jueves, 19 de noviembre de 2009

Prototipo de noche

Resumen de una noche cualquiera (de diario o de fin de semana, no hay distinción):
21.30 Momento de gloria: los tres cachorrillos se han quedado por fin dormidos: los niños después de varios cuentos primero contados -hoy, por su padre- y luego, ante su insaciable voracidad por las historias, leidos por ellos mismos - bien es cierto que leer leer sólo lee el mayor, pero el otro lo imita estupendamente- y la niña tras un biberón bien relleno de cereales -con la esperanza de que los hidratos de carbono le produzcan un sopor prolongado-. El padre y la madre de las criaturas -servidora- se disponen a ver un capítulo de su serie favorita. Hace tanto que vieron el anterior que ni se acuerdan qué era lo último que había ocurrido.
21.50. El mediano, que en realidad no estaba dormido todavía, irrumpe en el salón golpeando la pared con su chupete y preguntando si sale Pocoyo en la tele. El padre interrumpe la serie, le explica que Pocoyo se ha ido a dormir hace mucho rato y le lleva a su cama a la fuerza. Para lograr que se duerma tiene que volverle a contar la historia del mapache que se fue a recorre mundo.
22.10. La niña se pone a gritar como si de repente su cuna (cómoda, acogedora, con un edredón ligero y amoroso de nubes y estrellitas rosas, que no da mucho calor pero tampoco deja que se enfríe) se hubiera convertido en la cama de pinchos de un fakir. La madre se levanta presurosa, mientras el padre, que aún no ha logrado meterse en la serie, vuelve a oprimir el botón de pausa. Como ve que la cosa va para rato, agarra el periódico.
22. 45 Los agotados padres de las adorables criaturas dormidas logran terminar de ver el capítulo pero no se han enterado muy bien de lo sucedido -las tramas de las series son sin duda cada vez más complejas y enrevesadas- y deciden el próximo día ver de nuevo el anterior, o quizá sería mejor empezar desde el inicio de la temporada. Se lavan los dientes a toda prisa, la madre se desmaquilla mal y sin ganas, pasa de nuevo de embadurnarse con crema antiarrugas y se va a la cama corriendo para dormirse aprovechando la calma chicha.
23. 57. El sueño profundo y pesado de los padres se ve roto -justamente en esa fase crucial en la que el cuerpo se repone del desgaste del día y el cerebro acumula el conocimiento y organiza la memoria- por el alarido de la niña. Sin saber quién es, ni qué ocurre ni dónde está la madre enciende la luz, tirando la lámpara al suelo de un manotazo, y se abalanza hacia la cuna. No logra que se calme, así que la coge en brazos, aunque como está tan dormida a punto está de darle un golpe contra los barrotes de la cuna. Se la pasa al padre, que tampoco recuerda quién es y casi ni reconoce a esa criatura desconsolada, para que pruebe suerte. Sin éxito. La madre realiza las comprobaciones de rutina: no tiene fiebre, no le está saliendo -al menos visiblemente- todavía ningun diente, no le ha picado ningún bicho, no se ha dado ningún golpe. Ante la imposibilidad de calmarla, como no usa chupete, la madre se la enchufa a la teta y al cabo de pocos minutos la niña se queda dormida.
02.41. El mayor llama ansioso a su mamá (¿por qué será que por lo general la primera palabra que les viene a la boca siempre es 'mamá' y no 'papá'?). Tiene miedo de caerse por un precipicio. La madre, que se siente como si verdaderamente se hubiera caido de un precipicio, se levanta sigilosamente para no despertar a la niña que seguía empotrada contra su teta y le convence de que no hay ningún precipicio cercano, menos aún a estas horas.
02.45. Como no se le pasa el miedo la madre le deja encendida la luz del baño para ver si se calma. Al regresar a la cama y tratar de agazaparse en el espacio minúsculo que le han dejado el padre y la criaturilla lactante casi se cae de espaldas al suelo. Ese era el precipicio.
04.23. El mediano llora porque ha perdido el chupete. El padre se levanta maldiciendo y jurando que va a atar de una vez por todas el dichoso artefacto a la pata de la cama con un candado para no pasarse medio día y media noche buscándolo. Por fin lo encuentra encajado en el radiador.
04.28. Los gritos de su hermano han despertado a la niña, que tiene el sueño muy ligero. El despertarse a estas horas se ve que le da hambre y la madre -convertida en un chupete de carne- sin dudarlo se la enchufa de nuevo al pecho.
06.03 El mayor pregunta a voz en grito si falta mucho para que se haga de día. La madre, pensando que quizá sería mejor que los niños durmieran al otro lado de la casa en vez de al lado de su dormitorio, le responde que mucho.
06.07. El mediano, que desde que empezó el cole tiene terrores nocturnos, chilla en sueños que no quiere aprender a nadar.
06.15 El mayor aprovecha el barullo para decir que quiere ir a hacer pis, que por favor le acompañe alguien porque el pasillo esta muy oscuro, y que quiere desayunar porque tiene muchíiiiisima hambre.
06.20 Ante la imposibilidad de volver a dormirse, el padre se levanta y comienza a afeitarse, con el riesgo de rebanarse la yugular. La madre, con la niña enchufada de nuevo a la teta, se pone a hacer mentalmente la lista de la compra y de las comidas y cenas de los próximos días.
07.00 Afeitados y con la lista de la compra hecha, los padres de las adorables criaturas se disponen a afrontar un nuevo día con el mejor humor posible, con el cuerpo sin haberse repuesto del desgaste del día anterior y sin que el cerebro haya asimilado nuevos conocimientos ni fijado la memoria. Pero ya están acostumbrados. ¿O no?

