lunes, 12 de abril de 2010

Riesgo de asfixia

El Ministerio de Sanidad acaba de alertar del riesgo de asfixia para los menores de tres años que entrañan unos muñequitos de Mattel llamados Little People. He visto la foto y creo que no tenemos ninguno en casa. Pero no importa, tenemos cientos, sino miles, de juguetes y objetos que suponen un peligro enorme para la niña, sobre todo ahora que está empezando a gatear -más bien a reptar en plan maniobras militares, lo cual me parece de lo más acertado porque nuestra casa en determinados momentos es lo más parecido a un escenario bélico y una, mal que le pese, tiende a comunicarse con tono marcial -. En fin, a lo que iba, que la vida es un continuo peligro para las personitas menores de tres años, y un sinvivir para los padres que no pueden hacer otra cosa que vigilar que no se lleven nada peligroso a la boca. Y lo peor es que teniendo dos hermanos mayores en ningún lugar está a salvo. Ni siquiera en el parque, ese lugar donde los padres queremos creer que podemos dejar a nuestros bebés cinco minutos, o aunque sean dos, para ir al baño o responder al teléfono. Pero ni siquiera ahí dentro puedo dejarla con tranquilidad, porque es muy probable que, por obra y gracia de sus hermanos, dentro haya alguna pieza diminuto del Lego, o un coche diminuto. Y como la niña está en plena fase de exploración oral, se lo lleva todo absolutamente todo a la boca. Sólo en la última semana le he sacado -con unos reflejos completamente sobrehumanos sobre todo teniendo en cuenta que soy una persona devastada por la falta de sueño- una Hello Kitty diminuta -con una base que sin duda era inferior a dos centímetros, asi que era un riesgo mortal-, un trozo de cuero que arrancó de un puff viejo, un trozo de plástico duro con esquinas en punta (se me pusieron los pelos de punta cuando se lo saqué).
Con todos estos peligros abortados, recupero la fe en el angel de la guarda. Si alguien sabe dónde se le ponen velas, que me lo haga saber.

9 comentarios:

  1. Prueba con la Virgen del clavo ardiendo. Yo soy devota :-)

    ResponderEliminar
  2. yo he perdido un poco la Fe en el clero, pero el ángel de la guarda sigue siendo mi guía porque sino quién estaría cuidando de nuestros hijos que, tal y como dices, están a punto de pegársela veinticinco veces al día??? yo incluso los días que todo va rodado, que el niño está de buen humor y no está malo, incluso ésos acabo agotada, porque la tensión proviene de mirarlos veinticuatro horas, y cuando lleva callado más de un minuto y tú estás en otra habitación, tienes que ir inmediatamente porque seguro está haciendo algo que no debe... estuve en casa de una amiga que tiene tres hijos hace poco, y me estresé de ver todo lo que corría por el suelo de esa casa, con muñequitos minúsculos y hasta monedas, si no llega a ser por el ángel de la guarda...

    ResponderEliminar
  3. Hola guapa

    Si tienes tiempo mira este video.

    http://www.youtube.com/watch?v=NBCNgnaFVI8

    Soy una seguidora anónima de tu blog, me encanta. Lo que pude llorar con la entrada de qué tienen los bebés y con aquella otra entrada en que te enteraste que tu tercer hijo iba a ser una niña. Es que es de estas veces que alguien es capaz de poner en palabras EXACTAMENTE todo lo que tu piensas pero serías incapaz de expresar tan bien. Mi chiquitina tiene ya 6 años, y mi mayor 9. Me quedan lejos los tiempos de las noches sin dormir, y leyendo tu blog me pregunto cómo es posible que las añore.

    ResponderEliminar
  4. Nosotros cuando celebramos el cumple de los niños, brindamos por el Angel de la Guardia.

    ResponderEliminar
  5. Yo estoy convencida de que el ángel de la guarda de mi hija es el primero de su promoción :-)

    ResponderEliminar
  6. Isabel!!!! que nos vas a contar... yo lo que hice fue aleccionar a su hermano (18 meses mayor) jajajaja pra que me avisara si el pequeño se metía algo en la boca y a él también y por ahora va funcionando!!
    besos

    ResponderEliminar
  7. el angel de la guarda en nuestra casa hace horas extra que no veas, en una ocasión me encontré en el parque (ese que me servía para poder ir a mear o lo que fuese 2 minutos), un chicle mascado, imagínate!! Desde entonces en casa está prohibido comer chicle, pero muñequitos del kinder, piezas de juguetes, trozos de ceras...es imposible, por suerte mi hija pequeña no es tanto de chupar como sus hermanos.

    ResponderEliminar
  8. Ángel de la guarda, dulce compañia no nos desampares ni de noche ni de día.....

    Noche de urgencias.. mi niño de un añito había encontrado (todavía no sé donde) un bote de limpiador facial (que están escondidos y a altura).. se lo pillé ya en la boca y con su hermanito de 3 años diciéndole que eso no se hacía y que tendría que ir a su cuarto a pensar.

    Al final, sólo un susto... los productos de limpieza facial no son tóxicos para la ingesta oral.

    ResponderEliminar
  9. En cualquier casa normal hay multitud de objetos y piezas con las que podría ahogarse un niño. Y no digamos si hay niños de edades diferentes y, por lo tanto, juguetes de tipo y tamaño distintos. Hay que tener cuidado pero sin obsesionarse y sin demonizar a Mattel o cualquier otro juguete.

    ResponderEliminar

Compártelo