lunes, 26 de abril de 2010

Dudas de lunes

He empezado la semana sumida en un mar de dudas. Hay dos cuestiones concretamente que me torturan. Se agradecen respuestas y comentarios.
- ¿Es lícito no echar de menos a los hijos? ¿Se es muy mala madre si no sólo no se les echa de menos sino que no se tienen ganas de verlos al regresar a casa?
- La crianza es un tunel. De eso no hay duda y con eso estamos todos de acuerdo. Mi duda es: ¿es mejor salir del túnel, aunque sea por dos días, y ver la luz o es mejor no salir nunca porque el regreso a la oscuridad es aún más duro?

20 comentarios:

  1. jajajajaja....
    por si te ayuda, aquí mis respuestas:
    - Es lícito, SÍ SÍ SÍ, no echar de menos a los hijos. Y me alegra que alguien por fín lo diga sin tapujos, que no pasa nada, que todos necesitamos un respiro, y eso no nos hace peores padres, que a veces, muchas veces, los niños saturan, empachan y aburren una barbaridad... y esto me lleva a la siguiente respuesta:
    - Es mejor SALIR DEL TUNEL, de vez en cuando, si se puede, y si no se puede hay que buscar la manera. Por la salud mental de uno y por la salud del matrimonio, hay que huir de los hijos de vez en cuando, y retomarles con ganas, o si no, al menos, con horas de sueño en la mochila. Que dicen que el sueño no se acumula, pero yo te digo que sí, que a mí una noche durmiendo 10 horas seguidas me dá vida para una semana entera...
    besos guapa

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que yo aún no soy madre, a ello me pondré proximamente. Pero mi humilde opinión es que además de madre (y buena, según te leo) eres persona. Así que yo creo que no está nada mal salir del tunel de vez en cuando, aunque luego te cueste un poco regresar dentro.
    Por lo que cuentas, me recuerda al efecto que nos hacen los ojos en días de mucha luz.Cuando volvemos al interior de nuestra casa y no vemos nada (lo vemos todo más oscuro de lo habitual). Luego el ojo se acostumbra y podemos volver a ver los colores reales de las cosas...No es sabio el cuerpo humano?
    Verdeca

    ResponderEliminar
  3. A la primera pregunta: Sí, no solamente es lícito, sino que es mentalmente saludable. No, no somos peores madres, sino más sinceras.

    A la segunda pregunta: Qué habrías hecho si hubieras sido Neo en Matrix? Pastilla verde o pastilla roja? Saber o no saber? Yo, en estos casos, prefiero un poco de vida real, fuera del túnel... esos dos días te los llevas contigo!

    ResponderEliminar
  4. Si te tomaste unos días para descansar y no los echaste de menos, es que no fueron suficientes días.
    Saludos desde Chile.

    ResponderEliminar
  5. Hola mellamo María te sigo hace tiempo hoy lo he hecho oficial,pertenezco a tu tribu, yo aporto dos "encantadores" fieras de 5 y7 anitos .hoy me he puesto al día con tus blogs en un ratito que me queda entre la hora de dejarlos en el colé,volver a casa, hacer la merienda y volver a recogerles. ... Me veo reflejada en un espejo cuando te leo .seguiremos en contacto ahora me voy Chao

    ResponderEliminar
  6. Es mejor salir unos dos días, porque en ese caso el regreso, por lo menos para mí, no es duro.
    En todo caso después de 1 hora todo vuelve a la normalidad de nuevo y uf, jaja.

    ResponderEliminar
  7. Me remitiré a tus palabras de hace unos días,cachorros agotadores pero adorables,algún día en casa le he comentado a mi marido, algún día hago el petate y aqui os dejo a todos y no os diré donde voy y su respuesta ha sido, vigila que no haga yo el petate antes que tú.
    A veces las situaciones de agotamiento nos supera y creo que es lícito tu planteamiento,pero ya sabes al final siempre estamos ahi.
    Noemí

    ResponderEliminar
  8. Yo solo te diré que mi día preferido de la semana es el LUNES:vuelven al cole.

    ResponderEliminar
  9. Aunque sea duro el regreso es bueno equilibrar ver que existe otro mundo alla afuera, nutriserse y regalonearse para compensar tanto grito y abandono.

    ResponderEliminar
  10. Es lícito no echar de menos a los hijos, es así y hay que decirlo bieeeen alto. ¿Por qué? Porque así igual le evitamos a algunas madres primerizas los bajones de varios días que me pillaban a mí y las lloreras que me pegué por sentirme mala madre cuando deseaba con todas mis fuerzas que alguien se lo llevara a pasear a poder ser cinco horas como mínimo. Lo pasé realmente mal, en serio. Ahora, y tras conocer a tu blog y otros semejantes, me siento mucho más reconfortada.

    ResponderEliminar
  11. nunca te agradeceré bastante esta terapia de grupo que nos proporcionas, hoy he dormido poco porque mi hijo se despertó del orden de diez veces, y su papá estaba de viaje, y él de su abuela no quiere saber nada -que estaba en casa- menos aún por la noche, así que entre la tensión por 'qué le pasará?' y el sueño, estoy que no tengo ganas de na... mi día favorito también es el lunes por la mañana, levantarme y saber que estaremos un ratito juntos y luego él se irá a su cole y yo al mio, pero en el mio no hay niños que me necesiten imperiosamente, me dejan tomar el café por la mañana, incluso puedo ojear internet para ver cómo está el mundo, en algún momento me puedo parar y reflexionar un poco, ordenar mi cabeza, escribir algunas cosas, releer otras, estar en silencio... y no, no le echo de menos, ni siquiera al volver de la baja maternal le eché de menos, y eso que toda la empresa me recordaba cada cinco minutos lo mal que yo lo debía estar pasando y lo mucho que debía estar deseando volver a mi casa... al principio trataba de explicarles, pero luego me di cuenta de que les daba igual y simplemente sonreía...

    yo tengo otra duda para madres experimentadas, qué se hace cuando el niño ignora completamente a su abuela y su abuela se pone triste y me carga a mí con las culpas de que el niño no le haga ni caso? el niño tiene dos años, si le insisto en que bese a su abuela y juegue con ella, entonces dice a viva voz que 'el nene no quiere ver abuela!'... y yo me siento horrible por eso, toda la ilusión de mi madre es mi hijo!!!

