martes, 29 de junio de 2010

Con vestido nuevo

Dicen que a partir de cierta edad las mujeres se vuelven invisibles. Suena duro, y me gustaría decir que es mentira, que el encanto no tiene edad, que la capacidad de seducción no caduca. Pero no: llega un momento en que por la calle no te miran ya ni los que piden dinero. No puedes recordar cuando empezó a ocurrir, pero es un hecho que ya no te miran por la calle. Que alguien te diga un piropo es una posibilidad tan remota como que te revelen la combinación ganadora de la bonoloto o la quiniela. Es algo a lo que te vas acostumbrando, no por ello dejas de cuidarte ni de esforzarte por verte bien, pero lo haces por ti misma, por sentirte bien, no para que nadie te diga un piropo, que nadie te lo dice, por lo general.
Pero un buen día estrenas vestido, justamente un vestido que te compraste un día para darte un capricho y con el que te ves especialmente bien. Y tu hijo pequeño, de tres años, ese que parece que sólo tiene ojos para sus coches y sus superhéroes, te mira y te dice con cara de arrobo: "Pos te has puesto bonita, mamá". Y le coges en brazos, le das un besote bien dado y sales de casa sintiéndote como una actriz de Hollywood.

17 comentarios:

  1. Que ricura !!! Me ha sentado bien hasta mi!

    ResponderEliminar
  2. JOooooo, qué tierno! Que mi Criatura empiece a hablar ya!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Efectivamente, mi hijo es mi mejor fan. Y me tiene la autoestima por las nubes :)

    ResponderEliminar
  4. Los niños nunca mienten y mi hija mediana es siempre la primera en decir, que guapa mamá! cuando me ve más arreglada de lo normal o ve que llevo algo nuevo :D

    ResponderEliminar
  5. Si es que lo de los peques a esa edad con mamá es lo más parecido al enamoramiento.

    ResponderEliminar
  6. Jajaaaa, si ya hasta nos hace ilusión que nos diga "algo" un obrero!. A mi no me dicen nada mis peques, si acaso que estoy "rara" :-(
    Tampoco mi marido, ayyyyyyy
    Menos mal que aun me sirve la ropa de hace 10 años, me alegro por economía y por que debo de conservar algo de lo que fuí :-)

    ResponderEliminar
  7. Hayyyyyyyyyyy que bien suena cuando te lo dice tu enano, mdre mía. El mío el otro día recién duchada, el pelo todo peinada para atrás, sin soltar aún mis rizos y me soltó eso de "mami, estás guapa" y con una caricia. Ainsss, si es que vamos, te sube la autoestima, el ego y yo que se que más.

    ResponderEliminar
  8. Pues imagínate una que ya es abuela, que tus nietos te dicen : "Aba, tienes arruguitas en los ojos". Menos mal, que también luego te dicen que estás guapa. Yo creo que ninguna mujer es invisible para los que la quieren, ni siquiera cuando tiene más de 60 años.

    ResponderEliminar
  9. si ya lo dicen, que como te mira un hijo... mi hijo me mira y me dice 'mamá te quiero mucho' y se quita su chupete y me da un beso, y eso no tiene precio ni piropo que lo iguale... y sí, trato de estar bonita también para él... a veces me veo con la pinza en la cabeza y una ropa horrible, ponte que mi marido esté de viaje y yo me haya 'relajado' y pienso en que el niño me va a ver horrible y también me cambio el aspecto un poco para él...

    ResponderEliminar
  10. No hay mejor piropo que ese que viene del que nos quiere porque sí.

    ResponderEliminar
  11. Y que subidón que le pega a una ehhhh!!!

    ResponderEliminar
  12. pues si,es lo mas sincero que hay en el mundo,mi hijo de tres años tambien cuando me arreglo tambien es el primero de decirme que guapa mama,aiii

    ResponderEliminar
  13. Yo sí que sé exactamente cuando dejaron de decirme piropos por la calle... cuando me quedé embarazada del primero, fue radical, después de eso nada de nada...
    Pero las palabras bonitas de mis dos hijos valen más que el piropo más pintado...

    Estoy leyendo tu libro y lo estoy pasando en grande ¡¡gracias!!

    ResponderEliminar
  14. Los piropos de los niños no tienen precio; mi niño de 4 años, anoche me preguntaba, mientras me acariciaba una pierna: "mamá, ¿por qué siempre hueles tan bien y tienes la piel tan suave?" :-) y esta mañana, cuando iba como las locas para ir al trabajo, me despedía con un beso y un "te quiero", y él me contesta, "¡pues yo a ti te amo! ;-) Olé el arte!!

    ResponderEliminar
  15. Y es que esos piropos son los más sinceros. Y los que calan más hondo.

    ResponderEliminar
  16. oh, qué lindo. sí, es verdad. llega un momento en que ya ni siquiera te parece extraño no recibir piropos. pero los de tus hijos siempre son lo máximo. es que la relación con ellos en algún momento es casi como un enamoramiento. yo a mi hija la veo perfecta y ella nunca se guarda una palabra bonita para mí. mi hijo todavía no habla pero también es perfecto para mí. esa parte de la maternidad es el cielo.

    ResponderEliminar
  17. Has escrito lo que me ha pasado esta mañana.
    Volvimos ayer de vacaciones y esta mañana ha sido un locura pero cuando he entrado en la cocina y la grande-pequeña (así se autodenomina la mediana)me ha dicho "que guapa estas" le he dado un beso tremendo.

    ResponderEliminar

Compártelo