viernes, 26 de marzo de 2010

Soy un zombi

No puede ser sano. Seguro que ya hay estudios sobre esto. Alguien tiene que haberlo estudiado. No me cabe duda de que en algún siniestro lugar del mundo lo han usado como método de tortura, o como forma de destrozar psicológicamente a los prisioneros. Seguro que alguno de los que han liberado de Guantánamo ha contado algo sobre esto. La alteración de los ritmos del sueño destroza a cualquiera. Es infalible. Nadie sale ileso. El otro día casi me eché a llorar al leer un estudio sobre las consecuencias en el cerebro de la falta de sueño. Pero tampoco me hace falta leer estudios para saberlo, me basta con observarme a mí. O al padre de las criaturas. Para sobrevivir hemos establecido turnos. Una noche sí. Otra no. Es decir: una noche te toca dormir, y a la siguiente, estar de guardia. Eso quiere decir que si alguno de los dos niños tiene miedo, sed, ganas de ir al baño, ha perdido algo esencial durante la noche (el chupete, el pokemon favorito del día o cualquier otro artilugio demoniaco) te corresponde a ti. Y que cuando la niña llore (una media de diez veces por noche) te toca calmarla. Ponerle el chupete, taparla y rezar. Para que tarde un poco más de media hora en volver a llorar. Y te deje dormir algo más de una hora de un tirón. Yo me conformo ya con eso, con dormir una hora, una hora y una hora. La noche que te toca guardia me siento como un condenado a trabajos forzados. Sí, ya sé que habrá quien diga que a mí nadie me obligó a tener tres hijos. Cierto es. Pero tampoco nadie te avisa de que te vas a pasar varios años sin dormir. Que tu pareja se va a convertir en tu compañero de trabajo (y de qué trabajo!). Y claro, la noche que te toca dormir -en una habitación sin menores dentro, naturalmente- colapsas casi en medio de la cena (el dia menos pensado me voy a desplomar sobre el plato), y más que dormir, entras en estado de inconsciencia. Podría caerse la casa que no me enteraría. Pero lo malo es que al día siguiente no estoy más despierta. No noto diferencia entre unos días y otros. No sé si es que acumulo cansancio, si es que el daño neuronal es ya irreversible, o si la combinación de 'una noche duermo y otra no' es contraproducente por alguna razón. El caso es que soy un zombi.

12 comentarios:

  1. Menos mal que ya pasé lo peor! Yo llegué a preguntarme si sería posible morirse de sueño literalmente. :-(

    ResponderEliminar
  2. Acabas de describir mi vida!

    ResponderEliminar
  3. Ja, ja, ja!!! Te leo desde hace tiempo y veo mi reflejo i-gua-li-to.
    Ánimo, yo también tengo tres de 6, 5 y 3 años, y este año es cuando empiezo a dormir seguido... Te quedan dos añitos y luego piensa que tendrás toda la vida para dormir tranquila....bueno, toda toda no, que luego: que si salen, que no llegan, donde estarán, etc. etc. etc... Ay! Qué bonita es la maternidad!!

    ResponderEliminar
  4. Mi enano de 9 meses despierta unas 4 veces en la noche, y no le sirve el chupete, sólo lechita materna = no me sirven los turnos :( . Así que soy experta en semidormir dando leche, pero como quisieeeeeera dormir!!
    Ya llevo como 6 meses así, snif.

    Madre zombi chilena.

    ResponderEliminar
  5. Pringada y pringao ya votamos por tu blog, pero te voy a hacer una sugerencia: en alguna parte bien visible deberías poner una nota que deje claro que lo que cuentas es estrictamente cierto y que no son exageraciones, no vaya a ser que algún desprevenido se lo tome a broma.