    ResponderEliminar
  12. Mi marido y yo nos recreamos imaginando que dejamos a los peques un finde con los abuelos, y aunque llevamos desde antes de Navidad intentándolo, eso nos da ánimo para que, cuando lleguen esas "minivacaciones" disfrutemos como si fueramos novios de nuevo. Nosotros necesitamos un descanso, los abuelos disfrutan (aunque acaben reventados) y los niños a "tuti-plen" a costa de los abuelos: comidas preferidas, chuches, columpios, regalitos...

    ResponderEliminar
  13. La verdad es que nos pasamos la adolescencia pensando qién somos o quién queremos ser para después "madurar" y sólamente ejercer papeles: madre, esposa, hija, hermana,nuera... y yo estoy harta; ¡somos personas! y no me voy a sentir culpable por reconocerlo. Hay que buscar un tiempo para una misma, aunque sean minutos porque supongo que a estas alturas todas sabeis que los hijos crecen, se van de casa y pasan de ti... así que hay que quererlos y adorarlos, pero también hay que adorarse a una misma. Eso es lo que yo pienso.

    ResponderEliminar
  14. Jo, a mi me pasa igual, nadie se lleva a mis hijos nisiquiera un ratito y la excusa es que están muy "enmadrados" y solo quieren estar conmigo. Claaaro, si solo yo les hago caso y paso tiempo con ellos.. cuando mis cuñados/hermano tengan hijos, actuaré en consecuencia! Y ojo si mi suegra/madre cuida a sus hijos mas que a los mios, que también me quejaré ;-)

    ResponderEliminar
  15. Totalmente lícito porque es sano mentalmente.
    Y hay que salir del túnel, olvidar la entrada por un tiempo más o menos breve y desconectar. También por salud mental.
    Es decir: hay vida más allá de los hijos.

    ResponderEliminar
  16. Isabel, animo, tu ya sabes que esto va por días, unos días mejor y otros peor.El cansancio, la falta de sueño y la falta de tiempo para uno mismo, nos hace ver las cosas de esta forma cuando estamos rozando la desesperación. Creo que ha llegado el momento en el que necesitas hacer algo para que te sientas de nuevo persona independiente.Busca ayuda y dedícate un tiempo a ti y a tu pareja, necesitas recuperar tu energía. Ánimo, es temporal, sabes que ellos son una las mejores cosas que te han pasado en la vida;D(hoy como ves me pillas con energía renovada y positiva)Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Siiiiii, te apoyo totalmente, no creo que ninguna mamá no quiera de vez en cuando salirse de su vida cotidiana con hijos, y la que lo diga, miente, bueno, mi mamá dice que a ella le encantaba ser mamá y dueña de casa, pero yo, que va! necesito respirar de vez en cuando, el problema es que con un bebé de un año y tres meses y 3 meses de embarazo, hay! se me viene fuerte..ojalá pueda ver la luz del túnel..sniff!!!

    ResponderEliminar
  18. a mi me encanta estar con mi hijo, lo adoro, nos divertimos juntos y aprendemos,...
    pero, hay momentos en que no recuerdo que tengo un hijo, sobretodo cuando esta durmiendo hace un rato, es un segundo, o varios, no soy consciente de ser madre, o cuando estoy en el trabajo, soy esa mujer que hace numeros sin cesar y dibuja como una paranoica, y me olvido de lo demas. luego pienso, ay mihijo, que ganas de ir a buscarle para ver su sonrisa y soy consciente que le echo de menos, pero los minutos anteriores era otra vez yo: estanjana. ni la mama de estanjanito, ni la mujer de estanjano, ni cuñada de.., ni ...
    y eso sienta fenomenal, y lo note mucho al empezar a trabajar de nuevo, ese espacio para mi lo necesito para volver luego a ser mama de estanjanito

    ResponderEliminar
  19. .. Hoy yo he sido una mala madre, colapse, grite, no tenia paciencia. ni ganas de tenerla, sentia que tenia a 2 personitas resueltas a ver mi locura, a ver mi desesperacion, y enrte ,mas loca me sentia veia esas caritas disfrutar, sentir casi gozo por como yo estaba.
    despues de un rato de haber dicho cuanto tontera por mi cabeza se cruzo, cosas que se simplemente que no cumplire, o cosas que en otras bocas seria casi la peor calamidad, me di vuelta y senti dolor, dolor por no acordarme que mis hijos estan aca por mi desicion, y lo que es aun peor, ellos seran algun dia padres, y esta sera su unica leccion de como serlo..

    ResponderEliminar
  20. Ay, bienvenida a mi mundo de madre con culpabilidad por ser mala madre. Tampoco he hechado de menos a mis hijos, es más hay días que los echaría de casa. Poco a poco me he concienciado de que no soy mala madre, soy una persona caval y no una supermadre, siempre arreglada, perfecta y amantísima. Gracias por hacerme sentir acompañada en mis conflictos

    ResponderEliminar

Compártelo