miércoles, 14 de abril de 2010

Hijos mascota

No me dejan dormir. Ni una sola noche. Desde hace años. Tengo el cerebro como un colador. Han convertido nuestra vida en un campo de trabajo agotador durante 24 horas al día, los siete días de la semana, 365 días al año. Ya no sé qué significa la palabra vacaciones, porque en vacaciones, sin escuela y sin ayuda en casa, trabajo mucho más. Lloran. Los dos niños discuten continuamente. Se pelean sin tregua. El mediano cuando se enfada o cuando le riño sufre ataques de furia y ha llegado a pegar a la niña. Lo ensucian todo. Continuamente. Nadie diría que pintamos la casa el año pasado. No nos dejan un solo segundo de tregua. No recuerdo la última película que vi.
Pero aún así tengo momentos -y quizá esto es una prueba más de que he perdido completamente la cabeza- en los que si me dijeran que han inventado unas píldoras para mantenerlos congelados en estas edades - la niña con ese año recién cumplido y ese miedo a echarse a andar, el mediano con esos tres años salvajes y deliciosamente tiernos, o el mayor, con esos siete de hombrecito en miniatura, que tan pronto llora porque se le ha roto un juguete como te descoloca con una pregunta de mayor mayor- , pues se las daría sin dudarlo. A los tres. Aunque siguiéramos sin dormir. Agotados otros cuatro años más. Para que la niña me siga aplaudiendo cuando le doy croquetas machacadas, para que se ria enseñando sus dientes separados. Para que el mediano me mire con arrobo de enamorado y me pregunte :'¿Mamá, yo zoy bonito?'. Para que el mayor me haga cuestionarme el mundo entero y repasar las tablas de multiplicar. Y disfrutarlos durante más tiempo, como si fueran mascotas enanas. Porque sé, y cómo lo temo, que cuando sean mayores, echaré de menos desesperadamente a estos cachorros agotadores pero adorables.

P.S. El jurado de los BOBS está reunido en Berlín deliberando. Mañana por la noche se conocerá el resultado. El premio ha sido haber llegado hasta aquí. A todos los que lo habeis hecho posible, GRACIAS.

16 comentarios:

  1. Ains , prima , que aún no he dado a luz y ya me dan ganas de dar a mi niño esas pildoritas !!!

    Mucha suerte con la deliberación !

    Un abrazo para todos !

    ResponderEliminar
  2. Parece que estás contando mi vida... A mí me agota el mío pequeño que tiene 3 años. A mí me da pena pero su padre le llama el Terrorista, pero es tan tierno cuando me dice ¡mami eres la mejor madre del mundo! Aunque a los dos segundos, si no le dejo hacer algo me diga... ¡Eres la peor! Pero la peor, la peor...

    ResponderEliminar
  3. Hummm... Mi hija de tres años me dice con claridad absoluta que ella es la princesa Blancanieves y yo la princesa Cenicienta. Y aplaude cuando en la cena le toca tomar sopa... No sé, también soy madre agotada e imperfecta, pero igual tienes razón...

    ResponderEliminar
  4. Enhorabuena por el excelente resultado que has obtenido en The BOBs.

    José María Durán
    (Profesor y padre de dos hijos, de 6 y casi 8 años)


    http://eoinavalmoralportugues.blogspot.com
    Facebook: Departamento de Português

    ResponderEliminar
  5. Yo también les congelaria. Cada vez que hago algo que supuestamente es una "mala costumbre" como es el caso de que por la mañana venga a la cama a dormir pienso lo mismo que tú. Dentro de unos años dejará de buscarme para que le de la mano, le de un beso, juegue con él... y yo añoraré todos esos momentos....

    ResponderEliminar
  6. Ainssss!!! que ya has vuelto a hacer que se me salte la lagrimita! 100% de acuerdo contigo, como la mayoría de las veces. Qué bonicos que son cuando quieren, aunque la mayoria de las veces den ganas de tirarlos por la ventana!