17 comentarios:

  1. Uf, a eso no se acostumbra uno nunca. De verdad, de verdad, que con tres debe ser tremendo...Yo lo del mal dormir lo llevo fatal y el mio ha salido poco dormilón, pero claro, con dos o tres...telita!!

    ResponderEliminar
  2. jajajajajaja.... en serio...¡¡no sabes como te entiendo!!!me he reído muchísimo....pq me recuerda a nosotros......!!!!!!!!!un besito

    ResponderEliminar
  3. yo también me he reído a carcajadas... aunque no sé si es para llorar... lo de dormir mal es una tortura, y aunque te compense por lo mucho que quieres a tus hijos, hay momentos de ESAS noches en los que los tirarías por la ventana... besos

    ResponderEliminar
  4. jajajajaa, que risa y que horror, asi es, pero tranquila que no hay mal que cien años dure,y dentro de nada los cinco del tirón.
    Un beso madraza

    ResponderEliminar
  5. ja,ja,ja...yo solo tengo uno pero te entiendo perfectamente!!!... el otro dia pensaba que llevo más de un año sin dormir una noche del tirón y lo que me queda!!!

    ResponderEliminar
  6. jajaja, buenísimo. Yo tengo uno de 7 y otro de 5 meses, uf, cómo te entiendo. El otro día pensaba que cuando los dos sean adolescentes (en 10 años más) podré dormir. Buaaaaa.

    ResponderEliminar
  7. perdoname pero me has dado mucha penita! y mira que lo digo de la mejor manera posible...yo también tengo tres (mellizos de 3 y una diminuta de 8 meses) pero no he vivido ese infierno ni por asomo.
    Por favor, no te ofendas.... todo menos que me malinterpretes, bastante tienes ya, y aunque imagino que estarás hasta el moño de consejos bien intencionados entiendo que este es un blog abierto donde se pueden tener opiniones encontradas.
    Personalmente creo que os habeis planteado regular el tema dejándo a vuestros hijos que hagan con vosotros lo que quieran.
    Los dos mayores son directamente para llamarles al orden y tomar medidas un poco drásticas. Lo primero que debe entender el mayor es que debe respetar vuestro sueño, al fin y al cabo ya tiene edad más que suficiente para ello y salvo que tenga terrores nocturnos diagnosticados no le permitiría que os despertara a gritos a vosotros y a sus hermanos.
    Te pareceré una bruja pero el castigo proporcional y apropiado es lo lógico.
    Cuando pasé a mis hijos mayores de la cuna a la cama uno de ellos empezó a aparecer en mi cama a eso de las 5am, con lo cual le cogía y le volvía a meter en su cama, la primera vez con mucho cariño, la segunda mas molesta, la tercera le amenacé con que se quedaría sin el plan de turno que le apetecía y no volvió a ocurrir. Le aplaudí mucho que lo dejara de hacer.
    Huelga decir ue utilicé con ellos el método de duermete niño desde el minuto 1 cuando eran bebés y verdadermente nunca tuve que sufrir berridos durante horas angustiada porque lo apliqué sistemáticamente para siestas y noche desde que tuvieron los meses suficientes para usarlo.
    Primero esperar un minuto,luego 3, luego 5, y nunca más se demoró más que eso en resultar efectivo... ya estaban profundamente dormidos.
    Uno de ellos era un loco del chupete, pero le encantaba escupirlo y llorar para recuperarlo, así que apliqué el mismo repertorio...pasé una semana levantándome al primer minuto, al tercero, al quinto, al décimo...hasta que aprendió que mamá no estaba para buscar el chupete por él y se acabó el problema porque aprendió a recuperar el sueño sin el chupete. Tenía 5 meses.
    Tener mellizos te hace muy metódica, también muy nazi porque te obliga a ser super ordenada con los horarios.Sin embargo ha sido muy eficaz porque mis hijos siempre han sido muy tranquilos porque llevaban una vida ordenada.

