miércoles, 18 de marzo de 2009

Homenaje a los padres

El otro día un amigo me dijo que cuando leía mi blog se sentía como “el enemigo”. Nada más lejos de la realidad ni de mis intenciones que meterme con los sufridos padres de nuestras criaturas, con los que compartimos desvelos, insomnios, fiebres, discusiones e incluso planes de divorcio a altas horas de la madrugada. Papás y mamás estamos en la misma trinchera. Frente a las fieras. Así que aprovechando el 19 de marzo, quiero rendir mi particular homenaje a los padres, sobre todo a los que:
- Se levantan como autómatas una y otra vez –como si carecieran de memoria reciente- en medio de la noche al oír el lloro de uno de sus retoños.
- Ceden su sitio en la cama a una criatura llorosa y se van a dormir al sofá. E incluso ceden el sofá, y se preparan un café a las seis de la mañana, si criatura tras criatura se han ido meando en sus camas y ya no hay dónde acostarse.
- Preparan biberones de madrugada, aunque muchos días no sepan ni qué le están echando.
- Sacan a los niños de paseo el domingo por la mañana para que la madre de las criaturas pueda quedarse un rato tranquila en casa.
- Han hecho un máster en aprovechamiento del espacio físico para que en el maletero del coche quepan todas las bolsas, todas las neveras de comida y bebida, las sombrillas de playa, todos los juguetes, los balones de futbol, los patinetes y hasta los triciclos y los cubos y las palas.
- Cambian pañales con tal destreza que ganarían cualquier contrarreloj de limpieza de culitos.
- Llevan a los niños al cole por la mañana y van repasando la lección, la poesía o los deberes que corrigieron juntos la noche anterior.
- Cuentan cuentos noche tras noche, tras noche tras noche, tras noche tras noche.
- Nos aguantan con paciencia, e incluso algunos días hasta con buen humor, a las madres embarazadas.

¡Feliz día del padre!

6 comentarios:

  1. Que bueno, es verdad , ahora que somos madres nos olvidamos de ellos. Pero nuestros propios padres tambien ocuparon nuestro corazoncito infantil una vez.... más que mamá. Porque papá nos guarda un pequenio secreto,o nos lleva en coche en plan taxista a todos lados ,nos saca al parque, nos lleva al zoo,incluso yo con el mío me iba de compras en mi época preadolescente. Yo tengo la suerte ahora de que el padre de mis hijos es un padrazo,mucho más tranquilo y paciente que yo y se queda con ellos de vez en cuando para que yo tenga tambien mis momentos de relax... Y coincido contigo en que es una maravilla lo bien que se le dá organizar el maletero- o la nevera - de tal forma que se aproveche el espacio hasta el último centímetro.
    Enhorabuena por el blog,por encendernos esa chispita de madres orgullosas pero cansadas a menudo,para desahogarnos y reírnos de la rutina diaria....

    ResponderEliminar
  2. Que razon tienes en tus articulos.... deberias escribir u libro del dia a dia YO LO COMPRARIA, te lo aseguro

    ResponderEliminar
  3. pero de verdad hay muchos padres que hagan todo eso? se lo tengo que decir a mi marido!!! que lo único que cumple de toda la lista de tu post es lo de sacar a pasear al retoño el domingo por la mañana...

    ResponderEliminar
  4. Dios me encanta tu Blog!!!!!! he pasado de Grand-Class a Mi vida con Hijos, tiene una explicación: ESTOY EMBARAZADA!!!! del primero y creo que me he convencido que del último, 35 años, profesional autónoma....bueno....lo típico. Gracias por contar las cosas como lo haces, me he partido de risa, aunque tal cual varían las hormonas a lo largo del dia, quien sabe como lo termino, me siento como "La Esteban" cuando aúlla en los platós de televisión "y no voy a llorar", a partir de ahora serás mi blog de cabecera.

    ResponderEliminar
  5. El padre que pintas no existe, ¿o sí?
    El mío se pasó fuera de casa media vida,viajando y trabajando, pobre, pero eso sí cuando estaba en casa no paraba de jugar con sus hijos; y el padre de mis hijos lo mismo, ni rastro pero porque era un golfo.
    Resumiendo que ni mis hijos ni yo tuvimos nunca a un padre cerca todos los días y ahora que no están se les echa mucho más de manos.
    Feliz día del padre, papi...

    ResponderEliminar
  6. Desde aquí a mis pies, señora, que la defiendo a muerte sin que por ello se me sonroje la mejilla. Tienes la forma de escribi de una mariposa, y la delicadesa de una alondra en primavera en el sielo azul.

    Cada ves que le haga falta la ayuda silbe, que este lisenciado dará ayuda a cualquier mujer indefensa con lealta y onor.

    Gran galamar.

    ResponderEliminar

Compártelo