domingo, 10 de enero de 2010

Misterios y paradojas materno-filiales

- Indudablemente, cuando más ricos están los niños es cuando duermen. ¿Para eso tenías tantas ganas de ser madre? ¿Para verlos dormidos?
- Cuando duermen, los ves tan ricos y tan tranquilitos que te dan ganas de despertarlos para jugar con ellos.
- Cuando estás con ellos —y están despiertos y bien despiertos—, piensas en todo lo que tendrías que hacer y no puedes, y cuando logras librarte de ellos un rato, los echas de menos y desearías estar a su lado.
- Siempre te dan ganas de tener otro. No importa cuántos tengas ya, ni el cansancio que acumules. Siempre habrá un momento de debilidad en el que se te pasará por la cabeza la idea de uno más.
- Al tener el segundo hijo ocurre un curioso fenómeno físico que todo el mundo experimenta y que sería interesante estudiar, y que, en caso de que alguien le encontrara una explicación lógica, bastaría para hacerse merecedor de un Nobel o un Premio Príncipe de Asturias, como poco. ¿Por qué el caos y el jaleo en el hogar no se multiplica por dos, ni siquiera por tres ni por cuatro sino al menos por cinco?
- ¿Por qué el desarrollo físico (andar, saltar, lanzar objetos…) se produce antes que el intelectual? De esta manera, un niño con año y medio es un loco suicida que sólo sabe ponerse en peligro.
- ¿Por qué con los hijos pequeños se habla en tercera persona? «Mamá no va a querer más a Pablito si se sigue portando así.» «No se le grita a papá.» «Mamá está muy enfadada.» ¿Es para reforzar la autoridad? ¿Para recordarnos a nosotros mismos que somos padres de esas personitas? ¿Para distanciarnos de nuestro otro yo?

Si alguien tiene respuesta a estas incógnitas, por favor que se ponga en contacto con el administrador de este blog y procederemos a presentar su candidatura a algún premio de renombre.

2 comentarios:

  1. uuuy, sí.

    Firma: madre de dos

    ResponderEliminar
  2. déjame pensar, yo creo que a mi hijo le hablo de tú, sí definitivamente... pero lo que sí es cierto es que cuando está despierto pienso en todo lo quiero hacer cuando se duerma y cuando está dormido pienso en lo bonito que es y le miro y le miro...

    ResponderEliminar

Compártelo