    ResponderEliminar
  6. animo cuando ya no puedas más todavía puedes un poco más te dejarán dormir la noche enterita!!! A mi marido te juro que un dia le subió la fiebre de no dormir!!!!!
    Mi canción favorita con los niños Killing me softly!! así es como nos matan poco a poc, jajajajaj

    ResponderEliminar
  7. Mi hija llegó a ¿dormir? 30 minutos en 48 horas con menos de un mes. Mis largos días con sus nooooches son recuerdos de un sillón donde mi cuerpo se quedó encajonado, dormitando con ella en brazos, harta de la lucha sin fin de horas y horas de extenuantes llantos.
    Ahora tiene 3 años y puedo dormir de dos en dos horas a lo largo de toda la noche. Un logro.
    Pero se sobrevive. No queda más remedio.

    ResponderEliminar
  8. Imaginate si a eso le añades que en tu trabajo tienes guardias de 24 horas, en las que tampoco duermes...

    ResponderEliminar
  9. En nueve meses me enfrentaré a esta situación. Si no duermo con dos, doy por supuesto que no dormiré con tres. El único momento llanto de mi depresión postparto, de mi primer embarazo, fue cuando fui consciente de que jamás volveré a dormir seguido... Si, porque ahora son pequeños, pero luego... luego salen, no llegan a dormir, llegan tarde...

    ResponderEliminar
  10. Oye, yo viví eso con mi primogénito. Fueron 18 meses de no dormir, o más bien, así como vos, haciendo guardias con mi esposo.
    ´
    A mí lo UNICO que me sirvió, porque se levantaba siempre a mamar, fue sustituirlo por chupon de manzanilla, primero caliente, luego tibio, luego frío, luego pura agua, hasta que finalmente se aburrió de despertarse por un chupon de agua...Hoy tiene siete años y más bien tengo que ingeniármelas para poder hacer que se despierte a bañar para ir a la escuela.

    Y la niña, que hoy tiene tres años, duerme como un lirón, ella dio menos guerra que su hermano, pero el único detallito: duerme conmigo, mientras que mi pobre marido duerme en la cama de ella...

    Nadie es perfecto!!

    Buena suerte, yo sé lo que se siente, porque necesitas dormir por lo menos un mes seguido, con sus días y sus noches, para poder recuperar todos estos meses sin dormir.

    Marissia

    ResponderEliminar
  11. No sé si describes tu vida o la mia jejeje,cuando empezabamos a disfrutar de la independencia de nuestra hija de casi 3 años,ha llegado al mundo nuestra segunda hija y estamos literalmente agotados.
    Ya sé que decidimos conscientemente ser padres de nuevo,y es que tuvimos tanta suerte con la primera, la cual es un autentico ángel,que pensamos que aunque la segunda saliese mas trasto,podríamos soportarlo.

    como yo además tengo una excedencia de 2 años para cuidar a la peque pues tampoco puedo exigir demasiado a mi marido en el tema nocturno,pero reconozco que prefiriria trabajar ya que cuendo uno vuelve del trabajo está en su derecho de descansar mientras que la tarea de madre no tiene fin.

    un saludo

    ResponderEliminar
  12. Hola! Una pregunta.... Duermen con los chicos en la cama??? Porque el colecho es un remedio casi perfecto para muchos de los problemas de llanto por las noches. Yo lo practico con mis dos niños y un 3ero por venir. A veces mi marido es el q se tiene q ir de la cama, pero bueno, el tema es dormir y estar descansado no? De ésta manera somos todos felices! Di de mamar hasta los 2 años de c/u de mis hijos, es muy cansador, pero al dormir con ellos, les enchufas la teta y seguis durmiendo, nada de levantarte, desvelarte, pasearlos, etc En resumen...LACTANCIA Y COLECHO!! dos cosas que muchos las ven mal, soluciona grande problemas para los hijos q se sienten mas protegidos y para los padres q pueden dormir y es muy grato estar entre ellos. Ya van a crecer y solitos se van a ir de tu cama. änimo!!! Les recomiendo para todos estos temas a Carlos gonzalez "bésame mucho" y a Laura Gutman con muchas publicaciones. Saludos! Irupé (argentina)

    ResponderEliminar

Compártelo