martes, 20 de abril de 2010

La nube de cenizas

Lo mejor es asumirlo cuanto antes para actuar en consecuencia. Los hijos son a la vida de pareja lo que la nube de cenizas al tráfico aéreo: un elemento pertubador que todo lo paraliza y colapsa. Luego claro, uno se habitua, aprende a volar de otra manera, hay quien decide seguir volando a toda costa, aunque sea a ciegas y con riesgos, quien lo emprende en solitario, o también, que para todo hay en la viña del señor, quien toma tierra y no levanta más el vuelo. Y lo peor de todo es que no hay controlador que te pueda orientar en esto.

12 comentarios:

  1. qué buen símil has hecho! la vida de pareja queda en una nebulosa dentro de la turbina del avión que da vueltas y vueltas ya sin parar... olé!

    ResponderEliminar
  2. lo malo llega cuando las compañías aéreas deciden abrir nuevos corredores...

    ResponderEliminar
  3. Sí, sí y sí. Espero que las madres perfectas, las que no sufren ataques de nervios y tienen hijos que siempre se portan bien, reconozcan al menos esto.

    ¿Alguna tiene consejos sobre cómo volar mejor en estas circunstancias? Los agradeceré.

    ResponderEliminar
  4. Esperemos que la nube de ceniza pase pronto, la de la pareja sobre todo, aunque como dice gimletmum poco se puede hacer cuando se abren nuevos pasillos aéreos... Para volar mejor en esas circunstancias es imprescindible abrir el segundo frasco de "paciencia" que te dan en el hospital cuando tienes a tu primer hijo... y aplicarla para t-o-d-o... ¡suerte!

    ResponderEliminar
  5. YO diría que pasas de tener una pareja pareja a tener un relevo en los cuidados de tu hijo, :D

    ResponderEliminar
  6. No podría estar más de acuerdo ni más aliviada de constatar que no soy la única varada en un aeropuerto con cara de desconcierto

    ResponderEliminar
  7. Ja, ja.. que bueno..

    Lo peor de todo es que cuando por fin podemos empaquetar a las criaturas, reservamos una cena romantica, pedimos vez para hacernos la cera y estrenamos un buen conjunto de lenceria...... terminamos hablando de lo ricas que son las niñas, y pensando que estarán haciendo en ese momento.

    ResponderEliminar
  8. Plenamente de acuerdo. Nosotros nos dijimos al final que, si queríamos seguir hablándonos a pesar de todo, teníamos que reservanos al menos una tarde al mes... Para luego, es cierto, como se ha dicho, acabar hablando de la niña y sentirnos culpables porque se quedó a dormir con los abuelos...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Totalmente de acuerdo, la cosa suele terminar en compañeros de piso compartiendo niño...

    ResponderEliminar
  10. Todo eso es estupendo, peor es mi caso, cuando no cincidimos en nada en la educación de los niños y no hacemos más que discutir..El es el duro y yo la blanda, y como no le puedo desautorizar, tengo que aguantar todos los berrinches.. Yo también agradecería algún consejo.

    ResponderEliminar
  11. Precisamente eso es lo que siento ahora mismo... no tenemos ni tiempo para contarnos qué tal el día!! como alguien ha dicho por aquí, nos convertumos en pareja para alternar el cuidado de los niños. ¿sobreviviremos a esto?

    ResponderEliminar

Compártelo