jueves, 22 de enero de 2009

Las secuelas de la maternidad, y la paternidad

Estoy seriamente preocupada por las secuelas que va a dejar en mí esta mala vida insomne. Dos años (y tres meses y diez días) sin dormir bien no pueden pasar indiferentes. Ayer me decía asustado el padre de las criaturas que tenía serias lagunas de memoria. A mí también me ha pasado que he hecho algo y luego lo he olvidado por completo y vuelvo a hacerlo. Quiero creer que, como decía Margaret Atwood, el cerebro se recupera de esta y vuelve a ser el mismo al cabo del tiempo, pero cada día que pasa estoy más convencida de lo contrario. Acabo de ver en Internet el anuncio de un test para averiguar tu edad cerebral, y por un momento me ha tentado la idea, pero luego he decidido que mejor paso de hacerlo porque probablemente me saldrá que es de 93 –con todos mis respetos para los muchísimos nonagenarios que seguro que están mucho más lúcidos y frescos que una-.
Y lo que tengo clarísimo es que las ojeras y las patas de gallo que me han salido en estos últimos dos años no se me van a quitar ya nunca, por mucho que siga dejándome mis dineros en costosas cremas de contorno de ojos –que luego día sí, día no, se me olvida aplicar, todo sea dicho de paso-.

5 comentarios:

  1. Pues aunque solo sea para animarte yo creo que después de la maternidad una no se recupera... se transorma, no solo a nivel corporal sino sobre todo mental:
    - Sin darte cuenta empiezas a desdramatizar las cosas... poco a poco vas tomando una distancia respecto a lo que antes podian parederte una tragedia, un marrón en la empresa, historias variadas... todo, aunque importante, deja de ser LO MAS IMPORTANTE en tu vida.... es decir, que te vuelves más pasota, pero también más lúcida
    - Comienzas a mirar a los que te rodean con otra cara... de repente ves de otra manera las debilidades ajenas y te sientes mucho má magnánima
    - Pero sobre todo cambia tu actitud hacia el resto del mundo imperceptiblemente, porque tienes algo que te salva de todo, y es el regocijo que sientes cuando te acuerdas de como te mira tu enano desde la cuna, o ver como el de 6 empieza con sus pinitos intelectuales..
    Porque, al menos par mi, cuando tienes crios, sobre todo a estas edades, es como estar enamorada ... y eso, como dice la canción, se nota en la mirada...
    Que hablando de mirada, de las ojeras ni te acuerdes, desaparecen, lo de las patas de gallo es más complicado, ... pero prueba a no sonreir cada vez que piensas en tus enanos, y verás que el tema no tiene solución.
    y si, ya sé que me pongo demasiado sentimental, pero me temo que ese es otro efecto de la maternidad.
    Cris
    Fe de errores: la frase famosa de los pediatras es "que la chaqueta es eso que las madres ponen a los niños cuando ellas tienen frio" ... punto de partida para un futuro tira y afloja entre parejas, abuelas, conocidas... e incluso desconocidas.

    ResponderEliminar
  2. ¿Dos años sin dormir bien ?? Tranquila, yo me pase cuatro gracias a mis dos peques y sigo vivo. Lo que si se nota es que la mala leche de esa temporada pasa factura, y uno ya no es el mismo. Pero bueno, lo de volver a dormir bien se nota, y yo al menos, he dejado el tunel atras y veo la luz de nuevo.
    Aunque de vez en cuando te sorprenden a las 6 de la mañana y te acuerdas de aquellos tiempos.
    Una vez le consulte al pediatra:
    "¿Porque este niño no duerme de un tirón, como sus compañeros de clase? Sus madres me dicen que duermen fenomenal."
    Y el me dijo: "La gente miente mucho"

    ResponderEliminar
  3. dormir, yo cada día me acuesto más pronto, con la esperanza de dormir tranquila hasta por lo menos las seis de la mañana y con suerte un poco más, antes veía pelis con mi marido, y series, ahora lo que quiero es meterme en la camita y descansar... cuando no tenía hijos no me daba cuenta del lujo que supone acostarte cuando te da la gana y despertarte cuando tú quieres, especialmente los fines de semana... que tu sueño no dependa de ti sino de otro ser humano, es lo que peor llevo de la maternidad, creo... en general, que tu tiempo ya no lo administras tú... pero lo del sueño es lo más...

    ResponderEliminar
  4. El otro día encontré una foto cuando mi esposo y yo éramos novios, hace unos doce años y la verdad me asusté....El: super flaco, y yo...tenía una sonrisota de oreja a oreja y no se me hacía ni media arruga! Ah tiempos aquellos...Ahora las patas de gallo y las arruguitas me recuerdan que los años no pasan en balde. Tres embarazos, dos cesáreas, un vientre flácido, dos niños, más o menos seis años sin dormir bien...
    Sin embargo, una vez mi ginecólogo me dijo, cuando tuve un amago de queja por la cicatriz de mis cesáreas, que ese era el precio por tener dos niños hermosos.

    Y la verdad es que lo acepto y no me quejo, porque algunos tienen sus rostros enmarcados entre visibles rastros de una edad que no tienen, producto de fiestas y parrandas, pero para nosotras que somos madres, cada arruga y cada pata de gallo llegó a nuestras vidas por un fin específico, y nos recuerda que si bien envejecemos por fuera, nuestro espíritu se renueva cada vez que vemos que nuestros hijos crecen y van quemando etapas en sus vidas que los acercan más a la edad adulta.

    Vivan las arrugas: Pero las que son producto de la maternidad!!!

    Marissia

    ResponderEliminar
  5. jajaja me parecio muy gracioso tu blog, pero realmente te entiendo y se por lo que estas pasando. Nosotros vivimos en monterrey, mexico y somos padres de 4 hermosas creaturitas. Aun son pequeños, la mayor tiene 6 y de ahi para abajo en escalerita.

    Es muy duro, porque la gente de nuestra edad normalmente se la pasa en la parranda y gastando dinero. Pero yo doy gracias a Dios a que ellos me han despertado realmente por las cosas que valen.

    Y tu te preguntaras ¿Bueno y este tio (asi como Uds dicen) seguramente solo trabaja, llega tarde y deja a la pobre esposa con los cuatro. Pues nada de eso, como se lo mal que le pasa trato de ayudarle lo mas que puedo, asi que me los llevo al parque, a las fiestas, con los primos y hasta el mandado yo solo porque la mama a veces prefiero descansar y terminar las tareas de la casa.

    Increiblemente, entre todo este caos, soy feliz. Porque se que el esfuerzo realmente vale la pena cuando los oigo reir.

    Anda, anda hay que darle pa delante, que ellos requieren de nuestro apoyo y consejos. No hay tiempo de quejarse.

    Reciban un fuerte abrazo de su hermana patria,

    eliguajardo@gmail.com

    ResponderEliminar

Compártelo