viernes, 11 de junio de 2010

El síndrome del mediano

"Ala, qué boca tan grande tienes", le dije el otro día al segundo -tres-años-casicuatro- para animarle a que se terminara la cena. "No", me replicó muy serio. "No es grande. Tengo una boca mediana". ¿Mediana?, pregunté yo extrañada por esa calificación. "Sí, mediana", añadió todavía más serio. "Yo soy mediano, y entonces tengo una boca mediana". Me quedé lívida. Es cierto que a veces hablo de él como el mediano, - el mayor es el mayor, y la niña es la niña, y es cierto que en la jerarquía él es el mediano- pero nunca delante suyo. Pero él lo tiene bien claro: es el mediano. Y supongo que quizá eso explique las rabietas que le dan casi a diario, los gritos cuando se enfada, los problemas para vestirse, el apego a su chupete, las broncas con su hermano mayor, y hasta los porrazos a su hermanita. Porque de alguna manera tendrá que hacerse notar. Por eso me pide que le lleve en brazos cuando cojo a su hermana, o le tira del pie cuando la tengo cogida para que la suelte y le agarre a él. O grita para que lo vista. Y es que, después de haber sido el pequeñín de la casa, el muñeco de su mamá, no debe ser fácil pasar a ser "el mediano", atrapado entre un hermano mayor muy pero muy extrovertido, y una hermanita que roba toda la atención, con unos padres agobiados que no pueden dedicarle ni la mitad del tiempo que él querría y necesitaría. Porque cada cachorro necesita su tiempo, y los tres nos necesitan mucho. Mucho más de lo que podemos darles. Y llevo varias dias torturada, y cada noche trato de contarle un cuento solito al segundo. Aunque me caiga de sueño. A mi lindo mediano. En exclusiva.

20 comentarios:

  1. Pobre... pues le dices de mi parte que para mi es lo mejor. Ser el mayor tiene sus responsabilidades, siempre teniendo que dar ejemplo y abriendo camino. Ser el pequeño es el cartel eterno hacia la inmadurez. El lugar del que siempre querrás salir a pesar de los demás, la posición de la que tanto cuesta salir...el "niño" de la casa. Así que sale ganado ¿no te parece? Un abrazo,

    ResponderEliminar
  2. Me has emocionado. Es cierto: el primero fue el primero y la niña es la niña. Pero este mediano tuyo parece muy especial, ¡vivan los medianos!

    ResponderEliminar
  3. Mi mediano es el mejor... es un regalo.

    ResponderEliminar
  4. uff tiene que ser duro que te diga eso,el mio tambien tiene casi 4 años pero es el mayor,entonces el se como mas responsable de cuidar de su hermanito pequeño,lo hemos hecho a la fuerza en un pequeño hombrecito,pero el dia de mañana si tengo un tercero,no quiere pensar que ahora mismo para mi lo que es el pricnipito de mi casa mi pequeño bebe ahora mismo se sienta como el mediano,asi que dale muchos mimitos y entiendo que no tengas tiempo para dar a tu tres cachorritos

    ResponderEliminar
  5. No entiendo por qué pero al final del post se me han saltado las lágrimas (yo soy la mayor de tres, y sólo tengo dos hijos, así que descartada la empatía con el mediano).
    Le preguntaban a una madre que cómo hacía para dividir el cariño entre todos sus hijos. La madre respondió que el cariño no se divide, se multiplica. Como haces tú, aún a costa de tí misma.
    Si me permites un consejo búscate una niñera jovencita y que le gusten los niños (yo suelo llamar a una prima mía que está en primero de económicas y le encantan los niños, si buscas seguro que encuentras algo parecido) y pegaos una escapada al cine, o a cenar. Es un win-win, todo el mundo gana: la niñera, algo de dinero que seguro que le hace falta, los niños, un rato de diversión (yo les monto noches de cine con palomitas y todo, o fiestas de pijama con su prima, se lo pasan bomba), y tú, volver a sentirte Isabel en lugar de la mamá del mayor, del mediano y de la pequeña.
    Yo empecé a hacerlo cuando la psicóloga me dijo que mis niños necesitaban una mamá feliz y satisfecha, cuánta razón tenía.

    ResponderEliminar
  6. Isabel,
    Somos nueve hermanos y todos teníamos un título: el mayor, la primera niña, el benjamín... todos menos mi hermana Paloma. Ni era la mayor de las niñas, como yo, ni la niña pequeña, como mi hermana Elena. Mi madre se inventó "la mayor de los pequeños" y se quedó tan feliz :-)
    Preciosa entrada. Besos!

    ResponderEliminar
  7. ¿Sabes cómo dejaría de ser el mediano? Teniendo otro hermano pequeño. Parece mentira, pero nuestra ex-mediana parece otra niña desde que nació la cuarta, porque ahora ya no es la mediana sino que hay dos medianos. Ahora es el ex-pequeño el que ha cambiado de estatus y, aunque lo lleva bastante bien en general, a veces se le nota. Es verdad que cada uno necesita su tiempo en exclusiva y que a nosotros los padres muchas veces nos resulta difícil encontrar un rato para cada uno. Aunque, como escribiste un día, los padres aprendemos a hacer malabares. Qué remedio!

    ResponderEliminar
  8. Un pequeño príncipe destronado...

    A mí me hundió mi hermano, nueve años menor que yo. A las pocas horas de nacer, mi tía me dijo: "ahora ya eres la mayor, debes dar ejemplo y dejar de ser una niña".

