martes, 13 de octubre de 2009

El primer porrazo

No hay padre o madre al que no le haya ocurrido que el bebé se caiga de la cama y se dé un cosco en la cabeza contra el suelo. Suele ocurrir en el momento más tonto, cuando quizás has bajado la guardia para alcanzar un libro, o para terminar de ponerte el pijama, y el enano, al que has dejado en el centro de la cama a casi un metro del borde, aprovecha para catapultarse al vacío. No logras entender cómo lo ha hecho, porque no tiene ni seis meses, y no gatea, prácticamente ni siquiera repta. Pero ha subido las piernas hacia arriba y con el impulso se ha propulsado fuera del colchón. Y el golpe seco de su cabeza contra el suelo te congela la sangre en las venas. Le coges en una fracción de segundo y tratas de calmarlo, pero llora desesperadamente. Al rato aún sigue llorando, a ti te corroe el remordimiento por tu distracción, y te pasan por la cabeza todo tipo de pensamientos atroces sobre las posibles consecuencias de un golpe tan fuerte en la cabeza de un bebé, que aún debe de tener el cráneo blandito, que seguro que aún no se ha acabado de formarse bien, que lo mismo con el golpe hasta se le ha abierto el agujero ese que tienen en la cabeza los recién nacidos y que nunca te acuerdas de cómo se llama. Para tranquilizarte decides llevarlo a urgencias, aunque casi temes que te denuncien por malos tratos. El médico de guardia, con cara de ‘aquí tenemos a otra madre primeriza atacada de los nervios porque en un descuido se le ha caído el niño’, te dice, con una crueldad completamente innecesaria con la que sin duda quiere hacerte pagar el que le hayan levantado de la cama, que le observes con mucha atención y que si notas algún comportamiento extraño o convulsiones (a ti te entran sudores fríos de sólo oír la palabra) lo traigas de nuevo al hospital. Sales de allí torturada por la culpa. Cuando llegas a casa el niño se ha dormido ya, no sabes si de agotamiento o por las secuelas del golpe. No logras pegar ojo, cada cinco minutos te levantas y te acercas a la cuna a ver si respira, que para algo te ha dicho el médico que le observes con atención. Estás tentada de despertarlo para ver si reacciona, no sea que en vez de dormido esté inconsciente, pero te contienes. Le tocas, compruebas que todo está bien, que su respiración es normal, y ni aún así logras dormir. Cuando por fin, de madrugada, el sueño finalmente te vence tienes pesadillas. Por la mañana nada más despertarte corres a comprobar si sigue vivo. Tardarás casi una semana en quitarte el susto del cuerpo y no le volverás a dejar suelto un segundo.

11 comentarios:

  1. vaya susto! menos mal q siempre se qeda solo en eso, en un susto!!! ahora relajarse un poco y a jugar con el peque para q se te olvide pronto!
    pero mira q son habiles para escaparse de la cama aun cuando no se mueven con soltura!

    ResponderEliminar
  2. Uf! ASí es... a mi se me cayó ya con 11 meses, llevábamos dos horas en vela, eran las 5 de la mañana, estábamos en lca cama grande y ...se me cayó. Qué mal.
    Por cierto, algunos médicos son la pera. Ayer vacuné a mi niño. Al salir se me olvidó que había que esperar allí un ratito por si le hacía reacción la vacuna y nos fuimos.Pero se me olvidó allí la cartilla de vacunación, así que tuve que volver. La enfermera me dijo que por qué me habia ido, etc. Y al final me dijo: "Bueno, pues esperemos que no le pase nada". Joer! Qué tranquilizador! Si además lo más probable es que no le pase nada...pero ya me tuvo que dejar con el come-come....

    ResponderEliminar
  3. Pues anda que si te cae del cambiador como a nosotros ni te cuento!!! (ji,ji,ji)

    ResponderEliminar
  4. ¿Por qué los pediatras somos crueles si recomendamos observación tras un traumatismo?
    Es lo que marcan todas las guías en el caso del traumatismo craneal....
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. buff, que susto, buenos, sustazo...

    ¿de donde sale esa habilidad de teletransportarse al precipicio de pronto? ainsss

    ResponderEliminar
  6. A nosotros se nos cayó un cambiador de Ikea que no debía estar bien sujeto y el susto fue mortal, pero lo peor fue que con un año y poco se salió de la cuna de madera, todavía no sabemos como, la verdad, ni como aterrizó, mi pobre madre me llamó al trabajo casi llorando. Lo mejor fue llegar a urgencias, sin saber explicar lo que había pasado y que te miraran diciendo que era normal, y yo diciendo, "¿qué salte de la cuna?". Definitivamente, por algo a mi hijo ahora le encanta Spiderman...
    Y los sustos que nos quedan, que se queden en sustos...

    ResponderEliminar
  7. Uf! A mi se me cayó con 11 meses. Eran alas 5 de la mañana, llevábamos en vela dos horas, y estando en la cama no sé cómo ( bueno sí, me caía de sueño), se cayó y no llegué a tiempo...

    ResponderEliminar
  8. mi hijo se pega todos los porrazos cuando está con su padre, será casualidad o será que él le deja vía libre para pegarse porrazos porque opina que se tiene que dar contra el suelo para aprender que eso no se hace... educación judía que dicen que no te fíes ni de tu padre... a una amiga mía se le cayó el niño dentro del tacataca rodando por unas escaleras de caracol, el niño dentro del tacataca... imaginaros cómo quedó abajo del todo, pues bien, quedó bien, y dudaron en si llevarle al hospital pero al final decidieron que no, primero porque era el tercer hijo y estaban curados de espanto, segundo porque no se había quedado sin conocimiento en ningún momento que es lo más peligroso, y tercero y principal por si los acusaban de maltrato infantil...

    ResponderEliminar
  9. que conste que he intentado votarte y es imposible votar en esa web de bitácoras.com

    ResponderEliminar
  10. A mi se ma cayo el mio con 6 meses, y tuve exactamente los mismos sentimientos y pensamientos que describes en este post, ahora que ya tiene 13 meses me rio pero Dios mio, lejos el peor momento de mi vida ...

    ResponderEliminar
  11. pues yo tengo dos hijos,el mayor tiene doce años y se a echo bollos mas ke en una panaderia
    y luego tengo otra con cuatro años y ahunke este un poco acostumbrada a los chichones no deja una de preocuparse. y si vas al medico es verdad ke lo unico ke te dicen es ke los observes y pa tu casa....joder ke sufrimiento con los niños¡¡¡

    ResponderEliminar

Compártelo