sábado, 29 de mayo de 2010

Hablando de libros

Aprovechando que es la Feria del Libro voy a confesaros algo. No sé si habreis leido uno de mis primeros post en los que daba varias razones para tener hijos (como dormirse a su lado, hacerles cosquillas, o cuestionarme el mundo desde sus orígenes, entre otras, a cual más peregrina). Bueno, pues ahora os voy a revelar otra razón todavía más absurda irracional, pero que sin duda, y esto os aseguro que no es una licencia literaria, fue una de las que me animó a lanzarme en esta aventura procreadora -y sí, podeis tacharme de nuevo de pirada-: quería tener personitas a quien contarles, día tras día, las aventuras de los Mumin. Y os preguntareis quiénes son los Mumin, pues bien, son unos trols inventados por la escritora finlandesa Tove Jansson, que creó en sus libros un mundo fantástico, con una filosofía de la vida tan única y maravillosa que yo aún ahora me sigo refugiando en el valle Mumin cada vez que necesito consuelo.
La gran noticia, y por eso os lo cuento, es que la editorial Siruela ha reeditado los Mumin (que pasaron sin pena ni gloria por España hace muchos años, y que no sé muy bien cómo cayeron en mis manos para marcar mi vida). Y están a la venta en la Feria del Libro. No dejeis de regalárselos a vuestros hijos, de contárselos, y de leerlos vosotros, padres y madres, porque os vendrá muy bien tomar nota de su manera de ver la vida. Mi modelo de madre es y será Mama Mumin, siempre cargada de paciencia, buen humor, y un bolso gigantesco en el que guarda la solución para todos los males de este mundo. Mis hijos siguen convencidos de que cada noche me llama Papa Mumin para contarme las ultimas peripecias de su familia. Y en la cocina tenemos una hucha donde estamos ahorrando para ir un día todos al Parque Mumin que hay en Finlandia.

P.S: Y ya que hablamos de libros, y de Ferias, quiero dar las gracias a todas las lectoras que, Diario de una madre Imperfecta en mano, se acercaron el pasado viernes por la tarde a verme a la Feria. Gracias a la que vino con su bebé de quince días, a la matrona embarazada que vino a contarme que recomendaba mi libro en sus clases de preparación del parto, a la que me confesó que llevaba un día en huelga de madre, o a la que me pidió que escribiera más entradas porque este blog le sabía a poco. A ellas y a todas las/los demás que seguís mis desvarios día a día, muchas gracias!

12 comentarios:

  1. A mí también me encanta la Familia Mumin! Y por si no lo sabes...Zara Home tiene una vajilla de melamina con los personajes. Absolutamente deliciosa, imprescindible diría yo. Por cierto, te sigo y me encanta. Tengo pendiente leer tu libro, a ver cuándo me dejan! Un beso

    ResponderEliminar
  2. sabes q leyendo los mumin de peqeña me entraron ganas de escribir libros a mi tb? me encantaban! no se si me lei todos, ya no lo recuerdo, pero se q fueron muchos libros de lso mumin los q lei.
    los apuntare en mi lista de libros-cuentos q quiero q tb disfruten mis peqes.

    ResponderEliminar
  3. Qué maravilla. Jampas había oído de ellos, voy a ver si se puede encontrar algo de la finlandesa por estos lados.
    Gracias por la recomendación

    ResponderEliminar
  4. Y no te haces idea las que te seguimos desde aquí sin poder estar en la Feria, enhorabuena!

    ResponderEliminar
  5. Yo vivo en Coruña, pero si estuviera en Madrid, no dudaría en acercarme a que me lo firmaras.

    ResponderEliminar
  6. Me acabas de recordar un libro que leí de pequeña: La familia Mumin en invierno... además es el primero que sale cuando en google pones Los mumin... por eso me he acordado del título.
    Miraré si aún está en casa de mis padres.

    ResponderEliminar
  7. Libros e hijos, una fórmula mágica Esas tardes de lluvia en las que sentados en el sofá leemos un cuento por enésima vez y repetimos de nuevo las mismas onomatopeyas, porque eso es precisamente lo que a ellos les hace más felices, saber lo que el oso y el pato van a decir a continuación, o ese cuento algo más largo que saboreamos por primera vez y que vamos leyendo poco a poco en las largas tardes de verano, mientras nos mecemos en una hamaca, piel con piel, en esa hora de la siesta en la que el jardín es un profundo silencio roto por el hipnótico cantar de las chicharras. Por no hablar de los cuentos que leemos antes de acostarnos "¡hoy me toca elegir a mí, mamá!. La lectura es una de las pocas pasiones que uno puede compartir y ejercitar desde los inicios de vida de nuestros hijos, fuente inagotable de momentos maravillosos. Y un día, cogen un libro y ellos solos juntan la c, la a, la s y la a y dicen casa. ¡Han aprendido a leer! Toda recomendación de libros para y con niños es bienvenida. Mil gracias.

    ResponderEliminar
  8. ¿Y nadie conoce a los Bambalinos?

    ResponderEliminar
  9. Hoy en la feria del libro de Zaragoza ¡hemos comprado el "Diario de una madre imperfecta"! Genial. Miraremos lo de los Mumin, gracias.

    ResponderEliminar
  10. Nunca me decido a escribir, pero creo que la ocasión bien merece la pena. Me estrené en el mundo de la maternidad hace 14 meses y aunque desde el primer minuto quería a esa pequeña criaturita con todo mi corazón, al principio hubo momentos realmente duros en los que tuvo pensamientos del tipo "porque me habré metido en ésto...con la vida tan tranquila que yo tenía" "esto ya es para toda la vida" "yo no voy a poder con ésto" y cada vez que uno de esos pensamientos cruzaba mi mente la culpabilidad era indescriptible, y me sentía la peor madre del mundo. Entonces decidí buscar en internet, si era la única mala madre del mundo, y descubrí tu libro, y ... no te voy a decir que la culpabilidad desapareciera....pero al menos vi que lo que me pasaba era normal...
    Creo que en ese momento empecé a entender de verdad lo que era la maternidad.
    He descubierto tu blog hace muy poco y me lo estoy leyendo poco a poco desde el principio. Y al leer esta entrada me ha parecido una ocasión fantástica para darte las gracias, por ese libro, por lo que significó en mi vida y sobretodo por el valor de hablar sobre lo que la mayoría de la gente no quiere contar, en su empeño de vender vidas, familias, relaciones perfectas, imágenes irreales que, en mi opinión, hacen mucho daño.
    Gracias!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Bea. Me hace una ilusión enorme que el libro siga ayudando a las madres primerizas, porque ese es su principal objetivo, ayudar a sobrevivir en una sociedad que idealiza la maternidad y crea unos modelos de perfección inalcazables y frustrantes!

      Eliminar

Compártelo