    ResponderEliminar
  8. segunda parte:
    Ahora que ya son mayores si hay que castigarles porque les da por levantarse una vez acostados y encender la luz para jugar se les castiga y punto.Generalmente no hace ni falta porque con solo decirles que se están jugando el estar castigados ya responden.
    Te aseguro que soy una madre amorosa, que les achucho sin parar, utilizo el refuerzo positivo para todo y les colmo de premios y besos por hacer las cosas bien. Afortunadamente apenas les castigo porque desde el primer momento pongo límites y orden.
    Los niños lo necesitan. Los límites. Arroparles amorosamente caa vez que los mayores deciden despertaros acaba con la salud mental de cualquiera y si no les exiges que paren lo harán siempre. Obviamente no les vas a convencer prque son pequeños, así que habrá que darles una de cal y otra de arena, castigando y premiando según resultados.
    Ahora, si te espanta la sola idea, la forma de educar de cada uno es muy personal e igualmente respetable, es solo mi consejo.

    Con la pequeñita me tienes en vilo porque por lo que cuentas llora lo indecible. Seguro que habrás consultado con pediatras y demás repertorio pero no parece normal; yo me he chupado cólicos multiplicado por 3 y además d 4 meses (no te quiero contar cómo tenía la espalda de coger a los mellizos todo el día en brazos los 4 primeros meses) y lo de que siga llorando tanto ya con 7 u 8....has pensado en llevarla a un homeópata o similar? el pediatra de mis hijos es d lo más convencional pero si mi hija llorara tan sistemáticamente y en teoría está sana como una manzana buscaría alternativas y segundas opiniones.

    En fin, imagino que lo que cuentas es l versión exagerada y llena de humor de tus noches, pero aun así, auqnue solo sufras la tercera parte de lo que cuentas ya me parece muy duro!

    Me despido no sin antes decirte que me encanta leerte y que te mando mucho ánimo con la batalla nocturna!

    ResponderEliminar
  9. ay madre me ha entrado mucho sueño de golpe...jajaj qué pobre!

    A la mamá que hablaba antes le diré que yo creo que es una versión exagerada de la cosa y que, por ejemplo, mis hijas duermen fenómeno, pero si hoy la mayor ha tenido pesadillas y ha despertado a su herman ya hemos arreglado la noche... así que, aunq como ya te digo duerman fenomenal hoy me siento muy identificada con este blog.
    Ah a la pequeña le ato el chupete con la cadenita en la sábana...

    ResponderEliminar
  10. y el día que duermes 6 o 7 horas seguidas... (no digo 8 porque eso es ciencia ficción...)pues ese día -que de haberlos haylos-, te levantas sobresaltada pensando "ay!! qué les habrá pasado!!!" y te vas corriendo a ver si todavía respiran...

    ResponderEliminar
  11. Eres buenísima!!!!!!!! me siento totalmente identificada contigo.........además es verdad que cuando duermes toda la noche de un tirón tienes cargo de conciencia porque piensas que seguro que se han despertado pero tú (mala madre) no los has oído.....
    Gracias por hacernos reir.

    ResponderEliminar
  12. ¡Qué bueno! Y a todo esto yo añadiría los paseos antes de las 10 de la mañana porque ya no sabes qué hacer en casa levantada desde las 7, con todo cerrado y un frescurri otoñal que no veas!

    ResponderEliminar
  13. La verdad es que muchos de esos momentos ya los he vivido y también tengo 3: de 5, 6 y 12 años.
    La búsqueda de un chupete en mitad de la noche es terrible, hasta que una aprende y guarda a mano uno o dos para la temida ocasión...
    Aunque si de algo estoy contenta es de haber aprendido rápido "la profesión de madre", la cual mi marido apoda " Sargento Martínez".
    Tengo una paciencia infinita, pero ya no me toman el pelo como antaño. Si por ellos fuera, los fines de semana estarían en pie a las 7 de la mañana y no se lo permito a ninguno. Nunca he dejado que mis hijos duerman en nuestra cama de noche, y cuando alguno ha querido hacer la siesta con su mami o papi, se lo hemos dejado bien clarito; por la noche cada uno a su habitación. Siempre que hemos hecho una actividad antes de ir a dormir, hemos puntualizado y recalcado que ya nadie se levanta de la cama a no ser una urgencia (caca o pipi), y lo han entendido a la perfección, con cariño y mucha ternura siempre...
    Pero también te diré que he pasado muchas noches en vela, porque cuando se ponen enfermos caen los tres y casi siempre en fin de semana... Así que desde aquí te deseo mucho ánimo, que lo peor está por venir
    (como decía mi madre), y yo ya lo estoy probando: la adolescencia!!! Vamos, la edad del pavo!!

