miércoles, 28 de abril de 2010

Sobre los comentarios

A estas alturas ya os habreis dado cuenta de que soy una tremenda maleducada (según los códigos de buena educación en la web) porque nunca, prácticamente nunca respondo a vuestros comentarios. Pero yo sé que todas/todos os dais cuenta de que si no lo hago es porque literalmente no tengo tiempo para hacerlo. Pero eso no quiere decir que no los aprecie. Y mucho, porque al fin y al cabo en ellos reside el interés -si es que tiene alguno- de este blog: en haberse convertido en una terapia colectiva, en un diván de psiquiatra multitudinario y de lo más baratito. En el lugar donde desahogarse, y encontrar apoyo. Y os aseguro que vuestros comentarios a mi último post desesperado me ayudaron mucho en mi retorno forzoso al túnel.
En homenaje y agradecimiento a todos, aquí reproduzco uno que es absolutamente antológico y que merece la pena enmarcar. Llegado desde Chile:

"Si te tomaste unos días para descansar y no los echaste de menos (a los niños), es que no fueron suficientes (los días de descanso, se entiende)".


GRACIAS!

7 comentarios:

  1. leerte (de momento en el blog, el libro algún día lo empezaré... ) y escribirte comentarios también es un ejercicio de terapia... de ver que no sólo tu tienes ideas de AAARRRGAJRAHRRJRJKR de vez en cuando

    un beso y adelante!!!

    ResponderEliminar
  2. No es necesario que comentes lo ya comentado. Tu terapia nos ayuda a tod@s a sonreir cuando te leemos. Sigue así!!

    ResponderEliminar
  3. Como me ha hecho notar una compañera, hay un abismo entre tu post del 26 y del 14 de abril. Yo añado también el del 30 de marzo (el talisman). Nos pasa a todas. No sé si ellos sentirán culpabilidad o extrañeza...
    Te paso este enlace que quizás te haga sonreir:
    http://1000awesomethings.com/2010/02/12/570-when-a-little-baby-gives-you-a-hug-before-it-leaves/
    Visita también el top 1000.

    ResponderEliminar
  4. ¡Gracias por esa mención!
    Te descubrí hace pocas semanas y me llevé una gran impresión (y decepción) al descubrir que el libro que quería escribir ya existía. ¡Te me adelanteste! Pero bien merecido lo tienes, ya que te atreviste antes que yo a hablar las cosas tal como son, sin miedo a que te mal entiendan y piensen que eres una madre denaturalizada. Yo tengo un blog y otro antes que ese, pero nunca me decidí por una "línea editorial" tan clara. Tu blog es un mega aporte a todas las mujeres que nos torturamos por ser tan distintas a las mamás de las revistas y los manuales. Una terapia grupal gratuita y súper agradable. Se entiende la falta de tiempo, así que no importa que no respondas comentarios en la medida que te des el espacio para seguir escribiendo y dejando abierto "el foro" para que las demás nos explayemos.

    ResponderEliminar
  5. me encanta que lo hayas mencionado, y con tu 'terapia' de post en post me doy por más que satisfecha! sigue deleitándonos con tu buena y ácida pluma y no te preocupes de más, artista!

    ResponderEliminar
  6. Muy bien escogido el comentario, yo cuando lo leí, me partía de risa y se lo dije a mi marido que estaba a mi lado en ese momento y también se río, tenía toda la razón, la lectora de Chile.Paciencia, estamos contigo, anímate.Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Pues eso, que estés muy tranquila por ese tema, que creo que los que te leemos lo entendemos perfectamente. Por cierto, digo "los" porque no sólo te leen las madres, como da a entender algún comentario anterior. También algún padre (al menos uno). Tu blog tiene un lugar privilegiado en mi página inicial de igoogle y es de lo primero ue miro para ver si hay entradas nuevas. Aunque sea con algo de retraso, felicidades a todas las mamás.

    ResponderEliminar

Compártelo