Es decir, que me de a mí migraña -cosa por desgracia nada infrecuente- y que las condiciones metereólogicas impidan que las fieras salgan a la calle y tengan que quedarse en casa. Eso ocurrió el pasado sábado. Un día de esos en que lo único que querrías es desaparecer del mapa, meterte en la cama, desenchufar el botón de 'on' y permanecer en modo hibernar, como un portatil escacharrado. Pero no puedes. No puedes desconectar. No puedes apagarte. Porque para colmo de males el padre de las criaturas está de viaje. Y tienes tres cachorros que alimentar. Que cambiar. Que pasear. Que vigilar. Que volver a alimentar. Que seguir vigilando. Que sacar a la calle entre chaparrón y chaparrón. Que volver a cambiar porque se han embarrado. Que dar de cenar. Y meter a dormir -por fin-, pero sin cuento, que hoy os lo leeis vosotros porque mamá está que no puede ni hablar. Y cuando finalmente llega ese esperado momento en que están los tres cenados, cambiados, acostados y ya casi dormidos, te metes tú en la cama, con un dolor como si te hubieran golpeado con un bate de beisbol en la frente. Y te dan ganas de llorar, pero el dolor es tan fuerte que ni te salen las lágrimas.
Aún sigo preguntándome si habré estado expiando pecados de una vida pasada -o futura, porque yo ya no sé en qué creer- o si habrá caido sobre mí una maldición.
Hoy por lo menos el padre ya ha regresado, me duele menos la cabeza. Pero aún no acaba de salir el sol en nuestras vidas... ¿Qué hemos hecho para merecer esto?

8 comentarios:

  1. ay guapa, esos días negros son horrorosos pero luego llega el buen tiempo por dentro y por fuera, si ha llegado el padre de las criaturas aprovecha para descargarte un poco, y bueno no sé el gelocatil también funciona a veces... creo que lo necesitas es descansar... yo llevo sola sin padre de la criatura dos semanas y aún me falta otra, y te comprendo porque cuando comienza el finde tengo la sensación de que empieza mi verdadero turno de trabajo, y eso que sólo tengo uno -a ti te parecería una tontería pero yo como no tengo más todavía pues me parece una currada...- besos y verás qué pronto se te olvida este marrón...

    ResponderEliminar
  2. Bueno mujer, algo bueno habrá en todo esto. Date tiempo y como siempre dicen. A armarse de paciencia! Un saco grande de ánimos, y un abrazo.
    Mira! si hasta parece que sale el sol! hoy los niños si podrán salir a la calle!

    ResponderEliminar
  3. Uf.

    Lo cual me recuerda a las madres que conocí en Honduras, allá por mi época de voluntaria. Si nosotras fallamos, querida, se hunde la casa.

    ¡Ánimo!

    ResponderEliminar
  4. Son esos momentos en que una se pregunta cómo ha sobrevivido la especie a lo largo de los siglos, si todas las mamás tenemos días así. Es horroro. Te entiendo, te compadezco, te apoyo y te deseo mucho tiempo más libre de otro día que cómo ese.

    ResponderEliminar
  5. Me alegro de ver que eres humana! Siempre te he visto tan maravillosa y de tan buen humor, que estaba pensando que nunca te faltarían las fuerzas..
    Gracias por compartir también estos momentos de bajón, un abrazo y toda mi admiración!

    ResponderEliminar
  6. Como me suenan esos días, y eso que... yo solo tengo una bestia/criatura/hijo... que vale por 3.

    No sé si expiamos pecados, lo que sí se es que nos tenemos ganado el cielo.

    ResponderEliminar
  7. Hola!!

    Llegue por casualidad a tú blog y me ha encantado, con está entrada me identifique un montón, precisamente hoy cuándo tengo un día de esos, me has robado una sonrisa, gracias por compartir tus sentimientos... Animo todo vale la pena veras que un poco de ayuda lograras darte un espacio para ti!!

    Te dejo un saludo muy espcial desde Colombia

    ResponderEliminar
  8. Hola!!!

    He visto el blog por la tele hoy y me está encantando. Yo también me he identificado muchísimo con esta entrada!! El año q nació mi hija (en Noviembre) no paró de llover hasta junio y este invierno con la primavera-otoño esa rara pues ha sido más de lo mismo.

    Al padre de mis criaturas no lo vemos más q para cenar así q yo soy otra del:

    1)Vigilo-alimento-vigilo-cambio

    2)Saco a las fieras a airearse entre chaparrón y chaparrón

    3)El cuento os lo contais vosotros xq no puedo ni hablar (esto es literal, me ha encantado, a esta hora, la mayor parte de los días no puedo ni quiero hablar

    4)Me meto a la cama y me duele TODO, jaqueca incluida

    Voy a leer más, q esto de compartir "males" ayuda mucho.:DDD

    ResponderEliminar

Compártelo