lunes, 17 de mayo de 2010

A 40 centímetros del suelo. 2nda parte

No falla. En cuanto la ponemos en el suelo, arranca a gatear como un perrillo y sale disparada hacia la lámpara de pie, que tiene uno de esos mandos de intensidad graduable a ras de suelo. Con una habilidad pasmosa enciende la luz al máximo, y con el camino ya bien iluminado prosigue su trayectoria a toda velocidad hacia el baño. Ya no se para cada dos metros. Ni mira hacia atrás. Y ha dejado de aplaudirse. No tiene tiempo que perder, porque sabe que la perseguimos para frenarla. Y ella tiene una misión que cumplir: encaramarse al bidé y darle al grifo monomando. A toda potencia. Y chapotear mojándose hasta el codo. Si tardamos un segundo es capaz incluso de quitarse un zapato y tirarlo al water.
Y así una y otra vez. En cuanto la ponemos en el suelo repite recorrido con el mismo entusiasmo y premura. Como si le hubiéramos dado cuerda y preprogramado.
Ocho veces apagué ayer la luz y casi otras tantas cerré el grifo del bidé y le sequé las manotas, porque no logro que sus hermanos -quien sabe si están compinchados con la pequeña aguadora- dejen cerrada la puerta del baño.
Y, riesgos del gateo, su hermano mediano, emulando a su hermana, se dio un cosco con una amiga que casi se abre la cabeza. Hoy ha ido al cole con un ojo amoratado, que miedo me daba que me denunciaran por maltrato. Pero él iba tan orgulloso: "¿De qué color tengo ahora el ojo?", me preguntó antes de salir de casa para ir al cole.

12 comentarios:

  1. El cuarto de baño debe tener una especial atracción para los bebés: mi niña primero a gatas, y ahora andando con esos aires que parece que se va a caer a cada paso, como vea la puerta del baño abierta entra como una exahación para empezar a tirar del rollo de papel higiénico (como el perrito de scotex) hasta acabar con él, haciendolo pedacitos para meter una milésima parte en la papelera del baño, y así tener oportuidad de chupar la tapadera de la misma, y si se encuentra la tapa del water levantada, se agarra con las dos manos y mete la cabeza, buscando quién sabe qué, pero le debe fascinar... y lo último ha sido verla chupar el water, que del grito que le di, dio un respingo que aún debe de andar asustada... ¿Cómo sobreviven los bebés a los microbios?

    ResponderEliminar
  2. En casa tuve que cerrar la llave de paso del bidé durante meses (bueno, va para año y medio) y abrirla cada vez para hacerlo funcionar. Aún no ha dado con la llave de paso.

    ResponderEliminar
  3. Si, la verdad es que tienen una atraccion especial, mi hijo a la que ve que se abre la puerta del baño es capaz de saltar de la cama para llegar a tiempo antes de que se cierre. tiene 14 meses! pero hace tiempo que lo hace. casi siempre tenemos la puerta cerrada pero ahora hemos tenido que cerrar la llave del bide porque se cuela aunque entres solo a por una cosa como una bala!

    ResponderEliminar
  4. El mío está obsesionado en poner la mano dentro del WC hasta tocar el agua... ¡Y no logro que sus hermanos se acostumbren a cerrar la tapa!

    ResponderEliminar
  5. eso que cuentas es agotador vivirlo, pero al leerlo suena tan tierna tu niña...

    ResponderEliminar
  6. La mía cerró varias veces la llave de paso... la primera vez casi llamamos al plomero(fontanero) para que repare la cañería de agua caliente, porque no salía nada de agua

    ResponderEliminar
  7. Pues el mío tiene una fijación con el baño y con el lavavajillas. El baño suele estar suempre cerrado pero, en cuanto su padre empieza a guardar los platos sucios después de comer, deja lo que esté "chupando" y gatea a toda velocidad hasta él y si su padre lo cierra a tiempo... ¡el cubo de basura está justo después!

    ResponderEliminar
  8. Sé que vivirlo en primera persona puede resultar agotador e incluso frustrante, es lo que tiene ser madre pero desde fuera (y eso que me pasan cosas muy similares con mis hijos) es muy gracioso, simpático y hasta divertido. No solo por la forma de contarlo sino también por la ternura con lo que lo ves, los hijos sacan lo mejor de una misma... Incluso cuando hay que repetir las cosas ocho veces, verdad?

    ResponderEliminar
  9. no solo es gracioso y simpatico para quienes lo vemos de fuera, para ti misma, cuando lo leas, dentro de unos meses o incluso años, recordaras todo esto con ternura. Yo cambié de lavadora solo porque mi niña al echarse andar, acostumbraba a ponerla sola, tuve que comprar una con seguro para niños jajaja y asi con todo... estos niños son una fuente de sabiduría

    ResponderEliminar
  10. He descubierto tu blog hace unos días y hoy he terminado de leer, por orden cronológico, todas tus peripecias materno-filiales que tanto entiendo ya que, como tú, también soy madre de familia numerosa (gemelos de 5 años y un enano de 18 meses).
    Me veo reflejada en casi todas tus historias y quiero que sepas que tienes una fiel y nueva lectora.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  11. Encantada de leerte. Te descubrí hace unos días y acabo de terminar de leer tu blog al completo y por orden cronológico. Te entiendo y me río de las situaciones en las que te encuentras a diario, pq como tú, también soy madre de familia numerosa (gemelos de 5 años y un enano gordinflón de 18 meses). Sigue contando tus peripecias en las que tanto me veo reflejada. ¡Besos!

    ResponderEliminar
  12. Qué recuerdos de acabas de traer... de no hace tanto tiempo. El viernes cumplirá 2 años y hace sólo uno (poco tiempo, creemos los adultos antes de tener hijos... pero media vida para él) ejecutaba la secuencia que describes con el mismo afán repetidor de tu pequeña. En nuestro caso no valía cerrar la llave de paso, pues la frustración era inmensa... pero la dejé para que corriese sólo un hilillo y dejar de fregar el suelo 20 veces en una tarde ¬¬

    ResponderEliminar

Compártelo