martes, 27 de enero de 2009

Sola en casa

Los niños salen al parque. Con la chica, de ahora en adelante, EVP (Enviada Por la Providencia) o EME (En sus Manos Estamos). El dinero mejor pagado del mundo, repetía siempre mi madre cuando yo era pequeña y éramos tres hermanos muy seguidos y mis padres trabajaban los dos y teníamos chica interna en casa. El dinero mejor pagado del mundo, repito yo ahora que soy mayor y tengo dos hijos no tan seguidos y trabajamos los dos todo el día y si no tenemos interna es porque no nos cabe. Si le sigues subiendo el sueldo, avísame que me quedo yo en casa, me dice mi marido, medio en broma medio en serio. Si le sigo subiendo el sueldo, voy a tener que cambiar la cuenta en la que me pagan mi nómina y dar la suya para que se la paguen a ella directamente. Pero se lo pagaría, aunque tuviera que comer arroz blanco todos los días. Para esto. Para quedarme media hora sola en casa. Vuelve en media hora le he dicho a EVP, que parece que va a llover. Lo que significa que tengo media hora por delante en una casa recogida, con todos los juguetes en su sitio, sin una sola pelota ni un solo coche por el pasillo. Sin restos de comida bajo la mesa. Puedo ir al baño sin mirar al suelo y sin jugarme la vida. Y me puedo sentar yo sola en el sofá. Podría escuchar música (¡¡¡¡¡escuchar música!!!!!), ver en la tele algo que no sea el Disney Channel, llamar a una amiga y charlar con calma, sin que nadie me cuelgue a mitad de la conversación, sin tener que pasarle el teléfono a ninguna personita para que diga uauau, o chille. O podría pintarme las uñas, para dejarlas secar sin tener que agarrar a nadie que practique el doble salto mortal o la caída libre desde la mesa envuelto en el mantel. O comenzar una novela de esa pila de libros sin empezar que tengo esperando en mi mesilla y que no para de crecer, que el día menos pensado se me caen encima y me aplastan. O darme un baño relajante sin tener que dar conversación a dos cabecitas que se inclinan sobre mí y se empeñan en lavarme el pelo con la pasta de dientes. Pero no lo hago. No hago nada. Me quedo tumbada, echada a lo largo, ¡¡todo el sofá para mí!!!, y escucho el silencio. Silencio. No se oye nada. Sólo el zumbido lejano del tráfico y la radio de una vecina. Y hasta el motor del frigorífico se oye. Y, de repente, también una voz aguda que, tras un portazo, chilla “Mamaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa, que nos hemos vuelto ya porque está empezando a llover”. Y otra, por detrás, que repite mientras golpea la pared con algo que suena como un martillo,“bober, bober, bober”.

5 comentarios:

  1. Argggg habías conseguido introducirme en tu serenidad, en tu silencio. Mi EVP tiene día de santoral propio. La beatificamos a los 15 días de ver cómo maneja la casa y los niños. Un hurra por todas las EVP's del mundo mundial!

    ResponderEliminar
  2. Jaja... muy bueno, para mí mi EVP se reencarna cada día en las abuelas (que viven fuera), en el padre de las criaturas (que cuando estaba, estaba poco y ahora está menos porque nos hemos separado), en mis hermanas, (todas fuera), en mi vecina (que se queda con el niño a una hora intempestiva), en las amigas (de las que nunca puedes abusar porque también ellas tienen niños)... mi EVP es mi alter ego, y si, estoy segura que enviada por la Providencia ... hasta tal punto que incluso ahora, que me he quedado en el paro, saco dinero de debajo de las piedras para mantenerle el sueldo... porque, sinceramente, no creo que sin ella pudiera volver a hacerlo (esto es, volver a trabajar).

    ResponderEliminar
  3. Me has trasladado al pasado...mis hijos tienen 28 y 29 años, sólo se llevan 9 meses y me quería morir. Lo malo es que no tenía dinero para una bendita ayuda, lo bueno que sólo tenía 23 años. Gracias por hacerme sonreir

    ResponderEliminar
  4. genial, yo estoy a punto de entrar en un ERE -temporal, espero-, pero aunque tenga que limpiar platos en el bar de la esquina y hacer turno doble, mi EVP se queda en casa hasta que nos jubilemos! y lo mismo digo, no la hago interna porque no me cabe!

    www.manuelassecret.blogspot.com

    ResponderEliminar
  5. Con esta me he reido mucho. Gracias Madre en Apuros.

    Yo tambien tengo 3, el mayor y 2 mellizas, y a veces tampoco a hacer mas que "nada" cuando tengo un momento de "libertad".

    ResponderEliminar

Compártelo