    Una amiga mía dice que lo mejor es tener cuatro hijos, porque así no hay ningún mediano. En su casa son cinco ;-)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Mi mediano encima está en "los terribles 3 años", ya de por sí difíciles (rabietas, "no" para todo, "yo solo", etc), y si le añades que el pequeñajo tiene 15 meses y es el centro de atención de todo el mundo, con su lengua de trapo y sus caras de pillo, "el mediano" a veces tiene ganas de volver a ser bebé, y no es raro que me pida papilla o que se ponga a balbucear como si tuviera 15 meses también... Y qué penita da ponerse en su situación....

    ResponderEliminar
  10. Tengo 3 pequeñas niñas, de 5, 3 y medio y 1 año, y realmente me reflejo en ti, la mediana es la más sensible, se chupa el dedo y es la que más cariño necesita, y no se como multiplicarme...., y siento que no puedo hacerlas felices a todas, pero ellas me hacen feliz a mi

    ResponderEliminar
  11. ¿Es tu mediano o el mío del que hablas? Incluido el apego al chupete.....

    ResponderEliminar
  12. Yo soy hermana mediana y la verdad es que odiaba ese puesto porque siempre me llevaba la bronca aunque yo no hiciera nada, si el mayor me pegaba la culpa era mia y si la pequeña lloraba tambien aunque no la hubiera tocado por eso cuando dices "las broncas con su hermano mayor, y hasta los porrazos a su hermanita" pienso que a lo mejor mis padres pensaban eso mismo cuando ellos no estaban delante para ver de quien era la culpa pero lo achacaban al sindrome del hermando mediano

    ResponderEliminar
  13. Casí lloro. Soy la tercera de cuatro!!. Mi padre, con su fina hironía me solía decir: a tu hermana mayor la queremos mucho, porque es la mayor; a tu hermano el siguiente lo queremos por que es el único chico; y a tu hermana pequeña porque es la pequeñina....
    Yo le decía: eh, papiiii...que me has saltao!!.
    Con el tiempo he descubierto que me quieren por igual. Y estar en el medio me ha hecho ser más independiente que los demás (algo bueno tiene ser un mediado).

    ResponderEliminar
  14. yo he sido la mediana de mi casa, y entre q mi hermana era la responsable y la q hacia todo bien y mi hermano era el niño de la casa.... no te digo mas!
    me parece estupendo q dediques tiempo al mediano, es dificil con 3 niños en casa, pero tb es necesario repartir

    ResponderEliminar
  15. Yo soy madre de tres niñas, he empezado a leer tu blog gracias a Rebeca Lagos y me encantó!. Mi mediana es de armas tomar aunque a veces me siento algo culpable por no dedicarle en exclusiva mi tiempo, tanto como se lo he dedicado a mi hija mayor o a la más pequeña. Seguiré tus post!!

    ResponderEliminar
  16. Pues yo fui una mediana feliz, atrapada entre "el mayor", príncipe de la casa y único chico y "la pequeña", llena de genio, voluntad y capacidad. Y tan a gusto, siempre en medio, pudiendo ser hermana pequeña o mayor a elección y disfrutando del poder de inventar mi propio sitio en la familia.

    ResponderEliminar
  17. Buf, se me han saltado las lágrimas, en noviembre nacerá mi 3r hijo (el primer niño) y estoy segura que la que ahora es la pequeña es la que peor lo va a pasar, además tiene un carácter....
    espero encontrar el tiempo para que no se sienta "la mediana"... estará en la misma situación que MissManolita, la mayor es muy responsable y el pequeño será el niño...

    ResponderEliminar
  18. Yo soy mediana, y estoy de acuerdo con las broncas, todo era siempre mi culpa, pero estoy orgullosa de ser la mediana, porque soy la más independiente y he aprendido yo solita a sacarme las castañas del fuego. La mayor, mayor y responsable y ejemplo a seguir, la pequeña, sigue siendo la pequeña desastre, aunque tenga 20 años. Lo que yo decía, era, la mayor: la niña de papá, la pequeña: la niña de mamá (mamitis aguda tuvo, tiene y tendrá mi hermana pequeña) y yo... pues la niña del gato (al que tuvimos que regalar, porque después de 6 años, de repente, tuve alergia a los gatos). Ahora vivo fuera de España (por segunda vez en 4 años) y mi madre me dijo hace poco, que siente que es a mí a la que más tiene que proteger, porque soy la que más lo necesito, no porque no sea fuerte y no sepa andar sola, ahora entiendo que es por el síndrome del mediano: siente que necesito más cariño y más mimos, pero yo soy feliz con lo que recibo de mis padres y mis hermanas. Ni más ni menos.

    ResponderEliminar
  19. Lo de "el mayor", "la pequeña" y demás, acaban siendo tópicos que en ocasiones se cumplen, pero que al final dependen de cada familia. Siempre se dice que los pequeños son más mimados pero en ocasiones si se compara la extremada atención que se le presta a un hijo cuando los padres son primerizos se vería que no siempre es así... en definitiva, que tal vez lo que puedas hacer es explicarle los beneficios que tiene ser "el mediano", y que precisamente el término medio suele ser lo mejor.

    Un saludo y suerte,
    Mainada

    http://www.miexperienciaenmainada.com

    ResponderEliminar
  20. Jaja, Naia se ha adelantado con lo de ir a por el cuarto. Yo es que ni me lo imagino, con tres me estoy volviendo loco y a veces dudo si estoy vivo o ya soy un zombi.
    Lo de los medianos es complicado. Todos los que han pasado por la experiencia me dicen que cuide mucho al mediano. Por si os sirve para aumentarles la autoestima cuando tengan la edad adecuada, hay un "medianos" muy famoso y valiente (aunque en este caso lo de medianos sea por la estatura): Frodo Bolsón (El Señor de los Anillos).

    ResponderEliminar

Compártelo