miércoles, 16 de septiembre de 2009

El stress de la vuelta al cole

Yo había pensado siempre que el agobio por la vuelta al cole era un invento de unos grandes almacenes para fomentar el consumo postvacacional. Y estaba convencida de que yo, con mi capacidad de organización y mi soltura , lograría superarlo sin mayores problemas. Sin estress y sin complicaciones, y sin desestabilizar el presupuesto familiar. Pues bien, ahora que acabo de afrontar mi segunda vuelta al cole doble (es decir, con dos escolares) me trago todas mis palabra y casi clamo Socorro!.
Mi hijo mayor lleva varios días persiguiéndome para que le compre material escolar suficiente como para cursar toda la carrera de arquitectura. Cometí el error de ir la primera vez a comprarlo sin él y me ha tocado devolver la mitad y comprarlo de nuevo. Llevo varias tardes también preparando la mochila del otro con todo lo que nos han pedido, que parece más bien que se fuera a la mili.
A esto se añade el cambio de rutina diaria, harían falta domadores para hacer coger el ritmo a dos fieras que llevan todo el verano en estado semisalvaje al aire libre. Ya sé que la teoría dice que los días antes al Día D hay que irlos acostando antes, hacerlos madrugar y comer en un tiempo razonable. Pues por más severos que nos hemos puesto, no lo hemos logrado. Eso sí el primer día de cole, a pesar de que se habían ido a la cama tardísimo, a las siete menos cuarto los tenía en mi habitación, sin vestir, el mediano con el culo al aire, pero con la mochila puesta cada uno. Ese madrugón no ha ayudado tampoco a coger el ritmo porque por la tarde se caían del sueño.
Yo este año tengo suerte porque sigo de permiso de maternidad, y me puedo dedicar a estas labores a tiempo completo. Pero desde luego en el trabajo deberían dar días libres, o sino que alguien me explique cómo se hace para llevar a un niño al cole de 9 a 11, o de 10 a 12, según el caso durante una o dos semanas.
Y no quiero generalizar, nada más lejos de mis intenciones, pero mucho me temo que gran parte del peso de la vuelta al cole recae sobre las madres, que lo vivimos como si volviéramos nosotras mismas a llevar mochilas y babis. Esta es una conversación real mantenida en una casa con dos niños en edad escolar la noche antes del día D:
- "¿Qué haces?", pregunta el padre distraído, periódico en mano, a la madre, que se afana con la aguja.
- "Marcando la ropa con una cinta con su nombre, porque no le cabe el nombre con rotulador", responde la madre, con voz de agobio, pensando en cómo va a ponerle el nombre a los calcetines, porque en el mensaje del cole especifican que TODAS las prendas de recambio han de ir marcadas.
- "Ah, ¿tiene que llevar ya toda la ropa marcada el primer día?"

Y la madre no se molesta siquiera en responder, levanta la mirada sólo un segundo y sigue a toda prisa para terminar antes de que sea muy tarde.

P.S. Prometo tragarme mis palabras y enviar un diploma si algún padre me ofrece pruebas de que ha marcado él mismo con sus propias manitas (aunque sea a rotulador) la ropa de sus hijos.

5 comentarios:

  1. el mio le dio el visto bueno a la ropa marcada. eso vale?

    ResponderEliminar
  2. Con la historia de la gripe A este año nos han pedido que marquemos todos los lápices, bois, cersa,etc...¡Digo yo que será para saber quien a contagiado a quien! proque no creo que por ir marcados vayana dejar de coger el del de al lado, llevarselo a la boca o lo que seriese

    ResponderEliminar
  3. el mio no sabe ni que la ropa se pueda marcar, y no he perdido el tiempo en explicárselo, quizá porque sólo tengo un hijo o quizá porque le he declarado inútil total con absoluta convicción... pero la culpa supongo que también es un poco nuestra, asumimos todas estas tareas con tal naturalidad que ni se molestan en preguntar... no obstante, hoy le preguntaré si sabe que al niño se le marca hasta el chupete para la guarde, a ver qué cara pone... me he reído mucho con tu post! es tal cual!

    ResponderEliminar
  4. jajajajaja, real como la vida misma, mi marido también me dijo que qué hacía (con el tono de en qué pierdes el tiempo no ves que es que es hora de cenar...) cuando estaba marcando los libros de los niños... Un padre que vaya a comprar uniformes, pruebe babis, confirme tallas, corra botones, suba bajos (o haga que alguien se los suba), marque ropas, rotule material, compre la mochila del muñeco de turno que le guste al niño, uf!...no creo que exista!. Si existe, por favor, que se identifique y que se asocie con los otros cuatro que haya, porque todos los demás es que les dejan fatal!!!

    ResponderEliminar
  5. Te comprendo perfectamente. Yo también soy madre de tres torbellinos; una de doce, otro de seis y la pequeña de 4. Ahora que han empezado los coles y la grande la ESO, todo ha sido ¡¡una tremenda locura!!... Los libros, un dineral y los horarios totalmente incompatibles. La pequeña sale media hora antes que el mediano y el mediano media hora antes que la grande. Y eso si; el padre se desentiende totalmente de marcar libros, ropa, mochilas, etc. y mucho menos coser las betas con nombre de las chaquetas que han de colgarse en clase. Aún no sabe ni a que clase van los niños ni como se llaman sus profesores... Patético!!! Menos mal que sólo falla en esto, pero cuando me cabreo y le digo "tenemos que hablar" y le suelto el repertorio con lista en mano de cosas-que-no-haces, entonces se pone las pilas y hace de papá bueno en este "sector escolar" que tan marcadas nos tiene a las madres. Pero la verdad, es que no puedo quejarme de él, porque yo también estoy en el paro y llega del trabajo a casa y se arremanga para fregar como el que más. Así es que ánimo compañera, que nosotras sabemos que somos Super Women!!!

    ResponderEliminar

Compártelo