    ResponderEliminar
  14. También se puede acompañar de levantarte mojada hasta las orejas, tengo 3 niñas y la pequeña últimamente duerme con nosotros en la cama (tiene 6 meses, bueno casi 7 y .... no voy a poner ninguna excusa... duerme con nostros porque así lo quiero.....) el caso es que a las 5 ha aparecido la de 2 años a los pies de la cama y cómo le vamos a decir "a tu habitación"???? pues la he dejado que suba, eramos 4 en la cama ni que decir tiene cómo dormimos......pero hoy se me ha olvidado decirle "te llevo a hacer pis???" siempre se lo pregunto, cada noche que aparece, que es una noche si y otra también, siempre le hago la pregunta de rigor, pues hoy....se me ha olvidado, y a las 6:45 he emepezado a notar una especie de sudor....eso pensaba, y es que mis hijas sudan mucho....ni se me ha ocurrido pensar "Se ha hecho pis", he seguido durmiendo cuando he tocado a la pequeña y la he notado también húmeda....entonces he vuelto a tocar a la otra y sí....se había hecho pis en nuestra cama, pero qué le vamos a hacer ya se sabe quien con niño se acuesta....mojado se levanta....en fin....yo ahora tengo mucho mono de niñas y es que no quiero que crezcan....así que no me molestan demasiado este tipo de cosas.....porque solo pienso que el tiempo pasa volando y cuando yo quiera que ellas duerman conmigo me van a decir que no....y.... no quiero ni pensarlo....

    ResponderEliminar
  15. (Contestación al anterior comentario) Pues desde mi punto de vista, no les estás haciendo ningun favor a tus hijas dejando que duerman contigo en la cama.
    - Primero: Rompen el lazo matrimonial y el vinculo mujer-marido se va deteriorando, acabando cada uno por su lado y seguramente sin ningun tipo de relación de pareja, ya que vuestras hijas os acompañan en "vuestra cama" cada noche...
    - Segundo: Los niños deben aprender y seguir su evolución en el tiempo; comer solos, dormir solos, hacer sus necesidades solos, etc. (Conforme a la edad que tengan), ya que con todo lo que haces con ellas no les dejas crecer como personas independientes y a la larga ( o la corta...) se advierte en ellos de repente un retraso en la personalidad; miedos, retraso escolar, dependencia total de un adulto, etc...
    Siempre lo digo; allá cada cual con la educación de sus hijos. Pero no los vas a querer más que otra madre o padre, porque vayan pegados a tus faldas las 24 horas del día. Yo quiero a mis hijos más que a mi vida, y ellos tienen su espacio y yo el mío. Nos queremos una barbaridad... No vas a perderte momentos de su infancia por dejarles su espacio y marcarle unos hábitos diarios, que al fin y al cabo los tendrán que aprender tarde o temprano, y mejor si es desde la infancia y como algo normal, no como una imposición, que és en lo que se convierte a la larga cuando se siguen este tipo de roles desde el nacimiento.
    (Desde el cariño y sin la intención de ofender a nadie... )Un beso.

    ResponderEliminar
  16. me ha encantado tu artículo. estoy pensando en untercero y no sé lo que voy a hacer. Por una parte me encantan los niños y por otra es muy dura la vida de madre sobre todo trabajdaora y sin familia red que te ayude..todo va saliendo a flote...Luego por otra es tan soso el número dos que se ha instaurado en la sociedad, que parece ya como si la que tuvietra un 3 es una alocada,una vieja imprudente...me encantan que duerman conmigo, que ríamos juntos, que nos tiremos los juguetes, que comamos en el sofá..
    mucho amor,
    bueno si alguien me orienta, tengo 37, y dos hijos de 6 y 3, si voy a por el 3, es buena diferencia la de cuarto o cinco años? Se me agota el tiempo.Muchas gracias

    ResponderEliminar
  17. Hola Blank Nature....ya sabes que para la educación cada uno que haga con sus hijos lo que quiera....pero conoces algún adulto que duerma con su madre????? yo no....y he dormido muchas pero muchas noches con mis padres, y ni a ellos les ha afectado, ni yo he sufrido ningún tipo de retraso, ni fracaso y tampoco he tenido miedos, al contrario....con respecto a la evolución en el tiempo, tu crees que un bebé de 7 meses puede hacer algo por si mismo, o hace lo que la madre o la persona que le cuida quiere que haga???? lo dicho que cada uno haga lo que quiera, que luego el tiempo ya dirá....lo único que deseo y espero es que mis hijas se lleven la mitad de bien de lo que yo me llevo con mis padres....

    ResponderEliminar

Compártelo