    Mi motivos a favor de la congelación: Cuando la peque (20 meses), después de 8 horas sin vernos, viene corriendo hacia mí con una sonrisa de oreja a oreja diciendo: "mamaaaaa" al ir a recogerla a la guarde (por mucho que haya tenido un día de mierda en el trabajo, se me olvida todo de golpe); y mi enano (3 años y medio) cuando me dice: "mamá, eres muy-muy guapa" y se me tira al cuello a darme un abrazo de los que te quitan la respiración.

    (Aunque parezca todo tannnnn idílico, la mayor parte del día son unos sádicos que se turnan para poner al límite la paciencia de sus santos padres).

    ResponderEliminar
  7. razón tienes, yo el otro día me quejaba con una amiga que tiene tres como tú y me decía que cuando tengamos sesenta años nos dará nostalgia esta época en que los llevamos todo el día pegados a la pierna y sin dejarnos respirar... suerte con los bobs porque te la merces toda!

    ResponderEliminar
  8. Por favor las eminencias médicas de este país a ver si leen tu post, y nos echan una mano, seguro que encontrarían en nosotras benefactoras que de buen grado donaríamos algún euro a la causa, para investigar y patentar las pildoritas, aunque sólo fuera media hora para tomarte un café sin estar sufriendo a ver que hacen tus pequeños salvajillos.

    Noemí

    ResponderEliminar
  9. te entiendo mucho y eso que yo solo tengo uno! ayer por ejemplo cogimos un berrinche porque no quería cenar y me entro tal dolor de cabeza que me daban ganas de coger la puerta y salirme a la calle. pero al poco pegado a mi pecho me dio una sonrisa complice tal que se me olvidaron todos los males!

    ResponderEliminar
  10. Me encanta leerte. Me río y emociono de una línea a otra. Sin tregua ni preaviso. Te lo dice el padre de Bruno de sólo 6 meses.

    Felicidades. No olvides una cosa: también nosotros aplaudimos en casa cuando comprobamos que hay una entrada nueva en tu blog.

    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Estupendas tus reflexiones, dan gusto leerlas, nos estamos leyendo.
    POP 3.0
    (Padre de una ninha de 10 anhos)

    ResponderEliminar
  12. Tienes seguidores en Lima Perú. Besos guapa!

    ResponderEliminar
  13. Has dado en el clavo.Me he identificado totalmente, por eso cuando nos enfadamos con ellos dura poco, porque crecen tan rápido que no hay que perder tiempo. Ayyyyy esta vida, el tiempo vuela.Me ha encantado tu reflexión y estoy segura de que cuando tus hijos sean mayores este post, les emocionará muchísimo.Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Hola Isabel:
    Cuando llegué tarde a ver el momento del fallo del jurado, me encontré en el chat con tu felicitación, te contesté agradeciéndotelo, pero debido a la tardanza, no se si llegaste a leerlo,sino fue así te lo repito. Gracias, cualquiera de los nominados podía ser el ganador, lo importante es ver recompensado nuestro esfuerzo por mantener vivo el blog. Lo hacemos casi todos desinteresadamente, pero nos gusta que se nos reconozca nuestro trabajo.
    Tu también te lo merecías.
    Saludos,
    La Vuelta al Mundo de Asun y Ricardo

    ResponderEliminar
  15. Me encanta leerte! La verdad es que me parto de risa, pero este post me ha emocionado, pienso igual, mi hija está pasando por una época de crisi porque su hermano ya empieza a hacer graciestas y está un poc celosona, así que las rabietas están a la orden del día, y aunque muchas veces está insoportable, también le dar´ñias las pildoritas!!

    ResponderEliminar
  16. Me ha salido una risa espontánea con la pregunta del mediano, lo de "zoy bonito?", porque me pareció estar escuchando al mío...
    Yo siempre he dicho que los congelaría en esta edad, coincido contigo 100% (para no variar)!

    ResponderEliminar

Compártelo